EL MIEDO A VIVIR ACOJONADO

La editorial Ya lo dijo Casimiro Parker publica “La Crisis”, el nuevo poemario de Sergio C. Fanjul. Sí, esta crisis. Hay ladrillo, desahucios, stress, brokers, paro… Una fiesta, vaya. Y estás invitado. Por Gorka Elorrieta


04 octubre 2013

Foto: Óscar Carriquí

 

Cabellos dientes pies y vuestras manos nuestras

cualquier ideología vuestro contrato es nuestro

sólo la enfermedad que pagaréis es vuestra

 y nunca fue más nuestra cualquier poesía política

Poema de Joaquín Pérez Azaústre

 

Hace casi un año el periodista y escritor Sergio C. Fanjul se autoentrevistó aquí mismo a propósito de otro título suyo, Genio de extrarradio. Y otros cuentos., un puñado de relatos con portada e ilustraciones de Cristóbal Fortúnez. Cerraba el texto respondiéndose así: “Aunque me resultas simpático, me has hecho una entrevista tópica y regulera. Menos mal que mis respuestas le darán cierto esplendor. ¿Esto dónde dices que va a salir?”. Sus respuestas vuelven a salvar los muebles. A continuación, una radiografía de su crisis particular (que es también la nuestra).

 

Te declaras…
Insolvente.

 

¿En qué andas ahora? ¿Alguna lectura poética la vista?
Pues mira, precisamente acabo de actuar con mi compinche, socio y hermanín, el ínclito actor Mario Tardón, en el festival Valiente Inverso, que organiza la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker (editora de La Crisis) en la sala Clamores, con gran éxito, todo hay que decirlo. Más que recitar los poemas de La Crisis, así a palo seco, montamos un buen lío con música punk y pasamontañas para soliviantar a las masas y provocar la Revolución Mundial, que es nuestro gran anhelo, y que aún seguimos esperando. Pero no dudamos de nuestras posibilidades y de la inteligencia y motivación de nuestro público. Con que alguien, después de vernos, la lie parda y pase la noche en el calabozo, nos damos por satisfechos. Si nos invitan a una copa o a movidas raras, pues también bien.

 

Sergio Vs. Txe Peligro
Sergio C. Fanjul es un pseudónimo de Txe Peligro, que soy yo. Como uno de esos heterónimos que utilizaba Pessoa. El Fanjul lo utilizo para firmar en periódicos serios o para ir a la Seguridad Social en busca de ansiolíticos o pruebas de venéreas.

 

A tiempo completo eres “freelance”, una vida semejante a…
A la del corsario, el bucanero, el explorador o la prostituta. El freelancismo es el –ismo de nuestro tiempo, después de la muerte de las grandes ideologías a mano de la sabrosa posmodernidad. Yo, como hombre que cabalga grácilmente en la ola de nuestra época, estoy muy orgulloso de ser freelance, marcarme mis horarios y trabajar en casa, en calzoncillos y mientras guiso, con una alta probabilidad de siesta. Aunque, con la edad, empieza a cansarme levemente esta inestabilidad pecuniaria y laboral, el no saber qué va pasar el mes que viene. Busco un puesto de consejero delegado de algo, lo que sea. Si alguien sabe algo, mensaje por privi.

 

Venga, quitémonosla ya. Habla, de nuevo, de esa relación entre astrofísica (es licenciado en la materia) y poesía
La pregunta del millón. Si cada vez que me la han hecho me hubieran dado una bofetada, tendría todos los huesos rotos. Te cuento lo que cuento siempre: creo que la división entre ciencias, que fue lo que yo estudié, y humanidades, por las que tengo mucho interés, es ficticia y se promueve desde el sistema educativo. Si me interesa como funciona una célula, ¿por qué no me va interesar como funciona una sociedad? Es de necios quedarse en uno de estos reductos. De hecho ya existe una cosa, llamada la Tercera Cultura (o la Generación Nocilla, capitaneada por Agustín Fernández Mallo), que trata de tender puentes entre estos dos extremos. Como suele decirse: resulta vergonzoso, hoy en día, no saber qué es El Quijote (aunque no tantos lo han leído), sin embargo, poca gente del mundo de la cultura puede enunciar el Segundo Principio de la Termodinámica, una ley fundamental que rige nuestra existencia hasta los ámbitos más íntimos. Y es que la ciencia también es cultura, coño.

 

¿Cuándo empezaste a escribir poesía?
Pues algún día lluvioso asturiano, supongo, cuando era un joven que ahora si me viera me despreciaría, tomándome un gin tonic en el balcón, que es como se hacen estas cosas, aunque seguro que entonces el gin tonic todavía era una cosa de grasabares y no de “eventos” cool. Lo cierto es que cuando empecé a escribir poesía había leído muy poca poesía, y lo cierto es que sé bien poco sobre el género aún a día de hoy, pero lo hacía, y lo hago, por intuición. Y oye, fue saliendo la cosa, gané premios, publiqué libros y obtuve algo de dinero, que es para lo que uno se hace poeta: para hacerse rico.

 

 

¿Por qué lanzarse de cabeza al lodazal de la crisis?
Bueno, una razón puede ser el oportunismo, claro, vender muchos libros, amasar fortuna, y salir, unilateralmente, de la crisis. Pero eso es altamente improbable. Lo cierto es que la crisis, que empezó como una entelequia que venía de no sé dónde, con no sé qué hipotecas de Alabama, y que José Luis Rodríguez Zapatero no se atrevía a nombrar (la desaceleración acelerada y otros versitos), se ha convertido en algo muy palpable. Casi todo lo que he escrito en periódicos, revistas o fanzines desde que empezó la crisis, trata sobre la crisis, ya escriba sobre literatura, ciencia, arte contemporáneo, teatro, circos de pulgas o lociones cosméticas. Es el gran tema de nuestro tiempo, lo que vertebra nuestras vidas. Nos dimos cuenta de que, como decía Marx, la realidad económica es la base de la realidad, cosa que no se aprecia tanto en tiempos de expansión y despiporre, aunque también. La gente está empezando a escribir sobre la crisis en novelas, poemas y demás, y es lícito, porque, aparte de todo, tenemos que dejar testimonio de nuestro tiempo. Mira a Steinbeck en “Las uvas de la ira “. Y, joder, es lo que ves, oyes y hueles cuando abres un periódico o bajas al bar de la esquina. Los taxistas. La crisis.

 

¿Qué encendió la mecha?
Pues me di cuenta de que aquí y allá, en mi blog PlanetaImaginario (que tengo algo abandonado, perdón), en mis archivos de Word y en los lugares más roñosos de mi cerebro tenía piezas, poéticas o en prosa, que trataban del asunto. El trabajo fue más de reunión y poda, que de creación, aunque también escribí cosas nuevas. El libro estaba ahí, pero no me había dado cuenta.

 

¿Y estaba ahí en forma, tal y como los llamas, de econopoemas y no, por ejemplo, como una colección de relatos breves o, incluso, una novela?
Como lo encontré ya hecho en un gran porcentaje, como un ready made duchampiano, estaba claro que era poema, o prosa poética, en el libro hay muchos géneros diferentes, y algunos no son muy poéticos, sea eso lo que sea. Pero también pensé que, de hablar de la crisis, era mucho más común hacerlo en prosa, ya sea ficción o ensayo, que en poema. Sobre estos temas hay poca poesía. En concreto, la única referencia fuerte que conocía era el libro “Dinero“, de Pablo García Casado, que se publicó en la difunta y fantabulosa editorial DVD. De hecho algún poema de mi libro, concretamente ‘tragaperras’, me recuerda a los de Casado, aunque yo sea mucho más torpe. ¿Qué es esto? Pues ya lo dije: una denuncia, una llamada a la revuelta y un chiste malo.

 

¿Cuáles fueron tus sensaciones/emociones durante la escritura?
No sé qué decirte. Igual soy pelín insensible. A mí los poemas, y todo en general, se me ocurren del tirón y cuando paseo por el centro de Madrid, que es una cosa que hago mucho como buen freelance, que si no se pasa uno el día en casa. Las ideas están en la calle. Este es un libro con un estilo directo y no muy alambicado. Soy un poeta vomitivo, en el sentido en el que vomito los poemas, y me cuesta ser perfeccionista. Pero esta urgencia me parecía que iba bien con un tema de actualidad como el que trato. Igual, como ha dicho el crítico y poeta Martín López Vega, esto dentro de unos años no se entiende, y es verdad, pero seguramente seguiremos igual de mal o peor, cosa que le vendrá muy mal al género humano, pero muy bien a mis más oscuras ambiciones poéticas.

 

¿Qué pinta Dios en todo esto? Aparece en, al menos, dos poemas.
Dios es culpable de todo, por su ausencia, claro. Si Dios existiese regularía los mercados financieros y afianzaría el Estado del Bienestar. Pero como ya conté en un relato de mi anterior libro, “Genio de Extrarradio”, Dios debe ser un jipi que se pasa la tarde en el cielo fumando marihuana y tocando la guitarrita, rodeado de ángeles asexuados.

 

Somos esclavos. Últimamente de…
El cargador de mi smartphone. Yo siempre voy a contrapié con las nuevas tecnologías. No tuve ordenador en casa hasta 2007, fui el último de mi clase en tener móvil, fui un acérrimo crítico de las redes sociales (y ya ves, enganchado) y mi Smartphone con whatsapp y gromeanuer lo tengo hace un par de meses. Y gasta batería que lo flipas. Me gustaría implantarme un cargador en mi anatomía pero no sé dónde. Odiaba que la gente guasapeara en mi presencia, y todavía lo odio, pero ahora que tengo guasap puedo vengarme. Por lo demás, a nadie parece importarle. Soy un hombre triste.

 

Una banda sonora para La Crisis 
Los Clash o los Smiths. No sé.  O un grupo de aquí de Madrid que se llamaban Hechos contra el decoro y obtuvieron cierta fama con la banda sonora de Barrio, la peli de Fernando León de Aranoa. Molan. Y eso que entonces estábamos en la Champions League.

 

Lo has mencionado antes… ¿Has abandonado definitivamente tu blog PlanetaImaginario o has cambiado de “residencia”? 
El blog lo tengo algo abandonado, pero no lo considero clausurado. Ahora planeo escribir sobre el agua con gas, que es mi nueva pasión, pero nunca encuentro el momento, entre tanta siesta. De todo lo que he escrito como periodista, autor, o negro literario para grandes editoriales, es casi que lo que me ha dado más grandes satisfacciones, y gracias a él empecé a escribir y ahora me da de comer (rápido y mal). Así que no quiero dejarlo, aunque la época del blogging parece que ha pasado. Ahora lo que me fascina es el Facebook. El estado de Facebook, o el tuit si me apuras, es el aforismo de nuestra época. De hecho gente como Camilo de Ory o Juan Soto Ivars han sacado o planean sacar libros recopilatorios de estados de Facebook. Yo también tengo un proyectillo por ahí, pero todavía está en el aire.

 

Danos un puñado de poetas jóvenes que te gusten
No sé hasta cuando uno es joven, pero ya he citado a Pablo García Casado, también Fruela Fernández, Carlos Pardo, José Luis Piquero, Alberto Santamaría, Javier Moreno, Miriam Reyes, Laura Casielles, Elena Medel, Pablo López Carballo, Ana Gorría, Sofía Castañón, Martín López Vega… Seguro que me olvido a mil. Luego me interesa eso que llaman de forma horrible la perfopoesía, con gente como Ajo, Peru Saizprez, Eduard Escoffet…  Aunque todos estos ya están haciéndose talluditos, vamos, como todos.  Luego en la generación más joven que la mía, esos odiosos jóvenes tan talentosos que vienen a matarnos, hay mucha gente interesante, algunos los ha reunido Luna Miguel en “Tenían veinte años y estaban locos“, o en la editorial La Bella Varsovia… Hay muchos buenos, la verdad, espero que se dediquen a otra cosa.

 

En tu Madrid más personal hay… 
Sobre todo esas chinobirras que me tomo en las plazas de mis barrios, Lavapiés (donde vivo, soy la emperatriz de Lavapiés) y Malasaña (donde alterno). Es lo que he bautizado como Fresh Bankin’, que lo cuento siempre, un detournement situacionista del lema bancario que utilizo para nuestros fines etílicos. Me dicen que eso es el botellón de toda la vida, pero creo que, como San Steve Jobs, que Dios lo tenga en su seno, hay que buscar nuevos envoltorios para las cosas de siempre, sobre todo cuando pasas de los 30 y te gusta beber en la calle, lo cual resulta vergonzoso, a la par que enriquecedor.

 

De la capital aborreces…
Siempre digo que tengo una relación de amor-odio con la ciudad, para hacerme el interesante, pero ahora que lo pienso, lo cierto es que Madrid me fascina bastante. Como dijo un comentarista de mi blog, si Barcelona es para sacarla a pasear de la mano, Madrid es para follársela. A mí me gusta follarme a Madrid y que Madrid me folle. Y ya sabes que, en esto del follar, hay veces que duele un poco, pero duele con gusto. Con gustirrinín, mejor dicho.

 

Entre los ilustres, una breve enumeración de tus poetas o narradores más inspiradores
Soy más de libros que de autores, pero, yo qué sé, podría citar a algunos escritores que, por cierto, no creo que hayan inspirado mucho lo que escribo: Ángel González, Rafael Chirbes, David Foster Wallace (menos sus novelas enormes, no leo más de 500 páginas), Claudio Rodríguez, Julio Cortázar, Manuel Vilas, Juan José Millás (esas columnas), Luis Rosales, Alejandra Pizarnik, ¡hasta Javier Marías! al que avistaba frecuentemente por mi anterior barrio de la Plaza Mayor, como quien avista a una ballena blanca… Lo cierto es que últimamente lo que más leo es ensayo o periodismo (son cojonudas editoriales como Turner, Capitán Swing o Libros del K.O.), que me resulta más útil para mi trabajo periodístico que las ficciones, me aporta ideas. Me cuesta mucho leer novelas últimamente. La poesía sí la trabajo.

 

Una promesa
Lo siento mucho. No volverá a pasar.

 

Puedes recitar de memoria…
La canción del pirata, de Espronceda, que me la aprendí en el cole y la profe siempre me sacaba a recitar. Y yo todo orgulloso. Mutatis mutandis, podría aplicarse perfectamente hoy en día a los neoliberales asilvestrados, a los especuladores financieros, y a algunos de mis mejores amigos, que son unos piratones. Y a mí mismo, que voy siempre a full. “¡Sentenciado estoy a muerte! / Yo me río: / no me abandone la suerte, / y al mismo que me condena / colgaré de alguna antena / quizá en su propio navío”. Pues eso.

19 septiembre 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

The Russian Club


Macarena Berjano, fundadora del blog Cuna Literaria, acerca la literatura rusa al centro de Madrid a través de clubes de lectura, reuniones y jaranas poéticas.


03 mayo 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Editorial 120 pies


Editorial de libros electrónicos.


04 abril 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: India Toctli, poeta y pintora


Isabel García Mellado presenta a su alter ego, India Toctli, poeta y pintora que debuta en los circuitos editoriales con el poemario “Atl”.



Comentarios:

Añadir comentario
Cristina H. says:

Genial entrevista!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *