30 cosas que me gustan de Madrid

Tan solo una breve lista de las miles de cosas que me pierden y me fascinan de Madrid. Por Diana Aller


27 marzo 2013

 

Quienes nacieron fuera quedan imantados para siempre, echando de menos su tierra, la quietud o el mar, absorbidos por el caos y el amor que se respira en Madrid.

 

Los que nacimos aquí, chulos y orgullosos, jamás admitimos lo luciferino de esta ciudad. Nos limitamos, como hago hoy, a enumerar lo que nos llena y alimenta.

 

✎1 Caminar por la Gran Vía admirándose de los musicales sin entrar en ninguno de ellos.

 

✎2 La zona de Estrecho y Tetuán, y su indefinible y modesto encanto.

 

✎3 Han abierto una nueva sidrería El Tigre en la calle Infantas (y ya es la tercera).

 

✎4 La estatua del ángel caído en el Retiro: solo una ciudad como la nuestra respeta ciertas deidades.

 

✎5 Criticar películas que no hemos visto, desear amores que (aún) no hemos conocido y recordar lo que jamás ocurrió en una terracita al sol.

 

✎6 Las estatuas de la calle Pez, la plaza de San Ildefonso y la de la plaza de Jacinto Benavente.

 

✎7 La primavera y el mes de septiembre que le sienta tan bien a Madrid…

 

✎8 Todo empanadas, en calle Vallehermoso 44.

 

✎9 Las fiestas en casa, como las de la terraza de mi amigo Jose del Pozo, que cuando inaugura la temporada, causa un revuelo de alegría y buen humor atmosférico que todo Madrid percibe.

 

✎10 Los contenedores de vidrio, envases y papel… sin duda los más feos de toda la unión europea.

 

✎11 Hacer amigos. Aquí es tan fácil…

 

✎12 La inocencia que desprende la calle Fuencarral con sus modernos bien atrezados, provenientes de todas las provincias de la geografía española.

 

✎13 La cola de guiris y turistas todos los días del año esperando para hacerse una foto con el oso (perdón, la osa) y el madroño.

 

✎14 Comprobar cómo las inmobiliarias que invadían el comienzo de siglo, han transmutado a “Compro oro” de fondo amarillo y letras negras.

 

✎15 Dar o recibir un beso furtivo e inesperado en mitad de la noche malasañera.

 

✎16 El andén de metro fantasma.

 

✎17 Club Amigos del Disco, en Fernández de los Ríos 93. Segunda mano musical de toda la vida.

 

✎18 Los sudamericanos que viajan en metro con bolsas de plástico de tiendas imposibles y estilismos dolorosos.

 

✎19 Madrid Río, un faraónico parque sin gracia pero maravilloso.

 

✎20 Camareras monísimas y camareros guapísimos, que sirven copas y cafés con una sonrisa a veces sincera.

 

✎21 Mirar con deseo sexual a los seguratas y a los leones del Congreso de los Diputados.

 

✎22 Ver la ciudad a 666 metros (Desde el Cerro de los Ángeles).

 

✎23 Abuelas con bocatas en la mano que van a buscar al colegio a los nietos.

 

✎24 Botellones juveniles: islotes nocturnos y contestatarios de libertad, rabia, primeros amores, griterío y suciedad.

 

✎25 La fábrica de moneda y timbre.

 

✎26 Buscar el mejor mojito de Madrid: deporte de riesgo y multiaventura donde los haya.

 

✎27 Tiendas regentadas por maricas con trato maternal, género exclusivo y soltura de pescadería de mercado de barrio.

 

✎28 Sonreir a los que trabajan explotados para ONGs abordando a los transeúntes.

 

✎29 A veces alguien pregunta una dirección o una calle a otro. Si éste no lo sabe, lo habitual es que se involucre más gente a dar directrices y opinar, formando a veces apresurados corrillos en las aceras. Sublime.

 

✎30 La Plaza de toros de las Ventas y bares taurinos de alrededor.

07 junio 2017 by ANA FLECHA

La Feria del Libro desde la barrera


¿Cómo se vive la feria del otro lado? Escritoras, libreras y editoras nos cuentan la feria desde dentro.


04 mayo 2017 by ANA FLECHA

Paseos por la cartelería madrileña: operación bikini


¿Os acordáis de esos propósitos que escribisteis hace solo cinco meses? ¿Con qué alegría y convencimiento todos los años, rodeados de turrones, polvorones y peladillas, nos proponemos llevar una vida más sana, cambiar nuestros hábitos, comer mejor, dormir mejor, en …


28 marzo 2017 by DIEGO PARRADO

Así fue la fiesta "Twin Peaks" que Alaska dio en 1990


Ocurrió en la sala Stella de Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *