Del casting al amor hay ¿solo? un paso

El guionista y director sevillano Jorge Naranjo estrena en la Sala Tú de Madrid su obra teatral Amor, con un joven elenco que vuelve hacer reír al público después de su no menos divertida “Casting”, premiada en la pasada edición del Festival de Málaga. Por Belén Lobos


16 enero 2014

 

 

Con un nombre que puede generar reticencias a entrar en el teatro a algunos y algunas, la nueva obra de Jorge Naranjo (Casting, 2013), Amor, logra, cuando menos, tocar nuestras ínsulas y núcleos estriados (según lo que dicen neurocientíficos de renombre internacional).
Y como el amor caduca, Jorge Naranjo se ha apresurado, eso sí, tomándose el tiempo necesario, a contárnoslo en una ágil pieza dividida en cuatro cuadros y sendos tándem y tríos actorales en los que se intercalan los -también- cuatro actores.

 

Gran parte del público ya conocíamos a Fernando Ramallo (“La buena vida”, “Krámpack”) quien, ya desde Carreteras secundarias dejó patente su nivel interpretativo; Esther Rivas (Camino) se estrena en teatro de la mano de Naranjo, junto a quien ya había trabajado recientemente en Casting.

 

Ya en la primera escena de Amor, Rikar Gil (“10.000 noches en ninguna parte”), entre agradecimientos al público por haber llegado “a pesar del temporal”, en lo que podría ser un guiño irónico a quien conociese su previa aventura en Alaska, y Beatriz Arjona (quien ganó la Biznaga de Plata 2013 por su actuación en el que fue el primer largometraje de todo el equipo) arrancan numerosas risas a los espectadores a través de una boda un tanto patética pero hilarante. Las demás historias se desarrollan entre restaurantes, cines y pisos: los habituales espacios donde se desarrollan las historias de amor –y fidelidad e infidelidad, y desamor y reencuentros- en ‘la realidad’.

 

La escenografía hace gala de una sencillez muy eficaz, a la que Manu Arteaga contribuye con una música que divide los relatos e integra juegos actorales. Un cierto estilo cinematográfico salpicado de flashbacks combina a la perfección con divertidas apelaciones a un público que es agasajado con galletas con forma de corazón al entrar y, en la intimidad de la Sala Tú (Velarde, 15), observa y participa desde los sofás como si del salón de su casa se tratara.

 

No faltan ni sobran los motivos para acudir al teatro, porque “¡Rebeldía necesito!”, como dice Antonio, el personaje de Rikar Gil, y porque las situaciones representadas son tan frágiles -tan humanas- como las cajas del escenario donde el Amor tiene lugar.

 

Amor se representa todos los jueves de enero en la Sala Tú a las 20:30 horas.

13 agosto 2018 by IGNACIO TEJEDOR

Más que una galería, más que una escuela


Programa de estudios de Espositivo.


07 agosto 2018 by IRENE CALVO, ANGELA LOSA

En el estudio de Micol Talso


La autora de la cartelería de Veranos de la Villa habla sobre su trabajo.


25 julio 2018 by NICOLA MARIANI

Pensar en gestos


Marlon de Azambuja desarrolla desde varias disciplinas su práctica artística, basada en un lenguaje gestual que pone de manifiesto la estrecha relación entre arte y vida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *