Formas Biográficas

La muestra explora las diversas formas que los artistas emplean para construir su identidad y su biografía. Más de 275 obras de arte conforman el conjunto de la exposición. Por Lara Alcz Miranda


04 febrero 2014

Artaud oponía la verdad de la alucinación a la mentira del ser. La realidad tal y como es, no es posible. Hace falta cambiar la vida, y si esto no es posible, cambiar la percepción de la vida. Este concepto va ligado al concepto en torno al cual gira la exposición, la biografía. La biografía es la vida interpretada, la vida que el artista en este caso, construye a través de recuerdos. Abordar la práctica creativa desde el análisis vital es algo que se viene haciendo en la Historia del Arte desde el s. XIX, cuando la literatura de vidas de artistas experimentó su auge.

 

El comisario de la exposición, Jean- François Chevrier, habla de la biografía en el arte como formas, elaboradas y construidas previamente sosteniendo que siempre existe una dimensión constructiva dentro de la biografía, que alimenta una fuente de temas y representaciones en el arte. Sin embargo, se ha evitado contar con obras dentro de la exposición que representasen grandes figuras artísticas, lo que Chevrier denomina como “hagiografía” dentro del arte. De la misma manera, se han obviado obras que perteneciesen a grandes figuras del arte moderno,  aunque estas 275 obras constituyen una revisión desde el s. XIX hasta ahora.

 

Procurando seleccionar las piezas en torno a su potencia y no en cuanto a su autoría, Formas Biográficas, toma un esquema de estudio basado en la vida y la obra, que desde Vasari se llevaba empleando recurrentemente y que hasta la segunda mitad del siglo XX no fue cuestionado por historiadores y artistas, que mediante las vanguardias pretendían romper con el relato cronológico. Los artistas, al igual que muchos escritores, se esforzaron y se esfuerzan, por transformar la idea del relato biográfico, que desde la exposición se contempla desde dos líneas de trabajo: la mitología individual y la construcción. Cada una de ellas, partiendo de la obra de dos escritores: Nerval y Kafka.

 

 

La mitología individual proviene de los escritos de crítica literaria desarrollados durante el romanticismo, que caen en el olvido con el paso del tiempo y el desarrollo de la crítica en la contemporaneidad hasta los años sesenta y setenta cuando se retoman para estudiar la obra del escultor Étienne-Martin. Dentro de este apartado de la exposición se relaciona la obra del poeta Gérard Nerval, que constituye el primer ejemplo de la noción de mitología individual. Un experto en fábulas biográficas, genealogías fantásticas relacionadas con su persona, empleando seudónimos para construir las biografías de los personajes y renovar el género biográfico. Él mismo inventó su biografía a partir del lugar donde nació, creando una serie de hechos no reales, su biografía era una pura construcción artística inventada.

 

La construcción se contempla desde los planteamientos de la obra de Kafka en obras como El Proceso, El Castillo o La metamorfosis, donde se buscan elementos lo más reducidos posibles para construir una biografía previa. A raíz de estos procesos se repiten varios motivos que relacionan las obras de la exposición como la identificación del nombre y la biografía con la casa; la relación entre el cuerpo, la habitación y el espacio; la identificación de la vida con el drama, y la idea de la memoria, donde cada uno es lo que recuerda de sí mismo.

 

En las trece salas de la exposición se comienza hablando de la importancia de la habitación como espacio propio, individual, como el origen de la historia de la construcción de la identidad del artista. En las salas siguientes, se organizan las obras a partir de temas como la vida y la muerte -relacionadas con la vida como drama-, la importancia de la familia y el condicionamiento que ejerce sobre el artista e incluso la admiración hacia una figura familiar, o la manifestación de hechos fantásticos que el artista interpreta como reales, así como el deterioro del cuerpo y sus cambios frente al paso del tiempo.

 

Antonin Artaud, Louise Bourgeois, Georges Braque, Brassaï (Gyula Halász), Robert Bresson, André Breton, Günter Brus, Claude Cahun, Lygia Clark, Bruce Conner, Joseph Cornell, Camille Corot, Max Ernst, Pepe Espaliú (José González Espaliú), Étienne-Martin, Walker Evans, Marina Faust, Léopold Flameng, Alberto Giacometti, Tomislav Gotovac, Philip Guston, Raymond Hains, Franz Kafka, Tadeusz Kantor, Martin Kippenberger, Paul Klee, Alfred Kubin, Henri Le Secq, Maruja Mallo, Jyvia Soma Mashe, Ludwig Meidner, Charles Meryon, Duane Michals, Santu Mofokeng, Edvard Munch, Célestin Nanteuil, Gérard de Nerval, Ocaña, Henrik Olesen, Michelangelo Pistoletto, Charles Ray, Jean Richer, Gerhard Richter, Mark Rothko, Raymond Roussel, Anne-Marie Schneider, Kurt Schwitters, Ahlam Shibli, Arpita Singh, Alina Szapocznikow, Dorothea Tanning, Ed Templeton, Claire Tenu, Valie Export, Jeff Wall y Francesca Woodman son los artistas que cuentan con obras dentro de la exposición que se puede visitar hasta el 31 de Marzo en el Reina Sofía.

 

 

Además el Museo Reina Sofía (Calle Santa Isabel, 52) ofrece entrada gratuita al museo lunes, miércoles, jueves, viernes y sábados a partir de las 19.00, y los domingos desde las 15.00.

 

17 octubre 2018 by NICOLA MARIANI

Comunicar cultura en la época de la inmediatez


Responsable de contenidos digitales en la Fundación Mapfre, Paula Susaeta concibe el mundo de la cultura y la comunicación desde una personal visión.


04 octubre 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de octubre


Individuales, colectivas, las últimas tendencias, referentes históricos… ¡Este mes hay cinco expos que no te puedes perder!


03 octubre 2018 by JUAN CANELA

Mirar del revés para no ver lo mismo


“El tomillo y la hierba en el techo de mi habitación”, dos expos que ponen en diálogo las obras de Benjamín Palencia y Antonio Ballester Moreno.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *