América en bici

Sergio de Arrola ha recorrido sobre dos ruedas las historias y los parajes de esa América costumbrista que posa desnuda para ti en Swinton Gallery. Hablamos con él de vidas y paisajes americanos. Por David Arias


04 noviembre 2014

1

 

La mirada construye el mundo. Esa es la conclusión que te sobrevuela cuando contemplas USA Part 01. Cada uno crea su propia imagen sobre Estados Unidos, pero la más hipnótica, cruda y realista solo se puede contemplar desde una bicicleta inspirada en las retinas de Kerouac y Hopper o en los atardeceres de John Ford.

 

El desafío de Sergio no era sencillo: 4.500 kilómetros atravesando un país continente, 48 días acompañado tan solo por su bici y su cámara, cien imágenes por hora que esperan ser descubiertas y un sinfín de historias plasmadas en retratos muy elocuentes. Una experiencia única encerrada en 1.200 fotos en 35mm.

 

En la expo y en el libro que la acompaña se perciben tres partes muy evidentes: Este, centro, oeste. Sergio reconoce que hay muchas diferencias entre las tres zonas. “El estereotipo yanki reside en el este. A mí me seduce mucho más el personaje del oeste, donde encuentras tipos realmente auténticos, que merece la pena conocer e incluso convivir una temporada con ellos. Es el tipo de gente al que iba a buscar en este viaje.”

 

En USA Part 01 los retratos tienen una importancia considerable y muchos de ellos se localizan en ese oeste humano y salvaje que narra nuestro viajero. “En el este la gente se basa en trabajo, consumo y coche para ir al trabajo. Allí, me encontré con un sinfín de cadáveres de animales que me impactaron y decidí dejar constancia. Da una idea de la inmensidad del país y supone personalmente una manera de dignificar al animal caído.”

 

2

 

Para trabajar en modo nómada Sergio reconoce que prefiere el blanco y negro, porque es más dinámico que el color. No obstante, hay una importante presencia de color en la expo y en el libro. Su pasión por el blanco y negro no es novedosa. Es un veterano del arte urbano y muchas de sus obras han poblado o pueblan Madrid. “El retrato en blanco y negro me apasiona. Lo llevo utilizando desde hace cinco años para mis intervenciones en la calle. Con motivo de esta exposición me han cedido una pared de la Plaza de la Luna para una intervención y también se trata de una foto en blanco y negro. Me encanta la ubicación porque está en frente de una comisaría. Es curioso y muy gratificante porque deja de ser clandestino.”

 

luna

 

USA Part 01 responde a una necesidad de expresión de su autor. En su búsqueda fusionó dos conceptos clave que le definen. “Junté bici y foto y elegí un recorrido para dar rienda suelta a ambos, que además me ofreciese una sensación de familiaridad.” Ese trayecto artístico no contaba con ninguna hoja de ruta a escasos días de su inicio. “Yo quería ir sin planificar nada. Un buen amigo me insistió en que me documentara. Pasé cuatro días en Google Maps y fijé el planning. Lo cumplí a rajatabla. Me propuse 48 días y aunque me salté alguna etapa logré el objetivo en la fecha prevista.”

 

La ruta tenía ciertas prioridades, entre las cuales no estaba la vida urbana. “No he dejado mucha constancia en la exposición de mi paso por las ciudades porque suponían muchas distracciones y poco interés para mis propósitos. Me pasé por Nueva York, como podréis ver en la exposición, y por Cincinati, pero tenía claro que ése no era mi camino.” Su recorrido tampoco incluía la mítica Ruta 66. Sergio prefiere una aventura antes que un reportaje turístico. Por ello se decantó por la US50, conocida por los yankis como la carretera solitaria. Cemento poco transitado en el que te puedes encontrar con suerte un coche cada cinco horas en algunos tramos.

 

4

 

La exposición desgrana la vida en torno a la US50 de forma exhaustiva. Junto a paisajes de celuloide aparecen pueblos llenos de vida o carentes de ella. Lo que más impacta a primera vista de la América profunda son la obsesión por la acumulación que tienen sus gentes. “Los americanos almacenan todo lo que van adquiriendo a lo largo de su vida en grandes storages que se convierten en recopilaciones de sus experiencias. Cuando les sobra algo, lo ponen a la venta en el mismo jardín de casa. Es alucinante. Hay cosas espantosas pero se venden, incluso capotas inservibles de Chevys. Quién sabe para qué las compran.”

 

Todo un mundo materialista emparentado con la religión de manera muy curiosa. “Hay pueblos donde casi todas las casas son congregaciones religiosas. No es que la gente sea muy devota, sino que fundan iglesias familiares de cualquier dogma para tener exención de impuestos.”

 

3

 

Sergio se cuela en la profundidad geográfica y social del país gracias a la bici. Con ella dice lograr una mejor sintonía con los retratados y una mayor naturalidad con el entorno. “La bicicleta es ideal para fotografiar, ¿conoces esa sensación de ir en coche y perderte la foto de un paraje único? El 40% de mis fotos han sido hechas con el cuadro entre las piernas.”

 

Esa naturalidad le ha servido para poder interactuar con la historia tras la foto, conocer sus raíces y su alma. “En Newton, un pueblo en mitad de Kansas, me tatué Newton Bishop y estoy muy orgulloso de llevarlos conmigo el resto de mi vida. Allí conocí a Hank, con el que pasé una tarde muy animada en su almacén de cosas inservibles. Había currado 17 años en un buque rompehielos en Alaska. Pasamos juntos ese día de Halloween.”

 

El día a día de Sergio en América era sencillo. Despertaba en uno de los cientos de moteles del país. “Me encantan los moteles desde pequeño, debido al trabajo de azafata de mi madre, uno de los mayores placeres que tenía era descubrir una habitación de hotel. En Estados Unidos he tenido que cambiar de habitación cinco o seis veces. Hay una foto que muestra el surco amarillo que rodea un cabecero. Hay de todo, aunque los locales sucios son realmente difíciles. Aunque, por lo general, suele ser una experiencia fascinante y donde puedes encontrar historias igualmente fascinantes de desheredados.”

 

Comenzaba a pedalear sobre las diez de la mañana y recorría 125 kilómetros en siete horas, incluyendo pausas para comer. “El tema de la comida era complicado porque las distancias son enormes. El GPS me lanzaba ubicaciones de los fast food más cercanos. Al principio me parecía un mérito gastarme 16$ en comida rápida y ser capaz de comérmelo, pero a medida que avanzaba el viaje ya no pensaba igual. Mi delicia gastronómica provenía de los Amish. Allí son un sello de calidad y preparan una comida exquisita con una calidad tradicional garantizada similar a los postres de las monjas aquí.” A las cinco de la tarde llegaba a su destino diario, buscaba alojamiento y se perdía por el lugar a fotografiar la zona.

 

bici

 

Una noche está destinada a ser diferente si cruzas Estados Unidos. “No sabía que únicamente el 5% de los desiertos en el mundo fuesen de arena. En Estados Unidos los desiertos se parecen más a un descampado de obra que a una duna. Dormir en el desierto es toda una experiencia. Me tumbé sobre una esterilla y me tapé con un saco aunque la verdad es que pase un frío increíble. La esterilla fue donada por un amable canadiense que conocí de camino y que se dirigía en su moto a México, a por señoritas.”

 

Muchos nombres salen de la mirada de Sergio, todos ellos son reflejos de la realidad en los States. “Hay gente que está muy satisfecha de sentirse americana, ese simple hecho les hace felices.” USA Part 01 no hace mucho hincapié en estos seres alienados, se centra sobre todo en personas diferentes al modelo yanki convencional. “Si estás en la cuerda estás bien, todo es beneficioso. Si quieres montar un negocio solo tienes que tener una idea, dinero, un pasado sin problemas y ganas. No obstante, si tienes un pie fuera ya no vuelves. Se trata de un viaje sin billete de regreso a un motel. Por eso, me he sentido tan fascinado con la vida de motel. En Estados Unidos, puedes ver a un tipo bien vestido y con una vida laboral y sentimental convencional que se ralla del día a la mañana y lo manda todo a la mierda. Al cabo de un mes le podrás ver empujando tan tranquilo un carrito con su pareja y alojándose en los mismos moteles que yo visitaba.”

 

Alguno de esos tíos rallados eran vecinos de Sergio en alguno de los múltiples moteles en los que se alojó durante más de cuarenta días. “Uno de ellos se llamaba Darryl y me lo encontré a la puerta de mi habitación pidiendo una tijera para cortar la cuerda que usaba de cinturón. Lógicamente, aparecí con las tijeras y mi cámara lista para disparar. Me encontré con casos bastante duros. Las embarazadas eran mayoría entre este grupo de personas. Mujeres de 18 años, con dos hijos, cuyas madres se han hartado de ellas y que se ven forzadas a vivir así. Todo un país de contrastes, ¿no crees?

 

Observando las fotos es impactante la complicidad de los protagonistas con la cámara, algo no tan sencillo de lograr. “En cada población existen seis o siete diarios locales en los que prácticamente toda la población ha aparecido. Eso explica su familiaridad a la hora de posar. Sus gestos son serenos y únicamente 4 de cada 100 preguntan el motivo de la foto. Simplemente posan y demuestran quiénes son. Al contrario que aquí, donde la gente es cínicamente más celosa de su intimidad en tiempos del Facebook o el Twitter.”

 

Después de su aventura al aire libre salta a otra odisea como es embarcarse en un proyecto editorial. Pasar de la calle al sector del libro le fascina. “Es un privilegio disfrutar de tu obra en un formato imperecedero de alta calidad.

 

libro

 

Sergio piensa ya en su siguiente aventura. Ya tiene fecha de inicio: 9 de enero de 2015. “Me considero fotógrafo, ciclista y aventurero y por ello mi siguiente reto tenía que estar a la altura. Se trata del Tour de África, una competición ciclista que cruza el continente desde El Cairo hasta El Cabo. Es una ruta mítica que me encantó descubrir en el libro “África de Cairo a Cabo”, de Enrique Meneses. Participan 30 personas y tiene un recorrido de 12.000 kilómetros que me llevará 93 días recorrer a razón de los mismos 125 que hacía de promedio en Estados Unidos. Pese a las preocupaciones de mi gente, estoy tranquilo porque no toco ningún país relacionado con el ébola ni Somalia, donde las cosas están realmente complicadas. Cuento historias cercanas, así que no me meteré en líos innecesarios por una foto. Recorro una veintena de países y mi meta está es Ciudad del Cabo.”

 

Giramos la cabeza de nuevo hacia la América de Sergio de Arrola. “¿Con qué me quedaría? Con las máquinas de hielo de los moteles y con la personalidad del país, donde todo se hace pensando en la personalidad de uno mismo antes que en los beneficios. Eso produce unos contrastes y una variedad humana impactantes. El nombre de la expo no es un pretexto para un nuevo material, se trata de una sensación: Volveré.” Una cita de “En el Camino” cierra el espectacular libro que documenta la aventura de Sergio. “La América de Kerouac sigue vigente en la autenticidad de sus paisajes y de sus encuentros. Toda la obra de los beat gira en torno a encuentros y desencuentros con América. ‘En el camino’ fue uno de mis libros de cabecera porque refleja esa vitalidad que quería plasmar, ese disfruta de la vida y no te arrepientas.”

 

expo2

 

Nos despedimos de Sergio y su mirada americana. Sólo hay dos sitios donde la podrás encontrar: una está en su alma y la otra colgada de la Swinton Gallery. Aún tienes tiempo de perderte por la inmensidad de Estados Unidos para descubrir a sus gentes y su verdadero way of life. La preciosa Swinton no la descolgará de sus sofisticadas paredes hasta el 29 de noviembre.

14 febrero 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio 35.000 jóvenes


Un espacio de creación en el barrio de Oporto.


13 febrero 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Alicia Martín


La artista acaba de inaugurar “Archivo 113” en el Museo Lázaro Galdiano, una reinterpretación de la colección a través de los libros.


07 febrero 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de febrero


Pintura, instalación, escultura… Estas son las cinco expos que no te puedes perder en el mes del arte contemporáneo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *