Gastronomía de lo efímero

El concepto pop-up es la seña de identidad de los nuevos espacios gastronómicos que están cambiando la forma de comprar, cenar y relacionarse que teníamos hasta ahora. A los foodies madrileños y, en general, a los followers de la gastronomía de moda, ya no les vale con tener un listado de buenos locales donde hincar el diente, sino que cada vez exigen más: más experiencias únicas y más exclusividad, cual oda a la canción de los Rolling Stones, “I can’t get no satisfaction”. Por Penélope Saralegui


26 noviembre 2014

Paco Morales, de Altrapo.

Paco Morales, de Altrapo.

 

Pero ¿realmente qué significa que un restaurante se considere pop-up? Pues supone una nueva manera de interpretar el espacio, el cual deja de ser fijo para convertirse en itinerante y temporal con la intención de ofrecer una experiencia irrepetible y con fecha de caducidad. De este modo, los clientes disfrutan de un entorno sorprendente e impregnado de exclusividad. La tendencia nació en torno a 2012 en ciudades como Nueva York y Londres, donde algunos chefs buscaban vías alternativas para dar a conocer el resultado de su trabajo.

 

© The Table. Pablo Gómez Ogando.

The Table. © Pablo Gómez Ogando.

 

En cuanto a Madrid, después de un tiempo de reuniones y de cruzar media España en coche con Alejandra Ansón, directora de Elite Gourmet —sello de calidad de productos españoles—, en noviembre surge en Madrid el proyecto The Table by, ubicado en el nuevo Urso Hotel & Spa, pegado al recién inaugurado Mercado Barceló. “Y como en un hotel los clientes llegan, pasan un tiempo entre sus paredes y se van, seis chefs llegarán desde distintos puntos de España para replicar sus restaurantes en el hotel a lo largo de seis meses y solo habrá treinta días para probar cada uno”, indican desde Better, una agencia autodenominada “pop-up”, y promotora de esta iniciativa. En cuanto al local, todo cambia cada mes: la estética, el concepto y el menú.

 

The Table. © Pablo Gómez Ogando.

The Table. © Pablo Gómez Ogando.

 

El primero en aterrizar con todo su equipo ha sido el restaurante Abastos 2.0, proveniente de Galicia, y que acaba de finalizar su visita a la capital. “Hemos buscado lo mejor de Galicia, Cantabria, Bilbao, Barcelona, Cáceres… para convertir The Table by en el primer restaurante pop-up de la capital que acoja a grandes firmas y jóvenes promesas”.

 

 

El 1 de diciembre el nuevo protagonista será el Cenador de Amós, de Cantabria, encabezado por Jesús Sánchez. Después de Año Nuevo llegará Etxanobe (Bilbao) para hacerse con el mes de enero, seguido por L’Escaleta de Kiko al mes siguiente. Y hasta aquí podemos leer, por ahora…

 

muta

 

El no mutar se va a acabar

 

El ya de sobra conocido MUTA Bar, tras estar abierto dos meses danzando al son de la música brasileña, le ha tocado cambiar de pelaje y desde noviembre se ha convertido en MUTANORTE, una ruta gastronómica por el norte de España con sus productos más representativos: mariscos, pescados, verduras, carnes, quesos, repostería y una selección de vinos, que se puede disfrutar por las noches y durante los sábados. Además, la adaptación no se queda ahí, y ahora es posible disfrutar de diferentes formatos según el momento del día en el que llegues. Por un lado están los MUTADESAYUNOS para ponerte las botas por la mañana, seguido del MUTAEQUILIBRIO, que es como llaman a su menú de mediodía. “La idea es continuar con un no-concepto fijo. En Muta no hay limitación en lo físico, en el espacio o en el tipo de comida. Es un centro de restauración MUTAnte”. Desde su firma Sr Bonet (de Javier Bonet, el ideólogo de todo este tinglado) tienen previsto abrir, además, la Academia del Despiece próximamente.

 

navarra

 

Cocinando en amor y compañía

 

Otra vertiente que se está dando en Madrid es la de los chefs que invitan a colegas a compartir restaurante y preparar menús conjuntos haciendo piña entre fogones. Este es el caso del restaurante Altrapo, instalado en el Hotel de las Letras. “Es muy positivo. Y los equipos se lo pasan bien”, indica Paco Morales, chef cordobés que desde este verano dirige el restaurante cuya seña de identidad son los menús tipo “Do it yourself”. Los platos de la carta se encuentran divididos en versiones “para comer con la mano y chuparse los dedos”, “suaves y elegantes” y “pícaros y picantes”, entre otros. Además, es el artífice de la iniciativa Altrapados, con cenas interactivas en las que los dos cocineros trabajan a la vista de todos e interactúan con los comensales. El primer “Altrapados” fue en julio con Rodrigo de la Calle, continuando cada mes hasta diciembre.

 

Altrapo en el Hotel de las Letras.

Altrapo en el Hotel de las Letras.

05 julio 2016 by SABINA URRACA

Llegan a Madrid los bares de leche con cereales


  Una octogenaria pasa junto al puesto de Cereal Lovers, en el corazón del Mercado de Antón Martín, y lanza un:   “Ya no saben qué inventar…”.   Para una señora cuasicentenaria, más familiarizada con las sopas de pan con …


18 mayo 2016 by DAVID ARIAS

Comer con arte


Abre en Chueca un nuevo restaurante que combina un renovado concepto de gastronomía castiza con arte urbano. Así es Mitte.


11 marzo 2016 by DAVID ARIAS

Mapa de la cerveza artesanal en Madrid


Artesanía birrera made in Madrid.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *