El Madrid más Tricky

Hay un Tricky escondido en el alma de la ciudad. Ambos comparten su pasión por la noche decadente. Estaban destinados a encontrarse. El solista de Bristol visita el Teatro Barceló el próximo domingo y en Madriz queremos proponerte un Madrid a la medida de sus palabras. Toda una mezcla de tinieblas, luz, calle y mala fortuna. Por David Arias


13 febrero 2015

tricky1

 

1. Hotel Capitol, Gran Vía, 41

 

“Mis recuerdos de infancia son las películas de terror que veía con mi abuela.” —Tricky a The Guardian, 2010.

 

Tricky pertenece a las malas calles. Tiene ese glamour incierto del barrio de mala fama. Viene a Madrid a reivindicar el Trip-Hop más allá de los 90. El domingo presenta su nuevo disco Adrian Thaws en el Teatro Barceló. Una buena ocasión para reencontrarnos con un género condenado pero nunca muerto. En agradecimiento, queremos que el artista británico con sangre jamaicana se sienta en casa desde el primer momento. Su dura infancia le llevó a visitar varios hogares de acogida y solo disfrutaba de la sensación de hogar de manera esporádica. Esos breves momentos los compartía con su abuela materna, viendo viejas pelis de terror. Llegó a decir que su familia era “una familia de villanos” reconociendo que “ellos cometieron asesinatos, lo sé. Era la ley del barrio”. Quizás se encuentre como en casa hospedándose en la localización de una vieja película de terror como las que él veía de pequeño. Ni más ni menos que “El día de la Bestia”, de Álex de la Iglesia.

 

 

2. How to dress well, c/ Augusto Figueroa, 11

 

Nueva marca, tú eres retro. Se pasó tu momento en un visto y no visto.” —Brand new, you’re retro, Tricky.

 

Tricky es un dandy de barrio. Su estilismo sobrio, urbano y refinado es un espejo de la moda británica a nivel de calle. Esos juegos entre lo nuevo y lo viejo entusiasman a nuestro invitado, tal y como plasma en su canción Brand new, you’re retro. Tricky pasa de las modas. Sabe que el estilo nunca las necesita. Es cuestión de personalidad. Pocas tiendas hemos encontrado tan similares al concepto de buen gusto que impone el sello Tricky como How to dress well, en Augusto Figueroa, 11. Tricky podría renovar su vestuario allí con las tendencias más interesantes de las islas sin que supusiese una ruptura con su estilo personal. En el interior de How to dress well nuestro invitado se podrá transportar a su Bristol natal.

 

3. El Mandela, c/ Independencia, 1

 

Deja que mi pueblo cante, no solo la gente negra. Todas las personas, todo el mundo es bienvenido”. —Divine Comedy, Tricky.

 

Decidimos comer temprano. La agenda es exigente. Nos decantamos por El Mandela, en Callao. El músico inglés tiene sangre jamaicana, británica y guyanesa. Por sus venas corren genes africanos que han definido su forma de ver la vida desde que residía en el ghetto de Knowle West. El Mandela le ayudará a reencontrarse con sus orígenes con una cocina africana de autor exquisita y a buen precio. Allí se sentirá bienvenido y disfrutará de maravillas gastronómicas como el carpaccio de Zebra, la ternera guisada con salsa de cacahuete o el Djansang de balacao.

 

Foto: El Mandela.

Foto: El Mandela.

 

4. Radio Taraská, Pan Bendito

 

Déjame tomar el micrófono, Esta revolución no ha hecho más que empezar.” —Evolution, Revolution, Love. Tricky.

 

Nuestro siguiente destino en nuestro itinerario nos aleja del centro para adentrarnos en una de las pasiones de Tricky: El rap. El género de barrio por antonomasia ha tenido varios puntos de encuentro en la ciudad. Decidimos visitar uno de los más trascendentes: Radio Taraská. En este enclave del humilde barrio de Pan Bendito, Tricky podrá tomar el micro para rimar e iniciar su revolución de amor. Este proyecto dirigido por el Langui es un pulmón para el hip hop capitalino y a su vera ha ido creciendo una generación de músicos madrileños desde los tiempos de Frank T, Ari Puello o La Excepción. Tricky comenzó su carrera como MC, aunque su estilo más ecléctico le llevó a formar parte del tótem del Trip Hop. Las bases raperas siempre fueron una fuente de inspiración para Tricky y en Taraská podrá aprovechar para ponerse al día de la cultura HH en Madrid.

 

5. The Irish Rover, Av. Brasil, 7

 

Lo creeré todo. Te pagaré 80 dólares si puedes contarme una historia y yo creeré en ella.” —Tricky, en NYC. 1996

 

El Irish Rover es un generador de historias, un paseo por un pueblo tradicional británico con aroma a noche y buena música. Eleva la taberna británica a la categoría de arte. Sus dos plantas acogen salones y rincones únicos para deleite de los sentidos. Sus actuaciones en directo suelen aglutinar a algunos de los mejores músicos de la capital buscando fortuna, los cuales son otra amable fuente de historias insólitas. Actúan ante un público que disfruta de una comida made in England cocinada con mimo a fuego lento y se deleita con deliciosos espirituosos. Nosotros nos decantamos por iniciarnos en los sabrosos e inigualables Rusos Blancos del Irish Rover. Su sabor es adictivo aunque intentamos mantener la compostura. Sin duda, los cocktails de este emblemático lugar son el mejor pistoletazo de salida para una noche peligrosamente divertida.

 

Foto: The Irish Rover.

Foto: The Irish Rover.

 

6. El Patio Maravillas, c/ Pez, 21

 

“Yo creo en la gente que camina. Creo en la gente que habla”. —Excess. Tricky

 

Tricky es un guerrero urbano. Está acostumbrado a la lucha. “En mi barrio era frecuente la violencia porque estaba en minoría al tratarse de un ghetto de blancos”. Siempre ha expresado su repulsa por los problemas surgidos de la desigualdad social. Por ello, le gustará comprobar cómo otras opciones más solidarias y colectivas toman parte de un cambio social profundo. En la calle Pez, aún sobrevive El Patio, a pesar de las presiones para su cierre, como punto de encuentro para muchas ideas y utopías que maduran en el local. Allí volarán las cervezas a precios populares brindando en inglés por un futuro mejor.

 

Foto: Patio Maravillas.

Foto: Patio Maravillas.

 

7. El Hombre Moderno, c/ Pez, 2

 

“Cuando estás sentado solo en el centro de la pista, hay algo incontrolable”. —Tattoo. Tricky.

 

Un poco más arriba del Patio, en la misma calle Pez, nos encontramos con El Hombre Moderno, un lounge ideal donde picar algo eficiente, sabroso y breve como excusa para continuar la velada en su planta de abajo. Una deliciosa milanesa o una infalible pizza italoargentina nos ayudan a recargar pilas mientras un amplio abanico de buena música nos aguarda debajo de nuestros pies inquietos. Sus puntuales sesiones de electrónica de vanguardia son una delicia para sibaritas sonoros. En la zona inferior del local, unos arcos construyen el lugar con más encanto de Malasaña. Un sitio idóneo donde dar rienda suelta a esa parte incontrolable de tu ser. Allí, en mitad de la pista envuelto en el aire sofisticado del entorno y su banda sonora no te queda otra que ofrecer tu mejor flow a la atractiva concurrencia. Sin duda, un buen preludio para lo que nos aguarda a continuación.

 

Foto: El Hombre Moderno.

Foto: El Hombre Moderno.

 

8. El Mondo, c/ Alcalá, 20

 

“Me gusta rockear, me gusta bailar, me gusta que las chicas bonitas se bajen los pantalones.” —MixMag, Tricky.

 

Dejamos atrás la bóveda sonora de El Hombre Moderno para dirigirnos a la sala con mejor programación de la ciudad. Un tesoro cuya residencia se encuentra en la antigua dirección de un desafortunado local mítico. El Mondo siempre es sinónimo de la electrónica más transgresora y variada de la ciudad. En su interior siempre se cuece alguna sesión estremecedora y por su cabina se pasean tipos como Laurent Garnier o Sasha. A un músico que ha revolucionado los 90, le encantará rockear, bailar o encontrarse con músicos de su generación y con la nueva hornada de talento en el Mondo. Lo de los pantalones de las chicas bonitas es lo único que no le podemos garantizar.

 

9. Tirso de Molina

 

“Guardo mucha oscuridad en mi mente”. —Tricky a The Guardian. 2013

 

Una velada en el Mondo da para mucho aunque queda otro último punto que recorrer junto a nuestro invitado. Hace unos años confesaba a The Guardian: “Estoy dejando de fumar hierba aunque me gusta fumar un canuto antes de dormir”. En la zona de la plaza Tirso de Molina es posible que encuentre lo que busca, o eso dicen. Es una plaza bohemia y oscura como la mente de Tricky, aunque destaca por el brillo de las flores que allí se venden dentro y fuera de las floristerías. Su experiencia como actor en la serie web We deliver, donde hacía de dealer, le puede venir bien a la hora de llevar la transacción a su territorio.

 

tricky-2014

 

Con una sonrisa nos recuerda que en la oscuridad de la noche siempre hay un momento en donde la luz se comienza a imponer. Ya es ese momento. Una cortina de humo nos despide de Tricky, en medio de una ciudad que comparte con el músico de Bristol su exquisito gusto por la decadencia y el exceso.

 

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *