Biblioteca Madriz: Sara Solana, fundadora de HAMSTER

Sara Solana habla sobre su apuesta por el formato papel en un mundo cada vez más tecnológico. Desde HAMSTER selecciona diferentes escritores y artistas para hacer de cada número un proyecto independiente. Por Javier Yohn Planells.


22 septiembre 2017

No es que no queramos salir a la calle ni estamos haciendo un experimento. Si hacemos esta entrevista a Sara Solana vía Hangouts (la segunda consecutiva por este medio) es porque cuando contactamos con ella no sabíamos que desde hace dos meses vive en Estocolmo. La conexión no es perfecta pero permite la charla a pesar de alguna caída.

 

Por eso HAMSTER es en papel, porque lo digital al final no es tan molón -dice Sara por chat mientras se recupera la videollamada.

 

Sara Solana es la fundadora y mujer-para-todo de HAMSTER, una revista de periodicidad anual que nació en abril de 2016 con un primer número titulado “IT WAS MY FIRST DAY”. En el interior conviven imágenes y textos de distintos autores que Solana selecciona, edita, imprime y distribuye con la ayuda en la dirección de arte de Joana Bruno. Hasta de la foto de portada se ocupa Solana, y a pesar de todo ella habla en primera persona del plural la mayor parte del tiempo.

 

Tengo la manía de hablar en plural, sí, “queremos”, “publicamos”, y al final es mentira, en muchos sitios es una persona quien lo hace todo, como es este caso. Igual me pienso que hablando en plural me siento como más fuerte, no me siento tan sola ante el peligro. Joana hace el diseño y es mi fiel consejera, pero al final, sí, es mi fiesta [risas].

 

 

Su fiesta es “una especie de fotolibro, no llega a serlo, que surge de la idea de conocer un poco mejor el mundo editorial, de hacerlo un poco a mi manera, y hacer algo bueno. Vamos despacio pero la idea es ir creciendo, hacer comunidad”, explica.

 

Antes de vivir en Suecia, y tras un breve regreso a Madrid, Sara Solana vivió en Trondheim, Noruega, y trabajó como fotógrafa e ilustradora para varias revistas de distribución gratuita. Llevaba tiempo pensando en hacer “algo más personal, hacer una revista y ofrecer la oportunidad a gente de publicar obra en un proyecto en el que te guste que tu obra esté, algo bien hecho, sin muchas pretensiones, que sea pequeño pero bien hecho”.

 

Para que el proyecto tuviera recorrido, se le ocurrió que el primer número de HAMSTER fuera también de distribución gratuita. Recibió una subvención del ayuntamiento de Trondheim, la presentó al público allí y consiguió repartirla “en mogollón de sitios” hasta agotar los ejemplares.

 

Al final, no tiene mucho sentido porque es algo, quizás, demasiado específico para el público general. Para el segundo número hemos hecho menos copias y hemos ido a los sitios donde está la gente que quiere ver este contenido, que son librerías, galerías, sitios de cultura y arte. Y ya no es de distribución gratuita, claro.

 

 

RESIDUAL es el título del segundo número y es también el tema que interpretan los 11 artistas participantes con sus textos impresos en caracteres rojos y con sus imágenes, a color o en blanco y negro, que a veces ocupan las dos páginas, otras veces comparten página en parejas. 50 páginas de papel grueso que vieron la luz en marzo de 2017.

 

– Leyendo la revista me desconcertó un poco que hay una continuidad entre las obras, que no están separadas, ni acreditadas hasta el final, cuando llegas al índice.

 

Tratamos de que la revista en sí cuente una historia a través de todas esas pequeñas historias, hilar texto e imagen y crear nuestro cuento. No sabes de quién es qué hasta que lo buscas o hasta que te topas con el índice. Porque para nosotras lo importante no es el quién lo hace sino el proyecto en sí. Al final, ahí si está toda la información: quién lo hace, de dónde viene, una página web donde puedas contactar con esa persona, ver su trabajo. Pero la idea es que puedas coger la revista y empieces a ver cosas, descubrir cosas, independientemente de quién lo haya hecho, no querer saberlo todo, dejar que fluya.

 

– ¿Cómo se elige el tema de la revista?

 

Lo elijo yo [risas]. Temas que en el momento me están dando vueltas en la cabeza por algún motivo, temas que pienso que la gente puede sentirse reflejada y aportar algo o dar su visión, temas amplios, que puedas escoger el lado que quieras.

 

– Antes decías que lo digital no es lo que mola y que por eso HAMSTER se publica en papel. De hecho, en tu biografía también lo pones. ¿Es una declaración de intenciones?

 

Sí, yo no sé qué me pasa con el papel pero siempre he coleccionado papel. En casa de mi madre tengo una caja de un jamón llena de papel, y esa caja es muy grande. Colecciono papel, me encanta, de todos los tipos, la textura… Para mí es muy importante tocar la obra. Y las revistas online están muy bien, e Internet está muy bien, y lo digital… pero no es lo mismo que ir a una librería, o un kiosco, y poder hojear las cosas y oler la tinta en el papel, y tocar. Pienso que el trabajo impreso expresa mucho más que viéndolo en una pantalla. Y HAMSTER va a seguir siendo papel.

 

 

El primer número de HAMSTER está agotado y el segundo se vende poco a poco en lugares tan lejanos como Argentina, Los Ángeles o Madrid. En Facebook anunciaron, anunció Solana, la creación de una cuenta de Instagram y novedades que llegarán pronto y que no nos deja contar. Sobre el tercer número todavía no hay nada cerrado, aunque se abrirá la convocatoria seguro, probablemente alrededor de Navidad.

 

– Has estado más fuera que en Madrid, aunque en el último año sí has estado por aquí. ¿Cómo ves el panorama cultural en Madrid desde lejos?

 

Es cierto que este tiempo que he estado en Madrid he estado conociendo un montón de personas, el trabajo de gente, por ejemplo, que está en el número de dos de HAMSTER, que viene de EFTI, gente que está haciendo cosas súper chulas. Y creo que es fácil conocer a personas con tus intereses y hacer proyectos chulos, pero, realmente, ¿adónde vas con esos proyectos? ¿Qué tan en serio se toman? Lo que he comprobado en Noruega es que apuestan mucho más por la cultura. Incluso siendo inmigrante, como he sido yo, tienes derecho a aplicar [a becas] igual que ellos y HAMSTER es la prueba, el proyecto está financiado por Trondheim. Es mucho más fácil: cuentas con apoyo, con más contactos, cuentas con espacios que puedes usar… También creo que hay más interés en el público general, no te hablo del especializado, de la gente de a pie, le interesa, hay voluntad. Pero bueno, eso es lo que yo he visto, fue mi impresión, que estaba muy vivo todo.

 

Acabamos la entrevista, como siempre, preguntando a Solana por un autor o proyecto de Madrid que le interese, que quiera recomendar. Quedamos en que se lo pensará y me escribirá más tarde. Minutos después, contesta por chat:

 

30 noviembre 2017 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Elisa McCausland


La escritora plantea nuevas ficciones feministas en su último libro.


14 septiembre 2017 by ANA FLECHA

Di lo que quieras. Haz lo que quieras. Andrea Galaxina.


La fundadora de Bombas para Desayunar habla sobre el panorama del fanzine feminista en nuestro país.


03 agosto 2017 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Olmo González


Fotógrafo y “photobooktuber”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *