Festival Miradas de mujeres, ¿necesario?

Un repaso crítico a esta iniciativa de MAV (Mujeres en las Artes Visuales). Por Lara Alcz. Miranda


26 marzo 2014

 

El Festival Miradas de Mujeres nace como una iniciativa de MAV (Mujeres en las Artes Visuales) para dar visibilidad a las mujeres artistas durante el mes de marzo, que según el sistema, es el mes de la mujer. A través de una convocatoria nacional, tanto instituciones como galerías o espacios independientes tienen la posibilidad de consolidar una plataforma de reconocimiento para la labor artística femenina. Sin embargo, muchos son los interrogantes que surgen entorno a la necesidad de estructurar un festival como este. ¿Realmente hace falta un festival no mixto donde las mujeres artistas sean las protagonistas? Si algo es cierto, es que como en el resto de disciplinas, la mujer es la gran discriminada también dentro del entramado artístico, por lo que un evento de estas características debería contribuir a que se valoren más sus creaciones. El problema se plantea desde una óptica de calidad, si por cuestión de género el nivel de exigencia se diluye en relación al que existe el resto del año en el tejido cultural. Pues está más que claro que las mujeres artistas son muchas y poco reconocidas. Es el caso de muchos centros o espacios, que se suman al festival con un simple propósito promocional y no reivindicativo. A la gran mayoría de instituciones no les mueve tomar parte con el fin de promover la perspectiva de género, sino que se transforma en algo sistemático donde programan una exposición una vez al año, donde lo único que importa es que el nombre que figura es de mujer. En ningún momento se plantea la idea de que haya de ser una artista que destaque por su proyección dentro de un discurso que reivindique la situación de las mujeres actual, la crítica hacia el sistema patriarcal o hacia el sistema mismo del arte, que es violento y discriminatorio para con las mujeres.

 

MAV no propone el festival desde la mirada feminista, simplemente desde la mirada… ¿Es suficiente? En un punto histórico tan conflictivo como el actual, donde las leyes anti-mujer despuntan día tras día, y el sexismo se torna cada vez más sibilino y sutil en sus mecanismos, se hace imprescindible la crítica. La crítica de las mujeres sobre su propia situación y contexto, mientras son explotadas, alienadas y oprimidas dentro de la sociedad, en el mundo del arte son constantemente invisibilizadas y eliminadas a causa de los compradores y el coleccionismo, que rara vez apuestan por la inversión en creadoras, y menos, en creadoras jóvenes. El empobrecimiento de las mujeres artistas es un grave problema dentro del mercado, pero se hacen oídos sordos. Si bien en los actos públicos que ha ofrecido la directiva del festival se han apuntado dichas condiciones, la línea discursiva no se torna en un fuerte tono feminista, sino que al igual que siempre, se suaviza y se habla de mujer artista, sin ningún adjetivo más. No hay mujer artista luchadora, no hay mujer artista precaria, no hay mujer artista violada, no hay mujer artista discriminada, no hay mujer artista desahuciada…

 

 

Este panorama se perfila especialmente a causa de los inconvenientes que ocasiona que una artista en un determinado momento se declare feminista, o artista feminista, pues se tiende a dar por sentado que una vez elabora una serie de trabajos entorno al feminismo, ha de dedicar su obra por entero a problemáticas esencialmente ligadas al activismo político, y precisamente debido a ello, se las ha apartado del circuito comercial durante décadas, e incluso hoy en día. Por lo tanto, a la hora de exponer a estas artistas, también existe reticencia por parte de galeristas o comisarios. Siendo así, se hace quizás aún más necesario que un festival como Miradas de Mujeres apostase desde sus bases por artistas declaradas abiertamente feministas, con trabajos volcados en temáticas de género, críticas y duras, que supusiesen un reto al circuito tradicional y normalizado.

 

A un proyecto como este de MAV le falta correr riesgos entorno a las mujeres de las que quiere hablar o representar. La fórmula es buena, proponiendo una iniciativa a nivel nacional, implicando tanto el sector público cultural como el privado, además de incluir no sólo a artistas, sino también a todas las figuras como críticas de arte, comisarias, investigadoras, coordinadoras y gestoras. Además, la posibilidad de poder dar cabida a espacios independientes y no institucionales, contribuye a engordar el catálogo de espacios expositivos y para la creación que motivan a nuevas artistas a colaborar en propuestas paralelas y con una gestión y organización innovadoras.

 

En esta edición del 2014, algunas de las propuestas expositivas más interesantes en Madrid son:

Feminis_Arte II, CentroCentro Cibeles
Hasta el 17 de Agosto

Pourquoi? Un cruel banquete, Ouka Leele, Círculo de Bellas Artes
Hasta el 28 de Marzo

Spray, Ruth Gómez, New Gallery
Hasta el 29 de Marzo

(x), Tracey Rose, Museo Reina Sofía
Hasta el 26 de Mayo

 

25 mayo 2018 by IRENE CALVO, ÁNGELA LOSA

En Altura Projects


Cerca del metro Marqués de Vadillo se ubica el estudio de Iñaki Domingo, Álvaro y Alejandro Marote y Federico Guardabrazo. Un lugar de encuentro basado en el equilibrio y el respeto.


22 mayo 2018 by NEREA UBIETO

R de resistencia o la vergüenza de ser hombre


Ramón Mateos traduce con destreza datos estadísticos en expresiones artísticas que tocan las conciencias desde otra sensibilidad.


16 mayo 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Almudena Lobera


La artista investiga en sus obras sobre una serie de binomios que encuentran respuesta, a menudo, en la contemplación del espectador.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *