Artesanos del siglo XXI: Vajillas by Nuria Blanco

Platos para compartir, para colgar, como si de un cuadro se tratara, o para formar divertidas composiciones. La artista Nuria Blanco da rienda suelta a su imaginación a través de platos pintados a mano donde plantas, animales o el propio cuerpo humano cobran vida sobre la mesa o en una pared. Por Sandra Bódalo.


21 marzo 2017

En los últimos años hemos sido testigos de la reencarnación de las tradicionales vajillas en mucho más. Ilustradores nacionales e internacionales han hecho de la porcelana o el barro sus materiales fetiche para dejarse llevar por su imaginación y creatividad en forma de plato. No obstante, a pesar de la competencia actual, la artista Nuria Blanco (Madrid, 1980) siempre ha tenido un sello propio y sus creaciones son fácilmente reconocibles.

 

Sus composiciones mediante la concatenación de piezas únicas pintadas a mano y sus (aparentemente) sencillas ilustraciones han convertido a la marca Vajillas by Nuria Blanco en una de las favoritas entre los amantes del diseño. Hoy, hablamos con ella para conocer un poco más sobre esta firma madrileña.

 

 

¿Cuál es la primera vez que dijiste “mamá, quiero ser artista”?

 

Desde muy pequeña, en el colegio, a mis padres les dijeron que dibujaba muy bien y que me llevaran a clases de pintura. Recuerdo la primera vez que fui a una exposición de Toulouse-Lautrec con mi padre y quizás fue uno de los primeros momentos en los que pensé que quería ser artista.

 

¿Por qué escogiste un objeto tan cotidiano como los platos como lienzo para tus diseños?

 

Fue de casualidad, cuando empecé a trabajar la cerámica para mis esculturas, dibujaba platos entre espera y espera de secado para regalar a amigos. Empezaron a gustar mucho y me encantó la idea de llegar a más rincones de la casa. No todo el mundo se compra un cuadro o una escultura, pero si un plato o una taza.

 


 

Actualmente, existe un auténtico boom de vajillas ilustradas tanto en España, como fuera de ella. ¿Qué diferencia tu firma de las otras que existen?

 

Mis platos están pintados a mano con el método tradicional, como se hacían y se hacen en Toledo o Talavera. Yo dibujo con el plato bizcochado, es decir, casi crudo y luego esmalto y cuezo. Esto hace que el dibujo este mas protegido y dure más. También le doy mas importancia al dibujo que a la pieza que lo contiene. No soy ceramista, soy artista que, como dices en tu anterior pregunta, usa los platos como soporte, como si de un lienzo se tratara. Además mis vajillas o murales forman una composición fraccionada que hace que con el comensal y la propia comida se produzca un juego en la mesa.

 

 

En tus colecciones solemos encontrar conjuntos de vajilla que forman una ilustración, ¿por qué decidiste hacer estos montajes o collage a través de la unión de platos y cuencos?

 

Pues la idea es muy romántica, los primeros platos que hice iban de dos en dos, por eso la colección se llamó “Duozoo” y era una idea de compartir. Siempre he pensado que a nadie le gusta comer solo, aunque yo como sola todos los días… (Risas).

 

Flora, fauna, verbos, partes del cuerpo… ¿qué te falta por ilustrar?

 

Me gustaría hacer una próxima colección donde se mezcle todo esto. También he comenzado a hacer unas pruebas con retratos inventados. Siempre busco nuevas ideas, si no me aburriría.

 

¿Cuál es la colección más popular o qué mejor aceptación ha tenido?

 

Sin duda “Duozoo”, todos tenemos un animal con el que nos sentimos identificados o casi todas estas piezas son muy fácil de convivir con ellas.

 

 

¿Cómo ha surgido la nueva colaboración con el restaurante Creme de la Creme y qué nos vamos a encontrar?

 

Yo trabajo con la galería Echaleguindas y ellas nos presentaron porque son clientas habituales. Enseguida Mónica, la propietaria del restaurante, y yo encajamos a la perfección y planteamos hacer un mural y una vajilla para un rincón precioso del espacio. Os vais a encontrar diferentes pájaros exóticos que pasan de la mesa a la pared en blanco negro y oro. El resultado a mi parecer es un lugar muy especial donde comer y disfrutar de un momento único.

 

¿Quién te gustaría que comiera de tus platos?

 

¡Wow! Me gustaría que comiese mucha gente a la que admiro, pero más que comer me gustaría que un genio como Ferran Adrià los usara para presentar sus recetas.

 

Nuria Blanco trabajando en su taller.


 

Una pregunta obligada en esta sección, ¿cómo describirías tu proceso de trabajo?

 

Lo primero que hago es dibujar a lápiz sobre la pieza, a veces uso bocetos pero la mayoría de veces busco imágenes en libros o internet y dibujo directamente buscando la mejor composición dependiendo de la forma del plato, cuenco o bandeja. Me gusta que el motivo se adapte perfectamente a las curvas y líneas de la pieza y jugar con ambos. ¡Es la parte más divertida! Después pinto con óxidos silicatados mezclados con agua, esmalto y cuezo. En algunas ocasiones, pienso en cómo iría la comida encima del dibujo, en otras ocasiones solo veo un cuadro pictórico en la mesa.

 

¿Crees que España está viviendo el “revival” de la artesanía?

 

Creo que ahora queremos ser y tener cosas diferentes con las que convivir. Nos gusta darnos algún capricho que sabes que nadie va a tener igual porque estamos hartos del made in china y las “megaproducciones”, y es aquí donde la artesanía tiene una labor importante y se beneficia de ello. La exclusividad en mi caso ha sido importante, yo hago pieza por pieza y no hay una igual y sí noto que eso atrae a los clientes, por lo que te contaba de sentirnos especiales.

 

17 octubre 2018 by NICOLA MARIANI

Comunicar cultura en la época de la inmediatez


Responsable de contenidos digitales en la Fundación Mapfre, Paula Susaeta concibe el mundo de la cultura y la comunicación desde una personal visión.


04 octubre 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de octubre


Individuales, colectivas, las últimas tendencias, referentes históricos… ¡Este mes hay cinco expos que no te puedes perder!


03 octubre 2018 by JUAN CANELA

Mirar del revés para no ver lo mismo


“El tomillo y la hierba en el techo de mi habitación”, dos expos que ponen en diálogo las obras de Benjamín Palencia y Antonio Ballester Moreno.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *