“Berlín es una metáfora de lo que anhelas”

Hablamos con Irene Escolar, la actriz protagonista de la película “Un otoño sin Berlín”, que dirige Lara Izagirre. Por María Aller


13 noviembre 2015

otoño berlin

 

Se carga el peso de la película a sus pies. Y viéndola, parece que la carga es ligera, pero no es así. “Un otoño sin Berlín” habla de la supervivencia, del regreso a la tierra natal y de encontrar tu sitio en el mundo. Todo ello lo personifica June, el papel que le ha tocado a Irene Escolar, que ha sabido darle la fuerza y la dulzura necesarias que este retrato necesita. Es la ópera prima de Lara Izagirre y ya ha recabado buenas críticas en su paso por San Sebastián. Irene nos habla de este proyecto.

 

¿Cómo ha sido la experiencia?

Creo que una de las mejores que he vivido en cine nunca. Sin duda. Para mi esta película es muy especial; es la primera vez que me dan la oportunidad de hacer un personaje protagonista, salgo en el 95% de los planos, ha sido un trabajo durísimo. Y un gran reto. Llevar el peso de una película es muy difícil. Estoy muy contenta con el resultado y espero que llegue a mucha gente, y que se vea el trabajo, que es lo más importante.

 

¿Crees que tu personaje es un reflejo generacional?

Puede ser, sí. Lo he hablado varias veces. Yo creo que hay un cosa de estar perdidos, que es como estar en el espacio sin saber qué camino queremos tomar o cómo encaminarnos hacia ese lugar. Estamos viviendo un momento que está cambiando tanto la sociedad y la forma en la que vivimos y nos comportamos, que cada vez vamos bloqueando más nuestra propias necesidades y lo que realmente nos hace felices. Me parece que hay mucha gente joven en esa búsqueda. Berlín, para mi, es una metáfora de lo que anhelas; no la ciudad en sí, podría ser cualquier lugar en el mundo… Pero es eso que te da ganas de vivir y pelear por algo.

 

otoño berlin 2

 

¿Piensas que la película hubiera sido diferente en otra ubicación?

Creo que es un historia que se puede ubicar en cualquier lugar, pero sí que es verdad que la idiosincrasia vasca aporta un toque. Lara (Izagirre) ha sabido retratar muy bien ese contexto. El carácter, la comida o la importancia de la misma para mostrar ciertas cosas: la relación con el padre está muy ligada a la comida con las alubias, que son una metáfora de la imposibilidad de comunicarse.

 

¿La sensibilidad de Lara hubiera sido diferente con un director?

No. No me gusta separar por géneros, porque creo que cada persona es un mundo. He conocido a hombres mucho más sensibles que muchas otras mujeres. No es tanto la cosa de género, sino cómo es Lara como ser humano. Es muy intuitiva, con un instinto brutal, que se deja llevar además por esos instintos y con muchísima sensibilidad. Y esa empatía hacia los demás y esa ilusión por su proyecto, eso me parece que es la esencia de este proyecto, que para mi ha sido un viaje increíble.

 

otoño berlin 4

 

¿Tú crees que has madurado más como actriz habiendo hecho más teatro que otros compañeros de tu generación que no se han subido tanto a las tablas?

Es cierto que el teatro te aleja de algunos parámetros, como puede ser el éxito. El teatro te enfrenta a ti mismo cada noche. Es más duro y te pone los pies en la tierra. Lo que sí sé es que me ha generado una base muy sólida y me ha permitido formarme y seguir en la búsqueda, el no acomodarme porque cada función es un reto distinto. No hay nada gratuito, te lo tienes que ganar.

 

¿Y qué te da el cine que el teatro no te de?

El cine te permite vivir experiencias maravillosas como puede ser ésta, te da mucha más repercusión, porque en nivel de espectadores es muy distinto. Te coloca en otro lugar porque más gente ve tu trabajo. Supongo que esa es la diferencia fundamental, porque a nivel artístico, son medios muy distintos. Pero como actriz diría que es eso, la repercusión. Y también la experiencia bonita de ir a festivales, estrenar tu película, esa sensación que en el teatro no se vive porque es más como un oficio.

 

¿Cómo se podría acercar esta historia, que es pequeña, a un número más numeroso?

“Un otoño sin Berlín” es una película intimista a la que la gente no está acostumbrada. Cuando la gente va al cine quiere divertirse y olvidarse de sus problemas. Ahora noto más que la gente lo que quiere es reírse. Aunque me parece que hay otro tipo de público que busca en el cine historias que le hagan pensar, que le hagan empatizar con otro ser humano, descubrir cosas que no conoce, o simplemente dejarse llevar por una historia, y veremos cuál es el de esta película. En San Sebastián había un público muy heterogéneo y yo no he vivido silencios como los del estreno allí. Vi que el público estaba metido en la historia de verdad.

 

Para tu personaje la meta es Berlín. Tú eres de Madrid, ¿Para ti qué supone esta ciudad?

Madrid es mi casa, es el lugar que me trae todos los recuerdos de mi vida. Sus calles, los restaurantes, sus museos, sus teatros… ¡Sobre todo sus teatros! Es donde he crecido, me he desarrollado, en el que he vivido cosas preciosas y en el que he llorado. Es mi lugar.

 

06 febrero 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Si volvemos a vernos


Un drama interracial de 1967.


11 enero 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Me enveneno de azules


El film nunca llegó a los cines. Ahora es considerada una película de culto.


12 diciembre 2017 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: De cuerpo presente


“De cuerpo presente” (Antxon Eceiza, 1967) es una comedia negra, basada en el libro homónimo de Gonzálo Suárez, repleta de guiños a los géneros cinematográficos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *