Decálogo Hipster

Por sus hábitos les reconocerás. Pululan a sus anchas por las calles de Madrid: basta con fijarse un poco y pronto os veréis rodeados. Por Diana Aller


15 Enero 2013

Viernes 1 de junio del apocalíptico año 2012, Barcelona, festival de música para jóvenes Primavera Sound. Genís Segarra, miembro de un conjunto llamado Hidrogenesse y con un puesto (de discos y camisetas de su propio sello -Austrohúngaro-) en el recinto, exclama “Siempre he pensado en fabricar una bolsa de tela que por un lado tuviera el logo de Rough Trade y por otro el de Amoeba. Sería el bestseller del festival”.

 

Amigos, los hipsters nos rodean: llegaron de sus correspondientes pedanías, les dimos cultura, les dimos armas (en un figuradísimo sentido, claro); les dimos cariño y confianza, y también copas y drogas; les mostramos la modernidad; deglutieron con prisa conceptos, ideas y sentimientos… y hoy manejan agencias de comunicación, fiestas pretendidamente rompedoras, eventos, parejas con peinados raros, dinero… Hoy los hipsters, mal que nos pese, manejan.

 

Este verano en Berlín se llegaron a celebrar las primeras olimpiadas hipsters, con disparatadas pruebas que iban desde el lanzamiento de gafas de pasta hasta carreras de sacos en bolas panaderas, pasando por un estira la cuerda con pantalones pitillo. Es una muestra más de la cúspide de la montaña, el año en el que la televisión se ha rendido a los pies de esa tribu urbana y les ha dado manta y cobijo: Girls, Parks and Recreation, The New Girl, Community, 2 Broke Girls

 

Y la prueba irrefutable de su popularidad es que también han recibido estopa por todos lados: desde webs más o menos graciosas como Hipster Hitler, o la que convierte a todos los personajes Disney en una panda de modernos insoportables, por solo citar un par de ejemplos. Quizá estas páginas y otras, como las listas poniendo finos filipinos a bandas como Bon Iver y demás, estén confeccionadas también por los mismos hipsters, demasiado hipsters para considerarse parte de la manada (como diría Groucho, no quieren formar parte de ningún club que los admitan como socios) o bien por personas que escriben desde el rencor y que, por motivos que desconocemos –probablemente fealdad o insuficiencia de medios económicos–, nunca llegarán a adquirir ese envidado estatus. Y es que esta generación, escudados en la ironía de vivir bajo el aspecto de un sintecho, son hijos del neoliberalismo más salvaje: belleza, diseño, consumismo desaforado.. si no te lo puedes permitir, da la vuelta inmediatamente.

 

¿Quieren saber cómo reconocer a los hipsters? He aquí las 10 claves que a día de hoy cumplen todos ellos (el mes que viene habrá cambiado el decálogo, así que ándense con ojo, que son muy adaptables y camaleónicos):

 

1

El hipsterismo es un fenómeno global. A nivel planetario, para entendernos. Estamos hablando de una tribu urbana que para desmarcarse del resto, visten viven y respiran como los demás. Un hipster de Sudáfrica es igualito a uno de Chicago o de Malasaña. Ellas siguen rivalizando con sus flequillos y ellos con sus nucas despejadas; y en general apuestan por un look de “looser chic” (mucha miopía, bien de chaquetitas, calcetines coloridos…)

 

2

Igual que los Goonies no decían la palabra “muerto”, los hipsters no dicen jamás el vocablo “moderno”. Si acaso, tildan de “hipster” lo que al resto de la población nos resulta novedoso. No llega a tener un carácter peyorativo, pero un hipster que se precie de serlo, nunca se considerará como tal (como sucede con los pijos, por ejemplo).

 

3

Pueden tirarse horas, –días incluso– discutiendo (en una alocada guerra para ver quién es más hipster de todos) sobre Death Cab for Cutie. Que si “Narrow Stairs”, que si “Codes and Keys”… un trajín.

 

4

Ninguno ha nacido en Madrid. Vinieron de ignotas pedanías, algunos directamente al Colegio Mayor, donde se dieron cuenta de que estaban en otra onda que el resto: No les gustaban las novatadas, ni beber leche de pantera en las fiestas donde las tías no pagaban… Tras años dando tumbos (muchos) y soportando pescozones e incomprensión, llegaron a lo que son hoy: un hipster con un tumblr y/o con un sombrero.

 

5

Su librería favorita es La Central.

 

6

No conocen la ironía ni el cinismo. Cual animalicos inocentes tienen una mente inmaculada y breve.

 

7

En su vida pasada han pertenecido a otras tribus urbanas y tienen un armario secreto con toda su ropa y memorabilia de su anterior vida. A veces lo utilizan para presumir, como los que dicen que vienen del hardcore, pero no es lo habitual.

 

8

Aunque su acervo cultural es limitado, tratan de estar al día en el mundo editorial. Blackie Books es su referencia favorita.

 

9

Un hipster es ante todo un ignorante. Desconoce quién fue Valle Inclán, pero también Yo la Tengo. Cuando regresan a su aldea en Navidad se sienten incomprendidos, mientras tratan de buscar el encanto en las latitudes que les vieron nacer. Son las personas más viajadas de su pueblo (alguno ha estado en Tokio, ¡fíjense!), pero en su chiquipatria no lo pueden explotar convenientemente. Viven convencidos de que en Madrid flipamos con sus experiencias.

 

10

A un hipster le encantaría llevar en el PS (festival hipster por excelencia) una bolsa de tela que por un lado tuviera el logo de Rough Trade y por otro el de Amoeba. Y Genís se forraría, que también estaría muy bien.

Disney goes hipster

 

Los hipsters algo tienen de nazi..

Otro gran pasatiempo: discernir entre un homeless y un hipster. Ardua tarea.

Kat Dennings, el azote de la modernidad en '2 Broke Girls'

La ironía definitiva

22 Marzo 2017 by DIEGO PARRADO

La ciudad de las desapariciones


¿Cuántas veces ha cambiado de aspecto la Puerta del Sol?
¿Cuál será la Plaza de la Luna que recordaremos dentro de treinta años?


17 Febrero 2017 by DIEGO PARRADO

La primera vez de David Bowie en Madrid


Los pasos de la estrella en los 80.


08 Febrero 2017 by GERARD VOLTÀ

Dé-jà vu. El Archivo Transfeminista/Kuir de La Neomudéjar


Fanzines, audiovisuales y las propias vivencias de personas relacionadas con la temática, todo cabe en este archivo de memoria autogestionada.



Comentarios:

Añadir comentario
Fernando Curto says:

Fan total de la frase de Genis.

Loïc Grobéty says:

Todos en esta revista oléis a hipster al igual que yo y medio Madrid.

Por otro mi pedante fact:
El término Hipster no debería utilizarse puesto que ya definió hace largo tiempo a algunos beatniks de Estados Unidos.

Mrs. Cadela says:

Insoportable. De verdad, no sé cómo aún estáis escribiendo sobre estas chorradas, a lo wannabes de Jenesaispop. Y revisad los acentos, que ni eso hacéis bien.

lola mento says:

la primera frase del comentario de Löic contiene más VERDAD y sentido del humor que todo el artículo.

Sergio says:

Diana Aller ha conseguido escribir el 80% de los últimos contenidos de Madriz. Se nota, como el pescado pasados tres días. Se quedó traumatizada por Mondo Brutto e intenta escribir como ellos. Aquí la única de pueblo eres tu, que piensas que vives en una metrópoli y Madrid es un pueblo manchego con speed.

yqs says:

Este artículo lo ha escrito en el Nasti una hipster rodeada de sus amigos hipster’s, mientras miraba con los ojos entornados y los puños apretados a un barbudo crítico musical que precisamente no es un hipster

Pintxomusica says:

Hipster es la vuelta de tuerca del indie de 2012, el moderno de toda la vida que para que no lo llamen moderno, no por Dios, qué insulto, prefiere la etiqueta “Hipster”.

Indie ya no vale porque ahora se asocia a Vetusta Morla y eso hace mucha pupita al snob

repollo says:

No es por nada, pero precisamente los hipster son reconocidos por utilizar el cinismo y el sarcasmo para ser consumistas, superficiales y carecer de ideología o compromiso político. Por mucho que hablen de comer orgánico y apoyar el arte local, son bastante neoliberales a la hora de no tener opinión política (“todos son iguales, tía”) y comprarse una prenda con el dinero que me da a mí para comer en un mes.

Sin hacer de menos a Madriz, me gustó más el artículo sobre NYTimes sobre el tema. http://opinionator.blogs.nytimes.com/2012/11/17/how-to-live-without-irony/

Ana says:

cualquier persona que lea madriz sabe qué es un beatnik. HIPSTER ALERT.

Moderno says:

Una hipster usando la ironía para criticar a otros hipsters. La metahipsteridad o pura tontería. Me inclino por eso último, que para algo eres Diana Aller.

ana lógica says:

A ver señoras, cálmense un poco, que mucho decir que este tema está muy trillado pero no dejan de comentar…
Por otro lado, yo veo que el texto no quiere ser un tratado sobre los hipsters, simplemente una pieza graciosa y punto. A los que no os guste, ya tenéis el puto libro de Alpha Decay: p-e-s-a-d-o-s.
Y por último, no veo que Madriz sea hipster, más bien son un poco punkis, hablan de lo que les da la gana y sus colaboradores son gente chachi, sí, pero muy alejada (en mi opinión) del hipster ortodoxo tal y como describen todos esos tratados que vosotros, leídos y ESCRIBIDOS, os sabéis de memoria.
Nah, pues felicidades Madriz y señorita Aller por otro ratiño de risas.

milpedazos says:

A mí me ha hecho mucha gracia, y eso que vivo en Bilbao… Sobre todo la parte de “los hipsters pertenecieron a tribus urbanas en el pasado…”. Tiré todos mis pantalones hardcoretas y NO me arrepiento.

ramiro r says:

la frase “vengo del hardcore” es anterior, 2004 o antes

Olivia says:

¿Punkis? Lo que me faltaba por leer…

Baglife says:

Madrid está en la periferia de todo desde siempre.

kilgore says:

Has perdido un hipster.

grigor ivanov says:

El que ha dicho que Madrid es un pueblo manchego con speed tiene razón, es justamente en lo que se ha convertido despues de las múltiples invasiones de paletos de toda la geografía ibérica, que con sus costumbres ancestrales y sus modales aldeanos han moldeado a Madrid a su imagen y semejanza. Nadie de Madrid es de Madrid…todos los que viven en Madrid son paletos pretenciosos.

pachanga says:

Loser se escribe con una sola “o” . Con dos significa “flojo”, como el artículo

Deprovincias says:

Te ha quedado muy cool el centralismo casposo de toda la vida. Bravo.

Raúl says:

Mucho me temo que la mayoría de “hipsters” son madrileños de pura cepa… Los de “pedanías” o los “de pueblo” nunca hemos sido tan gilipollas.

Pidro says:

Lo que es hipster es que los comentarios sean blanco sobre negro. Supongo que el negro sobre blanco de toda la vida era ‘too mainstream’. ¡Pues no se lee una caca!

tarde y mal says:

Adbusters sacaba una portada sobre el fenómeno en el 2008…

jister says:

pero bueno, al menos ha servido para que alguien que critíca el artículo haya soltado la frase del mes, que por cierto voy a estampar en una camiseta y va a ser el regalo de cumple para el moderniki de mi chico:

MADRID = PUEBLO MANCHEGO + SPEED

jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *