EN CASA DE… SUTURNO

Entramos en la casa-estudio de Suturno, dúo creativo responsable de una de las marcas de diseño textil de moda y hogar con más personalidad de la ciudad. Fotos y texto por ANA HIMES.  


22 julio 2013

 

El mismo Leonardo Da Vinci ya dijo en su momento eso de que “Simplicity is the ultimate sophistication.” y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo. En una contemporaneidad cada vez más saturada de inputs y con un mural de realidades que rozan el horror vacui, encontrarse a personas que entienden el proceso creativo y los propios productos como algo más sencillo y franco que todo eso, es de agradecer. Porque menos ya no es más sino que es mucho más, cogí los bártulos y me desplacé a la céntrica calle Cruz para conocer de cerca a este duplo. Allí me esperaban Julia Vergara y Javier Gutiérrez Bayo en su casa-estudio, dos almas inquietas y distintas que, hace ya nueve años se encontraron y que, al paso de un tiempo, tomaron la decisión de caminar por el mismo sendero, bajo el paraguas SUTURNO, un estudio creativo de diseño textil de moda y hogar. Materiales sencillos, cierto toque artesanal, estampados que parten de técnicas manuales de ilustración y muy buenos acabados.

 

Julia Vergara y su objeto fetiche

Javier Gutiérrez Bayo y su objeto fetiche

 

Han trabajado para Marc Jacobs, Baum und Pferdgarten, Norse Projects, Jocomomola, Loreak Mendian, Hoss Intropia, Zara Home, Hakei o Graviti Zone entre otros…, pero a pesar de semejante e imponente lista de colaboraciones, Julia y Javier continúan haciendo su trabajo con muchísimo mimo, procurando controlar que todo lo que salga de SUTURNO lleve el poso del cariño y del buen hacer que siempre les ha movido.

 

Como suele decirse ¿quiénes sois y de dónde venís, y en qué momento vuestras vidas se cruzaron?
Julia: Yo nací en Madrid pero viví muchos años en Alicante, donde estudié Arquitectura técnica.
Javi: Y yo soy de Santander y estudié primero Derecho y después Diseño Gráfico en Londres, donde viví cuatro años. Nos conocimos en Madrid hace ocho o nueve años a través de amigos comunes, en el intercambio de un programa de radio del Círculo de Bellas Artes; después derivó en una cena con amigos, un concierto y así poco a poco. En muy poco tiempo coincidimos bastantes veces. En aquel momento la verdad es que los dos estábamos un poco hartos de lo que estábamos haciendo en aquel entonces.
Julia: Al año siguiente dejé Arquitectura porque mientras trabajaba de arquitecto hacía cursos sobre estampación, me enclaustraba los fines de semana a hacer mis movidas,… pero reconozco que me costó mucho darme cuenta de en qué campo quería desarrollarme. En cuanto lo hice en algún curso, lo tuve claro. La estampación de tejidos era lo que estaba buscando y lo que me gustaba.
Javi: Yo trabajaba en una agencia de comunicación llevando la parte de diseño gráfico, pero estaba cansado del tema y quería avanzar por otros caminos. Surgió que Julia ya había hecho el curso y nos planteamos que porqué no montar una empresa y dedicarnos a esto. Por nuestras experiencias y formación pensamos que podría funcionar y bueno, la marca empezó con un proyecto concreto, incluso antes de bautizarse como empresa.

Julia: Sí. Yo acababa de hacer una colaboración con Loreak Mendian y Xavi me remitió a Laura porque era una flipada de las telas. Después de una tarde de charlas, me dio unos sacos y me retó a que hiciese algo. De ahí surgió “el bolsaco”, que se vendió en la tienda de Peseta. Aquello nos obligó a conceptualizar e incluso a poner nombre al proyecto y a la propia marca. Ese proyecto nos trajo mucha publicidad y a raíz de eso surgió la colaboración para Marc Jacobs, y de hecho fuimos a Nueva York.

 

¿Entonces lo de Bergdorf Goodman fue antes o después de esto?
Fue incluso antes, porque Goodman escogió una de nuestras aldombras en colaboración con la revista Wallpaper y con ella decoraron el escaparate de su edificio en la Quinta Avenida.
¿Dónde producís?
Siempre en España. Pero en función del producto, producimos por ejemplo en talleres de serigrafía de Madrid, los pañuelos en Barcelona… Nuestra filosofía es mantener la producción lo más cercano posible y no derivarlo fuera. Nos gusta tener un compromiso ético con el entorno. Además, tenemos claro que preferimos tiradas pequeñas y que nuestros estampados los luzcan un número más limitado a que lo hagan en masa.

 

 

¿Hay algún producto del que hayáis hecho segundas o terceras ediciones?
Sí, de alguno en concreto sí; pero siempre son cantidades limitadas porque no nos gusta inundar el mercado con muchísimas unidades. Primero porque le quita singularidad al objeto y segundo porque nos apetece que la persona que lo compre sepa que es algo especial. Eso quizá justifique que el precio sea un poquito más elevado, pero también es verdad que la calidad y los acabados son cosas que cuidamos mucho.

 

¿Qué ciudad es la que más os inspira?
Pues probablemente cualquiera a la que vayamos de viaje. Es más el estado de ánimo; cuando sales de tu rutina, parece que todo es bonito, incluso la propia manera en la que resuelven el alcantarillado. Nos gusta fijarnos en muchos detalles que puede que visualmente no sean súper atractivos pero que, al ser diferentes, son estimulantes.

 

 

¿Escucháis música mientras trabajáis?
La verdad es que habitualmente no. Como mucho algo de jazz tranquilito, pero nos distrae bastante trabajar con música salvo que sea algo ambiental. Puede que haya tenido que ver que donde teníamos antes el estudio (en la calle Arenal), era una zona muy mala, con mucho ruido, con una academia de baile contigua… y lo único que queríamos era silencio. Y al llegar aquí lo notamos un montón. De hecho al principio era como si nos faltase algo y sí que decíamos “Pon música!” porque era como si nos faltase algo… el propio ruido… pero cuando estamos trabajando y requerimos concentración, no solemos escuchar nada.

 

¿Vuestras colecciones están inspiradas en temáticas concretas o parten de una base estética?
Vamos seleccionando cosas que nos atraen en determinado momento y que se incorporan a lo que hacemos pero a la vez tenemos el debate de establecer los conceptos sobre los que podemos trabajar. Quizá antes teníamos menos presión en este sentido pero desde que vamos a ferias y trabajamos con puntos de venta regulares tenemos un trabajo que hemos de presentar cada seis meses pues todo esto ha cambiado y hace que tengamos que generar un concepto y a la vez una estética a seguir de cara a la siguiente temporada.

 

¿Con qué firma os encantaría hacer algo?
Con Dries Van Noten. Porque usan muchos estampados y nos sentimos relacionados.

 

 

Actualmente vendéis on line, pero también en EE.UU., Francia, Alemania, Dinamarca, Japón… ¿Qué mercado creéis que es el que mejor ha entendido vuestros productos y vuestro concepto?

No vetamos mercados, pero el proceso de distribución solemos gestionarlo a través de ferias, que son los centros vitales de los distribuidores; entonces tú tienes la oportunidad de mostrar tus productos y ellos de verlo y conocerlo. Así hemos llegado a ampliar la distribución. Y, en cuanto al país en el que creemos que hemos tenido mejor acogida ha sido Japón; porque por ejemplo la propia pieza del pañuelo es algo que tiene cierta tradición y que valoran mucho. Además les encanta descubrir marcas pequeñas de Europa y buscan un pequeño punto exclusivo que nosotros hemos podido darles. Es en el país que más se venden nuestros productos con diferencia, así que estamos contentos.

 

Tres nombres de diseñadores que admiréis por una u otra razón
Andrés Gallardo, Deux Souliers y Après Ski. Y, bueno, añadiríamos también a Javier Aramburu. Todos hacen cosas muy personales y a la vez el concepto de marca está muy bien, con una carga personal importante y al final esos aspectos sinceros son los que más nos atraen.

 

¿De qué color no podríais prescindir?
Puf… difícil. Lo que sí tenemos claro es que del que sí podríamos prescindir es del morado.

 

 

Y ahora… continuemos con el tema casa. ¿Los muebles que tenéis de dónde han salido; ¿sois de mercadillos, de cosas que vais encontrando o esperáis hasta encontrar “la” pieza?
Pues la verdad es que ninguno lo hemos comprado pensando que va a tener un sitio. Muchos los tenía yo en Alicante, otros han venido con nosotros de la anterior casa y que compramos en su momento… no sé, hemos ido poco a poco.
Y después por ejemplo pues mi padre también ha aportado cosas, porque mi abuelo tenía en La Manga del Mar Menor una pequeña carpintería porque era su hobby y bueno, cada verano cuando vamos aprovechamos para hacer algunas cosas; de hecho mis padres han restaurado varios de los muebles de casa.

 

¿Y de los objetos de decoración?
Hay varias cosas del rastro, ilustraciones de una amiga ilustradora alemana que se llama Silja Götz, y cosas incluso de gente anónima, como un cuadro que tenemos que está hecho con los símbolos de una máquina de escribir y que compramos en el rastro. A ninguno de los dos nos gustan los objetos que respiran algo sincero y que, en cierto modo, se nota que está hecho sin pretensiones.

 

 

¿Cuál es la razón de que haya tantísimos vinilos?
Javi: Bueno… los discos es otra de mis grandes aficiones. He estado muchos años muy metido en el tema de la música, también pincho y no sé, me encanta. De hecho no creo que pudiese escoger uno o diez discos.

 

 

 

La cocina también es muy acogedora, ¿estaba tal cual?

Sí, ¡y además ya es una cocina de persona adulta ¡porque hemos estado muchos años con un frigorífico bajito, de estos de mueble bar, con lo que todos los días teníamos que ir al supermercado, no teníamos para congelar… era un rollo. Pero ahora por fin ya tenemos una cocina normal.

 

Javier, ¿cuál es tu objeto fetiche?
Pues, aunque no tenía pensado escoger ninguno, creo que la prueba de fuego si la casa se quemase y tuviese que coger algo, sería este cuadro de Javier Aramburu. Es quizá el artista al que más admiro, porque es un tío que ha destacado en todos los campos en los que se ha metido y encima siempre dando una visión muy particular.
Lo de Javier fue la oportunidad cuando expuso en Madrid. El cuadro estaba en la galería pero por razones de estructura de la muestra, decidieron dejarlo fuera porque pusieron la versión de este mismo dibujo pero al óleo. De hecho no es un trabajo preparativo sino que es posterior, porque él quiso matizar cosas que había hecho en el cuadro al óleo y el dibujo lo hizo a posteriori. Y bueno, la verdad es que me enamoró. Me encanta su trabajo pero también lo admiro por la honestidad de su obra.

 

Julia, ¿Qué objeto fetiche has escogido?

Esta cabeza, que también tiene su particular historia, porque bueno, de hecho eran dos. Creemos que son parte de una colección de bustos del mundo. Las vimos en el anticuario Moratín 20 y mientras estábamos pensando si comprarla, ya por fin nos decidimos y justo había una señora que se nos había adelantado y que se llevaba ambas. Al final le dimos un poco de pena y nos compramos un busto cada uno. Y bueno, luego lo hemos personalizado con un pañuelo nuestro

 

 

 

 

 

 

 

¿A que viendo las fotografías no dirías que llevan dos meses escasos viviendo en esta casa? Eso es eficiencia y lo demás tonterías, sí señor.

cf

23 julio 2014 by Gorka Elorrieta

Primer plano: Cristóbal Fortúnez


Fauna mongola y compañía.


miniatura

17 julio 2014 by ILDA MOSQUERA

El pop en la reliquia


S.A.M. es el autor de “The Schlagen Richten Collection”, un mundo arqueológico y desconcertante en el que nada es lo que parece.


mackauly

09 julio 2014 by MARÍA ARRANZ

Primer Plano: Elena Éper


Personajes icónicos, paisajes minimalistas, geometrías y mucho color conforman el universo creativo de esta diseñadora e ilustradora.



Comentarios:

Añadir comentario
Sergio says:

Madremia, veo las cosas tan bonitas que hace esta gente y luego el bolso con tachuelas que hacen las pijas esas que salen en el anuncio del Opel y se me cae el alma al suelo…

yolanda says:

Magnífico el espacio y ¡magníficos ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>