Empapelaos

“El Cartel” cumple 50 números y lo celebra con la publicación de un libro que reúne todos los carteles que han realizado desde su fundación. Por Elena Cabrera


08 julio 2014

cartel

 

En 2012 Mauro Entrialgo respondió a la petición de la revista Madriz de escribir una columna sobre su héroe urbano favorito con un perfil acerca de Olaf Ladousse. “Olaf sabe hacer de todo” escribía el humorista gráfico, “luminosos de neón, sellos de linóleo, aparatitos que meten ruidos, editar fanzines de historietas, convertir un bote de pimientos en una lámpara, arreglar grifos, estampar serigrafías, organizar conciertos de sus grupos, inundar la calle con desinteresados pasquines gráficos o diseñar carpetas de discos. Olaf hace todo lo que hace porque le da la gana”.

 

Por eso supongo que si le hubiera preguntado a Olaf por qué inunda la calle con “desinteresados pasquines gráficos” él querría contestarme que porque le da gana. No obstante, debido a su origen belga y a pesar de tantos años en la capital, me habría concedido una respuesta más elaborada. En realidad, no me interesaba saber por qué lo hace. ¿Quién no querría hacerlo? Las ciudades están inundadas de publicidad, señalética, propaganda municipal y horrorosas actuaciones urbanísticas dedicadas a erradicar los lugares y los tiempos para pensar. Tenía más curiosidad en saber cómo responden los autores ante la obra pegada y cómo lo hace la ciudad.

 

El Cartel, ese pasquín gráfico encolado en las calles de la ciudad, no lo hace él solo, aunque es difícil no atribuirle a él el impulso original y su longevidad. Desde 1998 un afiche temático de estructura cerrada reflexiona utilizando la paleta del humor sobre preocupaciones políticas y sociales. Durante estos años lo han realizado (con alguna variación) César Fernández Arias, Mutis, Eneko, Olaf, Jaques Le Biscuit (sobrenombre de Sean Mackaoui) y Pepe Medina. Sale cuatro veces al año y ya han hecho 50, que han sido reunidos en un libro que podéis ver aquí.

 

cartel1

 

En las primeras ediciones de El Cartel había una voluntad de no usar palabras para que fuese entendido por cualquiera, independientemente del idioma. ¿Por qué cambió eso?

El planteamiento primigenio del cartel era conectar lo más directamente posible con los transeúntes del mismo modo que la invasiva publicidad callejera. Es sabido que una imagen vale más que mil palabras, pero nunca pensamos en privarnos de la palabra, de hecho ningún cartel es totalmente mudo. Este truco lo utiliza Olaf con su fanzine mudo “¡Qué Suerte!“. Quizás de aquí viene la confusión. El Cartel tiene tres niveles de lectura: el título escrito que define la temática, las imágenes interpretándolo dibujadas en el formato que nos toca, luego intentamos ilustrar el título en una ecuación matemática gráfica. Así que utilizamos el dibujo, la palabra y las matemáticas en una sola página. Seguimos funcionando así con más o menos acierto desde el primer cartel.

 

¿Estáis de acuerdo en que las intervenciones en el espacio público o común rompen la lógica artística (que funciona en los espacios subjetivos o privados) y por tanto no estamos hablando de “arte” cuando hablamos de proyectos de intervención en el espacio común, como es El Cartel?

La calle es de todos y no solamente de los anunciantes. Reivindicamos el espacio público para estampar nuestra opinión en la pared. Es un acto político sin ninguna, a priori, pretensión artística. Todos los dibujantes del colectivo publican o publicaron en la prensa, todos conocemos los límites que nos impone un editor. El Cartel pretende librarnos de la hipotética censura. Todos desarrollamos también una actividad artística en paralelo que contamina la percepción del público que nos conoce. “Más que un ejercicio artístico, un medio de comunicación, uno más” [dice el lema de El Cartel].

 

¿Cuál es el sitio ideal para pegar un Cartel?, ¿buscáis una interactuación con los elementos que haya alrededor?

Cada uno tiene su soporte favorito. Personalmente disfruto encolando una porosa pared de mármol, máxime si es sagrada. La lámina de metal y sus manchas de corrosión transparentando el papel también tiene su aquel. Otros le tienen cariño a la fachada acristalada de la sucursal bancaria en la esquina. Un consejo práctico para amateurs: si pegáis vuestro papel sobre los carteles de las empresas profesionales del gremio, dueños y amos del engrudo a la vista, poco durará vuestra exposición, enseguida estarán tapados, el truco es arriesgarse a empapelar un sitio supuestamente ilegal. El delito se achaca al cartel de abajo. Pero si fijáis el papel con celo, enseguida se podrá arrancar evitando la persecución del profesional y la multa municipal. Pese a este sabio consejo, todos salvo uno estamos fichados y absolutamente todos estamos filmados. Me temo que el lector transeúnte también.

 

¿Qué sabéis de la vida de El Cartel después de ser pegado?, ¿cómo dialoga con la ciudad?, ¿qué le pasa?, ¿se le escucha?

El Cartel tiene una vida muy corta en los barrios saturados por la competencia. Más longeva en los barrios menos comerciales. Seguramente el sitio más seguro será la puerta de la nevera del enterado que al cruzarnos nos pidió una copia del cartel, siempre amablemente se la facilitamos. Por desgracia y visto el grado de soledad inherente a las grandes urbes, las paredes de la calle tienen más público que tu frigorífico.

 

¿Cuánto influye Madrid en El Cartel y El Cartel en Madrid?

Madrid conoce todos y cada uno de los 50 carteles que hemos pegado. Por suerte tuvimos la oportunidad de viajar de Brasil a Piamonte, de Islandia a Cataluña. El primer número “Desmadrid” y el número “Hueco” están directamente dibujados pensando en la ciudad donde vivimos. Nos influye más “la” ciudad que “esta” ciudad.

 

PORTADA-EL-CARTEL-50

19 septiembre 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

The Russian Club


Macarena Berjano, fundadora del blog Cuna Literaria, acerca la literatura rusa al centro de Madrid a través de clubes de lectura, reuniones y jaranas poéticas.


03 mayo 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: Editorial 120 pies


Editorial de libros electrónicos.


04 abril 2018 by JAVIER YOHN PLANELLS

Biblioteca Madriz: India Toctli, poeta y pintora


Isabel García Mellado presenta a su alter ego, India Toctli, poeta y pintora que debuta en los circuitos editoriales con el poemario “Atl”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *