11 Consejos para unas navidades más feministas

En efecto, en estas fechas tan señaladas y felices podemos seguir jodiendo la marrana e incomodar a familia, amigos y allegados con nuestras extravagancias de histéricas incurables. Por Filósofa Frívola


17 diciembre 2014

feminist xmas

 

1) Consejo número 1, regla básica e inamovible. De las pocas ideas interesantes que nos ha dado el feminismo de la igualdad (sí, ese que sostiene que las mujeres pueden ser multimillonarias genocidas explotadoras igual de bien que los hombres). Esta sacrosanta norma de toda buena feminazi funciona para cualquier comida o cena en casa ajena, ya sea en Navidad o porque unos amigos tuyos se acaban de independizar (lo dudo horrores), y consiste en lo siguiente: si los tíos no se levantan para recoger la mesa, tú tampoco. Apoltrónate, sírvete una copa de Magno y fúmate un purito. ¿Que te da vergüenza ver cómo otras si lo hacen? Tú a tu rollo. Quizás seas el ejemplo que necesitaban. Quizás te odien y te llamen vaga. Quizás piensen que quieres ser one of the boys creyéndote mejor que ellas. Pero a ti eso te da igual. Porque eres la Rosa Parks de las cenas navideñas y estás cambiando el rumbo de la historia. Y punto.

 

2) Importantísimo: trata bien, con respeto, cariño y paciencia a las dependientas de las tiendas en tus compras navideñas, pero aún mejor cuando a partir del día 26 comiencen las rebajas. Después de haber trabajado en este segmento tan alienante del sector servicios, sólo puedo suplicaros que os pongáis en la piel de una de las nuestras que lleva horas y horas perchando esos montones de ropa que les devolvemos sin darle la vuelta a las prendas, recogiendo las perchas que nos dejamos en los probadores, respondiendo “Sólo lo que hay fuera” una y otra vez, una y otra vez. Son nuestras hermanas. Merecen todo nuestro apoyo, nuestras mejores sonrisas y nuestros mejores “por favor” y “gracias”.

 

3) Si aún no has escrito a sus majestades los Reyes Magos de Oriente, haz el favor de detallar con precisión qué es exactamente lo que quieres que te traigan (ejemplo: no vale “un jersey”, ya que normalmente tanto Melchor como Gaspar y Baltasar delegan en las mujeres de tu familia la ardua tarea de búsqueda, y hay que facilitarles la labor). Además, exige en la postdata que para el año que viene haya al menos una REINA maga. Aunque lo suyo sería que fuera una y media, por aquello de la paridad.

 

Foto: Feminist Apparel.

Foto: Feminist Apparel.

 

4) El feminismo lucha contra las injusticias cometidas en cualquier sistema de dominación, así que, si tienes oportunidad, adquiere regalos en establecimientos comprometidos, de comercio justo, suscripciones a medios subversivos, librerías de barrio (cough, cough, Mujeres y Compañía), etc. Además de que la experiencia de compra será mucho más placentera alejada del espantoso bullicio de los megacentros comerciales, tu dinero irá a parar a buenas manos. Otra opción es el DIY: cosmética casera, ganchillo, fieltro, purpurina. Hay decenas de tutoriales en este vasto universo que es Internet. Podría daros alguna dirección, pero seguro que buscarlo por vosotras mismas en lugar de recibirlo masticado por esta redactora tan vaga os despierta el espíritu navideño una barbaridad.

 

5) Cálzate un pasamontañas morado (aunque sea metafórico) y revienta con tus peroratas feministas toda reunión familiar y comida de empresa en las que se sobreentiende que está prohibido hablar de política y de religión. Tú di que no sobreentiendes nada, que el plano simbólico se te escapa o algo así. Puede darse el caso (y se va a dar, joder, a quién quiero engañar) de que se acabe hablando de Podemos. Pero tú imponte. Levántate y da unos golpecitos en la copa con una cucharilla, como en las películas. No te cargues la copa, como en las comedias. A continuación, y dirigiéndote a la intrigada audiencia, pregunta “¿qué pensáis de las performances de Diana la Pornoterrorista?”. Si ves que el debate suscitado se queda corto, aprovecha la sobremesa con el Suchard y los roscos de vino para poner el vídeo que grabaste en la última en la que estuviste. Sí, mujer, ese del fisting extremo. Ya verás cómo se anima la velada.

 

6) No puedo evitar acordarme de aquellas bromas maravillosas del show de Jimmy Kimmel en el que instaba a los padres a hacer regalos de mierda a sus hijos (un sándwich mordido, una tabla de madera, una cebolla) y grabar sus reacciones. Uno de estos padres modélicos le endilgó “como broma” a su hijo un pony de color rosa. El niño se enfadó “eso es para niñas” berreó el muy desagradecido. Mi consejo es que tú no lo hagas de broma. Ponte seria con esto. Si el niño desprecia lo que identifica como “juguetes de niña”, carbón y más carbón, y así hasta que aprenda que los géneros son fluidos. Mientras no renuncie a la heteronorma, Papá Noel (que además de lapón es aliado gender-queer) no dejará regalos. Que te lo tire a la cara, que te odie para siempre: recuerda que lo importante de un regalo no es que guste, sino que adoctrine correctamente para un futuro más justo, lleno de adultos resentidos con el gordo barbudo, pero en el que el binarismo de género por fin ha desaparecido.

 

7) En la misma línea que el punto anterior: ¿sabes esa prima tuya tan facha que lleva a las niñas los domingos como en el barrio de Salamanca las llevan todos los días? ¿No te mueres por ver su cara cuando Cayetanita y Ana María abran sus regalitos y aparezcan pistolas, espadas, camiones, excavadoras y el lego de la Guerra de las Galaxias? Yo sí. Así que haz fotos.

 

pipi

 

8) Está bien, no la quieres liar parda con el tema regalos para la chiquillería y lo respeto. Es un poco más sosainas, pero la opción de juguetes de género “neutro” siempre está ahí: cuentos, peluches, juegos de mesa. Que sepas que si eliges esta vía fácil eres un rollo y una cobarde. Lo respeto, pero solo por sororidad. Cobarde.

 

9) Come lo que te salga del mismísimo paporro sin ponerte excusas. Desde que el omeprazol hizo su aparición en nuestras vidas para quedarse (recomendado probablemente por alguno de esos denostados cuñados) ya no hay impedimento físico para ponerte como el quico. Por comer, cómete hasta el huevo frito que te ofrezca tu suegra por si te has quedado con hambre. Deja que el último polvorón se convierta en los cinco últimos. Y, sobre todo, no te prometas a ti misma que te pondrás a dieta el 7 de enero, o, peor, ¡que te vas a apuntar al gimnasio! Según la revista Time es el propósito de año nuevo más hortera de la década. Propónte quemar tiendas en las que la talla más grande sea la 40, o secuestra la redacción de una revista femenina al grito de “¡Esta noche mandan mis estrías!”. No sé, cosas así, bastante más sanas que tirarte una hora en la elíptica.

 

liz-lemon

 

10) Boicotea a cualquier empresa o marca que exhiba publicidad sexista. Catálogos de juguetes en los que las niñas cuidan de muñecos bebé mientras los niños conducen descapotables, marcas de joyería en las que sugieren que una relación abusiva profesor-alumna es cuqui, anuncios de perfumes en los que una chica chasquea los dedos para conseguir lo que más desea en el mundo y aparece un enorme anillo de compromiso en su dedo… Si por algún casual consigues evitar adquirir cualquier producto del mal, enhorabuena, eres una heroína. Porque nadie puede. El mal acecha en cada esquina.

 

11) Una vez tapados los famosos agujeros (NOTA: los que tienen los machistas en el cerebro, por desgracia, y, como el cariño que te tengo, no se pagan con dinero), después de este año en el que hemos comprobado una vez más que estamos solas, emplea el dinero restante de la lotería (con mucho tino compraste un décimo en un pueblo raro, que es el típico sitio en el que cae el gordo) en montar una organización internacional hembrista-terrorista. Patrullas de vigilancia a maltratadores, aulas educativas, reprogramación mental de machirulos incurables, uniformes molones, acariciar una gata blanca en un sillón mientras desde los monitores de tu guarida secreta compruebas cómo el horror de la equidad de género se apodera del mundo. Ay. Algún día.

 

giphy

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Comentarios:

Añadir comentario
Sofia says:

Después de las Navidades sigue llendo de empoderada mega guay, aunque seas una casa papis con un problemón de trastorno histriónico twittero full time, anda que… algunas le echan un morro…

Carlos says:

Juas Sofia, vaya ZASCA!

Al menos leyéndole no se pasa tanta vergüenza ajena como la que pasamos el otro día cuando irrumpió en la presentación del libro de es manera… loosing papers total…

Antonio says:

– ¿Tú tiene vida?
– …
– Pues cómprate una vida

Isabel Pantoja.

Vaya mierda de haters, colega. Idos (idos llendo, como aquella dice) a comer mierda enlatada con vuestros posturetas jotdowaneros y dejad de despertigar miserabilidad y necedad por los internets de Dios, al menos en estas fechas.

Jodida panda del moco. Espabilad, cojones.

Hildgard says:

He disfrutado muchísimo leyéndolo.
Me habría tragado otros 11 puntos más alegremente.
El único que no podré cumplir es el de la mesa. En mi casa nadie se levanta y se lo acaba cargando todo ella sola :(((

Hildgard says:

He disfrutado muchísimo leyéndolo.
Me habría tragado otros 11 puntos más alegremente.
El único que no podré cumplir es el de la mesa. Tengo que ayudar a mi madre. En mi casa nadie se levanta y se lo acaba cargando todo ella sola :(((

Olympe says:

Fantástico texto. Divertido, encantador, potente… No dejes de publicar.

Olympe says:

Fantástico texto: divertido, potente, cañero… no dejes de publicar. Leerte es una experiencia maravillosa.

Lola says:

Una genialidad! Lo voy a imprimir y el dia de nochebuena lo reparto entre todos los miembros de mi familia para que aprendan de una vez 🙂

dflatblues says:

Me encanta que haya trolls que saltan a la más mínima con este tipo de textos. Seguid ladrando, es señal de que se está haciendo bien 🙂

Marga says:

Refrito de topicazos, lo que se dice humor del zafio. Luego no te extrañe que nos encasillen a las feministas.

ladyjuju says:

Haters gonna hate. Ni puto caso

Charlotte says:

Yo creo, Marga, que lo que perjudica a los feminismos y a las feministas es la falta de sororidad. ¿Qué te ofende y por qué te pones tan a la defensiva?

Pero si la gente se acerca a ver el feminismo y se aleja por leer sólo a la Filósofa Frívola… yo creo que no tenía ningún interés en el feminismo. Y la gente que busque feminismo para no feministas tiene que buscar cosas MUY concretas, que no se suelen encontrar en muchas publicaciones en que se dan muchas cosas por supuestas (para acortar… y créeme: se acorta mucho)

María says:

Artículo interesante …pero usar el término ADOCTRINAR para referirte a la educación de las generaciones futuras me parece completamente fuera de lugar

Belén says:

A ver si pedimos un poquito de sentido del humor a los reyes magos!

Daphne says:

Buenísimo el articulo entero, divertido y certero, sin embargo tengo algo que decir sobre el punto uno: si ellos no se levantan a recoger la mesa, sentarse y no hacer nada es lo cómodo, y por desgracia todes sabemos que quien se va a comer el friegue, recoger etc será la compa anfitriona. Personalmente, por sororidad (y también solo por tocar los huevos un rato) instaría a los machos presentes a que despeguen el culo de la silla y ayuden como todes.

Carlos says:

Estoy de acuerdo en lo de tratar bien a las dependientas y dependientes que vaya currazo que se pegan.

Si acudís a la presentación de un libro, procurar también no montar un numerito que no venga a cuento.

En estas navidades no vale llorar cuando os sueltan algo que no queréis oír si resulta que vuestro hobby es insultar y soltar frasecitas guays cada 10 minutos.

Diana J. Torres says:

jajajajajaja, que jartá de reir!
yo desde el feminismo alcohólico siempre promuevo la idea de que en reuniones navideñas una feminista pedo es más peligrosa que una enfadada.

Jonko says:

Lo más chungo de ir feminista megaguay es que te tiren a la cara toda la mierda que has ido coleccionando desde tu tierna juventud. Porque a una feminista no se le rebate desde la ideología, sino desde lo personal. Que te suelta el rollo cuidados compartidos, fasi porque las feministas no cuidan ni al Tato Pico. Que te suelta lo la diferencia salarial, fasi porque la feminista acumula titulillos de mierda que ni valen ni falta que hacen. Que te suelta lo de la violencia de género, fasi porque una feminista se maneja en sus relaciones afectivas como una perra abusadura, celosa y controladora salida del infierno. Y así con todo.

alguien says:

lo de siempre…

“trata bien, con respeto, cariño y paciencia a las dependientas….. suplicaros que os pongáis en la piel de una de las nuestras …” si hay dependientes insultarlos que lo tendrán merecido

“Si el niño desprecia lo que identifica como “juguetes de niña”, carbón y más carbón, y así hasta que aprenda que los géneros son fluidos” si es la niña la que desprecia los jugates de niña tambien le damos carbon??

“recuerda que lo importante de un regalo no es que guste, sino que adoctrine correctamente para un futuro más justo” educar para que pudiendo adoctrinar, claro salvo que los que adoctrinan sean otros, eso ya lo tildamos de imposicion, sectario, etc

lau says:

un buen texto, ni puto caso a lxs haters sin vida. feliz navidad feminazi!

Doris says:

Falto decir las mujeres ancianas en las que todo el año no ven a sus hijos y aparecen en Navidad a comer. Pero cuando mamá ya no puede cocinar la dejan en dicha fecha en el asilo.

Ewa says:

Siguendo el punto 4 “El feminismo lucha contra las injusticias cometidas en cualquier sistema de dominación” consideremos una navidad vegana, una navidad sin contribuir con la esclavización de las hembras en las industrias de la leche y los huevos. Ellas son esclavizadas y explotadas por su condición femenina. Extendamos nuestros límites de la justicia!

ladyjuju says:

Haters, sois unos putos cansinos. Cada vez que leo un artículo de esta chica hay una ristra de mensajes atacándola a machete con argumentos que parecen de tertulianos de sálvame. A ver, es muy fácil, si no os gusta, no leáis y pista. ¿A que viene esa saña? pesaos psicópatas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *