El pop en la reliquia

Al adentrarse en  el sótano de la  galería Swinton & Grant nos encontramos con “The Schlagen Richten Collection”, un mundo arqueológico y desconcertante en el que nada es lo que parece. Entre el barro y la escayola se esconde una gran colección de arte pop. Por Ilda Mosquera


17 julio 2014

El creador de este universo firmó la obra como S.A.M. Unas siglas enigmáticas tras las que se esconde Samuel Titos, bajista de Dover, pintor y escultor. Hablamos con el polifacético artista sobre lo que podrían ser “los Andy Warhol del año 1.000”.

 

SAM-1low

 

¿Cómo comienza esta colección?

Llevo años yendo al Rastro a recoger basura. Todos los domingos cuando se van los puestos quedan montones de cosas que se rompen y objetos que dejan ahí como libros, joyas, figuras, dentaduras postizas, juguetes… Yo las recogía y después las catalogaba, juntaba las pelucas, los brazos de muñecos… Me gusta dar ese paseo, es excitante y emocionante. No sabes lo que te vas a encontrar. Yo lo hacía pensando en hacer algo, pero no sabía el qué. Cuando me comentaron en Swinton & Grant la posibilidad de exponer ya me planteé qué quería contar. Ahí fue donde se me ocurrió crear algo enigmático, una falsa colección de piezas pseudoartísticas y llevarlas a un terreno misterioso y mágico.

 

¿Qué querías conseguir?

Nada. Aunque cuando no quieres decir nada ya estás diciendo algo. A nivel iconográfico quería que el espectador se pudiese hacer una composición de lugar. Jugaba a no dar texto teórico y que la propia obra se ofreciese de gancho. Captas ideas subyacentes: look de algo antropológico, jerarquías, misticismo, elementos fetiche, propaganda, aspectos medievales… A partir de ahí quería que cada persona tejiese la historia por sí misma. Trato de no explicar de dónde provienen las relaciones o el poder para que la historia dependa de la riqueza imaginativa de cada persona.

 

¿Tu obra no tiene discurso teórico?

Siempre hay un discurso, pero no tiene por qué ser tan riguroso. Mi interés no es hacer una reflexión profunda; es demostrar cómo actuamos cuando vemos arte moderno y hacer ver que hemos perdido la capacidad de “andar por nuestra cuenta”. Quiero preguntar por qué estamos tan apegados a explicar las cosas y a esas etiquetas sin las que nos perdemos, queremos ir de la mano sin pensar nada. En realidad  la colección es un juego. Parece que hay algo detrás: una civilización antigua, jerarquías, religión… Juego con el poder de la imagen y el enigma sin resolver.

 

SAM-4

 

¿Cómo es “The Schlagen Richten Collection”?

Una colección inexplicable. Hay objetos que parecen antropológicos, ídolos, obispos… pero en realidad no va de nada. Es un desafío a la catalogación. En el fondo es una desmitificación profunda de la intelectualidad que supone que tienes que encontrar en el arte hoy en día.

 

¿Hay alguna reivindicación política en tu obra?

No. Los carteles pueden tener influencias fascista, revolucionaria, contrarrevolucionaria… pero no quiere expresar nada sobre esos conceptos. La crítica al sistema político está muy superada en el arte. Hay muchos artistas y analistas políticos que ya lo hacen. Yo lo uso como gancho para atraer la atención y crear un punto a seguir en la cabeza de los visitantes.

 

SAM-5

 

Tu colección tiene un look de reliquia de museo, pero ¿esconde también mucho pop, no?

Se pueden ver deshechos de cultura pop: brazos de Nenuco, restos de porcelana kitsch, figuras de Playmobil… Los pósters tienen un sentido pop. En general creo que es una gran colección de arte pop.

 

¿Qué elementos reciclados utilizas?

Dentaduras postizas, pelucas, figuras de belén… y posters de Lina Morgan para los cárteles. Todo lo que recojo en el Rastro que me llama la atención por color, forma, interés estético o valor escultórico.

 

¿Por qué  has utilizado el barro para estas figuras?

Es lo que he utilizado para modelar y la escayola para mantener los materiales reciclados juntos. Cuando hice la primera cara me apetecía trabajar con barro y eso al final me llevó a jugar con el discurso a través de él.

 

¿Por qué firmas como S.AM?

Es un diminutivo de Samuel. Parecen las siglas de algo, pero una vez más, no son nada.

 

¿Y cómo pusiste nombre a la colección?

Es un juego de palabras: schlagen significa doblar algo o darle golpes y richten enderezar. Me gustaba la dicotomía de palabras y el juego parece el apellido de los propietarios de una fundación. Es otro elemento de una colección inexplicable y entra dentro de la estética institucional que tiene a simple vista.

 

¿Tienes algún ritual a la hora de trabajar?

El trabajo es agotador físicamente. Son muchas piezas, mucha suciedad… No es para poner música y relajarte. Estoy cortando con sierras y clavando clavos, pienso en mis cosas e intento no cortarme una mano. No es profundo y espiritual.

 

¿En que estás trabajando ahora?

Estoy grabando disco nuevo con Dover y en los ratos libres dando vueltas a ver qué es lo siguiente. Estoy dibujando, pintando y pensando qué es lo que me apetece hacer. Sacar los colores me ayuda a pensar.

 

SAM-2low

 

* “The Schlagen Richten Collection” se puede ver hasta el 26 de julio en Swinton & Grant (c/ Miguel Servet, 21) y este sábado 19 a las 12:30h, S.A.M. y el comisario independiente Javier Duero estarán charlando sobre arte y sistemas sociales en la propia galería.

22 mayo 2018 by NEREA UBIETO

R de resistencia o la vergüenza de ser hombre


Ramón Mateos traduce con destreza datos estadísticos en expresiones artísticas que tocan las conciencias desde otra sensibilidad.


16 mayo 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Almudena Lobera


La artista investiga en sus obras sobre una serie de binomios que encuentran respuesta, a menudo, en la contemplación del espectador.


09 mayo 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de mayo


Escultura, pintura fotografía… Las cinco exposiciones que no te deberías perder este mes.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *