Bestiario del metro de Madrid

La ilustradora Irlanda Tambascio retrata a las aves metropolitanas de Madrid, ejemplares ornitológicos que pululan a diario por el subterráneo de la capital. Por Redacción


27 enero 2015

Jevicitos Metaleros (Metallicus gravis). Como el Heavy nunca muere, estos ejemplares permaneces posado en las barandillas de la Gran Vía desde hace décadas.

Jevicitos Metaleros (Metallicus gravis). Como el Heavy nunca muere, estos ejemplares permanecen posados en las barandillas de la Gran Vía desde hace décadas.

 

Madrid permite cientos de miradas diferentes. Hoy, nos centramos en la mirada ornitológica de una ilustradora que se define a sí misma como “un ave migratoria que voló del Caribe a España hace ya muchos años”. A través de la pluma y el dibujo, Irlanda Tambascio logró comprender mejor la fauna urbana que habitaba en las calles y los subterráneos de la capital. Para ella, dibujar, se convirtió en una forma de supervivencia. Ahora, publica sus impresiones en un libro editado por Alianza, “Aves metropolitanas“, donde, como si se tratara del cuaderno de campo de un experto ornitólogo, Irlanda cataloga los ejemplares que ha ido avistando durante todo este tiempo.

 

Cuando le preguntamos por el origen del proyecto, nos explica: “llevaba tiempo sin dibujar y debía viajar cada día en el metro rumbo a un trabajo. O quizá haya una explicación simbólica: sentía que me cortaban las alas en ese trabajo y empecé a ver a los pasajeros del metro como pájaros enjaulados, por eso usé el símbolo de un ala rota al comienzo del libro. El libro es un vuelo subterráneo y casi un estudio antropológico de la fauna metropolitana, pero siempre desde el humor y la ternura“.

 

Pavo Colgado (Gallopavo suspenso). Cuando vuela en bandadas callejeras, se pavonea frente a las hembras para intentar darles un pico, generalmente con poco éxito, pues su pronunciado acné las espanta.

Pavo Colgado (Gallopavo suspenso). Cuando vuela en bandadas callejeras, se pavonea frente a las hembras para intentar darles un pico, generalmente con poco éxito, pues su pronunciado acné las espanta.

 

¿Y por qué pájaros y no cualquier otro animal? “Realmente no fue una elección racional. Digamos que fue como una visión que me vino después de pasar varias horas en el metro dibujando a los pasajeros que se iban subiendo al vagón. Siempre me ha gustado caricaturizar a mis compañeros de clase o a la gente en las salas de espera, etc… Nunca lo había hecho en el metro hasta ese momento, pero es un lugar ideal para observar a quien tienes delante. Los pasajeros son modelos perfectos, porque no se mueven y están tan absortos en sus pensamientos que no se dan cuenta de que los estás retratando. Y así, en ese estado de contemplación casi meditativo, empecé a verlos a cada uno como pájaros con su nombre incluido y nomenclatura en latín”.

 

Palomo Místico (Palumbus de Mistica). De hábitos muy monacales (aunque el hábito no hace al monje, sí al palomo), habitualmente reza y medita, y más que volar sueña con hacerlo cuando ya no pueda.

Palomo Místico (Palumbus de Mistica). De hábitos muy monacales (aunque el hábito no hace al monje, sí al palomo), habitualmente reza y medita, y más que volar sueña con hacerlo cuando ya no pueda.

 

A esto de observar y retratar aves metropolitanas, Irlanda lo ha bautizado como “underbirding“, una actividad que pasó bastante tiempo practicando para poder retratar a todos los especímenes que aparecen en el libro. “Al principio fue durante un mes, justo el tiempo que duró un trabajo un poco aburrido. En el momento que empecé a ver a los pasajeros como pájaros, supe que quería hacer algo con esos dibujos y ya entonces se me ocurrió llamarlo ‘Aves Metropolitanas. Pero no fue hasta dos años después, cuando retomé el proyecto, que decidí organizarlo y darle un sentido a todo. Ahí me di cuenta de que necesitaba algunos especímenes concretos más para que el bestiario fuera completo, y entonces fui a la caza de algunos que me faltaban, en días sueltos y cuando podía”.

 

Tortolitos Bizarros (Turtur rarunus). Muy similares a los periquitos aunque de mayor envergadura, viven en un limbo donde se creen dos estrellas de cisne. Monógamos a la fuerza, si uno de los dos muere, el que sobrevive jamás vuelve a mezclarse.

Tortolitos Bizarros (Turtur rarunus). Muy similares a los periquitos aunque de mayor envergadura, viven en un limbo donde se creen dos estrellas de cisne. Monógamos a la fuerza, si uno de los dos muere, el que sobrevive jamás vuelve a mezclarse.

 

Y como en la propia naturaleza, el Metro de Madrid también tiene algunas estaciones mejores que otras para avistar las especies que salen en el libro. “La línea 1 (la azul clara) o la 5 (la verde), son líneas que frecuento mucho y que tienen un amplio espectro de especímenes. Cada una tiene su aquel y no encuentras lo mismo en estas líneas que en la 4, que es como un poco más pija. Y no es lo mismo la 1 hacia el norte que hacia el sur. Realmente todas tiene su punto, y hay ejemplares fascinantes en casi cualquier lugar. Yo soy una enamorada de Madrid y creo que es una ciudad muy rica, ornitológicamente hablando“.

 

Cotorras Púberes (Nymphae charlatanae). Cuando las hembras de esta especie irrumpen en el subterráneo, forman grupos muy estridentes. La cohesión del grupo se mantiene por medio de un comportamiento altruista: el acicalado.

Cotorras Púberes (Nymphae charlatanae). Cuando las hembras de esta especie irrumpen en el subterráneo, forman grupos muy estridentes. La cohesión del grupo se mantiene por medio de un comportamiento altruista: el acicalado.

 

Cuando le preguntamos por sus favoritos, lo tiene claro: “Me gusta mucho la ‘Ávida Lectora de Antifaz Negro’ porque fue una de las primeras que dibujé y porque siempre me llamó la atención la gente que cubre las portadas de sus libros. Me parecen comportamientos muy curiosos y que se repiten. Los ‘Tortolitos Bizarros’ también me gustan mucho, adoro un tipo de personaje muy de Madrid, son mágicos y entrañables para mí”.

 

Gran Ávida Lectora de Antifaz Negro (Orundus avis negriléntix). Siempre a la espera de coger su último tren, se alimenta de libros de autoayuda que camufla hábilmente para que otras aves no la juzguen.

Gran Ávida Lectora de Antifaz Negro (Orundus avis negriléntix). Siempre a la espera de coger su último tren, se alimenta de libros de autoayuda que camufla hábilmente para que otras aves no la juzguen.

 

Sobre la idea de ampliar sus avistamientos ornitológicos a otras ciudades, nos cuenta que “tendría que vivir bastante tiempo en otra ciudad para conocer bien su ecosistema, y por ahora no me muevo de Madrid. Soy madrileña de adopción y me encanta esta ciudad y sus personajes. Me podría plantear otro bestiario urbanita de mi barrio por ejemplo, del Rastro. Adoro lo castizo y surrealista de esta ciudad. Y aunque se quedaron algunos ejemplares en el tintero de ‘Aves Metropolitanas’, ahora estoy haciendo un cómic autobiográfico”.

 

Ibis Gótix (Geronticus godo). Las primeras apariciones de este ave datan del siglo pasado en el Reino Unido. Fueron introducidas en nuestro país durante la transición de hábitats que se produjo después de la Era del Aguilucho.

Ibis Gótix (Geronticus godo). Las primeras apariciones de este ave datan del siglo pasado en el Reino Unido. Fueron introducidas en nuestro país durante la transición de hábitats que se produjo después de la Era del Aguilucho.

 

* Si quieres saber más sobre “Aves Metropolitanas”, echa un vistazo al libro en la página de Alianza Editorial o en su página de facebook.

21 febrero 2018 by NEREA UBIETO

¿Qué estás mirando?


Hasta el 10 de marzo se puede visitar la exposición “What are you looking at?” de Carmen Figaredo en la galería Herrero de Tejada, una propuesta que invita a establecer una distancia al observar las imágenes más cotidianas para conseguir una reflexión crítica.


20 febrero 2018 by IRENE CALVO

Nuevo rumbo en JustMAD


Los directores de esta edición, Semíramis González y Daniel Silvo, explican los objetivos de la feria.


14 febrero 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio 35.000 jóvenes


Un espacio de creación en el barrio de Oporto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *