BERTOLUCCI Y TÚ

EL HOMBRE QUE LLEVA REMOVIENDO SENTIMIENTOS Y VÍSCERAS DESDE HACE DIEZ LUSTROS PARECE NO QUERER DESCANSAR EN SU SILLA DE RUEDAS Y ESTRENA CON 72 AÑOS “TÚ Y YO”. UNA PELÍCULA MUY DE BERNARDO, PARA VER A OSCURAS EN UNA SALA PEQUEÑA DE MADRID. Y VACÍA, CLARO, PERO ESTO NO SERÁ MUY DIFICIL. Por Pedro Moral. 


26 julio 2013

El cine está perdiendo intensidad. Ya no se siente igual en las salas oscuras, hay menos sentimientos en pantalla y los que hay están exagerados precisamente para simular esa pasión que no tardamos en descubrir que es impostada. Hay más adrenalina, eso sí. El caso es que por este y otros motivos se está devaluando eso de ver cine en una sala. Pero estrena Bernardo Bertolucci, nadie sabe muy bien cómo ha conseguido rodar en su estado, pero ahí está y es cita obligada.

 

El genio italiano vuelve a mover la cámara en un solo escenario. Es el sótano de una casa. Allí un joven de catorce años de mirada penetrante y azul, un chaval que odia el mundo o lo teme, que se refugia en unos cascos que escupen melodías depresoras de The Cure y que no se siente a salvo rodeado de gente, decide esconderse. La coartada es un viaje con los compañeros de colegio, algo tiene que decirle a su madre.

 

Fotograma de "Tú y yo"

 

La atmósfera densa y lúgubre que se respira en ese sótano es la misma que se respiraba en aquel piso de París donde Marlon Brando y Maria Schnedire jugaban con la mantequilla mientras sus entrañas gritaban al verse en medio de un desgarrador drama vital. Los aullidos de amor entre los dos extraños siguen conmoviendo tanto como aquel día en el que muchos españoles tuvieron que saltar la frontera para ver la provocadora obra de Bertolucci.

 

En “Tú y yo” aparece otro ser roto y angelical, una alma gemela de aquel Marlon Brando. La hermanastra yonqui que no tiene otro lugar al que ir para esconderse del mono. Esta relación forzada está tratada por el último Bertolucci con cariño hacia esos seres humanos imperfectos, heridos y contaminados por el vicio de vivir sin límites. Como todo tiene su precio, pero el maestro italiano acaricia las almas rotas con una generosidad única. Y nosotros, solos, en la butaca sentimos su mano en la espalda, porque todos estamos un poco rotos.

 

Es inevitable recordar también ese otro poema claustrofóbico dedicado al sexo de finales de los 60’, también en Paris, también eran hermanos. Se titulaba “Soñadores” y Eva Green estaba exuberante mientras Louis Garrel y Michael Pitt experimentaban con sus cuerpos entre peligrosos juegos eróticos que nunca acababan bien. “Tú y yo” es menos arriesgada pero el alma del voyeur que ha acompañado a Bertolucci a lo largo de los años está presente y suena a despedida.

 

No busquéis en el Kinépolis ni en el Ideal, asomaos al cine Renoir o a los Verdi. Porque allí sí hay un hueco para Bertolucci y para gente rota, como tú y yo.

18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.


14 marzo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Entierro de un funcionario en primavera


Una comedia negra de los cincuenta de serie B, tirando a Z, dirigida por José María Zabalza realizada con la premura de un presupuesto escaso.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *