Ana Curra regresa a 1983

La ex Parálisis Permanente recupera ‘El Acto’, un disco  mítico del oscuro postpunk español. Por Elena Cabrera.


10 febrero 2012

El disco comienza con la lluvia sobre algo que suena como el asfalto y un trueno. Durante diecisiete segundos solo hay tormenta. Entra la guitarra y la batería y se unen, con sus golpes, al cielo turbio y resquebrajado. Se aceleran la música y los rayos, cada vez más rápido, como alguien que llega con sus botas negras de cuero, corriendo por una carretera en mitad de una tempestad hasta el portón de nuestra casa. Aparece un muchacho delgado de mirada ausente que dice “llevo treinta días sin luz”.

 

Es Eduardo Benavente, quien comienza el disco El Acto cantando “llevo treinta días sin luz, encerrado en este ataúd”. Es 1983 y Eduardo se había hartado de la frivolidad Pegamoide. Dos viajes a Londres le contagiaron el punk y le alejaron de la postura enfrentada de Carlos Berlanga. “Ahora escucho otra música” dijo en su última entrevista, publicada en Pronto, en la que explicó que sabía que estaba cambiando el rumbo de la música española. El Acto era el primer disco de afterpunk español.

 

Con sus referencias perversas al horror, la depravación, la oscuridad y la muerte lo que en realidad estaba traduciendo El Acto al español era el deathrock, cuyo principal líder, 45 Grave, también publicó en Los Angeles su disco Sleep in Safety en 1983. 83, vaya año. El mismo en el que Miguel González, guitarrista de un grupo similar aunque más cercano a los Cramps, Desechables, moría cuando intentaba atracar una joyería con una pistola de mentira. El dueño le disparó con una escopeta.

 

En 1983 también falleció Eduardo Benavente en un accidente cuando el grupo se dirigía a un concierto en Zaragoza. Cuentan los obituarios que ocurrió en medio de una gran tormenta con agua y viento. El coche se salió en una curva.

 

Conducía Ana Curra, teclista de Parálisis Permanente y novia de Eduardo. Ella tenía 24 años y él 20. Nadie sabe cómo se supera algo así. Lo más probable es que no se supera. Se aparca, se mira hacia otro sitio. Se entierra. La letra de Unidos, sobre la angustia vital de dos siameses, dice “vivir va a sernos muy difícil, pero no hay otra salida”. Ana y el batería Toti Árboles, que también iba en el coche, salieron de ese accidente con heridas superficiales. Toti y Ana seguirían en la música con el grupo paralelo de ella, Seres Vacíos, en cuyo primer disco Eduardo había participado y producido.

 

Casi treinta años después ella se enfrenta a ese pasado y prepara un concierto titulado Ana Curra presenta El Acto, el 9 de marzo en la sala Kapital.
El gérmen de Parálisis está en dos parejas de hermanos tras la disolución de Alaska y los Pegamoides: Eduardo y Javier Benavente, Johnny y Nacho Canut, así eran a principios de 1981. Javier y Johnny abandonaron primero. Después Nacho, que era bajista, se fue para montar Dinarama y entró Rafa Balmaseda (Derribos Arias, Glutamato Ye-Ye) y Ana Curra al teclado. Jaime Urrutia (Gabinete Caligari) también les acompañó en algún momento, así como el guitarrista Antonio Moreno Álvarez (quien recientemente ha codirigido el documental Frenesí en la gran ciudad, emitido por TVE).

 

En el acto del día 9 acompañarán a la única componente de Parálisis César Scappa (poeta y guitarrista, colaborador de El Ángel y de la propia Ana Curra en el espectáculo Nada es vedad, todo está permitido; enseñó a tocar la guitarra a Eduardo cuando compartían la banda anterior, Escaparates, en la que también estaba El Ángel) y José Battaglio (Los Esqueletos, La Frontera y componente, por un tiempo, de Seres Vacíos) a las guitarras, Manolo UVI al bajo y Rafa ‘Le Doc’ a la batería. Los cinco ya habían realizado un primer amago de unidad el 8 de mayo de 2011 en la fiesta homenaje al Agapo. Y Manolo UVI, Battaglio y Curra también compartieron grupo efímero en Los Vengadores, formación de homenaje de 1993 a Toti Árboles, fallecido un año antes.

 

En la curva en la que se terminó Parálisis Permanente se borró un futuro inmediato en el que Benavente pensaba aprender a tocar el saxo y producir El ritmo del garaje, el disco de Loquillo y los Trogloditas del año 83 editado por Tres Cipreses, el sello que Gabinete Caligari y Parálisis Permanente habían fundado un año antes.

 

A pesar de que Nacho Canut y Eduardo venían del exitoso grupo Alaska y los Pegamoides, Hispavox había rechazado editar a Parálisis Permanente, demasiado oscuros para la nueva ola. Fueron precisamente las negativas de los grandes sellos lo que catalizó la primera escena de sellos independientes en Madrid, con DRO, Gasa y Tres Cipreses que, al cabo de unos años, fueron asimilados de nuevo por la industria, por lo que hubo que esperar otros diez años para ver surgir una segunda oleada de discográficas independientes.

 

Tres Cipreses reunió parte de ese afterpunk —por usar el término de aquel momento en España, hoy lo llamaríamos postpunk, que es el término inglés para aquel momento y para el actual— en torno a Parálisis, Gabinete Caligari —Jaime Urrutia también formó parte de Parálisis— y La Fundación. En el sello hermano Gasa —que sería absorbido, al igual que Tres Cipreses, por DRO— militaba Décima Víctima, el otro gran grupo oscuro de la década. El grupo de Carlos Entrena era, además, copropietario de Gasa, junto a Esclarecidos.

 

Falta un mes para el estreno y el grupo se prepara en un local de ensayo de Carabanchel. Los que se han aproximado a esos ensayos hablan de la seguridad e ilusión con las que Ana ahoga los nervios y angustias.

 

La portada del disco en el cartel del próximo acto.

 

Portada LP Dekatron II con imagen del oleo “Love And Electrons"​, A. Dimitriadis.

26 noviembre 2014 by ELENA CABRERA

Levántate, Madrid, de tus ruinas y baila


Hablamos con Adamo Dimitriadis.


capt5

20 noviembre 2014 by JORGE NAVARRO

Los Punsetes: Fabrica de hits


Nuevo disco y nueva gira.


COMBO

14 noviembre 2014 by DAVID BIZARRO

FABULOSO COMBO ESPECTRO: “¡MENOS GUASA!”


  ¿De dónde sale un disco tan oscuro, si nunca os habéis tomado demasiado en serio a vosotros mismos? Raúl: Bueno, imagino que siempre ha sido la intención. No se sí oscuridad es la palabra correcta… Quizá el nuevo disco …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>