En las calles con… Los Alcázar

Durante su centenaria historia muchos han confesado su amor por la Gran Vía. Alfonso XIII, Ernest Hemingway, Ava Gadner, Errol Flynn o Alejandro Amenábar dejaron su huella, pero ninguno de ellos llegó a entender, sentir y luchar por esta calle como lo hacen los hermanos Alcázar, más conocidos como “los heavies de Gran Vía”. Por David Arias


04 febrero 2015

heavys

 

Hace un día desapacible, pero no importa la meteorología. Nuestros protagonistas acuden a su cita con la Gran Vía siempre puntuales pase lo que pase. La gente les mira y algunos se acercan a escuchar la historia mil veces contada de estos dos gemelos vecinos del barrio sin percatarse del mensaje que esconde.

 

Se apostan en frente de donde estuvo uno de los últimos bastiones de la cultura, en la otrora arteria cultural de la ciudad. Ellos mismos reconocen que no recuerdan su primera entrada en el mítico Madrid Rock. “Igual hace 20 años que entramos por primera vez. Te juro que no lo recuerdo.” Allí le rinden homenaje a los centros culturales que han dejado paso a las cadenas de tiendas de ropa. Mucha nostalgia y reivindicación les acompañan cada tarde de 20h a 21:30h. “Somos del barrio y nos pasábamos un montón de veces por la tienda, pero empezamos a parar por aquí cuando lo cerraron hace ya 13 años”, nos cuenta Emilio.

 

No olvidan los primeros discos que compraban en aquella Gran Vía del pasado. “El primer disco que recuerdo haber comprado fue un directo de Molly Hachet en una tienda que tampoco existe ya, que se llamaba Jardín, a pocas calles de aquí. En el Madrid Rock me pillé varios discos de Thin Lizzy a los que tengo un especial cariño”. José bucea en su memoria y recopila su mejor adquisición en el extinto local: “El Warriors of the World de Manowar”.

 

 

Los Alcázar miran hacia atrás con desencanto. Si les preguntas por la causa del cierre de su local fetiche, lo tienen claro. “La causa se llama Cadena Inditex”, dice Emilio. José puntualiza: “La tienda se fue a pique por la misma situación que han pasado los bares, teatros, cines y toda la cultura de esta ciudad y de todo el país. Es este capitalismo salvaje que lo engulle todo y que en este caso está personificado en una cadena de tiendas de ropa”. Emilio confiesa: “Al dueño le soltaron 6.000 millones de pesetas a tocateja y agur yogur. Ni lo pensó.” Desde entonces la Gran Vía se ha ido convirtiendo en una pasarela en la que cada vez tiene menos cabida la cultura. “Todo ha cambiado a peor en estos años que llevamos aquí. Lo que puedes ver en esta calle es el resultado de transformarla en un Corte Inglés de una sola planta. Han cambiado su esencia y su espíritu por algo pijo, superficial y vacío”.

 

El contraste con tiempos pasados se torna desolador en labios de los Alcázar: “Madrid Rock le daba mucho ambiente cultural a su entorno. Venían bandas, gente a comprar discos o entradas a conciertos… No solo era una tienda de rock n’ roll, abarcaba muchas más cosas. En su planta baja vendían libros, discos de música clásica o películas. Había mucha variedad entre los grupos de gente que se paseaban por la tienda. Además, existían entonces tiendas de segunda mano en las calles contiguas que aportaban aún más diversidad al barrio. Tiendas como Melocotón daban un gran colorido a esta zona. Es una lástima que no puedan seguir aportando cosas positivas a la Gran Vía y por eso estamos aquí, recordando y reivindicando lo que un día fue esto. No olvidemos que esta calle es el centro y el corazón de Madrid”.

 

Sus rostros son de sobra conocidos por los madrileños tras aparecer en varios medios de comunicación defendiendo sus tesis y después de 13 años ubicados en el mismo punto estratégico. Entre los transeúntes encuentran muchos nuevos apoyos, aunque matizan: “El apoyo, con todos mis respetos, nos da absolutamente igual, porque no estamos aquí para convencer a nadie. Cada año que pasa, la gente va despertando a la realidad y cuando sucede algo así te percatas del timo que supone esta sociedad consumista. La gente te identifica humildemente con algo opuesto a ese timo y le entra la curiosidad por hablar con nosotros. Nosotros estamos encantados de poder charlar de estos temas con toda la peña”.

 

Su devoción por la Gran Vía eleva el tono de su crítica hacia la destrucción de importantes centros culturales a manos de intereses financieros y comerciales. “La Gran Vía se ha convertido en un espejo de esa sociedad que han construido y que pretende destruir la cultura. Esperemos que la Casa del Libro y lo poco cultural que va quedando perduren aquí. Lo que están haciendo con estos cierres es un auténtico crimen contra la ciudad”. La existencia de los madrileños en esta calle puede llegar a ser complicada. Los dos hermanos han sido testigos mudos de cientos de historias de todo tipo. “Todos los días pasa algo. Llevamos mucho tiempo aquí y es cierto que hay mucho colgado en esta calle, nosotros incluidos. No veas lo que te encuentras por aquí. Viene mucha gente muy depauperada y muy borracha. Nosotros estamos en contra de la prostitución en esta zona, pero nos hemos partido la cara alguna vez por defender a las chicas de los clientes que quieren hacérselo gratis con ellas a base de violencia e intimidación”. En medio de este “locódromo” te puedes encontrar con todo tipo de cabezas, incluso coronadas. Los Alcázar siempre rememoran el momento en que gritaron “Viva la República” a los reyes a su salida de un teatro. “Nos han pasado tantas cosas que formarían un anecdotario infinito.”

 

Cada calle tiene un aroma y una circunstancia diferentes. ¿La esencia de la Gran Vía? “Tiene una historia gloriosa. En realidad, su historia está impregnada en sangre. En la Guerra Civil la llamaban la 15 y medio por los obuses que caían sobre ella. Es la arteria de Madrid y es un honor estar aquí en frente de la placa de Hemingway. Tiene mucha vida y mucha historia. Es un lugar distinguido que refleja la realidad de todo”. Los sentimientos también forman parte de la historia de esta calle espejo de lo madrileño. Un lugar que es el termómetro de la ciudad y su estado de ánimo. Los Alcázar lo pueden corroborar. “Aquí lo detectas todo. Notas si la peña está animada o desanimada. Lo sientes. Es una pasada”. Emilio ha notado un cambio de paradigma en el ánimo de la Gran Vía. “Parece que ahora estamos en una etapa de cambio. La gente está más animada, hay una sensación de esperanza”. José no le da razón en este punto.

 

Ambos se ponen de acuerdo de nuevo a la hora de elegir la canción que mejor define la ciudad. “Ese tema es Resistiré de Barón Rojo. Nos entusiasma. Es un himno que define perfectamente nuestra actitud de puño levantado en contra del conformismo”. Tampoco se olvidan de otras canciones que son parte de la ciudad “como la mítica Pongamos que hablo de Madrid, de Burning, o Valle del Kas, de Ramoncín, aunque ninguna como Resistiré”.

 

 

Se despiden de Madriz deseando mil años de vida a todos los cines, teatros y centros culturales de la ciudad. “El rock es cultura y para nosotros tiene esta forma de expresarlo y reivindicarlo. La cultura es la que trae libertad al pueblo. Un pueblo culto no se deja manosear por los políticos. Divulgar esto es una de las causas por las que estamos aquí. Siempre defenderemos la cultura, porque en el fondo no estamos hablando de otra cosa que no sea libertad”.

 

Quizás ya sea el momento de mirar hacia atrás, como hacen los Alcázar, y reivindicar ese pedazo de Madrid que hemos perdido y que jamás regresará. Es probable que ese sea el primer paso para poder recuperarlo.

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *