Ella es Colossal

Tras dirigir a Elijah Wood y Sasha Grey en “Open Windows” hace tres años, ahora vuelve a lo grande con Anne Hathaway y Jason Sudeikis. Nacho Vigalondo estrena “Colossal”. ¿Qué esconde este titánico título? Por María Aller.


30 junio 2017

Una chica vuelve a su ciudad natal después de que su novio haya cortado con ella. Allí se da cuenta de que cuando bebe, un monstruo ataca Seúl.

 

La ventaja de ser Nacho Vigalondo

 

Si alguien que quiere ser director y presenta una historia así a cualquier productora, seguramente le tomarían por loco. Pero Nacho Vigalondo (Cabezón de la Sal, Cantabria, 1977) lo sabe y es consciente de que a él se lo permiten ya. “¡Imagínate que no fuera consciente de ello!” -asegura- “Sé que estoy caminando por esa cuerda desde que empecé y poco a poco estoy asimilándolo. Tampoco tengo posibilidad de plan B”.

 

Tres monstruos vienen a verle

 

Y no es que Colossal sea solamente una historia loca (con trasfondo, eso sí) en la línea de su estilo. Es que la protagoniza la ganadora del Oscar Anne Hathaway y la acompañan Jason Sudeikis, uno de los reyes de la comedia, y Dan Stevens (más conocido por ser la Bestia en “La Bella y la Bestia”).

 

Pero el cineasta ya es un experto en tratar con estrellas. Por ejemplo, ya contó para Open Windows con Elijah Wood. Ahora cuando se le menciona el trabajo con estos tres actores no se inmuta. “Fue todo muy fácil”, recuerda sobre el rodaje, que se desarrolló a finales de 2015. “La probabilidad de que intimidasen quedaba un poco relegada al rincón. Sin embargo, en todo momento tenía clara la posibilidad de que las cosas fueran mal en cierto sentido, porque no conocía a ninguno de antemano, y yo pensaba para mí ‘si esta gente me trata como el culo, y me aplasta cual cucaracha en el suelo porque tienen más poder y más presencia que yo en este entramado, lo tendré que llevar con dignidad hasta el final y soportar cualquier tipo de presión y de humillación por hacer la película lo mejor posible’. Pero en absoluto. Todo el casting ha sido muy generoso conmigo y siempre se mostraron muy colaboradores”.

 

 

Cuestión de química

 

Cuando se ve Colossal, el espectador o espectadora observará cómo fluye de bien la química entre Hathaway y Sudeikis. Parece que esa anexión ha sido, en parte, por la propia naturaleza de ambos. “Cuando haces una peli de ese tamaño y con esta producción, no puedes trabajar los ensayos y los personajes como quisieras. Lo intentas tener todo in situ. Hablas con los actores lo máximo posible y compartes toda la información con ellos acerca de la película y del tono, y sobre todo, los cambios de éste. Es un trabajo más de comunicación pura y dura que de ensayo, sobre lo que la película es y no es”.

 

Y el resultado, según confiesa, contiene un componente de suerte: “Podría decir que todo ha funcionado de maravilla, pero siempre salen problemas. Algún día seré un director mucho más poderoso y seré capaz de ensayar un mes, y de cambiar el casting a última hora, si veo que las cosas van mal. Pero, de momento, tengo que contar con un grado de suerte”. La suerte, de hecho, le hace dudar si es verdad todo lo que está viviendo. “Me siento tan afortunado que estoy dispuesto a pensar que igual despierto en un hospital futurista y que toda mi vida ha sido un capítulo de Black Mirror, después de ser la fantasía de haber sido un joven director español. Bueno, mejor lo de joven ponlo entre comillas”.

 

 

Pero, ¿de qué va Colossal?

 

Más allá del argumento tan llamativo, en la película subyacen muchos temas. Pero a la hora de escribirlo, todo tiene un orden. “Primero llega la premisa loca, toda la ciencia ficción y la absurdez. Luego, poco a poco, van apareciendo los personajes que hay detrás y cómo se relacionan entre ellos, además del tipo de historia que acoge. La premisa la puedo tener escondida en un cajón donde puedo tener otras quince igual de idiotas, pero lo que tengo que encontrar para animarme a hacer la película es qué pasa a la segunda mitad. La película no se puede quedar en esa idea, tiene que pasar algo más. Ese algo más es lo que la define. Hasta que no di con la trama completa de los personajes y la trama de Colossal no creí que pudiera dar con un largometraje”.

 

Ahora ha explorado una trama diferente. “Desde fuera parece que sí. Yo noto que cada película es diferente a la anterior, pero desde mi punto de vista es más fácil. A veces, hasta tengo que dejar de fustigarme porque creo que me estoy repitiendo mucho. Yo veo lo que tienen de común, pero que me parezcan parecidas a mí da igual. Eso no le importa a nadie. De hecho, me incomoda que me pregunten sobre lo que he querido contar porque quiero que las películas hablen por sí mismas. Que la discusión la genere mi película más que mis palabras”.

 

Bastante relevante es el rol de Gloria, la protagonista que Hathaway interpreta, una nueva heroína, algo a lo que la actriz ya está habituada. “¡Si ha sido Catwoman!”, señala Vigalondo, “En un tuit que puse hace poco, comentaba que mi película de superhéroes, es aquella en la que la Liga de la Justicia y los Vengadores, todos juntos, están controlados por Anne Hathaway, como en esta película”.

 

Superhéroes aparte, entre todas sus películas, habrá alguna más personal o que por la que se sienta más unido emocionalmente. “Creo que en mi caso es Extraterrestre, pero solamente por cómo es la película, sino cómo fue el rodaje, cómo me llevé con los actores, cómo disfruté del proceso y cómo respiré el resultado”.

 

 

¿Por qué invadir Corea?

 

“Tenía que ser una ciudad lejana. La sociedad que se ve más allá de las pantallas tiene que verse muy diferente a la nuestra en un solo fotograma. Una vez que uno tiene las intenciones sobre el papel, pues se rueda donde se puede, a partir de unas condiciones de rodaje. La película sucede también en el norte de Nueva York cuando en realidad se rodó en Vancouver”.

 

¿Más cine de monstruos?

 

“¡Yo haría cinco más de monstruos! Y a poder ser con Anne Hathaway también. Ahí no me tienes que convencer”, declara cuando se le hace la pregunta sobre proyectos venideros. “Volveré a mirar ese cajón con ideas chorras… No sé cual será la siguiente en desarrollar, porque también estoy leyendo algún guión que he recibido. Ahora mismo estoy jugando a los platos chinos: tengo los tres girando y cruzando los dedos para que solo se rompan dos”.

 

Que no se rompa ninguno. Sea otro Kaiju, una patrulla, o un vecino cualquiera, que siga invadiendo de esa forma tan genial lo que quiera en el cine.

 

12 septiembre 2017 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Aquella casa en las afueras


Un magnífico ejemplo del cine fantástico y de terror español.


23 agosto 2017 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: una de fieras, una de miedo y ahora, ¡una de ladrones!


La Pantalla recupera a uno de los pioneros del cine español, Eduardo García Maroto, y su divertida y adelantada en el tiempo trilogía de cortos.


09 agosto 2017 by GERARD VOLTÀ

Cine de barrio en el exilio


Un cine-club que aborda el debate y el intercambio de conocimientos en el barrio de Atocha.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *