En U Studio

Eduardo Balanza y Yann Leto acaban de inaugurar U Studio, un peculiar espacio en Carabanchel en el que ambos pueden trabajar manteniendo un perfecto equilibrio entre la compañía y la intimidad creativa. Por Irene Calvo. Fotografías por Ángela Losa.


23 noviembre 2017

Volvemos a recorrer las tranquilas calles del barrio de Carabanchel, esta vez cerca de la estación de metro Urgel, donde vecinos de toda la vida, pequeños comercios y familias trabajadoras conviven con artistas de todas las edades y con todo tipo de trayectorias. Dos nuevos creadores acaban de llegar al vecindario, ellos son Eduardo Balanza, que viene desde Murcia -aunque lleva en continuo movimiento desde hace años-, y Yann Leto, desde Zaragoza. Trabajan en un mismo espacio que posee una curiosa disposición, la cual da nombre al lugar: U Studio.

 

Eduardo Balanza.


 

Hace tan solo unas semanas que lo han inaugurado, pero han estado habilitándolo desde verano. “Ahora estoy empezando a tomarle el pulso al estudio, al barrio. Ya estoy más concentrado”, confiesa Eduardo, que hasta hace poco no conocía el hervidero artístico que es Carabanchel: “Yo venía del norte de Europa, de vivir cuatro años en Berlín y de trabajar mucho en Telemark, Noruega. Ya llevaba un par de años de vuelta en Murcia, pero viajaba bastante. En mayo me invitaron a Art Banchel y descubrí que aquí estaban pasando cosas muy interesantes, así que pensé en buscar un estudio en Madrid. Entonces una amiga en común me puso en contacto con Yann porque él también estaba buscando estudio”. Para Yann, venir a Madrid a trabajar fue casi una necesidad: “Vivo en Zaragoza y a nivel cultural no ocurre gran cosa allí, así que pensé que debería tener presencia en Madrid; aunque ambos tenemos ya cierta trayectoria es necesario estar aquí, que la gente empiece a contar con nosotros, porque si no estás en la capital parece que no existes”.

 

Tanto Eduardo como Yann han tenido otros estudios antes, pero cada uno con experiencias muy dispares: “En Berlín tuve estudio y una casa-estudio. He disfrutado de varias residencias artísticas, que son condiciones distintas, por ejemplo, la última ha sido en Skien, Noruega, donde estábamos en una fábrica y éramos ocho personas. Además, sigo teniendo estudio en Murcia”, explica Eduardo, y Yann comenta: “Sólo he tenido estudios en Zaragoza, que fue donde empecé a pintar en serio, allí he tenido varios. El último es una nave enorme donde me siento muy a gusto, llevo bastante tiempo allí y es un lugar de confianza para mí”. Yann vive entre Zaragoza y Madrid y esto afecta a su forma de trabajar: “Ir y venir de Zaragoza todas las semanas implica una forma de trabajar más eficaz, vengo a pintar y me concentro en eso. De todas formas, llevo trabajando así mucho tiempo y tengo una rutina establecida”. De hecho, Yann no concibe no tener estudio, para él es un lugar imprescindible para poder producir piezas. Eduardo es muy diferente a Yann en este aspecto: “No tengo una rutina tan fija. Viajo mucho, pero esto afecta positivamente a mi producción. Viajo por trabajo, por residencias, por proyectos o por curiosidad. Incluso por temporadas no he tenido estudio. Mi ritmo de trabajo es otro, aunque ahora me acaban de conceder una beca y pasaré más tiempo en el taller, desarrollando el proyecto”. A pesar de las diferentes experiencias en cuanto a estudios y rutinas, los dos artistas coinciden en que les encantaría tener una casa y poder dedicar un espacio al estudio: “Me planteo buscar una casa a las afueras de Zaragoza para utilizar una parte como estudio, porque siempre he tenido talleres muy duros, con mucho frío y hasta con ratones… Pienso en un sitio donde poder tener un poco de comodidad mientras trabajo”, manifiesta Yann con toda sinceridad.

 

Yann Leto.


 

Para ambos, tanto la disposición del espacio, como el hecho de compartir tan solo con otra persona significan el equilibrio ideal: “La soledad es importante. Nosotros tenemos mucha confianza y nos llevamos muy bien, pero aun así es bueno que tengamos espacios separados. La intimidad creativa es básica. Por otra parte, me gusta estar con Yann para no estar solo, pero tampoco me gustaría trabajar en esos estudios enormes que hay por el barrio con muchos artistas, no creo que pudiera trabajar con tanta gente, pero entiendo que se trata también de compartir los gastos del estudio: ahí entran unas necesidades económicas y una jerarquía de estas necesidades”, expone Eduardo, que desde el principio tuvo muy claro que quería tener el estudio en esta zona de la capital: “Quería estar aquí por la proximidad a otros estudios que descubrí en Art Banchel, y porque varios amigos artistas trabajan en el barrio también”. Sobre el tema de la gentrificación y la posible subida de alquileres, Eduardo siente incertidumbre: “De momento podemos pagar el alquiler en este barrio. Dentro de un tiempo no se sabe qué pasará”.

 

 

Eduardo sigue una línea artística muy marcada desde hace años: “Mi trabajo toma el sonido, la música y la cultura urbanas como punto de partida para desarrollar investigaciones que pueden tener que ver con el feminismo, la violencia, los rituales de entretenimiento, las tecnologías… Hasta hace poco estaba trabajando en una serie de objetos que no suenan, como un objeto fetiche. La música es una invasión del sonido en el silencio y me interesa esa cualidad de elementos latentes que tienen los instrumentos y la tecnología, en cualquier momento pueden emitir sonido”. Actualmente, Eduardo se encuentra trabajando en un nuevo proyecto por el que ha obtenido una Beca Leonardo del BBVA: “Estoy con el proyecto del B-71. Es un instrumento que emite sonido, un órgano de unos tres metros, construido en aluminio y metal y que combina instrumento y partes visuales. Se puede definir como un archivador sonoro del siglo XX y XXI. Para ello he realizado varios estudios sobre órganos, en especial el de la catedral de Murcia y uno que he estado investigando en Skien, Noruega. También estoy trabajando con un equipo profesional que me está ayudando a desarrollar este proyecto, que verá la luz el próximo verano”.

 

Yann es conocido por las controversias que en alguna ocasión han desatado sus piezas: “Trabajo con problemáticas de tipo social, me gusta estar al tanto de la actualidad y plasmarlo en un lienzo o una pieza en lugar de salir y manifestarme, es mi forma de expresarme. Intento hacerlo de una manera que dé un espacio de reflexión a la gente, y que se pueda indignar o no. Me gusta trabajar con los medios y jugar con ellos, por ejemplo, cuando retraté desnudo al alcalde de Zaragoza, fui el punto de atención durante tres días y después caí en el olvido; eso me llama la atención, me gusta ver cómo pasamos de una cosa a otra, cómo generamos información barata e inmediata, me interesa ser partícipe de este mecanismo mediático y ver cómo me llegan los insultos y luego los apoyos, lo veo casi como una acción artística. Siempre juego con la provocación para liberar un mensaje contrario. Unos son más conceptuales, otros buscamos una forma de hacer que la gente reflexione, cueste lo que cueste”. Sin embargo, no toda la obra de Yann se puede enmarcar bajo estas premisas y los últimos proyectos del pintor así parecen indicarlo especialmente: “Estoy preparando mi primera individual en Ada Gallery, mi galería en EE.UU., que será en primavera. Estoy trabajando con el tema de la supremacía blanca, ya que la galería está precisamente en Richmond, Virginia. También estoy preparando una exposición para el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano de Zaragoza para septiembre de 2018 y tengo ganas de hacer verdadera pintura, me apetecen hacer bodegones y naturaleza, revisitar los clásicos… Creo que estoy en un cambio de etapa”.

 

 

Al preguntarles sobre sus expectativas en esta nueva andadura artística en U Studio, Eduardo afirma: “Creo que este espacio es una buena lanzadera para invitar a otros artistas, para presentar la revista de Frente Electrónico Unido, para conectar con otra gente interesada en lo que se cuece en el barrio… Es una plataforma colectiva para comunicarnos con la ciudad, el coleccionismo, las galerías, las ferias… Después de haber estado tanto tiempo fuera, Madrid me ofrece nuevas conexiones”. Yann se muestra tajante en un primer momento: “Tampoco estoy esperando nada de nadie. Vengo para impregnarme de este movimiento cultural, pero las cosas se consiguen trabajando”, para después resumir honestamente: “Aquí compartiremos este espacio, nuestra amistad, nuestros problemas… Y también nuestras chorradas [risas]”.

13 diciembre 2017 by SERGI ÁLVAREZ RIOSALIDO

Con José Díaz en los pliegues de la noche


El artista habla sobre su obra y los nexos con la de Carlos Fernández-Pello.


07 diciembre 2017 by REDACCIÓN

Aula Intransit, educación experimental y modos colaborativos


En su sexta edición, el programa Intransit presenta Aula Intransit, un laboratorio educativo experimental.


05 diciembre 2017 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de diciembre


Instalación, vídeo, escultura, fotografía, pintura… Las cinco propuestas expositivas que no te puedes perder este mes.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *