El ruido viene de ahí

Su título ya nos entusiasma. ‘Gente en sitios’. Esa desarmante simplicidad que tan bien casa con todo lo que la película es y propone. No somos más que eso y, a la vez, todo eso. Somos la risa, el absurdo, los miedos y las buenas voluntades que admirablemente presenta Juan Cavestany. Por Gorka Elorrieta.


19 diciembre 2013

Foto: Claudio de Casas

 

Guionista, director y dramaturgo, Juan Cavestany estrena –tristemente solo en cines de Madrid y Barcelona- ‘Gente en sitios’, una película que disecciona nuestro desconcierto y deja una mueca cómplice.
Una película en la que, armado de una sencilla handycam, se enfunda esos tres papeles y alguno más, y por la que ha recibido elogios en los distintos festivales donde se ha proyectado; cierra, por cierto, este sábado el indispensable Festival Márgenes en La Casa Encendida.
Una película que habla de las vueltas que damos para sobrevivir en el páramo que nos ha trazado nuestra clase política (es decir, los bancos), que aboceta lo que somos –nosotros, el pueblo- desde una mirada esperpéntica (con mordiente y afecto) y que constata lo que nos cuesta conciliar el sueño.
Una película que hace crecer exponencialmente su seductor universo de personajes, siempre tan terriblemente humanos como desnortados por una situación cualquiera o la vida (capitalista) misma. Gente que ya protagonizó otras de sus cintas-igualmente recomendables ‘El señor’ o ‘Dispongo de barcos’- o brillantes comedias teatrales como ‘El traje’.
Una película que da un paso adelante en la militancia (sobre todo, cinematográfica).
Una película que podrá verse online a partir del 15 de enero.

 

 

El otro día le mandamos unas preguntas…

 

¿Cómo fue el proceso de escritura? ¿Fue recopilando reflexiones, ideas… que le persiguen (como creador) y que tenía apuntadas o intento ser más canónico, seguir un proceso más estructurado, tirar unas líneas fijas desde cero? 
Una tercera parte de la película la tenía escrita a priori o procedía de ideas o apuntes preexistentes. Otro tercio lo fui escribiendo sobre la marcha, a menudo el día antes de rodar. El tercio restante son ideas de los actores involucrados (Nacho Marraco, Pilar López) o monólogos conducidos por mí (Coque Malla, Juan Carlos Monedero). En conjunto diría que es una película muy de escritura, pero no “de guión”.

 

¿Cuánto tiempo ha durado el rodaje de ‘Gente en sitios’? 

Seis meses, rodando uno o dos días por semana.

 

¿Y cómo ha vivido ese tiempo respecto a la película, cómo ha afectado a su relación con ella?
La película está enhebrada y entreverada con el resto de mi vida en esos meses, por eso tiene algo de diario mental. Mientras hacía la película he seguido escribiendo teatro y otras ocupaciones.

 

¿Qué se ha repetido más veces haciendo esta película?
All work and no play makes Jack a dull boy.

 

 

Tiene ‘Gente en sitios’ algo de ese concepto japonés que relaciona lo incompleto, la imperfección con la belleza… Porque puede existir un sutilísimo hilo conductor pero también muchas puertas abiertas… ¿Hay algo de wabi-sabi en la película, en cómo su idea primera –que es tan trascendental como monumental- se hace película?

Sí, tiene que ver con eso pero sobre todo con el concepto de lo fragmentado e incompleto que elabora José Sanchis Sinisterra. Tiene que ver con los relatos de Franz Kafka y con un mundo donde la información y las emociones son siempre dispersas y esporádicas.

 

¿Kafka ya lo sabía?
“En el combate entre tú y el mundo, ponte del lado del mundo”.

 

Si hablamos de humor, le debes mucho a…
Los hermanos Marx, Will Ferrell, Louis CK…

 

¿Cómo se enfrentó a todo ese material rodado? ¿Tenía muy claro lo que quería contar, imagino, pero también quizás aparecieron detalles –incluso a la hora de montar- que no podía rechazar, que no quería dejar a un lado?
Durante el rodaje escribía nuevas escenas que de repente se me hacía necesario incluir en la película. En el montaje final era importante el orden de las escenas, para conformar un viaje unidireccional a pesar de la dispersión. El viaje para mí empieza con la risa, pasa a lo oscuro, en lo oscuro llega lo sorprendente, y luego un poco más de risa para llegar a un final contundente y amable a la vez. Para conseguir esto tuve que recolocar o rodar ad hoc alguna pieza completa.

 

¿’Gente en sitios’ resume, mejor que nada, todas sus preocupaciones actuales? Parece como si ‘El señor’, ‘El traje’, ‘Capitalismo. Hazles reír’ fueran pasos (necesarios) para llegar a aquí.
Si con esto te refieres a cierta coherencia, pues me alegro que la haya. Pero esa coherencia no está buscada con ahínco, sino que va saliendo.

 

Igual que uno de los personajes… ¿Barajó otros títulos para la película?
Sí, claro, y entre ellos algunos de los que dice José Ángel Egido en la película, como ‘Aves de fuerza desigual’ o ‘El ruido viene de ahí’. Pero eran demasiado metálicos.

 

 

Están todos. Enorme casting. En monodosis pero nunca como cameos, sino como protagonistas fugaces. ¿Con quién más le hubiera gustado contar para ‘Gente en sitios’? ¿Con qué “sketch” disfrutó más del proceso de creación, del “durante”? 

Exactamente, muy bien visto, no son cameos sino protagonistas todos. Todos los actores son piezas indispensables, la película en ese sentido es muy horizontal y es parte de su valor. No podría elegir una sola escena, prácticamente todas fueron un disfrute, ninguna se me atravesó, como suele pasar en un rodaje normal. Incluso las que creía que no estaban bien, luego estaban bien.

 

Tal y como está rodada (técnicamente hablando), la sintonía con los actores es fundamental.
Sí, es una forma de trabajar que requiere o mejor dicho se basa en una confianza total con el actor, que sea un momento de experimentación y disfrute. Era todo como un ensayo grabado, prueba/error, descubrimiento… Grabo yo y dirijo a la vez, les pido cambios sobre la marcha, luego más o menos sé cómo lo voy a montar.

 

Nos podemos imaginar la cantidad de extras que podría tener el dvd de la película…
Algunas piezas las iré difundiendo por internet, pero en el dvd el extra que hay es mi cortometraje ‘Ramona’, protagonizado por Amparo Valle, Luis Bermejo y Virginia Nölting. Es un corto que podría ser un momento de ‘Gente en sitios’.

 

Hacerla a mano es una opción personal, una decisión necesaria/afín a la historia… En definitiva, ¿cree que podría hacerlas con una mayor financiación o así se desvirtuaría ese equilibrio fondo/forma? 
Sí, pero sería otra cosa. Esto es así porque está hecho así. No se puede hacer de otra manera.

 

¿Cómo lleva lo de ser “la peli más sorprendente/relevante del panorama nacional de este año” y parabienes similares? ¿Cuál es su digestión de todo este eco?
No me lo creo y por tanto me agrada.

 

¿Qué le ha sorprendido si hablamos de cine nacional (aunque no se haya estrenado comercialmente sino en las programaciones de filmotecas, festivales, internet…)?
Me sorprende el momento del cine español sin siquiera haber visto los títulos importantes de este año como por ejemplo ‘La herida’, ‘El futuro’ o ‘Costa da Morte’. Me sorprende la capacidad de supervivencia. Me ha gustado ‘La gran familia española’. Me gusta ‘Mi loco Erasmus’ y ‘La tumba de Bruce Lee’. ‘Todas las mujeres’ de Mariano Barroso me parece de lo mejor del año. Ahora me voy a ver ‘Tres bodas de más’. Es increíble estar sobreviviendo al asalto de la gente que nos administra, igual que parece mentira que sobreviva la gente trabajadora, en general.

 

 

Es una película que pide un segundo visionado. Es un cajón de sastre repleto de hallazgos, de ideas, de historias… Esa sensación de sobreestimulación y de congénita deriva (a la que se somete al espectador) es también la que ofrece el capitalismo y su resaca… ¿Combatirlo o hacerlo aún más visible con las mismas armas?

No deberíamos sólo contribuir al desconcierto y la deriva, pero a la vez uno es honesto consigo mismo y su momento. En ‘Gente en sitios’ creo que los personajes intentando no ahogarse son un espejo estimulante. La película es rara y nítida a la vez, y al mismo tiempo desasosiega y anima, creo.

 

El espectador medio saldrá sin entender la propuesta al 100% (porque es arriesgada a muchos niveles, incluido el técnico) pero sí le quedará un poso. ¿Cuál le gustaría que fuera? 
Hay mucha oferta de todo tipo de servicios, productos y estímulos, y espero que la película no sea redundante en esto, es decir, me angustia el exceso de información y me gustaría que esta película jugara a la contra de eso de alguna manera que no sé bien cuál es.

 

Al terminar la película, a un paso de su estreno… ¿Cuáles son sus sensaciones?
Agradecimiento a los actores y actrices de la película, con los que tengo una deuda pendiente.

 

APÉNDICE MADRIZ
Un rincón/un lugar que le resulte especialmente inspirador: La carretera de La Coruña.
Te invitamos a unas cañas en… Cervecería La Paloma (c/Toledo 85).
Para comer rico y barato nos llevas a… La Sanabresa (c/ Amor de Dios 12).

 

 

12 septiembre 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: La mansión de la niebla


Este film resulta ser uno de los mejores ejemplos del fantaterror español, un género difícil y escaso en nuestro país. Rodada en Madrid, bajo la dirección de Francisco Lara Polop en 1972.


18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.



Comentarios:

Añadir comentario
Sonia says:

Qué catacrack Cavestany. Su obra es imprescindible. ¡Gracias por la entrevista!

Jude says:

Gracias por darle bola a este crack. ¡Enhorabuena por la entrevista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *