El ciudadano paranormal

El artista peruano Gabriel Acevedo presenta dentro del programa Fisuras del Reina Sofía la exposición “Ciudadano paranormal”, una muestra en la que interpela al espectador sobre qué es arte y qué no lo es.
Por Lara Alcz Miranda 


05 noviembre 2013

 

Gabriel Acevedo Velarde nace en Lima en 1976. La mayor parte de su vida la ha pasado produciendo obra entre Ciudad de México y Berlín, donde vive actualmente. Fue en 1999 cuando debutó con sus primeras obras en la escena artística peruana, a partir de vídeos, animación, obra gráfica e incluso performance.

 

Si hay algo que determine la obra de Gabriel Acevedo es el concepto de sociedad, sobre el cual trabaja en una obra tras otra, llegando a conformar un abanico de retratos sobre la sociedad contemporánea, la vida cotidiana y las reacciones ante las formas de organización. En este caso, el artista nos presenta “Ciudadano paranormal” una exposición que se encuadra en el programa Fisuras del Museo Reina Sofía. Dentro de esta iniciativa, la idea para estructurar las tres muestras de los artistas que participan (Gabriel Acevedo, Alejandra Riera, María Loboda y Manuel Saiz) producir una obra que se debe al espacio que se les asigna. Los cuatro artistas plantean una cuestión en común que une sus discursos: el cuestionamiento sobre el propio arte, qué es arte y qué no lo es, ofreciendo esta pregunta al espectador. Sembrando la duda, el espectador ha de completar siempre la obra, rompiendo con el continuo del relato institucional y formal, una premisa enteramente contemporánea. Por definición, bajo esta visión, las obras de arte están siempre incompletas, el artista no la finaliza, sino que es una etapa del trabajo que debe desempeñar el público.

 

Los espacios en los que se encuentra “Ciudadano Paranormal” son el espacio uno y la sala de protocolo. En el primer espacio se acude a una suerte de creaciones inspiradas en el arte óptico y cinético, que recuerdan en gran medida a las obras que se desarrollaron durante el período de la abstracción geométrica en Latinoamérica y que en su momento se pudieron ver en el museo en la exposición de “La invención concreta”. Aunque el punto fuerte de esta parte de la muestra son las placas identificativas e informativas con las que se juega a dar mensajes, que anticipan la proyección que da nombre a la exposición. En la pieza de vídeo “Ciudadano Paranormal” se narra una serie de testimonios donde trabajadores de edificios oficiales cuentan episodios paranormales. Sin embargo, lo que Acevedo busca no es crear un nuevo capítulo sobre historias misteriosas sino reproducir un vínculo entre lo espectacular y lo político, donde el resultado es una relación de la que se deduce el Estado como espectáculo y el ciudadano como espectador.

 

En el segundo espacio, la sala de protocolo, pocas veces o ninguna susceptible de acoger piezas de arte en el museo, se abre otra ventana, esta vez con el vídeo “Cliente secreto”, un trabajo audiovisual que intenta enseñar al espectador las herramientas de las que se sirve la autoridad de un Estado para llevar a cabo las políticas laborales que interesan al poder. El autor conecta este enfoque con el desarrollo que vive actualmente su país de origen, Perú, que está creciendo económicamente pero que irónicamente, no se ve en absoluto reflejado en la mejora de condiciones para la ciudadanía. Y por supuesto, tampoco ha supuesto un avance en el fortalecimiento de las instituciones o la democracia. Aquí, Acevedo propone el término sociedad como equivalente a una colmena. Un conjunto de individuos, no diferenciados, que deben trabajar por el bien de un Estado de poder, que no les representa, ni les beneficia, pero al que deben ser fieles por medio de la producción, alimentando un sistema de explotación que simula ser equitativo pero que está muy lejos de serlo en la realidad.

 

Dentro de este panorama, el mercado se hace con la atención de la obra, ¿en qué grado influye el mercado en el desarrollo de las sociedades? Según Gabriel Acevedo, el mercado crea un tipo de Estado fantasmal donde las únicas reglas válidas a las que se debe obedecer son aquellas que marca el intercambio de intereses y mercancías. La producción, el consumo y la ganancia hacen esclavos a los ciudadanos, que en muchas ocasiones, no son tomados como tal, sino como meros elementos numerados que deben cumplir su papel de mano de obra para permitir a los poderosos hacerse con mayor riqueza. Su rendimiento está a merced primero del gobierno y la estructura oficial, y segundo de las leyes del capitalismo.

 

Las propuestas de Gabriel Acevedo Velarde han recorrido ya la mayor parte de centros artísticos de importancia mundial, ha expuesto individualmente Quorum Power (Museo Carrillo Gil, México DF), Cone Flow (Modern Art Museum en Fort Worth), Art pieces (Galería Arratia Beer, Berlin) y Fotocopias de 1999 (Galeria Leme, Sao Paulo). Además, ha participado la Trienal de Guangzhou, (Temporäre Kunsthalle, Berlín), y en la Bienal de Lyon (2011) o la de Sao Paulo (2010). En esta última, la Bienal de Sao Paulo, mostró su proyecto “Extracción”, donde cincuenta y cinco habitantes del triángulo de Perú, Brasil y Bolivia, ofrecían su punto de vista sobre el otro país vecino.

 

Algunas de sus piezas en vídeo más destacadas son “Parálisis”, que trata los problemas actuales con el medio ambiente y el respeto a la naturaleza y las reacciones que está experimentando el planeta; o “Escenario/ Stage”, un trabajo de animación.

 

La exposición Ciudadano Paranormal estará abierta al público en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía hasta el 6 de Enero.

 

14 febrero 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio 35.000 jóvenes


Un espacio de creación en el barrio de Oporto.


13 febrero 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Alicia Martín


La artista acaba de inaugurar “Archivo 113” en el Museo Lázaro Galdiano, una reinterpretación de la colección a través de los libros.


07 febrero 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de febrero


Pintura, instalación, escultura… Estas son las cinco expos que no te puedes perder en el mes del arte contemporáneo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *