En directo, Madrid

Hacemos un repaso por la escena indie-rock-pop de la capital a través de los pros y contras de sus salas. Por Ángela Cantalejo


25 junio 2015

sala sol

Sala El Sol

c/ Jardines, 3.

 

Está en pleno centro, a tan solo unos metros de Gran Vía y es, probablemente, nuestra favorita. Aunque lo peor de esta mítica sala es que los conciertos entre semana empiezan a partir de las 22:30h. Y claro, para el que madruga supone llegar a la oficina con más ojeras que un oso panda sin contar, claro, lo que pesan las correspondientes cervezas que uno se toma si se viene arriba. La inauguró Nacha Pop en 1979 y, desde entonces, no ha parado de programar conciertos de solera como el de unos recién llegados a escena The Strokes en 2005. Valoramos que siga teniendo el encanto estético de una sala de los 80, cuando entras sigues pensando que formas parte de un poco de historia. Además, el personal de la sala, desde camareros a seguridad de puerta, son los mismos de toda la vida y forman parte también del encanto de la sala.

 

SALACARACOL023

Sala Caracol

c/ Bernardino Obregón, 18.

 

Situada entre las paradas de metro de Embajadores y Palos de la Frontera, las idas y venidas de los permisos de esta sala hacen que, hasta hace poco, nunca supieras si estaba abierta o cerrada. Desde 2014 parece que ya lograron resolver sus problemas de licencia, y se agradece, porque realmente pensamos que su arquitectura la convierte en una gran sala: diáfana y con escenario en altura (de gran utilidad cuando no estás situado en las primeras filas y quieres ver de primera mano los riffs del guitarrista de turno). La programación suele contener más bien sonidos contundentes (metal y hard rock) aunque puedes encontrar cualquier género en su escenario.

 

club-web-1

Sala Siroco

c/ San Dimas, 5.

 

Nos encanta el ambiente familiar de esta sala. Casi puedes oler el sudor de la banda de turno subida al escenario. Eso sí, resulta un tanto agobiante si el aforo supera lo que debería (a la hora de los directos cuentan el aforo total de las dos plantas, pero el público se aglomera, en realidad, en la planta inferior, que es donde suelen actuar los carteles más interesantes). Aún así, tiene una de las programaciones más interesantes en cuanto a bandas emergentes nacionales e internacionales se refiere. Su escenario ha visto crecer, curtirse y consolidarse bandas como Pereza. Puede que su programación toque demasiados palos, pero es creíble. Sus djs son de lo mejorcito del panaroma pop-rock nocturno y, por si fuera poco, en la misma esquina tenemos otro de los bares con solera de Conde Duque, El Maño, donde se junta el público un rato antes de entrar a degustar sus conocidas croquetas.

 

costello

Costello Club

c/ Caballero de Gracia, 10.

 

Esta sala familiar apuesta, junto con Siroco, por nuevas promesas del pop rock nacional. También son especialistas en presentaciones en petit comité para un público selecto de bandas ya consolidadas a las que les gusta hacer bien las cosas y sin grandes aspavientos. Presentan desde hace años su interesante Festival Subterráneo y han actuado, en sus escasos metros bajo tierra, bandas como Nada Surf o The Last Shadows Puppies. No es extraño ver alternando por aquí a la reina Letizia o a Eli “Paperboy” Reed, que asegura que es su garito favorito cuando viene a España.

 

mobydick00g

Moby Dick

Av. de Brasil, 5.

 

“Música indie en la bodega de un barco” acuña, nada más y nada menos, su eslogan. Y, seamos serios, es mucho más que esto. Vale que su acogedora decoración parezca un barco pirata pero es que, además, en sus conciertos puede pasar de todo (aún recordamos uno de The Horrors hace años en el que los británicos acabaron casi con el equipo de sonido del local de tantos altavoces de los que se colgaron). Está algo alejada del centro aunque bien comunicada y los alrededores cuentan con gran oferta de restauración (la tan de moda Kilómetros de Pizza está justo enfrente) y parking gratuito. Su excelente sonido, el ambiente familiar y la comodidad de la sala hacen que fuera, durante algún tiempo, una de las salas preferidas para tocar de las bandas pseudo-anónimas como The Lemonheads o The Libertines. Hasta que lo petaron, claro.

 

joy

Joy Eslava

c/ Arenal, 11.

 

Otra de las salas míticas de la capital, a pesar de que no esté enfocada al directo sino como discoteca. Nos gusta el buen funcionamiento de la sala, su mecanismo para montar y desmontar equipo de sonido (a través de un sistema de poleas que lo hace muy cómodo para el público durante los postconciertos) y su programación ecléctica e interesante. Es, probablemente, la sala de medio aforo que más conciertos programa  y eso, con los tiempos que corren, es de agradecer.

 

No queremos acabar nuestro recorrido sin destacar también el binomio formado por Clamores y Galileo Galilei (muy enfocada a la escena de autor) o el interesante ciclo de blues sureño que desde hace poco programa la Sala Boite y que ha contado con bandas americanas de increíble calidad y relevancia.

 

Por último, pedimos un aplauso por todas ellas que siguen, al pie del cañón, a pesar de que son malos tiempos para el directo. Así, si.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *