El túnel de datos de Ryoji Ikeda

Ryoji Ikeda acerca su obra a Madrid con su pieza data.path, que se puede visitar hasta el 5 de enero en la tercera planta del edificio de Espacio Fundación Telefónica. Por Lara Alcz Miranda


11 octubre 2013

 

La exposición fue inaugurada el pasado 27 de septiembre con un concierto que el autor ofrecía en el mismo lugar, al que asistieron sólo unos pocos afortunados, dado que las entradas gratuitas que se dispusieron en web se agotaron en menos de 48 horas. Test. pattern fue todo un éxito en el día en que se abría data.path al público madrileño.

 

Nacido en 1966 este artista autodidacta japonés ha sabido hacerse un hueco en el panorama internacional, llegando a perfilarse como uno de los referentes más importantes del arte contemporáneo en cuanto a lo que concierne al arte audiovisual, industrial y tecnológico. Sus comienzos tuvieron lugar en el campo musical, con sus composiciones basadas en las mátemáticas, códigos y secuencias. Ganó el Golden Nica en Prix Ars Electronica 2001 en la sección de música digital, pero con el paso del tiempo su producción fue acercándose cada vez más a las video instalaciones que combinaban sus ritmos con imágenes. Ahora reside en París, donde desarrolla su vida como artista y tiene su taller.

 

Ryoji Ikeda ofrece una lectura del universo interpretada por medio de códigos informáticos, coordenadas astronómicas, estructuras moleculares, y visiones en 3D que se intercalan con sonidos minimalistas que marcan tiempos, segmentan la obra y su interpretación.

 

En data.path el espectador se encuentra en una sala sin más luz que la que desprende la propia obra, donde se observa en primer lugar una proyección en el suelo que presenta imágenes distintas a las que se proyectan en el pasillo que preside esta planta.

 

 

Este túnel de 20 metros aproximadamente consta de unas paredes sobre las que se proyectan imágenes secuenciales al compás de los ritmos, abriendo y cerrando períodos sensitivos. Las luces estroboscópicas se mezclan con las imágenes proyectadas que suponen un reto para el público sobre el espacio, la luz y el sonido. El recorrido a lo largo de esta pasarela aborda nuestros sentimientos y la capacidad que los números y las precisiones científicas poseen para establecer una conexión con el juicio artístico y estético de los observadores. Buscando deshacerse de esa idea de que la matemática es fría, el artista presenta todo un cambio en el punto de vista sobre las nuevas tecnologías como soporte artístico.

 

¿Cómo entendemos los datos? Esta es una de las preguntas que articulan el discurso a lo largo de la experiencia expositiva. El autor propone una visión escultórica, donde el sonido envuelve la totalidad de la obra mediante la cual juega con la definición de la obra como performance, escultura y como pieza audiovisual. La luz, es el elemento principal que dota a data.path de una noción escultórica, dado que modela la imagen que percibimos; el sonido modela la idea entorno a la música como pieza que también es susceptible de ser expuesta como obra de arte musealizable; y la imagen representa la materialidad de todo pensamiento humano.

 

Uno de los recursos recurrentes de Ikeda es el loop. Las imágenes y los sonidos se repiten constantemente en un bucle que los articula a lo largo de toda la exposición. Ritmos cuadrados a la perfección, simples pero claros, minimalistas, que aportan distancia y lejanía a las imágenes. Una lejanía entendida dentro de un contexto que habla sobre la inmensidad y lo infinito del universo y sus posibilidades, sobre sus posibles combinaciones y todo lo que aún desconocemos. El loop, frecuentemente empleado en la música y en especial en la música electrónica y digital, es retomado por el artista como un instrumento artístico audiovisual que refuerza el poder de los visuales que se suceden en las pantallas. Crea un bucle que absorbe al espectador, una vez que entra dentro del espacio donde se sitúa la pieza, jugando con la perspectiva.

 

El espacio es otro de los elementos clave que ayudan a desarrollar las diferentes características de la producción de Ryoji Ikeda en función del lugar donde van a ser expuestas y montadas las instalaciones. Por un lado, el hecho de que sean dos paredes las que configuren y limiten el espacio ayudan a dar una perspectiva cósmica. Si data.path es contemplada desde su punto final, podemos entrar en un juego de perspectiva que figura un espacio que decrece, a causa de las imágenes vectoriales y lineales que se emplean. Si se mira desde el interior, la obra envuelve al espectador y la hace más cercana, aunque no abandona ese clima interestelar y futurista que suma mayor intensidad al estar abierto al exterior de la sala y no cerrar un techo. Mientras que si el ojo se sitúa a la entrada de la instalación, la percepción es la de un prisma que se plantea primero en el suelo, y después se proyecta en tres dimensiones por medio de los paneles que acotan el pasillo.

 

Una experiencia que no puede pasar desapercibida teniendo en cuenta que Ryoji Ikeda se perfila como uno de los más innovadores, talentosos y atractivos artistas contemporáneos.

 

21 febrero 2018 by NEREA UBIETO

¿Qué estás mirando?


Hasta el 10 de marzo se puede visitar la exposición “What are you looking at?” de Carmen Figaredo en la galería Herrero de Tejada, una propuesta que invita a establecer una distancia al observar las imágenes más cotidianas para conseguir una reflexión crítica.


20 febrero 2018 by IRENE CALVO

Nuevo rumbo en JustMAD


Los directores de esta edición, Semíramis González y Daniel Silvo, explican los objetivos de la feria.


14 febrero 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En el estudio 35.000 jóvenes


Un espacio de creación en el barrio de Oporto.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *