Cultura adolescente hecha por adolescentes

Hablamos con cuatro de los adolescentes del comité organizador del FESTeen sobre cultura, educación, el futuro y el presente, y sobre todo, de la experiencia de organizar un festival. Por María Arranz


02 octubre 2015

 

Este fin de semana tendrá lugar en Matadero la tercera edición del FESTeen, un festival pensado para dar visibilidad a la enorme variedad de iniciativas que conforman eso que llamamos “cultura joven”. Hace unos días estuvimos con cuatro de los miembros del comité organizador de adolescentes que contribuye a que este festival sea posible, implicándose en todas las áreas y tareas que esto conlleva. Isidora (Isi) y Celia, ambas de 17 años y estudiantes de bachillerato de ciencias sociales y de artes respectivamente, Ángel de 20 y estudiante de cine, y Pablo de 21 y estudiante de ingeniería, charlaron con nosotros para contarnos qué tal es la experiencia de montar un festival centrado exclusivamente en la cultura adolescente.

 

FESTeen lleva organizándose desde 2013, pero fue en 2014 cuando Matadero decidió incorporar a la organización del festival a un grupo de adolescentes que les ayudaran a elaborar y desarrollar todas las propuestas. Al fin y al cabo, tenía mucho sentido que un festival creado para adolescentes, contara con las ideas de éstos también en la parte organizativa. En la edición de 2015, este comité lo forman 13 adolescentes de hasta 21 años (4 chicas y 9 chicos), que han sido seleccionados por convocatoria abierta. Y todos están encantados con la experiencia. Como nos explica Isi, “Esto nos permite participar creando el festival, y no sólo verlo desde fuera. Prácticamente, todas las ideas que hemos propuesto se han llevado a cabo. Trabajar y coordinarnos entre todos me parece súper enriquecedor”.

 

irresoluble-590x332px

 

Antes de meterse de cabeza en la organización del festival, la mayoría de ellos fueron espectadores y habían acudido a las ediciones anteriores del FESTeen. Como parte del comité, su función ha ido cambiando a medida que avanzaban los meses. Primero participaron en algunas sesiones para conocerse y hablar sobre las ediciones anteriores del festival, especialmente de las cosas que se podrían cambiar y mejorar. Después llegó el momento de hacer sus propuestas, para finalmente ejercer de intermediarios a la hora de llevar a cabo aquello que habían propuesto. Se formaron equipos para gestionar cada una de las secciones del festival –que van desde el cine y el teatro hasta la música, pasando por la fotografía, el deporte, la creación literaria o el graffiti, entre muchas otras– y, para crear la imagen de este año, colaboraron también con los alumnos del IED, que aunque son un poco más mayores que ellos, desde la organización del FESTeen se pensó que podían acercarse mucho más a la cultura visual de los adolescentes que un diseñador profesional de más edad.

 

¿Hacía falta en Madrid un festival de este tipo? ¿Y hace falta que se generen propuestas culturales enfocadas específicamente a los más jóvenes? Todos están de acuerdo en que sí. “Los jóvenes que estamos en el rango de actividad del FESTeen no tenemos mucha variedad cultural, así que yo creo que era muy necesario” –comenta Isi. “Nos parece fundamental que los programas incluyan a los menores de edad. Normalmente las propuestas que hay para jóvenes suelen ser de 12 años para abajo y de 18 para arriba, pero para nosotros no hay casi nada” –apunta Celia. Opinan que en Madrid, aunque siempre hay cosas que hacer, al no estar éstas enfocadas específicamente a los jóvenes, hay muchos que directamente no van. “Lo que genera un festival como el FESTeen es que muchos jóvenes sientan la llamada como propia y vengan a ver qué hay” –añade Celia. “La diferencia entre el FESTeen y el resto de propuestas es que abarca un abanico muy amplio de gustos, lo que te permite experimentar cosas nuevas, mientras que en otros sitios no resulta tan fácil” –comenta Pablo. Ellos se declaran inquietos, y aunque les guste más un ámbito u otro de la cultura, quieren probarlos todos, porque sólo así pueden llegar a descubrir qué es aquello que más les motiva.

 

bmx_2

 

La comunicación es otro de los puntos flacos a la hora de que la cultura llegue a los jóvenes. “Al que le interesa hacer cosas, las busca. Pero lo que nosotros intentamos es llegar también a todos los demás, para que conozcan sitios como el Matadero, donde se organizan actividades constantemente. En el instituto no te suelen informar de todo esto, tienes que enterarte tú por tu cuenta” –comenta Celia. “Debería haber más interés por parte de los profesores en que hagamos cosas y nos interesemos por algo que vaya más allá de la programación del curso”. “Y más contacto con la realidad” –añade Pablo. Para que este tipo de propuestas lleguen a los adolescentes, proponen soluciones como la creación de comités de jóvenes en cada barrio que informen a otros jóvenes sobre todo lo que pueden hacer en la ciudad. Es fundamental que estas propuestas lleguen a los institutos y a las universidades, ya sea a través de los profesores, que se encarguen de contárselas a los alumnos, o de trabajadores culturales que realicen estas labores de acercamiento. También animan a que las instituciones y centros culturales utilicen mucho más las redes sociales, de donde ellos extraen casi toda la información sobre lo que les rodea.

 

Los cuatro han crecido en plena crisis y empiezan o están a punto de empezar sus estudios universitarios. Sin embargo, el constante machaque sobre la falta de oportunidades y de futuro, no ha hecho mella en ellos, que son bastante optimistas en cuanto al futuro. Ángel, por ejemplo, que está estudiando cine, no ve las cosas más difíciles ahora de lo que podían estar hace unos años en su sector. “Yo soy optimista, siento que hay tiempo para hacer cosas y para proponer cosas nuevas”. Pablo por su parte, opina que son “una generación muy preparada contra el pesimismo. Hemos vivido escuchando tanto eso de que no hay trabajo y creemos que en algún momento se tiene que terminar este ciclo”. “No podemos ir a peor”, añade Isi. Y Celia comenta también que “en el colegio y en el instituto no te transmiten muchos ánimos. El tema de que no hay trabajo siempre está en el ambiente, y lo cierto es que, si no hay trabajo de nada, entonces podemos permitirnos hacer lo que de verdad nos guste. Y si haces algo que te gusta, siempre te vas a esforzar más por conseguirlo”.

 

guerra-almohadas-590x332px

 

En la edición de este año del FESTeen encontramos propuestas tan jugosas como exhibiciones de ciclismo urbano, de street workout, una exposición de fotografía sobre el fenómeno fan (complementada por la instalación Fan@mail de Jimina Sabadú), una competición de graffiti, un taller sobre cine y música en el que colaborará Pedro Temboury… ¡y hasta una guerra de almohadas!

 

Celia afirma que este va a ser un FESTeen muy reivindicativo. Y lo cierto es que su programación incluye varias actividades con enfoque feminista –como el Riot Grrrl Bandcamp coordinado por Sisterhood o el taller de experimentación con tecnologías para chicas coordinado por la Asociación Creática– y otras relacionadas con temas de identidad –como el encuentro entre personas LGTB adultas y los jóvenes asistentes, o el taller sobre los diferentes tipos de amor coordinado por Patricia Raijenstein. Además, habrá un debate sobre un tema que a ellos les preocupa especialmente: el del acceso de los menores a la música en vivo, en el que participará gente como Ángel Carmona o Diana Cortecero de La Fonoteca. También crearán un manifiesto colectivo ilustrado sobre cómo se imaginan que sería “una buena ciudad” y lo sacarán a pasear por las calles de Madrid.

 

taller_matadero_riot

 

“No queremos que esto se quede solamente en un fin de semana. Nos gustaría que hubiera un cambio y que nos empezarán a ver de forma diferente, porque a los adolescentes se nos tiene un poco encasillados en los tópicos de siempre. Y nosotros mismos nos encasillamos a menudo en muchas etiquetas” –explica Celia. “Hay un prototipo del adolescente y eso es lo que FESTeen quiere romper y trabajar. También quiere fomentar que los adolescentes se puedan ver a sí mismos haciendo diferentes cosas y que además esas cosas las pueden hacer bien“, comenta Ángel. “Queremos que se den cuenta de que los adolescentes somos una parte clave de la sociedad” –añade Isi. “Y queremos hacer un poco de ruido y que la gente se de cuenta de que tenemos opinión, que parece que hasta que no entras en el mercado laboral, tu forma de ver las cosas no tiene importancia. Que vean que tenemos muchas cosas que aportar a la sociedad” –remata Pablo.

 

Lo veremos (y escucharemos todo lo que tienen que decir) este fin de semana en los diferentes espacios del Matadero.

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *