Entre destello y destello está Cocó Ciëlo

Hay muchas maneras de olvidar pero la más efectiva es esa que languidece bajo una legislatura de silencio. Y esa no es la manera que se ha intentado usar para olvidar a Cocó. Es así porque, primero, no se ha dejado de hablar de él desde que murió en septiembre de 2008 y, segundo, su música no ha parado de sonar. Por: Elena Cabrera.


12 abril 2014

 

A pesar de eso, detecto que hay un tipo de estrategia de olvido sumamente perversa basada, también, en dos factores. El primero es la intoxicación y el segundo la degradación. Intoxicaron los medios de comunicación que informaron de manera perversa y ácida y le degradamos todos cuando no ponemos por delante de todos esas otras cosas su increíble carisma artístico, su talento en la música o sus enseñanzas apasionadas sobre el arte, la belleza y la amistad.

 

Han pasado dos años del juicio que condenó a 26 años de cárcel a sus dos asaltantes por delitos de asesinato con alevosía, robo con violencia e intimidación y detención ilegal. No obstante, la abogada de la acusación particular presentó recurso al Tribunal Supremo en septiembre de 2012, al no condenar la Audiencia Provincial por los delitos de secuestro, tortura y asesinato con ensañamiento.

 

La fiesta que se va a celebrar el sábado 12 de abril en la sala El Sol titulada El Brillo de Cocó sirve para enmendar todo eso de lo que ha hablado más arriba: olvidos por silencios, por malversaciones o desafectaciones y, también, para recaudar un dinero que contribuya a sostener la vía judicial que, de otra manera, también dignifica su memoria.

 

En esta fiesta se tocarán versiones de los dos grupos principales de Cocó: Silvania y Ciëlo, que el músico peruano compartió con Mario Ciëlo, quien reside ahora en Lima. Lo harán Vadim Tudor (ya ha desvelado sus versiones, Solineide y El día del cielo), Aldo Linares, Robert Calvin aka Groof, LANOCHE, John Gray, Gonzalo Abalo y Sara Atán (Nadadora y Antenas Hacia El Cielo) y Ana Béjar (Usura, Orlando, Todo). También habrá dos intervenciones desde lejos, vía Skype, por Antonio Luque (Sr. Chinarro) y Javier Corcobado. La velada estará acompañada de visuales realizados por dos personas grandes amigos de Cocó, con los que además trabajó: X-Flash y Machines Desirantes Buró.

 

Una extensión del Brillo de Cocó sucederá más adelante en el bar Madklyn (c/ San Andrés 12, Madrid), donde Felipe R. Piedra viene programando los encarnamientos de su divertido proyecto “El día de”. El 31 de mayo es el día de Cocó y habrá exposiciones, proyecciones, sesiones y directos.

 

 

En Silvania, Cocó cogió toda esa música que le hacía volar, desde el pop de los 60 al ambient de Brian Eno o la música contemporánea de Steve Reich y lo convirtió en espirales de sonido de guitarras y teclados, en belleza pura ornamentada con poemas en castellano con ese raro acento suyo que era peruano pero también extraterrestre. Fueron pioneros del shoegaze y el dreampop cuando España miraba hacia el indie y la música cantada en castellano producía sonrojo.

 

Siempre por delante, abrazaron el techno, los clicks’n’cuts y crearon ritmos arquitectónicos en los que había espacio y silencio y emoción y baile. Consiguieron poner en pie un monumental disco de remezclas, Delay Tambor, con las figuronas del momento rendidas a sus pies, como Autechre, Locust, Scorn, Seefeel o Scanner. Eso era 1996. Posteriormente, mutaron Silvania en Ciëlo, seguían siendo Mario y Cocó pero sentían que necesitaban un nombre más rotundo para suscribirse a unos presupuestos diferentes a Silvania, más tekno, más new wave, más minimal. Tomaron el control de su carrera creando su propio sello Click New Wave y parieron dos discos imprescindibles: “Un amor mató al futuro” en 2002 y “Paraíso vacío” en 2007.

 

Mi recuerdo de Cocó, con quién hablé, trabajé, bailé y sobre todo admiré es una colección de momentos muy brillantes. Aparecen sus llamadas insistentes cuando algo estaba a medio hacer, o no estaba bien hecho; no le gustaban las cosas difusas o que se diluían sin que fueran llevadas a término, dadas su lugar. También guardo como tesoro sus consejos en el arte de convertirte en una estrella, no hacia los demás, sino por ti misma, para brillar tú, para sacar de ti la creatividad y la desinhibición. Descubrir música con él. Vestirme como quisiera. Azuzar el surrealismo. Amar, vivir y bailar. Y más cosas que callo, no para olvidarlas, sino para contarlas mañana.

 

22 febrero 2017 by ANDREA GALAXINA

La telepatía de Lidia Damunt


La cantautora nos cuenta todos los detalles sobre su último disco.


13 abril 2016 by ROCÍO ZARZALEJOS

Perlita, la electrónica del cambio


Electrónica que taladra el hipotálamo. Electropop con guasa que pretende salvar la naturaleza.


01 marzo 2016 by MARÍA ARRANZ

Mad Grrrl Fest


Llega a Madrid el primer festival organizado por mujeres, bolleras y trans, enfocado únicamente a bandas compuestas en su totalidad por mujeres, bolleras y/o trans.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *