Decepciones, Louis CK y aliados imaginarios

“Lo siento mucho, no dejé hablar a las chicas, no se repetirá”. “Es verdad, no pinchamos grupos de chicas, para la próxima corregimos”. ¿Os suena, verdad? Nuestros colegas y amigos pueden tener las mejores intenciones, pero no dejan de ser cautivos de sus privilegios y su socialización como hombres. Es hora de dejar de esperar cosas de ellos y ser nosotras las que tomemos y hagamos. Por Filósofa Frívola


26 junio 2014

LOUIS C.K.: OH MY GOD

 

Queremos creer que hay hombres decentes en la cultura, en el humor, en el periodismo, en el arte. Y si los hay, que por una mera cuestión estadística tiene que haberlos, desde luego que Louis CK no es uno de ellos, por mucho que nos hayamos empeñado. Sí, nos hemos empeñado. Porque nos hacía gracia, nos encanta su serie, sus monólogos, porque le veíamos tierno, porque tiene mucho talento. Yo he defendido a este señor hasta lo indefendible. He querido ver en él, porque me fascina, cosas que claramente no estaban ahí. Y es que muchas veces, ansiosas por encontrar referentes masculinos que se conviertan en nuestros grandes aliados (porque en ciertos campos las mujeres se cuentan con los dedos de la mano, y desgraciadamente necesitamos agarrarnos a un clavo ardiendo cuando se trata de representatividad), nos volvemos capaces de dejarles pasar cosas que son verdaderamente impasables. Porque en el país de los ciegos el tuerto es el rey, y en el momento en el que el bueno de Louis te planta un monólogo de una chica gorda que se sincera muy a lo bestia ya caes rendida a sus pies. ¡Es un héroe, le dio voz a una gorda!

 

Esto hay que mirárselo con urgencia. Que tenga un casi-acierto semi-feminista de vez en cuando y algunas corramos a darle las escrituras de la casa y a nuestro primogénito es un poco preocupante. ¿Por qué cometemos ese error de esperar tanto, si sabemos que tarde o temprano siempre nos acaban decepcionando? Es más, ¿por qué lo llamamos “me has decepcionado”, cuando nadie te prometió nada? Que yo sepa Louis CK jamás ha declarado “mi humor está absolutamente comprometido con la causa de las mujeres, si me pilláis en un renuncio decídmelo y reculo”. Ay, bonita, no, la que debería estar decepcionada consigo misma eres tú. Qué duro es darse cuenta de que vemos cualidades no existentes en los hombres que nos agradan con el único objetivo de que nos encajen bien en los esquemas. Y luego cuando hacen lo contrario de lo esperado ¡nos enfadamos! Y ellos flipan, claro, porque creían que habían dejado claro desde un principio que eran unos machirulos amorales que arrasan con todo a su paso con tal de hacer unas risas.

 

Admito que he querido ver en Louis CK y en otros humoristas y personajes de la cultura, tanto de aquí como de allá, movidas que no existen. Ni Louis CK ni esos cómicos que a veces hacen un chiste tan bueno y tan políticamente comprometido que crees que van a salvar el mundo son feministas militantes, desengáñate. Y si se revisan sus privilegios en alguna ocasión, o aciertan con un chiste en el que empoderan a la víctima en lugar de humillarla suele ser por casualidad o por exigencias del guión. Me ha costado entenderlo, porque quiero ver lo bueno que hay en las personas, pero la experiencia (dura y larga) y la observación me han llevado a entender que cuando un post-humorista o uno de estos mendas en los que tenemos confianza hace un chiste verdaderamente transgresor y feminista/antirracista/etc. es por potra, siendo sus chistes malos, manidos, y poco transgresores, no una anomalía en su habitualmente comprometido, brillante y subversivo discurso, sino la norma.

 

Hay tíos que nos caen guay: colegas de profesión, familiares, amigos, ese articulista tan simpático… tipos en los que en determinados momentos, como cuando ves a Louie con sus hijitas siendo el padre del año, llegas a pensar como en buenos aliados. Pero, y ahí está el dramón y la barrera infranqueable, esas personas siguen siendo tíos. Se han socializado como hombres, disfrutando de los privilegios que ello les otorga. Un Louis CK nunca será capaz de entender el significado de un chiste sobre violaciones como lo hace una Malena Pichot.

 

 

Por eso quizás sea hora de exigir que existan (o que se visibilicen) más Sarahs Haskins, mas Malenas Pichots, más Amys Poehlers y más Tinas Feys y dejar de pedir compromiso e implicación a sus colegas con rabo. Porque luego vienen los lloros. Y yo estoy harta de lloros y decepciones. Con esto no quiero decir ni mucho menos que debamos dejar de quejarnos como las feminist killjoys que somos, pero sí plantearnos dejar de depositar nuestras esperanzas en el colegui nice guy de turno y, sin ser yo nada anarkopunk, empezar a tomar y hacer en lugar de pedir y esperar. La solución no está en reformar a los hombres y esperar a que nos hagan un huequito y respeten nuestras peticiones, sino en arrebatarles el lugar que ellos llevan todo este tiempo ocupando, espatarrados cómodamente, y hacernos con el control. Sólo así nos aseguraremos de que nuestras voces son oídas y por fin nos sentiremos legítima y justamente representadas.

 

hoes before bros

11 diciembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (II)


Las criaturas urbanas tenemos un grave problema con respecto a la vida en la campiña, y es que nuestras mentes son tarros rebosantes de clichés cinematográficos.


10 noviembre 2015 by SABINA URRACA

De Madriz al campo (I)


La huida de Madrid, para que sea efectiva, debe hacerse al campo. Esta es la única posibilidad de desanudar temporalmente el vínculo con la capital.


21 octubre 2015 by REDACCIÓN

El futuro ya está aquí


Hoy, 21 de octubre de 2015, Marty McFly habría llegado al futuro. ¿Cómo se celebrará en Madrid este día de homenaje a “Regreso al futuro”?



Comentarios:

Añadir comentario
Pete says:

¿De verdad piensas (porque me niego a verte como representaten de cierto tipo de feminismo) que la vida de los hombres es un lecho de rosa por el hecho de serlo? Porque te aseguro que no es así, y que yo envidio muchas cosas de ser mujer, pero ni las considero mejor por ello ni yo mejor por ser lo que soy, como de algún modo sí se desprende de tu texto.

¿Qué ha hecho Louis CK exactamente para que te decepcione más allá de tener un género que no ha elegido? No me queda claro.

¿No eres consciente de que caes en lo mismo que criticas al simplificar tanto la cuestión de género?

Lena Prado says:

Mira, Pete, que te va a contestar el propio C K sobre lo mal que lo pasan los hombres:
http://www.youtube.com/watch?v=TG4f9zR5yzY

Arca says:

Me temo que te equivocas. la solución sí está en reformar a los hombres, pues los hombres tienen el poder. La “igualdad” -téorica- racial no se logró cogiéndola sino convenciendo a privilegiados; la abolición de la esclavitud, además de por una coyuntura economica, se logró convenciendo a privilegiados, no arrebatándoles el poder; el sufragio universal no se logró tomándolo por la fuerza, sino convencinedo a regidores, privilegiados que resultaban ser hombres. En efecto, ellos son los privilegiados y lo saben, por lo que no van a quedarse quietos viendo cómo les arrebatas sus privilegios. Y, siendo quienbes son, usarán lo que mejor saben usar: la fuerza. Debes ser más inteligente que ellos y ganártelos para tu causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *