Abdel Kechiche y Adèle Exarchopoulos hablan sin tapujos de “La Vida de Adèle”

El cineasta Abdel Kechiche y la actriz Adèle Exarchopoulos pasan por Madrid para hablar de “La vida de Adèle, que llega a las salas hoy viernes.
Por María Aller de las Heras


25 octubre 2013

 

Hablando sin tapujos, reivindicando sus derechos, manifestándose explícitos ante los periodistas y destilando sensualidad en su discurso, como buenos franceses que son. Como su película. Así se han mostrado Abdel Kechiche y Adèle Exarchopoulos, director y actriz de “La vida de Adèle”, respectivamente, cinta que desde que fue condecorada en el Festival de Cannes no se ha separado de la polémica. La película habla del despertar sexual de Adèle (Exarchopoulos), una adolescente cuya vida cambia cuando conoce a Emma (Léa Seydoux), una universitaria de pelo azul con la que se inicia en el amor, el deseo, y en el camino a la madurez.

 

Una vez alcanzada la gloria, los altercados no tardaron en llegar. Primero por parte de Julie Maroh, autora del comic original – titulado “El azul es un color cálido”-, que increpaba al cineasta tunecino de confeccionar una cinta dirigida al deleite del público masculino heterosexual (por el elevado tono de las escenas sexuales). Kechiche se defiende: “Tras el visionado previo a Cannes que hice para Julie, ésta quedó emocionada con el resultado; no entiendo el porqué de esa vuelta de tuerca. ¿Qué quería? ¿Más atención mediática para su obra? Además ella no tiene el monopolio del amor femenino. Y su discurso es peligroso porque insinúa que hay una manera de amar incompatible entre hombres y mujeres”.

 

 

Pese a llevarse la Palma de Oro a los pocos días de aprobarse el matrimonio homosexual en Francia, Kechiche se ha alejado de abanderar cuestiones sociales, porque considera un peligro sentar una posición demasiado militante. “Esta historia es más universal. Me interesa el universo femenino, estéticamente me parece intrigante y hermoso, pero no quita que dos hombres puedan causar la misma sensación. Mi intención final era que el espectador se viese reflejado en esa aventura humana, fuera quien fuera”.

 

Con este proyecto Exarchopoulos, de 19 años, está ya más que curtida en rodajes intensos; al igual que en explicar sus vivencias ante tales escenas: “Si supieras la de veces que me lo han preguntado”, resopla cuando se le lanza la pregunta, la primera del encuentro. “No fue lo más difícil”, comenta mientras resalta la complicidad que ha habido entre ella y Léa Seydoux, a la que considera como una amiga y a la que extraña ahora por no poder venir de promoción a Madrid.

 

 

La ausente actriz es la causante de las declaraciones que han provocado el segundo revuelo en el que se ha visto envuelta la película. Seydoux ha tachado el rodaje de tortura interminable y a Keniche de caudillo confuso cuyas indecisiones llevaban a repetir tomas hasta 100 veces, independientemente de que quedaran en la edición final. El director le responde alegando que hizo todo lo posible para que se sintiera cómoda durante los cinco meses de rodaje, y considera indecente hablar de sufrimiento cuando uno se dedica a este oficio “Léa gana millones de euros por un anuncio, es vergonzoso y egoísta que hable de sufrimiento por su profesión en el mundo que nos rodea”.

 

Situación que su joven partenaire se ha encargado de suavizar. “Abdel tiene una personalidad devoradora y a veces cuesta seguirle; pero en su cine honra a las mujeres, da ganas de entregarse y ofrece libertad en el espacio y tiempo –de ahí la extrema duración del rodaje-. Por eso me presenté al casting. Sabía que iba a llevarme más allá de mis límites. Él hace películas sobre lo humano, por eso nunca va a sacar una toma donde los actores estén mal”.

 

Esa es una de las razones por las que el realizador está tan valorado en Francia, por retratar lo humano y hacer de lo elemental algo casi ceremonioso. La comida es muy venerada en su filmografía, una glotonería que da ritmo a la narrativa, como detalla su nueva musa, tanto que Kechiche programa las grabaciones según las necesidades primarias de los actores: “Trato de que lo disfruten, que les guste, y que paren cuando estén saciados”, un savoir faire muy auténtico que también cumple con las escenas de sexo. No ha especificado más sobre su manera de trabajar, con lo que al genio, tal como lo han definido ambas actrices, le envuelve el halo de incertidumbre.

 

Sea verdad la parte que sea, la polémica está servida. Mientras, mejor ver las tres horas de “La vida de Adèle”. Vivirla, sentirla y degustarla.

12 septiembre 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: La mansión de la niebla


Este film resulta ser uno de los mejores ejemplos del fantaterror español, un género difícil y escaso en nuestro país. Rodada en Madrid, bajo la dirección de Francisco Lara Polop en 1972.


18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.



Comentarios:

Añadir comentario
Nidia says:

Vi esta pelicula hace unos dias en G nula.nu. Tengo mas de 55 años de edad, y esta pelicula a revolcado o revuelto mi pasado. DIOS MIOOO que triste y deprimida estoy, Que tristeza y depresion tan grande tengo. ¿cuando se me pasara?. Ufffffff dios mio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *