Cosas que no soporto de Madrid

La gente que se pone peluca en Navidad, los niños de San Ildefonso, Alberto Rúiz-Gallardón, las cagadas de paloma que te pillan a traición… Madrid me gusta, pero también me saca de quicio. Por David Linares


08 abril 2016

Madrid es una ciudad que engancha y de la que no puedes olvidarte nunca: la belleza de su cielo, las terrazas de los bares llenas de gente charlando, los cines y conciertos al aire libre en verano, la señora que toca el organillo en la calle Preciados. Todo cuenta para que esta ciudad sea tan especial… pero también tiene sus cositas para que, de vez en cuando, necesitemos un respiro.

 

La gente que se pone peluca en Navidad

El “peluquismo” es una inexplicable tradición madrileña que se lleva a cabo entre mediados de diciembre y el cinco de enero. Misteriosamente, cuando la Navidad llega a la ciudad, miles de madrileños sienten la necesidad de salir a la calle ataviados con pelucas multicolores fabricadas con materiales altamente inflamables. De esta manera, quizá quieran llamar la atención del Niño Jesús o puede que sea una técnica secreta para ahuyentar a los carteritas que operan en la Plaza Mayor. Esta insólita práctica de origen desconocido es cada vez más frecuente. ¿Para que sirve? Ni idea. ¿Forma parte del culto a alguna deidad new age? Tampoco lo sé. Aunque, en el fondo lo entiendo, porque qué hombre heterosexual puede resistirse a ponerse una buena peluca y salir a la calle sin temer por el qué dirán. Señor que te pones peluca, no te juzgo, porque yo también me he puesto pelucas (aunque en otro contexto que no viene al caso). No soporto el “peluquismo” navideño, pero al mismo tiempo me fascina.

 

Foto: Mabel Flores.

Foto: Mabel Flores.

 

Los niños de San Ildefonso

Nunca he entendido por qué tienen que ser niños los que saquen la bolita del bombo y los que tengan que recitar esa pegadiza letanía delante de toda España. ¿Es que no hay personas que necesiten más esa proyección pública como, por ejemplo, Chenoa? ¿Es aconsejable que los niños experimenten la fama y el éxito efímero a esa temprana edad? Yo creo que no. El Colegio San Ildefonso es una fábrica de concursantes de reality shows. #freeniñosdeSanIldefonso

 

Las cagadas de paloma que te pillan a traición

Las palomas de Madrid cagan sin contemplaciones y en el momento más inoportuno, son expertas en arruinarte el bautizo de tu sobrino o la boda de tu hermana. Se organizan y saben lo que hacen, estoy seguro de que es su venganza por las masacres de palomas que cada año organiza el Ayuntamiento para controlar su población.

 

Las señoras que se santiguan cuando el autobús pasa por delante de la Catedral de la Almudena

Van de incógnito y es casi imposible descubrir su identidad, pero cuando el autobús se acerca a la Catedral de la Almudena es posible notar como son invadidas por la misma rigidez que tienen los nominados al Oscar antes de escuchar el nombre del ganador. Al llegar a la altura del templo, todas se santiguan como un equipo de natación sincronizada, con movimientos limpios y precisos. Y después, continúan con sus vidas. Es inquietante. Es un flashmob religioso. Amén.

 

Foto: Sanfamedia.

Foto: Sanfamedia.

 

Benidorm

Benidorm es otro barrio de Madrid, como Aluche o Vallecas. Sus calles están llenas de madrileños y algunas comunidades de propietarios ya están haciendo sus reuniones de vecinos en el bar de María Jesús y su Acordeón. Sus edificios son monstruosos y sus playas rozan lo decrépito. Señora Cifuentes, para comodidad de los ciudadanos, propongo que el Metrosur llegue hasta la playa de Poniente.

 

Las fotos de pies en el kilómetro cero

Las fotitos de pies en el kilómetro cero constituyen otro caso inexplicable. ¿Para qué haces una foto a la baldosa si la tapas con tu pie y los de tus amigos? ¿Qué significado tiene pisar el comienzo de todos los caminos si luego coges el metro aunque sea para una parada?

 

Alberto Ruíz Gallardón

Te lo puedes encontrar paseando a su perro por el centro como si fuera un inocente ciudadano o subido a su moto bajando por la calle Génova. Alberto Ruíz Gallardón, el que un día fue llamado “el lado blando del PP”, ha hecho méritos de sobra para aparecer en esta lista de cosas y personas insoportables de Madrid.

 

El concepto “after work”

El concepto after work es una gran mentira. ¿Quién quiere ver a sus compañeros de trabajo después de ocho horas en la oficina? ¿Qué necesidad tenemos de no desconectar del trabajo? Después de un mal día, a mí lo que me apetece es comerme un bocadillo de calamares.

 

Los mimos que parece que vuelan pero no vuelan

Al principio tenía gracia y era fácil quedarse mirando para intentar descubrir el truco. Ahora hay decenas de mimos que parece que vuelan y los puedes encontrar en cada esquina: el budista que medita, el budista que medita encima de otro budista que medita, el señor que esquiva el agua, el superhéroe… Queridos artistas callejeros, ha llegado el momento de innovar.

 

Foto: Antonio Jose Fernández.

Foto: Antonio Jose Fernández.

 

La sobrepoblación de actores que se desnudan en Instagram

Antes los actores trabajaban en Starbucks, ahora se hacen fotos sin camiseta en Instagram. Y lo hacen para satisfacer unos egos desmedidos que tienen que alimentar porque sólo hacen cortometrajes de directores wannabe. A falta de aplausos, buenos son los likes.

 

Los captadores de ONG

Su labor es necesaria y ojalá no tuvieran que existir porque nadie necesitara de ese dinero y esa ayuda. Sus técnicas cada vez son más agresivas y en ocasiones se acercan al acoso al viandante. En cuanto veas un chaleco fluorescente, cambia de calle. Si quieres donar dinero es mejor que lo hagas en la web de la ONG.

 

El Templo de Debod

La adoración por el Templo de Debod es insoportable. Sí, es bonito, pero ya. Basta de hacer fotos desde todas las perspectivas posibles captando todos los ángulos del sol. Los fans del Templo de Debod son tan intransigentes en Instagram como los veganos.

 

Foto: Jose Luis Cernadas Iglesias

Foto: Jose Luis Cernadas Iglesias.

  

Los maltrechos muñecos infantiles de la Puerta del Sol

Cuando tenía seis años fui de público a un programa de Antena 3, en los pasillos me crucé con Teresa Rabal y no me quiso saludar. Tengo un trauma y por eso, a veces, escribo cosas con mala leche y no pido perdón cuando piso a alguien en el metro. La culpa es de Teresa. Los muñecos de la Puerta del Sol son unos generadores de traumas infantiles porque no tienen reparos a la hora de quitarse la cabeza de poliespan y revelar que debajo de Doraemon hay un señor calvo al que le faltan algunos dientes. Es duro descubrir que tus ídolos de la niñez no son como tú creías.

 

El obelisco de Calatrava en Plaza de Castilla.

El obelisco de Calatrava es una cosa inexplicable que hay en Plaza de Castilla. La pieza es un homenaje a la fealdad que consta de un palo gigante de 120 metros de altura valorado en 14 millones de euros (jajaja, perdón).

 

Foto: Rubén Vique.

Foto: Rubén Vique.

  

El Centro Comercial La Gavia

Junto con el palo de Calatrava de Plaza de Castilla, es uno de los lugares más feos de la ciudad. Más que un centro comercial parece un invernadero del consumismo del que es imposible escapar porque hay miles de pasillos que se entrecruzan pero sólo hay un par de salidas. La semana pasada fui a comprar un libro y salí seis días después con una batidora, una equipación deportiva, dos cajas de incienso, un pijama y las axilas depiladas.

 

Los runners de El Retiro

Son una secta muy bien organizada: una vez entras, no puedes escapar. Corren en todas direcciones pero nunca se chocan, como si fueran los peatones del famoso cruce de Shibuya. Presumen de correr, de correr mucho, de correr sin parar. Y siempre quieren captarte para que hagas lo mismo que ellos. Si entras en su club, estás obligado a comprar ropa a juego y unos aparatos sofisticadísimos que cuentan tus pasos, tus pulsaciones y tus calorías. Qué cosas, ¿no? Tened cuidado, huid de los runners.

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Comentarios:

Añadir comentario
Lucía says:

¡Cuanta razón tienes! Hahaha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *