“No se trata de ganar premios, sino de que la gente vaya a ver la película”

El viernes llegó a las salas Magical girl, la provocadora apuesta de Carlos Vermut y la flamante ganadora en la última edición del Festival de San Sebastián. Por María Aller


20 octubre 2014

MAGICALGIRL_2

 

Hay directores a los que se les entrevistaría una, dos y las veces que fueran. Carlos Vermut es uno de ellos. Hace un año Madriz entrevistaba al realizador casi novel, donde contaba cómo iban los preparativos de la película que rodaba, Magical Girl. Hoy la película se ha hecho con la Concha de Oro en San Sebastián, la de Plata al mejor director, y ha condecorado al madrileño como el nuevo genio de la industria española. Es inquieto, culto, un tanto friki y un gran narrador, los ingredientes apropiados para ser un cineasta excelente.

 

Vermut, siempre es un placer hablar contigo.

 

En la anterior entrevista mencionabas que cada película debe contar con su presupuesto adecuado, y que hay que acabar con esa idea de productores censores. Respecto a Magical Girl, ¿contó con el presupuesto adecuado? ¿Crees que algún productor se está arrepintiendo de no haber participado?

No creo que haya ninguno que se arrepienta porque ninguno me lo propuso. No rechacé a ninguno, jejeje. Pedro (Hernández) me lo propuso, cuando no tenía ni guion. Luego a él le gustó mucho. Me contactó porque había visto Diamond Flash y empecé con él. No tuve ofertas de nada. Fue todo muy directo. El presupuesto con el que contamos era el necesario. Si hubiese tenido más, tampoco pasaba nada, pero era lo justo para que no me condenase. Cuanto más dinero inviertes, más necesidad hay de recuperarlo, y cuanto más necesidad de recuperar, menos te puedes arriesgar. Yo necesito contar con un presupuesto propio a la historia que quiero narrar, y como mis historias tienen un componente un poco turbio y obsesivo y perverso, hay que apostar por un público determinado, y quiero que ese público responda, que no es la mayoría. Quiero tocar el corazón de una minoría, pero que también haga la película rentable.

 

MAGICALGIRL_5

 

Eres madrileño y en la cinta salen partes de Madrid como la biblioteca de Puerta de Toledo. ¿Hay algún sitio al que pudieras haberle sacado más provecho?

Yo creo que todos los personajes están ubicados donde todos tienen que estar. Aluche, Carabanchel, Puerta de Toledo, etc. Si hubiese necesitado buscar más localizaciones, lo hubiésemos hecho.

 

Te sueles acordar de anécdotas que luego plasmas en la película, como la escena de Bárbara atando los cordones a su marido, es porque lo viste en un viaje a Japón. ¿De Madrid tienes alguna?

Como soy madrileño, todas mis películas tienen cosas de Madrid porque la mayoría de cosas de mi vida me han pasado aquí. Mi crecimiento como persona y director están anclados a la ciudad. Me gusta mucho Madrid y además es un personaje importante en la película. Me gusta porque es misteriosa. La propia estructura de la ciudad es bastante extraña. A mí me interesan los símbolos, y los de esta están relacionados con logias: por ejemplo, las siete estrellas de la bandera de la Comunidad son las estrellas de la Osa Mayor, de la que el Oso y el Madroño también cogen la referencia. Hay energías extrañas pasando por la ciudad, como por ejemplo en la calle de Acacias, y muchas historias negras, como los asesinatos del mesón “El lobo feroz”, el puente de Segovia donde la gente se suicidaba, Goya cuando retrataba al Madrid oscuro del Siglo XIX… Todo ese misterio siempre aparece en mis películas. Tú puedes salir cualquier día de la semana y te puede pasar cualquier cosa. Eso es muy de Madrid; en otras ciudades grandes no sucede, mientras que aquí puedes salir un viernes y llegar un lunes a tu casa.

 

MAGICALGIRL 6

 

¿Qué pelis te marcaron de niño?

Era muy fan de Tim Burton y de las bandas sonoras de Danny Elfman. También me gustaba el cine de terror, y Bergman, no entiendo por qué con catorce años me gustaba tanto. Fellini me encantaba y me sigue gustando, cosa que no me pasa con Tim Burton. Pero Batman me gustó mucho, y Batman vuelve más. No podía comprender como una película de superhéroes era tan oscura, tan jodida y tan dramática.

 

¿Ves Magical Girl con los mismos ojos?

Me encanta Magical Girl. Cuando entro en el cine a verla me quedo viéndola hasta el final siempre, nuca me voy de la sala. Pero llegará un momento, y esto es duro decirlo, en el que la trituraré para hacer la siguiente historia. Me sentaré y empezaré a sacarle todos los fallos del mundo y no tendré piedad con ella. Soy así de ambicioso y de competitivo y asqueroso con estas cosas. Quiero hacer películas mejores. Al igual que hice con Diamond Flash, que la destrocé para hacer algo mejor. Aunque ahora la disfruto, llegará el momento, quizá en un mes o dos, que la trituraré hasta conseguir algo que sea mejor.

 

En San Sebastián muchos vieron en ella una crítica a la España actual. ¿Estás de acuerdo?

Puede que lo sea, pero la intención no era hacer un retrato sobre España, aunque sí que existe. Los personajes, si te fijas, reflejan esa idea del español típico que cuando tiene un problema, siempre culpa a los demás de su circunstancia y no asume la responsabilidad de las cosas. Nunca decimos “igual parte de la culpa de la que está cayendo es nuestra”; nos ponemos pesados con que queremos tener una casa sin plantearnos de dónde viene el dinero de los bancos. En España somos muy así, como pasa en Magical Girl: Alicia quiere el vestido pero no sabe cómo lo ha conseguido Luis, su padre, ni le importa; ni a Luis tampoco le importa de dónde saca el dinero Bárbara, pero él tiene el dinero, que es lo que quiere. Eso es muy español, y muy del primer mundo, el tener las cosas aunque lo fabriquen niños en China. Además, en España hay también esa relación que existe entre lo emocional y lo racional que ni los franceses ni los suecos tienen. Y tampoco somos como los sudamericanos. Ese punto tiene que ver con que en España siempre ha habido guerras civiles: hay algo que no termina de encajar en este país. No vamos todos en la misma dirección. En vez de eso, intentamos destruir al otro porque pensamos que así es como se soluciona el problema. 

 

MAGICALGIRL4

 

Hay una nueva ola de regeneración en el cine español con tantos nuevos realizadores. ¿Cómo ves tú el panorama?

Yo lo veo muy bien y creo que va a ir a mejor. Cuando cineastas como Nacho (Vigalondo) o Rodrigo (Sorogoyen) estén dentro del huracán y dejen de estar al margen, será una buena señal. Pero hay que empezar poco a poco, y el mejor ejemplo lo tengo en mi mismo. Yo empecé con Diamond Flash, y ahora he ganado la Concha de Oro, jejeje. Pero no se trata tampoco de ganar premios, también hace falta que la gente vaya a ver las películas. Hay una necesidad de buscar el prestigio pero también de contar con la complicidad del público, porque si no, por muchas películas cojonudas que hagamos, lo importante es que la gente las vea. Yo sí que noto esa preocupación en los directores.

 

¿Te jugarías una porra con Alberto Rodrígue por las nominaciones que vais a recabar cada uno?

Yo veo que sí que son las dos más potentes, aunque a mí me gusta más la mía, honestamente lo digo. Cuando vi otra mejor que Diamond Flash siempre lo admití. Pero Magical Girl me parece cojonuda. Me gustaría que ganase a mejor película, luego depende de muchas cosas, pero si te dijera otra cosa mentiría. Y encima, si es compitiendo con Alberto muy bien, porque me parece un director maravilloso; tiene un pulso magnífico, After me fascina, creo que es su mejor película. Competir con él será un honor, ¡y si le gano más! Pero si pierdo también, porque habré perdido a su lado.

 

MAGICALGIRL_7

18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.


14 marzo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Entierro de un funcionario en primavera


Una comedia negra de los cincuenta de serie B, tirando a Z, dirigida por José María Zabalza realizada con la premura de un presupuesto escaso.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *