Altrapo Lab, reciclaje textil con altas dosis de creatividad

Altrapo es un laboratorio de reciclaje textil creativo que busca darle una nueva vida a la ropa que no usamos, al mismo tiempo que nos hace reflexionar sobre el mercado textil y nuestras formas de consumo. Por Jara Blanco


26 julio 2016

montaña ropa

 

Hay un sótano en el barrio de La Latina donde las prendas de ropa que llegan en bolsas repletas, acabarán convertidas en armas de transformación social. Pantalones vaqueros que se vuelven vestidos, jerséis que serán futuras chaquetas o camisetas que se transformarán en originales chalecos. Se trata de Altrapo Lab, un laboratorio de reciclaje textil creativo creado en 2011 por Zaloa y Natalia, quienes aprovecharon una etapa de reflexión y búsqueda de cambio para crear un proyecto donde la costura fuera el hilo conductor de un espacio creativo y de reflexión en torno al mercado textil. “Nos interesaba darle una vuelta al sistema de moda actual y sensibilizar en torno a este mundo”. Creando paralelismos con la alimentación y considerando que ambos necesitan un cambio, juntas empezaron a desarrollar su propia alternativa.

Todo comenzó en casa de su abuela, desde donde lanzaron los primeros talleres; tras el éxito que tuvieron, decidieron establecerse en un espacio físico desde donde ampliar el proyecto, y en ese momento se instalaron en La Manual, en la zona de Malasaña. En 2013, Luis y Laura se sumaron al proyecto, creando finalmente un equipo interdisciplinar en el que lo que les une son conceptos como la moda sostenible y el consumo responsable. “Teníamos un interés común por recuperar esas habilidades perdidas y ponerlas en práctica”, explican. En este proceso se han basado en otras experiencias similares como Truca Rec de Bilbao o Schmidt Takahashi en Alemania, y les siguen inspirando artistas que trabajan con el reciclaje textil como Andrea Crews o Tytti Thusberg. Tras cinco años de pequeños pasos, sus actuales líneas de acción se han consolidado y son actualmente el mayor referente en Madrid en cuanto a reciclaje textil se refiere.

 

Altrapo Lab no es un taller de costura al uso. La creatividad es una de las bases de su trabajo y en sus líneas de acción va intrínseco un estilo de vida y una filosofía a la que nos invitan a sumarnos. Reutilizar y reciclar sin sentirse mal por pertenecer al mercado de consumo, pero siendo conscientes de que existen alternativas reales y, en este caso, dentro de nuestra propia casa. “Lo importante es no caer en culpabilidades”, remarcan, pero lo cierto es que “cuando estás delante de una máquina y te das cuenta de cuánto se tarda en hacer cada costura, entras mucho más en contacto con esa realidad y te vuelves menos ajeno” señala Luís.

 

mochila

 

En ocasiones puntuales, abren campañas de recogida de ropa en buen estado pero que ya no se usa, y ahí empieza el proceso de creación: por un lado a través de talleres de costura creativa o de cursos monográficos que realizan en la Quinta del Sordo –un espacio de coworking donde conviven con artesanos, artistas y otras empresas; allí, los alumnos trabajan con prendas recicladas y confeccionan otras, demostrando que la costura es “algo accesible y que podemos hacer todos si nos dan una serie de herramientas”–. Algo fundamental en sus talleres es que “todos los alumnos se llevan algo hecho con sus propias manos. Ahí está el enganche. Puedes venir y hacer otra cosa, repetirlo o enseñárselo a otra persona”. Y en ese proceso, logran hacerlo accesible a todo el mundo.

 

Por otro lado, y de forma paralela, Altrapo también se dedica a la producción, que nace de la experimentación y que enriquecen con sus propias investigaciones. Así elaboran sus colecciones de riñoneras, mochilas o alpargatas, que venden in situ en su taller o en mercados de artesanía local como parte de su proyecto de concienciación social, y próximamente también en el portal de venta de artesanía online Etsy.

 

alpargatas

 

En Altrapo investigan de forma constante y en función de cada prenda, ya que todas ellas son únicas. Reciben a menudo propuestas de confección para obras de teatro o para realizar vestuarios, como el que hicieron para la banda de percusión del Conservatorio de Getafe.

 

Fuera de su taller, Altrapo se mueve por la ciudad con sus máquinas de coser, impartiendo talleres en espacios culturales como La Casa Encendida o Medialab, en ayuntamientos, mercados municipales o empresas, y también colaboran con otros colectivos como la ONG SETEM.

 

maquina de coser

 

En estos talleres, no sólo transmiten a los alumnos y alumnas el gusto por los hilos y las agujas, sino que además hacen llegar un mensaje de concienciación sobre el origen de las prendas, los tejidos y su impacto medioambiental. Desde el año pasado, llevan a cabo un proyecto de formación en capacitación para personas con dificultades para acceder al mercado laboral, por un lado en un centro para personas con discapacidad psíquica, y por otro en un centro con mujeres desempleadas en Vallecas, a quienes ayudan a crear redes y nuevas opciones de trabajo gracias a la externalización de su producción. De vez en cuando, también reciben encargos para diseñar acciones específicas, como la del Día del Comercio Justo o la del Día del Medio Ambiente. Su lema es, siempre, “reivindicar desde lo positivo”.

 

Sus acciones son cada vez más visibles. En abril de este año llevaron a cabo un Maratón de Reciclaje Textil en La Casa Encendida dentro del marco de las actividades vinculadas al Fashion Revolution Day y, tras el éxito de participación, nos cuentan que para abril de 2017 habrá una nueva convocatoria.

 

fashion revolution

 

Están contentos porque el mensaje llega y cala. “Muchas veces la gente que viene a los talleres ya está concienciada con el sistema y este es el último impulso que necesitan para marcar una diferencia; en otras ocasiones nos encontramos con gente que no se esperaba lo que íbamos a hacer, a la que le llama la atención la parte más creativa y se preocupan más por las cosas sencillas”. A pesar de que uno de sus grandes retos es el acceso a los adolescentes (poco a poco), los objetivos se van cumpliendo, las redes se van creando y de sus talleres ya han surgido grupos de mujeres que quedan a coser. Y así es como van generando impulsos y alternativas propositivas.

20 abril 2017 by SANDRA BÓDALO

Artesanos del siglo XXI: Steve Mono


Bolsos artesanales y atemporales.


16 marzo 2017 by SANDRA BÓDALO

Decodificando a Cristóbal Balenciaga


Una expo reinterpreta a Balenciaga desde la ilustración, la arquitectura y la moda.


11 enero 2017 by SANDRA BÓDALO

Artesanos del siglo XXI: Rue Vintage 74


Decoración con piezas únicas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *