Género y Figura, reivindicando a las mujeres fotógrafas

Un interesante proyecto colectivo se ha propuesto el reto de reivindicar a las mujeres fotógrafas contemporáneas residentes en España. GYF, Género Y Figura tiene como objetivo dar respuesta a la pregunta de ¿por qué hay tan pocas fotógrafas en certámenes, publicaciones y exposiciones de fotografía?, y para ello necesitan ayuda. Hablamos con Nieves Limón y Miren Pastor, dos de las impulsoras de esta plataforma, para que nos cuenten cómo surgió la idea, cómo están tratando de financiarla y hasta dónde quieren llegar con ella. Por María Arranz


05 marzo 2015

GYF_frase_web

 

Hace poco, las Guerrilla Girls estuvieron en Madrid presentando su retrospectiva y recordándonos, de paso, algo que solemos olvidar con cierta facilidad y que, sin embargo, sigue ampliamente vigente en prácticamente todos los ámbitos de nuestra sociedad: la escasa presencia de mujeres en el arte y en la cultura en general, o más bien, la escasa presencia o total invisibilidad de mujeres en ciertos niveles de la cultura. Y esto no se debe a que no haya suficientes mujeres artistas –que las hay, y de mucho talento–, sino más bien a que las dinámicas de invisibilización de su trabajo forman parte de un entramado mucho más extenso y complejo –comúnmente conocido como patriarcado– y a día de hoy siguen más vivas que nunca.

 

Lo que se proponen desde GYF, Género y Figura, es precisamente romper con esas dinámicas y dar a conocer el trabajo de mujeres fotógrafas a partir de tres líneas de trabajo: la teoría y análisis de la imagen fotográfica, la creación fotográfica y los estudios de género. Aunque avalado por la Universidad Carlos III, ésta no dispone de presupuesto propio para financiar proyectos de este tipo (algo que, por cierto, también daría para otro interesante debate), por lo que han decidido lanzarse a la vía del crowdfunding para conseguir el dinero que les hace falta y, al mismo tiempo, implicar por el camino a más gente interesada.

 

 

“El proyecto surgió a raíz de una convocatoria de proyectos de la Carlos III y, en un principio, la idea era la de llevar a cabo un proyecto propio de investigación para intentar rescatar nombres tradicionales de mujeres en la fotografía, sobre todo española. Pero claro, nos dimos cuenta de que era imposible financiar a través de una campaña de crowdfunding una investigación entera de vaciados de archivos españoles, así que decidimos centrar el proyecto en una acción de investigación más urgente” —nos explica Nieves Limón, Doctora en Investigación en Medios de Comunicación por la UC3M, donde da clases, y una de las madrinas del proyecto.

 

Después de muchas reuniones con Miren, Olmo y Boni —que forman parte de MOB Cultura en redes y constituyen el equipo de coordinación y comunicación de GYF— decidieron que lo que querían era crear un espacio virtual en el que, a través de una convocatoria de portfolios para mujeres residentes es España, se seleccionarían una serie de proyectos para mostrarlos en la web. De estos proyectos, se hará después una selección de tres, de los que se grabarán clips audiovisuales donde la propia fotógrafa expondrá su trabajo. Además, se seleccionará un trabajo más para editar un fotolibro. Por último, en la web habrá una sección donde se harán análisis textuales o audiovisuales del tratamiento de género en fotografía. Su objetivo no es sólo rescatar y posicionar nombres de fotógrafas, —que también, y es evidente la intencionalidad política del proyecto— sino crear y dar a conocer materia prima fotográfica realizada por mujeres. “Queremos reflexionar sobre la escasa visibilidad de las mujeres en la fotografía, donde no es que haya un machismo activo, pero sí que se perpetúan acciones de statu quo, es decir, de dejar las cosas como están. Y dejar las cosas como están implica también dejar el mundo como está: patriarcal” –señala Nieves.

 

GYF_processblue_b7

 

Pocos días después de lanzar su campaña de financiación colectiva en Goteo, ya empezaron a recibir las primeras críticas, especialmente aquellas más comunes en este tipo de proyectos centrados en mujeres, y que tienen que ver con la supuesta “exclusión” a la que estas iniciativas someten a los hombres. “Hay quien nos ha advertido de la posibilidad de acabar creando un ‘gueto’ de mujeres, pero claro, es que el verdadero gueto es el mundo en el que nos movemos. Resulta muy curioso que, cuando hacemos acciones de este tipo, que tienen una intención abierta de visibilizar y celebrar, que no de excluir, siempre haya gente que se queja. ¡Yo me indigno los otros 364 días al año en los que no se visibiliza a las mujeres!” —afirma contundente Nieves. Eso sí, también puntualiza que “entre nuestros co-financiadores, hay una gran cantidad de hombres, y esto es muy positivo, ya que esta visibilización no es sólo una responsabilidad de las mujeres, sino una responsabilidad social de todo el mundo”. También les han criticado el hecho de que se hable de “mujeres fotógrafas”, cuando en el caso de los hombres no se habla de “hombres fotógrafos”. Nieves aclara: “tienen razón, pero queríamos dejar muy clara la intención de género del proyecto, incidir mucho en este aspecto”.

 

¿Qué mecanismos son los que influyen entonces para que, de entre todas las fotógrafas que hay por el mundo, sólo lleguemos a conocer a unas pocas? Es un hecho que en la formación artística hay más mujeres que hombres, pero en el recorrido para llegar a obtener un cierto reconocimiento o simplemente para acceder al mundo laboral, muchas de estas mujeres se van quedando por el camino. No es que haya menos fotógrafas que fotógrafos, es que simplemente no conocemos sus nombres. “Las escuelas están llenas de mujeres, pero, en algún punto, ese salto para presentarse a una convocatoria de fotografía no se produce o se toma con mucha cautela. Y es evidente, ¿para qué te vas a presentar a una convocatoria si ves que en la mayoría apenas hay mujeres ni ganan mujeres? Esto desmoraliza y cansa. Por eso, otra de las cosas que queremos hacer es precisamente testar esto, extraer datos de certámenes españoles sobre la cantidad de proyectos de mujeres que se presentan” —explica Nieves. Y Miren, que además es coordinadora en la escuela de fotografía Blank Paper, apunta: “esto también nos sirve a nosotros para hacernos autocrítica, a pensar, por ejemplo, por qué hay sólo tres profesoras en una plantilla de más de diez profesores. Empiezas a valorar ciertas cosas que igual antes ni te planteabas. Yo siempre defiendo que lo principal es que la obra sea buena, ya sea de un chico o de una chica, pero creo este tipo de propuestas también son una oportunidad para dar visibilidad a gente que si no, no la tendría, no porque su obra sea mejor o peor, sino porque a veces se siente eclipsada por otras cosas que no dejan hueco a nada más”. Y Nieves concluye: “los criterios de selección no son un don divino, sino que están influenciados por muchos otros factores; el hecho de que una obra sea buena o mala, no lo determina un criterio inamovible ni neutral, la mirada nunca es inocente. Por eso, insistimos en la idea de que la mirada es una responsabilidad colectiva”.

 

GYF_processblue_b2

 

Si finalmente logran financiar el proyecto, crearán la plataforma web, realizarán los clips audiovisuales y editarán el fotolibro; pero si consiguen la financiación óptima, duplicarán la convocatoria tanto para los clips como para el fotolibro, y sobre todo, intentarán que esto no se quede en algo puntual. Nieves explica que una de las intenciones del proyecto era posicionar una serie de preguntas. “Los dos gifs que hemos creado para la web plantean dos cuestiones: ¿has pensado por qué exponen tan pocas mujeres fotógrafas? y ¿sabes cuántos fotolibros creados por mujeres han sido premiados? Cabe la posibilidad de que no obtengamos la financiación mínima, pero el ruido que hemos hecho no nos lo va a quitar nadie. Nuestra intención es que esto no quede aquí, sino que tenga una continuidad, que haya más convocatorias, que quizá podamos montar una expo, ¡o un festival! Algo de lo que también nos hemos dado cuenta es de que hay mucha gente interesada en trabajar en esta línea, se ha creado comunidad, más allá de la que ya había antes, claro”.

 

Hoy a las 20h presentan el proyecto en la escuela Blank Paper, donde además de explicar lo que quieren hacer, también mantendrán las orejas bien abiertas para escuchar las propuestas que la gente les quiera hacer. “Aparte de la comunidad que se está generando en redes y de lo que pueda llegar a través de los medios, encuentros como el de esta tarde, donde nos ponemos cara y en los que se pone de manifiesto que entre todos lo podemos hacer, también son muy importantes —nos cuenta Miren. “Hoy, digamos que es la presentación oficial, pero la idea es que la gente que está interesada en participar opine, nos haga ver otras cosas que nosotros no vemos, que proponga, que nos pregunte… A partir de las necesidades que veamos que nos transmite la gente, pensaremos cómo estructurar el proyecto”.

 

Si no puedes asistir a la presentación de esta tarde, puedes colaborar con GYF a través de su campaña en Goteo, ya sea aportando dinero para que el proyecto salga adelante, o cubriendo otro tipo de necesidades no monetarias que también son fundamentales para el desarrollo de la plataforma.

22 mayo 2018 by NEREA UBIETO

R de resistencia o la vergüenza de ser hombre


Ramón Mateos traduce con destreza datos estadísticos en expresiones artísticas que tocan las conciencias desde otra sensibilidad.


16 mayo 2018 by NICOLA MARIANI

10 preguntas a… Almudena Lobera


La artista investiga en sus obras sobre una serie de binomios que encuentran respuesta, a menudo, en la contemplación del espectador.


09 mayo 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de mayo


Escultura, pintura fotografía… Las cinco exposiciones que no te deberías perder este mes.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *