Club de reyes

Andrea Barrionuevo dirige un documental sobre “El Johnny”, el emblemático colegio mayor que cerró sus puertas en 2014 y fue reconocido por su Club de Música, que llevó al centro a artistas como Paco de Lucía o Bebo Valdés. Por María Aller


07 junio 2016

Hanibal Peterson

 

Año tras año, década tras década, chicos y chicas llegan a la capital para hacerse mayores, ampliar sus conocimientos y crecer como personas. Sí, también para estudiar y así poder labrarse un futuro. Las vidas en los colegios mayores hacen mella en todo morador que viva entre sus cuatro paredes. Y no todos los colegios son iguales. El San Juan Evangelista era uno de ellos hasta que cerró en julio de 2014. Esa residencia era algo más que una estancia: era “El Johnny“. Por su auditorio pasaron grandes del flamenco y del jazz, desde Camarón hasta Enrique Morente, y albergó a numerosos periodistas y músicos en sus habitaciones. Qué menos que rendirle un homenaje en forma de documental, como ha hecho una de sus antiguas residentes, Andrea Barrionuevo. Porque “El Johnny” no era –y no será- un colegio mayor más, o un espacio okupado –como fue hasta hace unos meses–, sino un “Club de reyes”.

 

¿Por qué quisiste hacer de la historia de “El Johnny” un documental?

En 2006, cuando llegué a Madrid a estudiar la carrera, estuve viviendo en “El Johnny”. Como siempre te decían que había que apuntarse a alguna actividad, y yo me metí en el Club de Música donde estuve colaborando los tres años que viví en el colegio mayor. Una vez que salí, seguí manteniendo contacto con Alejandro Reyes. Años más tarde, vimos que Alejandro se estaba viendo obligado a volver a su Almería natal por dificultades económicas para mantenerse en Madrid, que el Club de Música cada vez tenía menos y menos apoyo económico y que el colegio amenazaba con cerrar. Fue entonces cuando vimos claro que esta historia había que contarla.

 

Alejandro escenario

 

¿Encontraste alguna dificultad a la hora de recopilar la información o declaraciones?

Las declaraciones fueron casi lo más sencillo porque a todo el que le dijeras que esto era algo para “El Johnny” o para Alejandro, te abría las puertas. La información tampoco fue difícil: es un sitio por el que han pasado miles de personas durante casi 50 años y de esta forma puedes contar con muchísimos testimonios. Lo más complicado ha sido el archivo, ya que sobre todo en las primeras etapas del San Juan (años 60, 70 y 80) no había tanta facilidad para hacer fotos o grabar vídeos como ahora, sobre todo el archivo audiovisual.

 

¿Qué fue lo que más te sorprendió de todo lo que recopilasteis?

No hubo ninguna gran sorpresa, aunque sí fue bastante mágico ver que muchas de las personas entrevistadas, tenían su etapa del San Juan como guardada en un armario y al abrir esa puerta salieron muchísimas anécdotas y recuerdos emocionantes, no sólo para nosotros, sino para ellos mismos también.

 

A muchos les puede chocar que un colegio mayor de Madrid fuera un centro neurálgico del jazz y el flamenco, ¿no?

Esa es la magia del San Juan. A diferencia de cualquier teatro o club, “El Johnny” era autogestionado por los propios colegiales. Eso creaba un ambiente especial que hacía que tanto músicos como espectadores se sintieran muy a gusto entre tanta gente joven. Muchos de los músicos incluso llegaron a hacer vida de colegial, comiendo en el comedor o jugando al tenis en la pista de deportes.

 

Esta es una historia necesaria porque parece que ya quedan pocos espacios “con alma” en Madrid. ¿Crees que se ha perdido esa chispa de autenticidad en los locales de la ciudad?

Probablemente sí. No tengo ningún estudio o comparativa hecha sobre los diferentes locales de música en directo de Madrid, pero lo que es seguro es que este sitio, que surgió por la unión o puesta en común de ese espíritu que tanto se repite a lo largo del documental, es muy difícil de encontrar. No sé si es que han ido desapareciendo iniciativas así o que simplemente siempre ha habido muy pocas, y el hecho de que una de ellas desaparezca, se nota y se siente bastante.

 

Gran Wyoming

 

¿Crees que hay menos Alejandros Reyes?

Te digo lo mismo que en la pregunta anterior. No es que haya menos, es que creo que no es fácil encontrarse con uno por el camino.

 

A día de hoy, ¿Se sabe si la Complutense ha dado alguna respuesta sobre el futuro del colegio mayor?

Por lo que tengo entendido, no se sabe más que lo que aparece al cerrar el documental: prometieron reabrir el colegio, pero me parece que no hay ningún proyecto en firme.

 

Los documentales tienen entre sus cualidades la virtud de que no olvidemos. ¿Piensas que habéis cumplido con este punto?

Espero que sí, ese era el objetivo principal, más allá de que se pueda volver a abrir o no, eso es trabajo de otros. Para mí supone, no sólo que no nos olvidemos del San Juan, sino tampoco de Alejandro. La primera idea era hacerle un homenaje a él.

 

Ha pasado por varios sitios: Málaga, La Casa Encendida… ¿Vais a moverlo más?

Nos han seleccionado en algunos festivales y estamos pendientes de más. En cuanto a salas, aún está por ver.

 

06 febrero 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Si volvemos a vernos


Un drama interracial de 1967.


11 enero 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Me enveneno de azules


El film nunca llegó a los cines. Ahora es considerada una película de culto.


12 diciembre 2017 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: De cuerpo presente


“De cuerpo presente” (Antxon Eceiza, 1967) es una comedia negra, basada en el libro homónimo de Gonzálo Suárez, repleta de guiños a los géneros cinematográficos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *