El almuerzo: Mariano Peyrou, una historia de seducción infinita

Charlamos con el escritor Mariano Peyrou en Mercato Ballaró, un pequeño restaurante especializado en la cocina del sur de Italia. Entre plato y plato, nos habla sobre su primera novela, recién publicada por Sexto Piso. Por Marina Sanmartín. Fotografías por Ángela Losa


10 marzo 2016

almuerzo2

 

“Caponata con burrata”. Eso es lo que a una se le viene a la cabeza poco después de compartir una excelente comida con Mariano Peyrou en Mercato Ballaró, un pequeño restaurante ubicado en el corazón de Chamberí, especializado en la cocina del sur de Italia y elegido por él mismo para nuestro encuentro.

 

La razón por la que el nombre del segundo plato del menú que disfrutamos me ronda como un felino es doble: por una parte, parece un homenaje al espíritu de De los otros“, la primera novela de Mariano, que Sexto Piso acaba de publicar; por otra, en la “Caponata con burrata” (entrecomillada para darle toda la importancia que merece) se concentra sin duda la esencia del Mercato, que ofrece al visitante una carta llena de verdad, sin despreciar el aura, presente, como Peyrou nos hará ver conforme vayamos avanzando en nuestra charla, en su justa medida.

 

almuerzo2

 

Mariano Peyrou nació en Buenos Aires, pero con tan solo cinco años se trasladó con su familia a Madrid. Y aquí se quedó. Cuatro décadas más tarde, de esa etapa, la de la infancia, recuerda el sabor de todo lo que dejó en Argentina, de los alfajores y del chipá, una especie de pan de queso guaraní, hecho con almidón de yuca, que a día de hoy, después de haber publicado cuatro libros de poemas, uno de relatos y ahora esta novela sonora y diferente, sigue cocinando y consumiendo con satisfacción. “Eran sabores –nos dice– que se presentaban sobrevalorados durante mi niñez, porque en aquella época y a un océano de distancia, no resultaba fácil conseguirlos, y se proyectaba sobre ellos la añoranza por la patria perdida”.

 

¿Cuáles serán los mecanismos del recuerdo ahora que casi todo puede conseguirse?

 

Queremos hacerle esa pregunta, pero se nos olvida por culpa del espléndido paté de aceitunas negras que ameniza la espera de nuestro entrante. Para empezar, hemos pedido tartar de lubina, y alrededor de este plato nos interesamos por la función del lenguaje en “De los otros”. Que nadie se asuste, despojad a esta duda de la elevada dosis de pedantería que sugiere. El lenguaje es interesante en “De los otros” porque suena y no se limita a ser mero vehículo de la historia de Tico, un compositor de música contemporánea que se aleja de la ciudad con su amiga Pola para pasar un fin de semana rural con algunos conocidos. En “De los otros”, el lenguaje también es juego y es protagonista: “Pienso en Proust y en Joyce, en sus novelas el lenguaje no se subordina a la trama, tiene tanta importancia como ella”. Por eso Peyrou, con una larga trayectoria poética y también en el mundo de la música, igual que el personaje en torno al cual articula su texto, disfruta de las conversaciones inteligentes y vive “con el significante en primer plano”, divirtiéndose con él, poniendo constantemente en práctica la ludolingüistica.

 

Saboreamos el tartar, la contundente burrata y cerramos con una excelente carrillera con puré. Charlamos sobre la diferencia, un tema que transita por las páginas del libro de Mariano a veces de forma explícita, otras intuyéndose, porque Tico, que es culto y pasa el tiempo haciendo juegos de palabras, con frecuencia se siente distinto precisamente por eso, porque la cultura, que por lo general es siempre una ventaja, a veces funciona como aislante.

 

Cultura, sonoridad, diferencia, lenguaje… y aura. Al interrogarle acerca de las tendencias gastronómicas, nuestro recién estrenado novelista lo tiene claro: “un exceso de aura envuelve la cocina actual“, como una cortina de humo que al final no oculta nada más que artificio. Es difícil dar con lugares como el Mercato, al que él es fiel. Lo descubrió porque le pillaba muy cerca de casa y su idilio todavía continúa. En De los otros se cita a Diotima, que aparece en “El banquete” de Platón, a propósito del concepto de seducción. Diotima dice: “hay que seducir hasta que el objeto deje de simbolizar lo que no es, hasta realmente desnudarlo”.

 

Mariano Peyrou escucha lo que nosotros deducimos de la cita (que todo cortejo se termina) y nos lleva la contraria: “en algunas relaciones, al ansia por conquistar al amigo o al amante, nunca se agota; esas son las relaciones que importan“, las que favorecen la seducción infinita.

 

 

* Mariano Peyrou estará presentando su último novela “De los otros” el próximo viernes 11 de marzo a las 20h en el Hotel de las Letras.

05 julio 2016 by SABINA URRACA

Llegan a Madrid los bares de leche con cereales


  Una octogenaria pasa junto al puesto de Cereal Lovers, en el corazón del Mercado de Antón Martín, y lanza un:   “Ya no saben qué inventar…”.   Para una señora cuasicentenaria, más familiarizada con las sopas de pan con …


18 mayo 2016 by DAVID ARIAS

Comer con arte


Abre en Chueca un nuevo restaurante que combina un renovado concepto de gastronomía castiza con arte urbano. Así es Mitte.


11 marzo 2016 by DAVID ARIAS

Mapa de la cerveza artesanal en Madrid


Artesanía birrera made in Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *