El sentido común de Luke Fowler

Luke Fowler reniega de las escuelas de arte, y confiesa no haber pasado nunca por clases que le enseñasen sobre qué es el cine o cómo hacer películas y presenta “Sentido Común” en La Casa Encendida.
Por Lara Alcz Miranda


22 octubre 2013

 

La enseñanza típica y reglada poco tiene que ver con Luke Fowler. De espíritu libre, pero sobre todo crítico no busca encajar en el sistema del cine o la televisión de hoy en día, sino que su objetivo es el de explicar la historia por medio de otro discurso al dominante. Sus obras, constituyen homenajes fílmicos a personajes determinados que dan otra lectura a la historia siempre narrada por medio de una ideología imperante dentro del sistema, lo que según él, genera una estructura de recuerdo por medio del archivo que no es neutral.

 

SENTIDO COMÚN

El proyecto que Fowler presenta en La Casa Encendida, consta de tres piezas cinematográficas alejadas de las características de la estructura habitual del documental. Fowler no persigue llegar a mostrar un documental sino una obra artística que sirva como archivo y a la vez produzca un cambio de percepción sobre el que la observa, infligiendo un nuevo sentido a su forma de contemplar la historia y la manera en qué se transmite.

 

Esta visión ideológica de la historia, plantea un primer punto dentro de Sentido Común: quién motiva dicha versión y quién se beneficia de ella. La búsqueda de lo inusual marca nuestros intereses a la hora de ampliar nuestra concepción del mundo, puesto que no reparamos en lo cotidiano, sino en aquello que nos resulta novedoso. Así, no pretendemos entender lo que sucede a nuestro alrededor, pero sí lo lejano, lo que no “nos pertenece” o es ajeno a nuestro entorno. Esta cuestión es abordada por Luke Fowler realizando películas sobre personajes inusuales, que en su momento no gozaron de toda la atención que merecían, y que fueron aislados del conocimiento de la clase obrera frustrando el desarrollo de sus teorías para entender la sociedad.

 

Estos protagonistas puestos en pantalla por Fowler retoman su importancia y se muestran accesibles para todos, con el silencioso fin de complicar también las presunciones sobre la verdad y la vida que posee la masa mundial.

 

En sus películas usa a menudo material de archivo para trasladar cómo se construye la historia. Existiendo la posibilidad de que sean varias las verdades, y no sólo un único punto de vista mainstream promocionado por el poder. De esta forma, Fowler sostiene que la imagen está condicionada a lo que se ve y a lo que está permitido ver, igual que se entienden dichas imágenes condicionado por lo que está permitido mostrar.

 

El sonido es elemental, entendiendo Fawler que la mayoría de las veces se utiliza como llamada a la nostalgia para desencadenar emociones, él emplea el sonido como una parte igual de importante en la composición, que tiene un lenguaje definido y que compone una línea comprensiva y dialéctica que completa la obra. Sin sonido, no hay pieza.

 

Tanto “Sentido Común” como Luke Fowler proponen un discurso donde el arte se ha de interpretar de una manera social, con un diálogo horizontal en el proceso creativo con todos aquellos que participan en la producción de la película, dando como resultado una pieza democrática desde el comienzo hasta el fin del proyecto.

 

 

“Sentido Común” cita a tres personajes británicos de las décadas de los sesenta y los setenta, que lucharon contra la jerarquía en sus profesiones. Todos ellos hombres, anti-sistema, revolucionarios en cuanto a la visión organizativa de sus respectivas competencias y de las relaciones entre trabajadores, -lo cual enlaza especialmente con el punto de vista desde el que trabaja este autor-.

 

 

“Pilgrimage From Scattered Points” sobre Cornelius Cardew, compositor inglés nacido en los años treinta que fue especialmente conocido por romper con las jerarquías en la música avant-garde y con el concepto de orquesta. Los músicos conformaban una compañía donde tocaban allí donde querían, su composición era libre y sus piezas improvisadas. La experimentalidad era lo único que alimentaba sus obras y lo dejó reflejado incluso en la forma de transcribirlas y en cómo empleaba la notación musical. También fue un potente activista de izquierdas en Inglaterra.

 

“The Poor Stockinger” sobre E. P Thompson, historiador marxista cuya obra desvinculaba el análisis historicista marxista europeo del inglés, dando lugar al llamado socialismo humanista. Su proyecto más interesante consistió en ofrecer clases abiertas a trabajadores devolviendo la capacidad de actuar a la clase obrera, entendiendo que tienen su propia cultura y mentalidad. Crítico con el laborismo, defensor de la enseñanza pública gratuita y activista anti-nuclear mantuvo una sonada disputa con otro famoso historiador de izquierdas, Perry Anderson.

 

“All Divided Selves” sobre R. D Laing, psiquiatra escocés que centró sus estudios en la esquizofrenia y la psicosis. Sus teorías marcaron unas nuevas pautas en la psiquiatría moderna, fue uno de los primeros expertos en entender la normalidad como una alienación que tiene su foco en lo social, en lo que es aceptado como común. Defendía que las descripciones de los pacientes eran testimonios válidos para el estudio de las patologías y no necesariamente muestras de una enfermedad. Deligado de toda la línea freudiana, propuso un tratamiento radical para la esquizofrenia que le convirtió en un icono de la cultura alternativa. También poeta, dedicó gran parte de sus composiciones a temas como el sufrimiento y la identidad. All Divided Selves toma el título de una de sus obras escritas, The Divided Self: An Existential Study in Sanity and Madness.

 

Sentido Común puede verse hasta el 3 de noviembre en La Casa Encendida. La entrada es gratuita.

22 mayo 2018 by NEREA UBIETO

R de resistencia o la vergüenza de ser hombre


Ramón Mateos traduce con destreza datos estadísticos en expresiones artísticas que tocan las conciencias desde otra sensibilidad.


16 mayo 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Almudena Lobera


La artista investiga en sus obras sobre una serie de binomios que encuentran respuesta, a menudo, en la contemplación del espectador.


09 mayo 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de mayo


Escultura, pintura fotografía… Las cinco exposiciones que no te deberías perder este mes.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *