Dándole a la Botella

Ana Botella la ha liado muy parda en muy poco tiempo. Esto es un repaso a sus grandes momentos, auténticas piezas de humor absurdo de vanguardia. Por Sergio C. Fanjul. 


08 enero 2014

No es cierto que los políticos españoles sean tan cutres y zafios como creéis, ni tan poco preparados. Algunos son reseñados por las más prestigiosas publicaciones internacionales, como es el caso de nuestra alcaldesa Ana Botella, que recientemente apareció en una lista en la revista Time. Eso sí, la lista en la que ocupaba un notable cuarto puesto era la de las mayores meteduras de pata políticas del año, distinción otorgada, cómo no, por ese clásico instantáneo que fue el relaxing cup of café con leche en la Plaza Mayor (sin olvidarnos de la romantic dinner in el Madrid de los Austrias). El primer puesto lo ocupaba el alcalde de Toronto Rob Ford, que, muy hábilmente, confesó haber fumado crack y emborracharse con frecuencia. Tampoco es para tanto, oigan. Pero no era la primera vez, y seguramente no será la última, en la que la primera edil de Madrid mea fuera del tiesto y nos regala los oídos con piezas de humor absurdo de vanguardia. Estas son algunas, por si a los de Time les interesa profundizar.

 

 

Los mayores progresos de la humanidad

Pronto caerá en el olvido, pero no hace tanto Madrid amaneció durante una docena de días repleta de basura, durante la huelga de los servicios de limpieza. El Ayuntamiento había externalizado la gestión de estos servicios y entonces, ante el conflicto entre empresas y trabajadores, se lavaba las manos. Finalmente el conflicto se resolvió con lo que podría verse como una victoria (aunque no total) de los trabajadores: las empresas acabaron por acceder a cambiar despidos por bajas y excedencias voluntarias. Fue entonces cuando la alcaldesa hizo un fino análisis histórico y filosófico declarando que “la huelga [de limpieza] se ha solucionado gracias a las medidas de la reforma laboral, que permite que se rebaje el coste laboral con unas medidas de flexibilización, y que son las que más progreso han traído en la historia la Humanidad, hagan un recorrido por el mundo”. Así que, hala, revisen sus libros de texto.

 

 

 

 

Los Reyes Magos podrían existir

Pocos días antes de la Cabalgata de Reyes de Madrid, el Ayuntamiento presentó las tres carrozas de los Magos, que esperaban a sus ocupantes en un pabellón de la Casa de Campo. Allí se presentó la Botella que hizo unas declaraciones a la prensa. Preguntada sobre cómo iba a ser el desfile dijo: “Esta Cabalgata tiene un marcado aire navideño. Conmemoramos lo que cuenta la Biblia, unos lo creerán y otros no, pero es la venida de los Reyes Magos”. Para empezar, ¿qué Cabalgata no tiene un “marcado aire navideño”? En efecto, hay quien cree (mayormente los niños) y quien no, lo que ignoramos es lo que la alcaldesa piensa sobre el asunto. ¿Esperará cada noche de Reyes tras la puerta de habitación la llegada de los camellos? Por lo demás, la Cabalgata costó 670.000 euros a las arcas públicas.

 

 

Follando con frutas

La cosa viene de lejos. Ya en 2005 la Botella se posicionó contra el matrimonio gay haciendo uso de una metáfora muy didáctica: “Las manzanas no son peras. Si se suman una manzana y una pera nunca puede dar dos manzanas”. La frase es algo confusa, pero se entiende que las peras tienen que estar con las peras, y las manzanas con las manzanas. Pero, un momento, siguiendo esa regla de tres los hombres tendrían que estar con los hombres, y las mujeres con las mujeres. Vaya, igual no era tan buena metáfora. Dijo algo más sobre este ítem: “Un hombre y una mujer es una cosa, dos hombres es otra cosa y dos mujeres es otra cosa, como supongo que un trío también será otra cosa”. Estamos deseando comprobarlo.

 


 

Niños triturados

Ha sido recientemente cuando la Ley Gallardón nos ha retrotraído a tiempos medievales en cuestión del aborto, pero la polémica es eterna. En 2008 la Botella puso su arte verbal al servicio de la causa que llaman fraudulentamente pro-vida, refiriéndose a la ley de 1985, a la que mucho quieren volver, incluso desde su partido: “Todos los ciudadanos han visto esas escenas realmente espeluznantes de niños, porque son niños de siete meses de gestación, en las trituradoras”. Sí, todos los hemos visto.

 

Negando el cambio

Como todos ustedes saben todo esto del Cambio Climático es una burda patraña urdida por el pérfido lobby científico. Al planeta hay que exprimirlo al máximo para sacar beneficio, los que vengan detrás que se apañen: al fin y al cabo nosotros ya no estaremos aquí. Así se adhería la Botella a las teorías negacionistas en 2008: “El planeta ha de estar al servicio del hombre porque el hombre es el centro”.

 

Vaya lata que dan los mendigos 

En 2010 la oposición pidió explicaciones a la alcaldesa por la suciedad en el distrito centro. “[Los mendigos] son una dificultad añadida [para limpiar las calles]”. Izquierda Unida calificó estas declaraciones de “surrealistas”. Y es que es verdad: los pobres son un rollo y no hacen más que molestar.

 

Vuelta a los orígenes

En otra de sus derivas filosófica, la alcaldesa reveló cuales eran los orígenes del Partido Popular. Corría el año 2012, era el debate sobre el estado de la ciudad, y la Botella primero se hizo un buen lío dirigiéndose a IU, diciendo que gobernaba en coalición en Asturias cuando en realidad era Andalucía. Luego soltó: “Nuestro credo político tiene unos punto muy claros que son Grecia, Roma, el cristianismo y Europa”. ¿Dónde lo habría oído?

 

 

Que construyan ellos
Dicen que Margaret Thatcher no solo destruyó a la clase obrera británica si no también el orgullo de clase, el orgullo de ser trabajador. Porque, es cierto, trabajar con las manos es una puta mierda. Aquí vamos por el mismo camino, ya lo dijo la Botella en la Cadena SER: “En los puestos base de la construcción España ha progresado mucho y ya no es fácil ver a un español, afortunadamente, subido en un andamio. Ahora los españoles están en unos puestos más altos”. Que construyan ellos, que a nosotros se nos caen los anillos.

 

Las gaviotas reidoras
Hubo un momento en el que la Botella fue concejala de Medio Ambiente. Y sucede que cada año el Ayuntamiento realiza un censo de las especies biológicas que se encuentran en el Manzanares. Cuando se dio la intersección de ambas realidades, en 2011, resultó algo gracioso. La Botella recitó una interminable lista de animalillos del rio, entre los que se encontraban la carpa, el barbo común, el lucio, el ánade real, el cormorán grande, la cigüeñuela, el zamburín chico, el martín pescador y hasta la gaviota reidora (que existe, de nombre científico Chroicocephalus ridibundus). La oposición acusaba al Ayuntamiento de acabar con la fauna del río con las obras que allí tuvieron lugar. Aparte del cachondeito que se montó con las gaviotas reidoras, la concejala se metió a dar clases de biología, igual que a veces las da de filosofía: “Usted sabe que el origen de la vida está en el agua. En el núcleo de agua más insignificante usted tiene cantidad, miles, de distintas especies”. ¿Creerá la Botella en la Evolución o fueron todas estas especies del Manzanares creadas por Dios?

 

Ana y las ardillas
En este caso la Botella se alejó del biologicismo de otras ocasiones y optó por la vía emotiva, la vía del corazón. “El estar en una suelta de ardillas induce sin duda a la sonrisa. La ardilla yo creo que es de esos animales, que, cuando todos los vemos sonreímos, es un animal amable. Esa repoblación de ardillas en el parque del Retiro hará a los madrileños disfrutar de eso que, nos hace estar por un rato en la naturaleza”. ¿No es adorable?

 

La cenicienta maltratada

En 2001 la alcaldesa, que entonces solo era la esposa del presidente del Gobierno José María Aznar, publicó una antología de cuentos infantiles titulado Erase una vez… los mejores cuentos infantiles comentados. Los comentaba ella misma. Allí escribió: “La cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por lo valores que representa: recibe los malos tratos sin rechistar, busca consuelo en el recuerdo de su madre”. Tomen nota y no se quejen. Mejor acordarse de mamá.

 

Café relajante

La joya de la corona, el speech que hizo que la alcaldesa se colocará en el mapa político internacional. Si la cuarta candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos más que tenaz resultaba cansina, la alcaldesa vino a arreglarlo todo con un discurso en un inglés macarrónico, sobreactuado y buenista, con toques de costumbrismo zafio. El relaxing cup of café con leche dio la vuelta al país y al mundo, y las Olimpiadas, claro está, se fueron a Tokio. Su asesor, el estadounidense Terrence Burns, tuvo el coraje para mostrarse orgulloso de la actuación de su pupila. Eso sí, según cuentan los hosteleros de la Plaza Mayor, aunque al principio les hizo mucha risa, luego no les vino nada mal a modo de promoción. Toda la inversión para los Juegos por unos cafés con leche. Pero no nos riamos tanto de la alcaldesa. Recuerden que en su etapa ministerial también nos hacía gracia la candorosa Esperanza Aguirre y luego se convirtió en la implacable Dama de Hierro madrileña. Tengan cuidado.

 

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *