Daniel Guzmán. A cambio de nada

Daniel Guzmán dejó aparcada su carrera como actor para meterse de lleno en la dirección con su primer largometraje, “A cambio de nada”, película que se estrenó el pasado 8 de mayo. Por María Aller


12 mayo 2015

IMG_3901

 

De Aluche al cielo pero pasando antes por Málaga. Allí salió ganador en la última edición del festival de cine llevándose para su Madrid natal las biznagas de mejor director y mejor película por su ópera prima A cambio de nada. Daniel Guzmán se emociono en la rueda de prensa posterior. Es normal, su película le ha llevado diez años de su vida, la cuál se ve reflejada en el argumento. Lo de película personal le viene casi pequeño para calificarla: el también actor habla de una adolescencia en Aluche, unos padres, un instituto o una anciana que rodean a un chaval bastante perdido.

 

 

Guzmán ha hecho las paces con su pasado. Al hablar de su película lo hace con autenticidad, con el deje tan típico de Madrid, en donde se desarrolla la historia.

 

¿El sueño ya se ha cumplido, Daniel?

Sí (ríe). El sueño se cumplió en cuanto se proyectó la película en Málaga. Lo que conseguí personalmente e incluso profesionalmente es increíble. Personalmente, por la emoción y la felicidad de compartir esta película que me ha llevado diez años de mi vida con mi familia, sobre todo con mi abuela que tiene en ella un gran homenaje, y con mis amigos. Eso ya me completa. Tuve la sensación, por primera vez, de que lo había conseguido. Cuando hice las primeras fotos con el equipo, tuve un momento de liberación en el que fui consciente de que ya estábamos aquí, de que A cambio de nada ya era una realidad. La rueda de prensa fue tan emocionante como divertida. Vi de verdad el cariño, porque ya he hecho muchas ruedas como actor, y vi la implicación de todos los periodistas, todo lo que he estado leyendo, y sobre todo el pase con el público, que para mí era el mayor miedo, que el público conectara con la película y la película con el público. Por todo esto ya el sueño era una realidad.

 

a cambio de nada

 

El protagonista no es actor profesional. ¿Te costó dirigirlo?

Pues es que era una condición indispensable, porque yo buscaba una autenticidad, una veracidad para transmitir que conectase, y está hecho desde el guion. Cuando yo elijo a dos personajes de quince años y una abuela de noventa y dos, es porque sé que mi abuela va a ser uno de los personajes y porque sé que los chavales de quince años no tienen que haber hecho nada. No me costó, yo decidí que quería dar así esa autenticidad. Sí que cuesta en el tiempo y en el esfuerzo de ensayar durante cuatro y seis meses. Pero luego el resultado que se ve en la pantalla creo que es inigualable. Es una mezcla de neorrealismo con mezcla de cine para todos los públicos. Creo que es muy interesante.

 

La película es emotiva. ¿Tú crees que emociona más por ser algo muy real o si hubiera sido inventado hubiera tenido menos fuelle?

Yo creo que no. El público y los periodistas son meros espectadores que se sientan y si la película les toca, lo demás da igual. Si esta película no hubiese sido autobiográfica no hubiese importado. A ti lo que te gusta es si conectas. Como espectador da igual lo que haya costado, si has tenido que dejar muchas cosas en el camino, si está basado en hechos reales, si todo es por casualidad y no por causalidad. Tú lo que quieres es sentarte y que llegue. No creo que sea un ingrediente para tener más apego. La historia te gusta o no, así de básico.

 

a cambio de nada 4

 

¿Querías ese final desde el principio?

Sí. Hay grabados dos finales, como en mi corto, que rodé tres finales. Pero aquí el desenlace me lo ha dado la propia historia. Podía haber incluso montado otro final, pero yo siempre tengo mucha inquietud y soy muy curioso, e inseguro también, y quiero ver todas las cartas sobre la mesa para tener la mejor elección, pero esa elección la ha hecho la propia película. Creo que si hubiera terminado de otra menara el público se hubiera sentido decepcionado, y la propia película también, y me hubiera traicionado a mí. Porque es un final más difícil de lo que realmente parece. Es más artificioso y más afectivo otro tipo de desenlace. Este es uno cíclico y es más costoso.

 

La película está dentro de lo que podía llamarse drama social. ¿Hay algún director en el que te hayas inspirado en general?

Yo creo que todos los directores que te gustan te influyen. La vida te influencia, y los personajes que he hecho me influencian. Supongo que somos esponjas, vamos absorbiendo conocimiento y lo vamos transformando, tamizando por nosotros mismos, y nos sale de una manera inconsciente tal película, tal historia, o tal personaje.

 

¿Para la historia de tu abuela te inspiraste en alguna historia específica  de personas ancianas?

Me interesaba la relación entre un niño y un anciano, me parece una relación muy rica. Creo que se establecen unos vínculos emocionales incluso de sabiduría y descubrimiento que me parecían buenos ingredientes para la película y para conectar con el público y ser parte fundamental de la trama.

  

¿Has echado de menos actuar?

No. No quería. Bastante era con estar controlando todo y no perder esa esencia. Me hubiera despistado demasiado y no hubiera estado a lo que tenía que estar.

 

Hablas de esa esencia de autenticidad y ese barrio que sale es Aluche, que está muy bien captado. ¿Había algún sitio que te hubiera inspirado?

Todos son lugares que me han inspirado porque he transitado por ellos. Los lugares donde he rodado estaban ya escritos. Cuando escribo, mi imaginario y mi memoria están en los lugares donde yo he vivido y compartido mi vida. Ya en el guion tenían que ser sitios fijos. De hecho, me ha costado muchísimo más también porque no quería otros. Quería los Juzgados de Plaza de Castilla en Madrid, la Puerta de Alcalá, Gran Vía, Aluche, mi instituto… Hasta las casas que aparecen son en las que hemos vivido yo, mi amigo y mi vecina. Me salía solo, no tenía que buscar otras localizaciones. El decorado es otro personaje fundamental de la historia.

 

a cambio de nada 3

 

¿Cómo definirías tu barrio?

Para mí Aluche ha sido mi experiencia, mi vivencia, creo que ha formado mi personalidad, el color de mi vida, la emocionalidad, la alegría absoluta, los barrios de donde somos nos marcan mucho. En mi caso, para lo bueno y para tener esa conexión con la calle y con la realidad. Es un barrio que siempre tiene color y luz, es auténtico.

 

¿Para tu próximo proyecto te vas a enfocar también en Madrid?

Sí. Es una comedia muy canalla, muy disparatada y muy ácida que cuenta la vida de un antihéroe, un tipo que se ha inventado su propia vida y que genera una comedia a través de su miseria.

06 febrero 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Si volvemos a vernos


Un drama interracial de 1967.


11 enero 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Me enveneno de azules


El film nunca llegó a los cines. Ahora es considerada una película de culto.


12 diciembre 2017 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: De cuerpo presente


“De cuerpo presente” (Antxon Eceiza, 1967) es una comedia negra, basada en el libro homónimo de Gonzálo Suárez, repleta de guiños a los géneros cinematográficos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *