Agonía y muerte de la escena gótica madrileña

A ella peregrinaban desde los confines de la península. Los forasteros bajaban cada peldaño de la escalera del Dark Hole con la boca abierta y los ojos brillantes. Las revistas se peleaban entre ellas y cada cual rivalizaba por dar su propia definición de lo gótico. Ahora, la conversación es única: todo aquello que hubo, ha muerto. Por Elena Cabrera.


29 noviembre 2013

Ophelia - John Everett Millais

 

 

Pocas cosas más tristes hay en la vida que la desaparición de una escena, ya que se trata de una muerte colectiva, una hecatombe, un pequeño holocausto. Hay escenas que son como brotes víricos y que aparecen con violencia y desaparecen a los tres días sin dejar rastro. Me viene a la cabeza el handbag de los noventa y esos círculos alrededor de los bolsos en mitad de la pista de baile, que más bien parecía una hoguera de campamento o un viaje de fin de curso en una discoteca paleta de Lloret de Mar. O la nu-rave, una vibrante escena de la que yo fui fanfatal y que no se quemó tan rápido como los Romo, pero casi.

 

Pero mientras unos van y otros vienen, siempre ha habido en Madrid dos escenas que parecían ajenas a las modas, ancestrales y eternas, arcanas y sobrenaturales. Una, los jevis. Otra, los góticos. Aunque los primeros sobreviven y siempre encuentran recambio, no sé dónde, pero debe haber alguna fábrica o escuela por La Elipa o Moratalaz, los segundos no han tenido tanta fortuna y en estos días se asiste a la destrucción definitiva de un movimiento hermoso, oscuro, teatral, divertido, morboso y de nula capacidad empresarial.

 

En la década de los 90 Madrid era la corte del gótico. Ni Barcelona ni Zaragoza (con ese avispero creado alrededor de Héroes del Silencio) le hacían sombra. Dos revistas rivalizaban: Maldoror y Black Box. Había bares denominados crípticamente “del rollo”, no faltaban los clubes y uno de ellos, Dark Hole, era poco menos que una Meca, un templo. La transición entre los 80 y los 90 se había hecho de buen grado, radicalizándose, separándose los modernos entre los indies y los siniestros, y todos tan contentos. Yo, que me había criado en Maravillas y un poco en Revolver, me harté a los pocos años de la música indie, de su gente, de su aburrimiento, de su falta de sentido del espectáculo, de su neoliberalismo, de sus canciones y, siempre que podía, me escurría hacia el Dark Hole o me escapaba hacia esos bares que llamábamos de convergencia, donde gente de pura raza gótica bailaba y convivía con chicas y chicos que venían de otros sitios no muy lejanos y tomaban juntos la sagrada comunión del post-punk.

 

A Alberto Monreal, codirector de Maldoror y del festival Arcana Europa, le gusta recordar que en una ocasión le invitaron a hablar de la escena gótica al Fórum de la Fnac de Callao. Para explicarlo mejor se había llevado un vídeo. “¿Qué es el gótico?”, dijo. “Esto es gótico”, y en la pantalla comenzó a proyectarse una actuación de Los Payasos de la Tele. La gente le miraba entre escandalizada y muerta de risa. Así era el gótico de los 90, un lugar donde uno podía reírse de sí mismo, reinventar el concepto de oscuridad, sorprender, ser sublime, ser un dandy, ser una heroína victoriana, una punk, un ángel o un demonio. E incluso todo a la vez.

 

Bajar las escaleras del Dark Hole era como caer por la madriguera del conejo de Alicia. Todo podía suceder y era necesario dejarse llevar. Nunca un maquillaje era exagerado ni un baile fuera de lugar, ni siquiera la de esos chicos extradelgados con plataformas en los pies, máscaras de gas en la cara y lentillas blancas en los ojos, bailando enloquecidos como go-gós espontáneos encima de los altavoces. Como en toda corte, había una aristocracia que ocupaba siempre el mismo lugar. Había forasteros e itinerantes. Había rebeldes que se enfrentaban a los aristócratas. Había cuerpos intoxicados por la mala calidad del alcohol, tumbados sobre la barra o desparramados en un rincón. Había chicas cyberhorteras pero también hombres y mujeres ataviados de uniforme militar, sombreros con polvos de talco sobre el ala, encajes, camisetas de grupos, taconazos, plataformones, botas, chicas descalzas, depecheros y clones de Rozz Williams a punta pala. Había mirones, pocos, pero cada vez según avanzaban los años y de sociedad secreta aquello pasó a feria de muestras.

 

Aunque ahora existe, y antes no, la Semana Gótica de Madrid, la frialdad con la que es acogida es decepcionante. La pasarela de moda moviliza, quizá por sus propios cauces, algo más de actividad. En cambio, la inauguración del I Salón Neo-Simbolista, dirigido por Pedro Ortega, el otro director de Maldoror, rezumaba la incomodidad de los velatorios. Un público en parte académico, atraído por los artistas reunidos en la exposición y por la orientación universitaria del trabajo de Pedro, confluía con algún despistado que hacía tiempo antes de alguna fiesta de Halloween, mayores desapasionados y jóvenes carentes de humor que jamás hubieran tolerado una definición del gótico que se aproximara a Los Payasos de la Tele.

 

Aprecio, sin embargo, que alguien como Pedro Ortega, que ha hecho de todo en estos años, siga ‘haciendo’ cosas. Porque hacer cosas es crear escena. No obstante, y para mi mayor tristeza y desencanto, son movimientos que parecen estertores. Clubes como 666 o Dark Hole se han cerrado después de una deriva por diferentes e inestables locales de la noche madrileña. Bares ‘de convergencia’ como el Tres Cuartos o Pirámide no sólo están ya chapados sino que sus dueños decidieron que la escena gótica no daba dinero. Tres Cuartos traicionó a este público en busca del universitario, del Erasmus, del indie de poder adquisitivo, y no lo encontró. Donde estaba la Pirámide acaba de abrir RockNRolla y sus nuevos dueños, que venían de vivir y disfrutar la noche más oscura, han elegido conscientemente hacer un negocio fuera de la escena, ecléctico en la música, donde nadie se sienta excluido.

 

Sin revistas, sin fanzines, con las conciertos reducidos sólo a las giras que funcionan, sin vías de filtración de grupos nuevos, sin bares de encuentro, sin grupos, sin clubes donde bailar, sin fantasía ni renovación ni grandes ni pequeños acontecimientos, la escena muere porque la gente se queda en casa y se siente vieja para salir. Madrid ha sido siempre muy gerontofóbica y ha sublimado la juventud hasta extremos inaguantables, condenando a los mayores de 35 a la pasividad del sofá y el televisor.

 

Durante la larga noche del invierno capitalino pareciera que no hay salida. Aunque, cuando llega la primavera y el verano, basta una inversión (lo digo como si fuera fácil, no lo es) para acercarse al corazón de Europa y asistir a festivales alemanes como Wave-Gotik-Treffen en Leipzig, Amphi en Colonia o M’era Luna en Hildesheim para redescubrir, a lo bestia, que no todo está perdido. Que hay miles de personas y cientos de grupos, abarcando un extenso abanico de edades, capaces de despertar una fiera indomable y agazapada. Pero hay que salir de España, como para casi todo. Así de triste. 

 

 

El sábado 30 de noviembre se clausura el I Salón-Neosimbolista en el Centro Cultural la Corrala (c/ Carlos Arniches, 3 y 5) a las 11:30 con la presentación de la revista “Herejía y Belleza” y la conferencia de Sasha Chaitow “Making the invisible visible: Péladan’s vision of ensouled art”.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Comentarios:

Añadir comentario
Lord_Goth says:

Totalmente de acuerdo. Ahora da pena/asco.

Javisombras says:

Los jevis encuentran recambio generacional porque es una megaindustria musical y cultural (como el hiphop que vuelve a resurgir, o es que nunca murio?). El tema gotico de hoy en dia es mas una especie de evolucion de los siniestros ochenteros mezclados con a veces tendencias metaleras (sirenia, whitin temptation), black metal mas chungo (mayhem, burzum…) o mas royo electronico (de los que veras a pares por la zona del candem, yo cuando estuve por ahi vi cientos de electrogoticos… algunos hasta con rastas…), a lo que se ha sumado mucha imitacion estetica de lo visto en pelis como Underworld y cosas asi, aunque siempre estan los mas rollo victoriano el oldschool del vintage del vintage, a mi parecer los mas fieles al movimiento siempre que no se mezclen esteticamente con la imagen anime (al principio pensaba que eran los hijos bastardos de los hemos, pero no son los hijos bastardos de los goticos de finales de los 90) y de verdad tengan intereses culturales sobre el tema (literatura gotica del siglo XIX). A mi me gustaria saber cuantos de los que dicen ser goticos que a veces veo por ahi de verdad sabrian decirme algun autor gotico, y de soltar el tipico “EA POE” olvidandose de, por ejemplo, Bequer y Zorrilla (como simpre hasta en esto nos olvidamos de los nuestros y miramos a fuera, que tenemos una autoimagen de paletos).

El movimiento gotico es, salvo excepciones, un movimiento tipicamente estetico y de ahi que como moda tienda a desaperecer… a menos que haya una industria detras que lo sostenga.

Por otro lado no estoy de acuerdo en que Madrid sea una ciudad “gerontofobica”… es en otros paises en donde la gente de mas de 35… incluso mas jovenes… se queda en casa y solo sale a veces a algun festival… en madrid si algo tiene es que sale todo dios incluso los viejecillos a sus bailoteos…

Para terminar, si los dueños de un local por muy goticos de corazon que sean, no ganan dinero con el tema… es licito cerrar el negocio y al menos agradecerles que hayan intentado crear un sitio de reunion pero si los goticos no se dejan las pasta en copas es dificil que un local salga adelante. Quejarse es taaaaaaaaaaaaaan facil.

Malenka says:

El 666 sigue abierto en la sala Yasta y hay pequeños pubs que luchan por mantener algo el panorama como el Stigmata, así como otros intentan mantener una mezcla con la música mas top de los 80, en plan “fifty-fifty” casi todas de la mano de dj Rubi (fue residente del DH).
Otro residente del DH, dj Miguel Morguis también aparece en la escena madrileña con su “Fetén”, la parte más electrónica está en manos del Crematoria, o mejor dicho de los djs que participan en esa sesión. Seguramente habrá otros que intenten mantener una escena que se encuentra agonizando, y ruego que me disculpen de no mencionarles, pues, personalmente, estoy más o menos la día gracias a las redes sociales, pero por diferentes motivos no salgo tanto los fines de semana.

Por otro lado, en esta agonía, Muriel Dal Bo (diseñadora de la firma Sublime Style), intenta hacer una reunión en la Tabacalera para impulsar el movimiento, ver las carencias entre todos, etc. sin ningún ánimo de lucro, pues este movimiento es más de corazón que de hacer negocio.

Esta fórmula que acabo de mencionar debe tener una observación por mi parte, si tiene más peso el hacer negocio no funciona, pero se necesita un equilibrio, hay que entender que si montas un negocio es para sacar dinero, aunque sea para llegar a final de mes y continuar con él, tal es el caso del Tres Cuartos, no traicionó el movimiento, simplemente no iba el suficiente público como para mantener una sesión sólo de gótico y las leyes abusivas del mundo nocturno madrileño, más la crisis y las subidas de precios de bebidas y alquileres, propició ese cambio en su caso, y el cierre y peregrinaje de las sesiones por diferentes salas. Así cambió de manos directa o indirectamente, igual que le ocurrió al Fascination Street.

Mi opinión no es gratuita, he sido rrpp del Angst, del New Order Club (llevando su parte de redes sociales inclusive), rrpp del Dark Hole y posterior jefa de rrpp de dicha sesión así como del Nocturno, del New Wave, del 666, etc. Además de jefa organizaba parte de los eventos con mil dificultades, llevaba el marketing viral y bastantes diseños míos han servido de ilustración para flyers y fiestas. Os aseguro que no ha sido un camino de rosas, sino todo lo contrario, la desesperación, el stress y el deprimirse con el panorama fueron más presentes que las escasas alegrías que obtuve, pero esto no fue el motivo que me hizo retirarme de “la trinchera” (imagino que estos sentimientos son comunes entre los organizadores y participantes “con corazón”, de los que no voy a dar nombre porque ellos saben a quienes me refiero).

La agonía de la escena viene viéndose desde hace más de cinco años, incluso un dj del DH y un jefe que tuve, vaticinaron el presente actual, incluso con lo que llamaríamos “estudios de mercado”. Quizás ahora la cada vez más escasa afluencia de público haya hecho percatarse a la gente de esta muerte anunciada, que empezó por el vacío a goteo de los locales, la estética cada vez más abandonada, y un problema de renovación temática musical.

Mogwai says:

Si, la movida Gótica está muerta, pero no es nuevo, es lo que hay.

Hace unos años (2008 mas o menos) hubo gente que intentó montar alternativas al 666 y dark hole como por ejemplo, El laboratorio, Cripta y De profundis (que más bien fue el paso del 6 al DH) Creepshow, las raves puntuales del colectivo Dark Rave, Parada de los monstruos, Cosmos, officium tenebrae, sesiones de O Paino etcétera.
TODAS han desaparecido ¿sabes por qué? Por que la mayoría de la gente no tenía el más mínimo interés más que; el alcohol, el más pintoso y el “folligkeo”.
Miles de veces gente de mi edad nacida sobre el 85 y los 90 que son los que suplen a otros he escuchado el típico
“paso de ir a ese bar por que es una mierda”
¿Pero has ido al bar?
No
¿Entonces?
Es que es lo que me dice la gente.

Si tuviera una sesión y estoy metiendo mi dinero y la gente no acude yo la cierro.

Luego vienen los conciertos.
La gente joven esa misma que desconocen la música de otras sesiones y no van por que no les gusta.
Hacen lo mismo con los conciertos, guardan o desechan el flyer con indiferencia.
Llegabas al concierto y había 15 personas.

Actualmente está algo muerto pero por que la gente como yo que tenemos que acudir desde 40Km a la redonda no tenemos el suficiente dinero ya como para ir todos los fines de semana.
Pero intentamos ir a todos los conciertos y la verdad que a los conciertos está empezando a ir más gente que a los bares.

Yo pienso que la gente que de verdad le gusta la movida Gótica intentan apoyar a los organizadores que de verdad se molestan en la escena y acuden a lo que organizan.
Y los que no le interesan o se suben a un barco que está hundido o directamente no están en la escena.

Ahora mismo los que nos hemos quedado son los que nos gusta la movida, toda la gente que había hace unos años que ya no está pues por su propio peso cae.

Creo que la movida Gótica en Madrid va a seguir viva.

Un saludo.

Demon_82 says:

Yo de entrada, si hay que ponerme una etiqueta no sería “gótico” sino algo más vago como “metalero”, pero he estado durante años ejerciendo como si fuese gótico y es una de las partes que me definen como soy ahora, las diferentes corrientes musicales que encontré en el mundo gótico y la gente que conocí (como el propio Mogwai que veo comentar aquí) eran más que suficiente para mi. Pero en la desertización que ha habido desde que caí por primera vez por esos oscuros lares, hay muchos factores que restan y muy pocos que sumen, siendo la escasez económica general solo uno de ellos. Conozco gente que ha dejado de ir porque iba gente que les caía mal, y no eran capaces de separar el sitio de 2 o 3 de los que hubiese dentro en la otra esquina. También hay gente de la que mal entiende el concepto “madurar” y deciden que ya “han pasado esa etapa” como el que se cambia de camiseta después de dos días. Y muchos que si se etiquetaban como “góticos” a si mismos a diferencia de mi, y que en comparación lo eran mucho menos, lógicamente desaparecieron también. Del tema del mundo gótico como negocio, la mentalidad del ahorro en consumiciones ha hecho mella también, más que en otros sectores del ocio nocturno. Yo siempre he sido de la idea que si tengo equis euros, prefiero gastármelos en los locales que me gustan aunque me tome menos copas que beber en la calle/una casa/un parque, porque así pongo mi granito de arena a mantener esos sitios en posición económicamente viable, pero muchos otros ponen primero el llenar su estómago. Como se suele decir, allá cada cual, pero me parece muy triste… qué tiempos aquellos del Dark Hole.

Lord Oskuro says:

Estoy de acuerdo en parte. Pero es la coyuntura económica la principal culpable.

También hay que decir que si se busca, se encuentra, hay fiestas esporádicas como el Circle of Vice y locales como el 666 Gothic Club NO HAN CERRADO

FumY says:

Juas! Cuantos recuerdos me han venido a la mente leyendo este artículo… Aunque algo borrosos, ya que yo era de los de “intoxicados por la mala calidad del alcohol”… Me ha encantado. En cuanto a la escena “gótica” en Madrid, poco puedo comentar, imagino que como la mayoría de los ya “viejunos” que parabamos por esos lares, pues pensamos eso de “cualquier tiempo pasado fue mejor”…

ronchas says:

Cuando salíamos a finales de los 90 por Madrid creo que ya teníamos la sensación de que todo terminaría porque ese bebé que renacía de los 80 ya estaba muerto, aún recuerdo ese extraño arcana del 99… quiero decir; era un revival grotesco y desvirtualizado de lo que algun día fué…eso sí, me lo pasé como nunca esos años. En el fondo tuvo que pasar, era muy vanal y superficial y ya lo sabíamos en aquellos años…

Vanity says:

Hablamos del Dark Hole como si fuese Brujas o Revolver. El Dark Hole no ejemplifica el esplendor del gótico en Madrid, sino su decadencia. En mi opinión en inicio del fin lo marco la debacle del Mise Noire en Revolver allá por el 95, un intento muy interesante de hacer germinar un festival siniestro en la capital que evidenció que el gótico medio era un ser muy agarrao (reconozcámoslo,el rollo siempre ha sido muy low cost) . Y en cinco añitos, al garete.
Con eso no incido en los motivos, sólo en el momento.
Hay quien dice que en Madrid el gótico murió de éxito…

Domingo says:

a mí no me parece interesante la opinión de la autora, no sé si es la crisis de los cuarenta, su nueva desorientación musical, o porque ha visto la luz al cruzar la frontera…en cualquier caso yo siempre he apoyado todos los proyectos que ha habido y hay en Madrid, darkfolk y gothic rock, Maldoror y Black Box, Camerata y Two Witches, por citar algunos ejemplos, y aunque estamos casi en el 2014 y esto ya no son los 90, todavía hay gente que pone toda su ilusión en hacer que esto no decaiga, sigo disfrutando tanto de Rosa Crux, Lebanon Hanover…como de Dreadful Shadows,Soror Dolorosa..y son sólo algunos ejemplos…estos artículos son una falta de respecto en cierta medida a la gente que seguimos en esto y a los que hacen que esto sea posible…esta señorita si que se ha quedado condenada al sofá y televisor…

Antonio says:

A estas horas estaba yo saliendo para el 6 :'(

Pepegoth says:

Javi sombras,tú que sales del Stigmata,tron? Que polladas dices de movimiento estetic y de que gótico sirena y within temptation…con esa idea si que estamos muertos!

Ravenaire says:

Los góticos de pro siempre hemos ido a los garitos sólo a bailar, cuando había conciertos tenías que ser muy freaky para ir, eso es para gente que le gusta la música, no la escena (yo a los que no venían al 6 porque se iban a un concierto les consideraba medio hipsters). A unos y a otros siempre nos ha gustado ser minoría y hasta presumimos de ello. Pues más minoría que ahora jamás seremos, qué más quieres?

Rv says:

El 666 sigue abierto pero ha cambiado de lugar por enésima vez, ahora está en la sala Yasta (calle Valverde).

Artico77 / ArcoVoltaico says:

Otro superviviente es el industrial Gris (San Marcos 29) , los martes, miércoles o a primeras horas el resto de días se puede disfrutar de la extensa colección de temas darkwave (en el sentido amplio del término) que contiene su jukebox. Además muchos viernes noche la sesión de videos incluye joyas de X-mal Deutchsland, Killing Joke, The Chameleons etc…

Mateo Melodias de Sombras says:

Todo el reportaje es muy correcto, pero da entender que la Semana Gótica son los unicos que hacen algo por la escena oscura y hay que decir que hay muchos mas involucrados en intentar que la escena no muera, gente como De Profundis, Jorge Rara Avis, Albert Code, Sergio Delirio y Melodías de Sombras siguen arriesgando y apostando por la escena oscura ya sea haciendo conciertos o sesiones oscuras.

Luego están los bares de copas como el Cosmos Bar, el Stigmata, el poliester, el Fascination Street y el Gris siguen teniendo sus sesiones oscuras y renuevan de djs constantemente para poder ofrecer una propuesta variada.
También están los Djs de siempre de la escena, (Lotus, Error, Miguel, H, Billy, Feyzd,…) que no están parados y están siempre innovado y preparando fiestas en salas.

OldRat says:

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar
¡Pobrecita princesa de los ojos azules!
Está presa en sus oros, está presa en sus tules,
El jardín puebla el triunfo de los pavos reales…..
Parlanchina, la dueña dice cosas banales

LORDFROST says:

Puntualizar un par de cosas.Estoy de acuerdo contigo en mucho de lo que dices en el articulo como que la escena se ha venido abajo a base de tedio y que este pais gusta de jubilar prematuramente a la gente(yo tengo 38 y me jubilare cuando YO lo decida).
Lo de los sombreros con polvo de talco siempre me ha parecido ridiculo y hablo en propiedad ya que yo tambien lo he llevado en mis epocas.
En lo que no estoy de acuerdo es en lo que comentas sobre 3/4.
Este local estaba muy bien para tomarte algo de tranqui con tus amigos y si su dueño(Anselmo)le dio un giro hacia el indie fue porque los oscuros de la muerte de pro ya no iban ni consumian.Quien traiciono a quien?
Desde aqui agradecer a Anselmo la oportunidad que me dio para iniciar mis pinitos como D.J. y no solo a mi,a varias personas mas que nos hemos esforzado por retomar un movimiento moribundo y que hemos querido innovar en las sesiones recuperando musica y creando eventos a los que dicho sea de paso los ¨megagoticos¨que ahora se quejan de que no hay nada jamas aparecieron.Tu tambien pinchaste alli algunas veces,no es cierto?
La escena mal llamada gotica ha caido por la mala gestion de los dueños de los locales,que no han sabido cuidar a su clientela,a una legion de DJs sobrevalorados que te machacaban el oido con las mismas canciones noche tras noche y de la incultura general de los asistentes.
No me hace mucha gracia tu referencia a Moratalaz o La Elipa.Que pasa,que por ser de barrio ya tienes que ser Heavy o poligonero?Yo me he criado en Parla y de alli hemos salido un buen numero de oscur@s,ademas tengo amigos de La Elipa que han parado por Rock Ola o la Estacion del Silencio en Zaragoza,cosa que much@s no pueden decir.
Para finalizar dejar indicado que a parte de mi habia gente tambien con sombrero vaquero que hasta donde yo se jamas se ha echado polvo de talco o harina como Hela o Billyphobia.Generalizar nunca es bueno.
Respeto tu opinion Elena pero hay cosas que no comparto,por cierto tengo el libro que escribiste sobre Depeche Mode y me gusta bastante.Un saludo.

M. S. says:

Seria posible que el 90% de los comentarios tuvieran algo que decir y no se limitaran a publicitar sus fiestas o eventos con nombres anonimos como si no fuera con ellos la cosa?

lady-dark says:

Desde mi punto de vista es muy sencillo, claro que me gustaría ir a un local donde pusieran música gótica. Pero me niego a pagar una entrada de 8 euros por poner un ejemplo por entrar a cualquier sitio. Me da igual que pinchen a mi grupo favorito que no pienso pasar por ahí.
Sé que puede sonar egoista, pero si no pagaría por entrar a una discoteca, tampoco lo haré por entrar a un local gótico. Para eso me quedo en casa de mis amigos bebiendo y escuchando todo lo que queramos.
Y sé que no soy la única que piensa así, y luego la gente se pregunta por qué hay poca afluencia de público.
Prefiero pagar antes mil veces por ver una exposición, o comprarme un libro que por entrar a una discoteca :/

Melodias? says:

Si ha de morir una escena, que así sea. Las creamos durante nuestra juventud para que la llegados a este punto recordarla.

O el Punk sigue vivo?

Ya no recordaba aquello de “Menudo dia de sombras.”
😀

Elena Cabrera says:

Agradezco mucho vuestros comentarios, sobre todo por tomaros el tiempo para hacerlo y por aportar no solo ejemplos interesantes (tanto históricos como vigentes) que dejé fuera (y no me importa que sea “publicidad encubierta” como apunta Melodías de Sombras) sino también por las pinceladas de análisis, que también deliberadamente dejé fuera.
Además de agradecer comento también para señalar que esto que he escrito es una columna de opinión y no un artículo. Los que conocen mi trabajo como periodista saben que no me habría conformado con un texto que apenas recoge unas ideas y las expresa de una manera apasionada, exagerada e irónica si esto hubiera sido un reportaje. Pero, ay, no me pagan por hacer un reportaje. Pero sí por dejar ahí una idea y abrir la discusión que, por lo que he visto en la red y en la calle en estos días, ha funcionado.

Aprecio todos vuestros comentarios salvo, claro, el del tal Domingo, que se ve que es de los que piensan que diciéndole cosas feas a la autora se gana una discusión.

Quizás haya quien concluya que censuro las decisiones de los dueños de los bares que prefieren rentabilizar sus negocios a dedicarlos a una escena que no da dinero. No es así. Mirad, cada cual trabaja en lo que sabe o en lo que puede o se gana la vida de la mejor manera posible. Yo no voy a pedirle a nadie que pierda un dinero que quizá no tiene solo por mi capricho de que haya bares que a mí me gusten.
Solo añado que cuando un hostelero me dice “a mí me hubiera gustado montar un bar que fuera no sé cómo, pero tengo que conformarme con esto es que lo que me da dinero”, pues me da lástima, y yo creo que al hostelero también. Pero no es culpa del empresario, a mí lo que me da lástima es que el mundo sea así y nos tengamos que conformar con trabajos y actividades que no son las que más nos gustan, porque el mundo fuciona de otra manera. En fin, en eso consiste vivir en minoría.

Mis disculpas al 666, que no tenía ni idea de que se hacía ahora en el Ya’sta. Error mío.

Seguiremos hablando de esto, desde esta misma web.

Lilith says:

hablas mucho del darkhole pero poco o nada del Brujas o de el heaven…. al gotico lo ha matado la musica ebm y el Dark alao…

manu says:

Oh Fuschia!!!
Estoy con Lilith……..

djotacon says:

Sobran las palabras. Un articulo que dice verdades como puños y aun asi se queda corto.
Lo rescoldos que hay por hoy son eso rescoldos de una hoguera mucho mas grande que ya practicamente no existe.
En lo que a mi respecta es una historia bonita que se acabo. Y como todos los finales no suelen ser bonitos ni agradables.

Lexor says:

El artículo es conmovedor, me ha hecho revivir momentos inolvidables en el Dark Hole, en el Heaven, en el Fobia, en el 666,….se me saltan las lágrimas, pero el espíritu y el sentimiento se lleva para siempre.
No pierdo la esperanza, no quiero pensar que este movimiento ha muerto. Simplemente vivimos un momento en el que sólo abundan los bares con lo habitual, lo típico, lo más rentable en una palabra. No estamos muertos, solo dormidos esperando el momento para resurgir con más fuerza que nunca!!
Si me toca la lotería monto un garito gótico fijooo…

Javi says:

Buenas tardes a todos.
Mi humilde opinión es que la caída del gótico en Madrid está directamente relacionada con la gestión de los establecimientos y su incapacidad para innovar sus actividades e incorporar nuevo público.
Desde 1998 que empecé a frecuentar estos establecimientos fui testigo de cómo sesiones que funcionaban bien, acabaron cerrando por la incapacidad de sus gestores de cambiar el rumbo.
Hablo del K-tal ( voletereta) o de Brujas.
Recuerdo como formé parte del equipo que relanzó Brujas allá por 1991. Un equipo de rrpp que trabajábamos universidades, institutos, salas, tiendas de ropa… en busca de nuevos clientes.
Avatares del destino, cuando mejor iba Brujas, el encargado se marchó, dejando el puesto a un tal Emilio, conocido por sus fracasos en la escena gótica de Madrid.
Todo el equipo terminó marchándose para formar una nueva sala: el ya’sta.
Durante años el movimiento gótico tuvo en este club su referente en Madrid y en España. Cambio de salas, primero a ADN , luego a Dark ( cea Bermúdez ) y finalmente al Dark Hole de Mesonero Romanos.
Pero la caída del movimiento se había producido ya tiempo atrás. El público no se renovaba y la música tampoco. Durante demasiado tiempo dark Hole fue la única sala en Madrid y ello acomodó a sus gestores.
El negocio entró en un bucle en el que no se factura lo suficiente, y no se efectúan inversiones por miedo a no recuperarlo.
Lamento mucho la caída del movimiento y mas aun la incapacidad de las nuevas generaciones de apostar e intentar reavivarlo. En fin una lastima.
Javier fue:
Rrpp de Brujas.
Responsable sala ya’sta
Responsable sala ADN
Responsable sala Dark
Responsable sala Dark Hole hasta 2002.

kvo.dany says:

que pena de verdad que desaparezcan todos esos buenos locales…..La gente no sabe apreciar lo que tiene,y por desgracia saliendo de España todavia estan abriendo locales nuevos goticos,dark en Londres sir ir mas lejos que envidia sana coño….

Edu says:

Melodia de Sombras.
Menudo grupo … alguno incluso preguntó en Madrid Rock por su último disco. JAJAJAAAA!!!!!
Ahora parece que su creador deció el nombre.

Ayer pasé por lo que una vez fue Brujas y por eso he llegado a este post.
Lo siniestro ha muerto. Larga vida a lo siniestro.

Saludos Miguel(tu sabes porque).
Marzo-2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *