En una pista oscura: Entrevista a Vadim Tudor

En el interior de una cloaca madrileña suena un sintetizador. Un hombre lejano que no pertenece a nada ni a nadie nos advierte que copiar una canción son cien años de perdón y que el día que nos muramos un moderno o un paleto elegirá nuestra mortaja. Ese hombre es Vadim Tudor, no el polémico político rumano, sino Javier Rincón, incombustible agitador de las redes y la escena madrileña más oculta. Le hemos hecho unas preguntas a propósito de la reciente edición de su debut en solitario, un mini LP homónimo editado por Autoreverse. Por Jorge Navarro


18 diciembre 2014

vadim

Foto: Unidadesueño.

 

A lo largo de los años varias de tus canciones han ido apareciendo en distintos recopilatorios ¿Por qué ha tardado tanto en llegar este primer trabajo?

No tenía previsto sacar ningún disco. Me suponía mucho jaleo e involucrar a otras personas para que luego, con la poca gente que compra discos, todo quedara en un esfuerzo inútil. Ahora sí vale la pena, es más asequible y poco a poco se empiezan a vender otra vez discos de vinilo. Era un capricho que ahora sí me puedo permitir. Si lo hubiera sacado hace 12 años hubiera acabado con montones de cajas con copias absolutamente devaluadas para regalar o vender a 1 euro.

 

Personalmente, siempre me han molado los discos cortitos y redondos, con pocas canciones y prácticamente todas buenas. ¿Por qué te decides a hacer un disco tan corto?

Quería que primara la calidad del sonido y el mejor formato es el vinilo de 12 pulgadas a 45 r.p.m. Además la concepción de Vadim Tudor como proyecto musical es muy ochentera y el formato mini-lp es muy de aquella época. De nada servía molestarme en crear y recrear sonidos, utilizarlos para desarrollar melodías, ponerles voz y sacar un buen máster de todo ello si luego el resultado queda reducido a 16 bits o a un formato comprimido. Por otro lado estoy de acuerdo en que es mucho mas agradecido publicar poco y bueno. La idea es ir sacando a la luz poco a poco todo el repertorio que más ha gustado a la gente que me ha seguido a lo largo de estos años y hacerlo en un formato atractivo, económico y a la vez de calidad.

 

Dando arcadas” y “Cien años de perdón” aparecieron antes a través de los susodichos recopilatorios. ¿Por qué decides rescatarlas?

Eran dos joyas de la corona que tenían que pertenecer a “algo mío”. Este primer disco es la primera oportunidad de tener esas canciones en formato físico y en su versión de estudio. Lo que circulaba por ahí eran tomas en directo o la versión de estudio en cd-r. Los recopilatorios aglutinan distintos artistas en torno a un asunto (un aniversario, un evento, un fanzine…) que suele distar de la intención original con la que hice esa canción. Al sacar yo mi propio disco soy yo quien decide como contextualizarlas y seguiré haciendo lo mismo con otras canciones que merecen ser rescatadas. Además, mi manera de producir se ha alejado tanto de las modas que han ido sacudiendo la escena musical de las dos últimas décadas, que aunque sean canciones de hace 4, 6, 10 o 15 años no suenan deudoras de un momento o un estilo. Creo que han envejecido bien y dentro de unos años seguirán desprendiendo la misma sensación.

 

A partir de enero del 2015 entra en vigor una ley que endurece la persecución contra la piratería. “Cien años de perdón” es premonitoria con respecto a las corruptelas y latrocinios de la SGAE, con personajes como Teddy Bautista a la cabeza. ¿Qué opinas sobre esto?

Es un desastre. Yo defiendo los intereses del autor, pero estoy en contra de la manera en la que se recauda y se reparten los beneficios. No es ética y no quiero recibir dinero que ha sido obtenido con métodos tan oscuros y contraproducentes para los propios artistas y las entidades (salas, locales, sellos, radios, televisiones…) que nos dan cobertura. Por otro lado, yo me identifico mucho con la cultura underground, y la piratería, los conciertos en espacios diferentes o la difusión por medios alternativos son algo inherente a dicha cultura. Esta ley, para tratar temas que afectan a la cultura, tiene muy poca sensibilidad y muy poco respeto al tratar de imponer un mismo rasero para todos como si fuéramos delincuentes. Si estas leyes hubieran entrado en vigor a finales de los 70, Rockola habría cerrado en pocos meses, Oviformia no tendrían disco nunca jamás… ¡No habríamos conocido ni a Las Grecas!

 

8672090918_d71bf4eafd_z

 

¿Qué música te interesa del panorama nacional? ¿Qué sellos o grupos o garitos te interesan actualmente? ¿Y más concretamente en Madrid?

Pues sigo la misma senda que cuando tenia 10 o 12 años… Lo que me voy encontrando de manera casual y natural. No me preocupo por estar a la última sino por lo que me apetece y, a veces, resulta que me hacen tilín Solletico, Linda Mirada o Explosivos Rio Tinto porque aparecen en mi vida de manera natural, tomando copas, en un concierto, o simplemente porque gente de mi entorno, que está muy metida en el mundillo de la música, habla de “Antenas Hacia El Cielo” o de “Modern Down Beauty”. Los mejores ahora mismo como sello son Contubernio. Han aglutinado a verdaderos fans de la música y de la electrónica. Probablemente sea la única plataforma que por fin parta de una premisa relacionada con la electrónica y no se acabe corrompiendo con la música de baile, los remixes y toda esa basura que acaba sacrificando la experimentación y la creatividad en favor del dinero rápido que supone el mundillo de las discotecas, los dj’s y las remezclas de baile. Finalmente, el tema de los garitos es una batalla que di por perdida hace años cuando vi con mis propios ojos cono agonizaba el Radar, como cerraban Espiral, Luke Soy Tu Padre o recientemente Don Ramón y el Polyester. Yo llevo mas de 20 años pinchando en el Gris y he visto nacer y morir un montón de propuestas que nos hacían sentir menos solos en esto de tener un espacio donde se cuide la música y se ofrezca algo mas que unas copas. No hay relevo generacional que haga económicamente viable una propuesta así. A los veinteañeros de ahora no les atraen los garitos como a los de mi generación y prefieren el botellón y el mp3. Si a eso le sumas la intransigencia de la SGAE y  la persecución policial y judicial a la que te somete el ayuntamiento por dar trabajo a gente y difundir cultura… A mí solo me queda deambular por sitios donde puntualmente se pueden permitir hacer algo interesante porque hacerlo con continuidad es un suicidio económico y te deja con una sensación de desencanto con todos y con todo que no vale la pena.

 

¿Qué opinas de la labor de sellos con querencia por la electrónica analógica oscura como Doméstica, Burka for Everybody o los recopilatorios Conjunto Vacío?

Era algo que tarde o temprano tenía que ocurrir aquí. Dead Wax, Doméstica… cubren un espacio que siempre ha tenido demanda. Supongo que el ver como funcionan fuera de España propuestas como Minimal Wave ha animado a esta gente ahora que este asunto es más asequible a montar su sello o plataforma de edición y distribución. Puede que me equivoque, pero tengo entendido que Doméstica en concreto exige exclusividad y me han comentado que son inflexibles a la hora de ceder algo suyo para recopilatorios de otra gente… Si eso es así, debo manifestar mi desacuerdo con esa manera de funcionar. Cuando somos pocos no hay que ponernos trabas entre nosotros si queremos que esto vaya a más, o que al menos se consolide lo que ya hemos conseguido. Se trata de difundir y si alguien tiene que mostrar su ego es el artista. Aún así, hay mucha gente ahora haciendo minimal synth y me preocupa que se llegue a estandarizar como pasó con el electroclash. Hay cosas muy buenas, pero otras que he escuchado tienen una producción que a mi personalmente me desagrada. La manera de mezclar los sonidos de las cajas de ritmo está muy contaminada por la música de baile y dan una presencia al bombo y los platos que me incomoda bastante. Pero bueno, es la opinión de alguien que detesta la música de baile y la cultura de clubs y puedo estar equivocado, o simplemente vamos por distintos caminos. No pasa nada.

 

 

Aparte de las reminiscencias a grupos extranjeros como Kraftwerk o Cabaret Voltaire, por mencionar algunos, existe un componente ochentero nacional bastante evidente en la música de Vadim Tudor. Entroncáis, creo, con la línea más oscura y menos conocida del tecno español: Funeraria Vergara, Flácidos Lunes, Diseño Corbusier, Línea Vienesa, los primeros Claustrofobia, Oviformia… la lista es muy larga. Desde hace unos años proliferan las reediciones o, en el caso de los últimos, la primera edición en 30 años de todo el material que grabaron en su momento. ¿Qué opinión te merecen estos grupos? ¿Crees que existe un reciente y creciente interés por los primeros experimentos tecno de aquella época? ¿Crees que el legado de esas bandas sigue vigente a día de hoy?

Lo que les diferencia es la actitud que tenían. Eran artistas con pose y eso mola. Es normal que se les eche de menos y se les reivindique porque hemos pasado por un par de décadas donde los patrones estéticos y la actitud de los grupos ha sido tratado como algo irrelevante incluso por los propios artistas. Gracias a todo eso que va a penalizar el Ministerio de Cultura, hemos podido (re)descubrir un montón de música que en su momento pasó sin pena ni gloria o quedaron eclipsados por la sombra de Alaska y cia. Yo siempre me he decantado por lo que se hacía en Valencia (Video, Betty Troupe, Europa, Glamour…) porque lo que había trascendido de Madrid parecía insufrible exceptuando a Esclarecidos y poco más. Siempre supe que detrás de esos cuatro privilegiados que nos enseñaban en La Edad De Oro o La Bola De Cristal como si fuera lo único y lo mejor y lo más subversivo había un sustrato de bandas (Mecánica Popular, Esplendor Geométrico, Minuit Polonia…) que eran las que realmente se merecían todos esos calificativos. Pero el tiempo pone todo en su sitio y ahora vemos como aquellas propuestas son mucho más arriesgadas, originales y vanguardistas que lo que siempre nos habían vendido de la Movida madrileña (Parálisis, Radio Futura, Gabinete…). Y estoy encantado de que se haga justicia. La paradoja es que 30 años después aquellas grabaciones tengan la capacidad de asombrar y de invocar al futuro en lugar de sonar a cuento de abuela y oler a naftalina como me pasa con las de Paraíso, Pegamoides o Azul y Negro. Pero si me centro mas en el tecno, el legado de estos grupos sigue siendo influyente e inspirador porque nos han devuelto una manera de concebir y producir música sin pensar en superproducciones, megasintes y demás ampulosidades que ya empezaban a cansar. Dicen que menos es mas, y en el tecnopop está claro que es una máxima a seguir. Es una pena que nadie les haya explicado esto a los pocos de aquella época que siguen en activo y que en lugar de ocupar el trono que se merecen por empezar haciendo maravillas con una caja de ritmos, una línea de bajo y un sinte analógico, se empeñan en competir con los Chemical Brothers de hace 15 años o con Pet Shop Boys.

 

Con tu anterior grupo ‘Ambelívebol’ ya editaste alguna cosa con Autoreverse ¿Cómo se da la oportunidad de volver a editar con ellos?

Aparecimos en el primer recopilatorio “formal” de Autoreverse, si bien luego el álbum lo sacamos con Jabalina, un sello con el que siempre he tenido una cordial relación. Ya entonces era muy amigo de los responsables de Autoreverse, de hecho siempre he sentido que ellos han contado conmigo como alguien de su catálogo independientemente de que hiciera mis pinitos con otros sellos que me hacían ofertas para aparecer en sus recopilatorios. Pero cuando hace un año me planteé seriamente sacar un disco de Vadim Tudor, decidí que antes de autoeditarme o tantear a otros sellos, tenía que explicar mi proyecto a Autoreverse para ver si lo veían factible. Era la primera opción y Elena (Autoreverse) vio que lo tenía tan claro y organizado que aprovechó la ocasión para sacarse la espinita de tener una referencia en su catálogo en vinilo y además de Vadim Tudor, que era algo que ya llevaba tiempo dejando caer en su blog o en la página del sello.

 

8671783786_39a47c5f20_z

 

¿Tienes pensado salir a presentar este trabajo por el resto de España?

Claro que si. Pero parece que se va a acabar el mundo y no el año. Ahora mismo es muy difícil cerrar nada, la gente se vuelve loca con las navidades. La idea por ahora es visitar en febrero o marzo Barcelona y Zaragoza. Luego veré si se puede hacer algo por Andalucía, Valencia y Galicia.

 

Hace unas semanas el Dr. Cochambre estuvo pinchando en el Weirdo… Después de que cerraran tu cuenta de Youtube, ¿existe algún otro yacimiento de vídeos bizarros?

Jajaja, ¿para que luego saquen otra ley absurda y tiren por tierra toda la dedicación que puse? Cuando cerraron la cuenta de Youtube fue un adiós definitivo a lo de subir a este tipo de plataformas cualquier cosa que les pueda dar audiencia o beneficios. Ellos se lo pierden. Me cerraron la cuenta por compartir material protegido por derechos de autor, un material que el propio autor desconocía… ¡así que nunca mas! La gente que quiere acceder a mi catálogo de bizarradas sabe que hago sesiones muy puntuales y exclusivas (que no excluyentes) en sitios donde hay infraestructura apropiada. Hace poco revisamos los Tómbolas donde salía Bienvenida Pérez, ayer mismo en Santo Tomé del Puerto proyecté unas declaraciones de Susana Estrada en tetas exigiendo mayor calidad en las películas del destape y vimos vídeos de la Pantoja haciendo música disco en los 70 entre otras delicatessen. Los viernes en el Gris hay veces que me da el punto y cuelo alguna bizarrada como la actuación de Patty Pravo en un programa de Paco Umbral o Iván versioneando a Bowie. Lo próximo será el video de la boda de Chábeli y Ricardo Bofill, habrá mas caprichos musicales, repetiré en el Weirdo y trataré de buscar una continuidad a los Tómbolas en el Café Moderno. Si no es allí, en algún otro entorno idílico donde sepan apreciar lo maravilloso que es esa mezcla de la alta y la baja cultura.

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Comentarios:

Añadir comentario
Sergio says:

Mi familia es de Santo Tomé del Puerto! ¿Dónde se pueden ver esas proyecciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *