Conciertos con bostezos

Montar conciertos en Madrid es un verdadero deporte de riesgo. La acumulación durante los fines de semana, los horarios tardíos y los retrasos son sólo algunos de los problemas con los que se encuentra el público de la capital. Por Elena Cabrera


17 septiembre 2014

dcode

 

Ser promotor en Madrid. Lo que hace años era divertido y gozoso, hoy es tan inapetente como un salto en paracaídas con mochilas de la Segunda Guerra Mundial. Un “allá tú” del tamaño del Palacio de Deportes (cuando por fin aprendimos a dejar de añadirle el anticacofónico “los” delante de “Deportes”, le cambiaron, sin previo aviso, su nombre por el de un banco). Montar conciertos, en el Palacio o en un antro cualquiera, es el verdadero deporte de riesgo en la vida de la capital. Más aún que circular en moto por el carril bus. Más que vivir al borde de la lipotimia cogiendo el Metro en verano. Más que intentar coger una BiciMad que funcione. Más incluso que saber cuánto te van a cobrar los nuevos parquímetros por aparcar una hora en tu barrio.

 

La tan cacareada reentré del nuevo curso, lo que viene a ser este mes de septiembre, es un amontonamiento sin ton ni son de conciertos desorganizados, coronados por lo más parecido a un festival que tiene Madrid, el Dcode. Reducido este año a un único día, la barra libre de conciertos en el Campus de la Complutense llevaba por precio 60 euros. Demasiado para el final del verano. Pero lo peor no creo que fuera su precio, sino la acumulación de conciertos en un único día que obligaba a programar el concierto de Chvrches a las 2:25 de la madrugada. No me extraña que la gente bostezara.

 

Siempre se ha dicho que aquí somos muy tolerantes con el horario de los conciertos, que a la gente le gusta ir bien comida y un poco ya borracha al concierto, por aquello de no pagar la caña a cinco euros. Esta situación ha degenerado en una libertina permisividad con los horarios y los retrasos que, los que llevamos saliendo 20 años, no toleramos de buena gana.

 

No diría que la cosa haya ido a peor. Más bien, yo creo que ha mejorado y hemos podido ir rascando minutos a la hora de inicio del show, aunque la mayor parte de las veces no se respeta lo que se anuncia. La frase que oye un promotor que quiere poner un concierto a las 20:00 es “allá tú”. Y a nadie le apetece sumar riesgos. Aunque en mi opinión, es un riesgo más bien basado en el miedo que en los deseos de tu público potencial. Lo digo, de verdad, por experiencia.

 

La imposición de salas como El Sol de hacer el curfew (la retirada) a tiempo para tenerlo todo despejado a medianoche (y que entren todas las cenicientas a bailotear) no ha venido del todo mal para ir cambiando los hábitos. Raúl Alonso, de La Fonoteca, me confirma que ellos eligen la franja de horarios para tocar partiendo de la finalización a las doce de la noche. En función del número de grupos van restando horas y así saben a qué hora hay que empezar.  “Particularmente pienso —me cuenta Raúl— que los horarios de los conciertos chocan un poco con la forma de vida en España, sobre todo los fines de semana, en una hora en la que mucha gente está de cañas y tapas, pero que también al que tiene interés por asistir a un concierto esto le resulta irrelevante. De hecho, hemos intentado adelantar en ocasiones la hora de nuestros conciertos y no funciona, la gente suele llegar lo más tarde posible, quizá para apurar ese cañeo previo del que hablaba”.

 

Raúl está de acuerdo conmigo en que los conciertos entre semana terminan un poco tarde. “Si vives fuera de Madrid, ir a un concierto un miércoles o jueves se convierte por horarios en algo un tanto pernicioso, cuando no debería” y por eso programar a diario es conflictivo. “También es cierto —añade— que de un tiempo a esta parte todos los conciertos tienden a agolparse durante el fin de semana”.

 

Los conciertos de grandes promotores que traen a grupos internacionales sí empiezan pronto y puntuales, sobre todo si se realizan en La Riviera o en Arena. Lo de los grupos locales es otra cosa. Yo pienso que algunos conciertos los sábados también empiezan demasiado tarde para lo que serían mis deseos, y en eso Raúl no está de acuerdo. “Los fines de semana —dice— pienso que los horarios que se manejan son adecuados, lo cual no quiere decir que no deban incentivarse conciertos a otras horas, sea más tarde, ya que hay grupos a los que les vendría muy bien tocar ya en horario club, o más diurnos, que se pueden disfrutar de otra manera y en otra compañía y que por suerte están proliferando cada vez más”. No le quito razón. De vez en cuando hay opciones a las que llevar a menores de edad a que disfruten de la música en directo, por ejemplo.

 

Otoño, decía, es una estampida de caballos en una pista de circo. Es un sálvese quien pueda. Un allá tú. Un Sálvame Deluxe. Os dará igual porque la mayoría consideraréis que no es el mismo público (y no siempre es así, ahí fuera hay uno o dos como yo), pero el día del Dcode tocaba también Clan Of Xymox y Velvet Condom. Y los días 2, 3 y 4 de octubre (jueves, viernes y sábado) tocan, sucesivamente, Swans (20:30, en Shoko), REO+Esplendor Geométrico (21:30, en Boite) y Wovenhand (21:00, en Joy Eslava). De estos tres conciertos, a los que iría de cabeza, solo puedo escoger uno. (Y gracias). Y cinco días después, Morrissey, en el mencionado Palacio.

 

A los promotores, además de rogarles que cumplan sus horarios, tan solo puedo decirles “allá vosotros”.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Comentarios:

Añadir comentario
Indypendientes says:

Esplendor Geométrico y Reserva presentarán temas nuevos

Indypendientes says:

Como promotor del concierto de Esplendor puedo decir que cumpliremos los horarios.

Lo que es seguro es que a las 12:45, todo el mundo tiene que estar en la calle. 🙂

Indypendientes says:

perdón 0:45

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *