Cuñadas

Últimamente se habla mucho de la figura del “cuñado”, ese entrañable a la par que soberbio listillo, presente en cada familia española, pero… ¿y las cuñadas?. Por Filósofa Frívola


14 enero 2014

Las cuñadas ven "El tiempo entre costuras"

 

Las cuñadas existen. Todos conocéis alguna o dos, seguro.

 

Las cuñadas se hacen la láser, y las que no, se depilan con hilo. Lucen manicuras extravagantes y de colorines, y llevan pendientes y bolsos de Tous. Las cuñadas se casan a eso de los 30. Las cuñadas sueñan con ser wedding planner. A las cuñadas les encantaría ir a Dubai. Llevan bailarinas con medias tupidas, y quedan a comer con sus suegros, con los que se llevan estupendamente bien. Las cuñadas hacen tuppersex con sus amigas que son también cuñadas. Leen “50 sombras de Grey” y viven en Montecarmelo. Probaron suerte con las californianas y los tonos flúor, siempre en algún complemento. Tienen amigas que ya son mamás. Las cuñadas visitan el foro enfemenino. Las cuñadas van de cenita. No se meten en política, pero tienen claro que los ismos son malos. Les flipa el estilazo de la Carbonero, y ven el partido con sus novios, que son cuñados macho. A las cuñadas les apasiona el fútbol. Las cuñadas renuncian al postre, y no son ni machistas ni feministas. Comen ensaladas envasadas en un banco al sol, y sacan 20 minutos de donde sea para ir al gym. Las cuñadas trabajan en Cuzco y escuchan Coldplay. Ven “El tiempo entre Costuras” en la tele, beben daikiris de fresa, les hacen montajes fotográficos a sus amigas por sus cumples, hornean cupcakes, usan BB cream y brillo de labios, se ponen el lacito rosa en el whatsapp en el Día Mundial contra el cáncer de mama. A las cuñadas les preocupan los derechos del feto. Las cuñadas van a la playita y lo suben a Instagram #sufriendo.
 

Las cuñadas son víctimas del patriarcado como tú y como yo, pero con gafitas rosa, en lugar de violeta. Las cuñadas son víctimas del amor romántico y de lo que el sistema espera de ellas, víctimas de un sistema que las fuerza a parir y a cuidar gratis, y además a trabajar fuera de casa con el cuento de que así se sentirán completas. Y las cuñadas aceptan, porque están convencidas de que lo más alto es la superwoman cosmogirl que agrada y complace a todo aquel que está a su alrededor. Las cuñadas siempre están a punto, y cuando no lo están, sienten que han fracasado.
 
Las cuñadas son irritantes, pesadas, te repatea su ultrafeminidad, su taylorswiftismo, su ignorancia política. Desprecias sus consejitos maternalistas que no recuerdas haber pedido nunca, y las matarías cuando dejan caer que no te costaría nada arreglarte un poco, que podrías estar monísima, y que no te sacas nada de partido. Que te pongas relleno. Que no seas tan radical. Que mires este meme de un bebé sonrosado que te da los buenos días. Que sonrías un poquito más, mujer, ¡que al final el sol siempre acaba brillando! Pero ¿qué es una cuñada al fin y al cabo, sino una hermana política? Hay que quererlas igual. Estamos en el mismo barco, aunque ellas aún no lo sepan.

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Comentarios:

Añadir comentario
Elisabet says:

me ha gustado mucho tu artículo…. al principio me daba algo de reparo, porque parecía el típico escrito en contra de un tipo de mujer (y somos de tantos tipos diferentes, las mujeres!!), y me gustado el giro del final.
un beso

Anabel says:

Te leo, te sigo, admiro tu trabajo y me gusta lo que dices (la mayor parte de las veces) pero hoy no sé que es peor ya, si hornear cupcakes o meter todo en el mismo molde.

Antonio says:

Genial y divertido, como tú misma.

Las cuñadas y otros especímenes equivalentes (por ejemplo, sus novios) me hacen cuestionarme muchas veces si no sería mejor dejar de resistirse y dejar que la humanidad se extinga como un experimento fallido.. Pero luego recuerdo que solo son víctimas, como lo somos todos.

Economista descubierta says:

Cierto. El final ha sido brillante. Albergo muchas esperanzas en la Filosofa Frívola.

Xelo says:

Brillante.

Daruma Neko says:

Yo también pensé que iba a haber la rabia de otras veces dirigida esta vez a las cuñadas… pero lo que hay es una visión de ellas hasta tierna. Y he detectado incluso un cierto sentimentalismo, una empatía… No sé si alarmarme… O no, porque el artículo es muy bueno

Gitano de Balaguer says:

Qué asco de vida la de estas cuñadas, con su rutina, sus trabajos en Cuzco, sus novios, sus vacaciones, sus planes de futuro…

Sin duda alguna una vida más plena, emancipada y feminista es tener 28 años, vivir con los padres y estar más perdida en la vida que un hijoputa el día del padre.

Alicia says:

Yo no sé si tu tendrás algún problema con tu cuñada…lo que sí tienes seguro es un cacao del bueno en la cabeza. ¿¿Tu eres feminista?? Mis ovarios 33 …

Barbuda says:

El artículo de las locas del coño en GQ es:
1) una tipificación injusta
2) y paternalista
3) sobre mujeres definidas por su relación con los hombres
4) que justifica la violencia machista.
El 4 pesa obviamente más que los otros 3 puntos juntos, pero aun así yo en este artículo veo 1, 2 y 3, asi que 3/4, no está mal. Muy en la línea de los grupos de Face de “Señoras que..”, que por supuesto eran humor posmo del gueno gueno además de empáticos y entrañables y por supuesto naaaaada machistas. A pastar.

JC says:

He vuelto a Madriz porque llevaba un tiempo sin visitar la página y he ido directamente a tu artículo. La verdad es que me ha sorprendido que sigas en esta línea, intentando tipificar los perfiles de aquellas mujeres que aparentemente no comparten tu ideología. Me sorprende esa necesidad de caracterizar diferentes “tipos” de mujer y atribuirles actitudes y opiniones tan a la ligera, cuando se supone que eres una feminista acérrima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *