Gestión cultural: Una más una

Una más una es una empresa de gestión y producción cultural fundada en 2011. En esta entrevista hablan de la situación cultural local y nacional y de su trayectoria hasta el momento. Por redacción


28 marzo 2019

Belen Gil, Irene Alaez y Macarena Pérez

 

¿Qué os impulsó a fundar Una más una? ¿Considerasteis que había que llenar un hueco?

La verdad es que no fue una decisión muy premeditada, sino que vino dada por las circunstancias. Nos encontramos a principios de 2011 ambas sin trabajo y sin muchas ganas, la verdad, de comenzar a enviar CV, presentarnos a plazas públicas, etc. (además, tampoco es que hubiera mucha oferta en esos momentos, debido a la grave crisis económica) así que la idea de hacer algo por nuestra cuenta surgió de una manera muy natural, de la necesidad y ganas de seguir trabajando y de saber que trabajábamos muy bien juntas, y que podíamos intentarlo. 

Sumado a esto, siendo conscientes de esta situación, nos dirigimos a la empresa privada (también sin mucho éxito) y sobre todo al exterior, donde empezamos a hacer proyectos. 

 

Fundasteis Una más una en 2011, ¿qué cosas han cambiado o evolucionado desde que empezasteis, tanto desde vuestra estructura interna como en el contexto en el que trabajáis?

¡Han cambiado muchas cosas, claro! Tanto externas como internas, por supuesto. Primero que los primeros meses, o incluso diría que los dos primeros años fueron bastante difíciles y descorazonadores. No había muchas oportunidades, no se confiaba demasiado en la empresa externa para la gestión cultural, muchas puertas estaban cerradas. Para que saliera un proyecto adelante teníamos que presentar veinte propuestas. Eso ha cambiado, no solo a nosotras, si no en general. Las organizaciones culturales, tanto públicas como privadas, cada vez buscan más el colaborar con entidades externas (bien sean empresas como nosotras, o asociaciones, colectivos, etc.) Han ido viendo que es una colaboración de la que siempre va a salir algo positivo, de la que todos ganan y que sobre todo mejora los proyectos que se desarrollan. Y a estas alturas, ocho años después, hemos conseguido generar confianza en estas organizaciones culturales, que son además nuestra mejor carta de presentación. 

 

¿Cómo perciben la situación cultural española –instituciones, sector privado– desde fuera?

Pues la verdad es que siempre hemos tenido la sensación, por los proyectos internacionales que hemos realizado, que España se percibe como una potencia cultural, en muchas disciplinas, no solo en teatro o patrimonio histórico, sino también en arte, en música, etc. Hemos colaborado con organizaciones de Noruega, Ucrania, Liechtenstein, etc., y antes de desarrollar los proyectos destacaban la gran presencia cultural que había en España, y  en Madrid (las grandes instituciones, el Prado, el MNCARS, etc.). Sin embargo, durante y después del proyecto lo que, además destacan es lo  independiente, lo menos conocido internacionalmente, aquellos proyectos e iniciativas que son innovadoras en algún sentido, colectivos de artistas, asociaciones, espacios alternativos, etc. Eso es lo que al final, más les llama la atención, la cantidad y calidad de tejido cultural que hay “escondido”.

 

¿Qué define el éxito en un proyecto cultural? 

Primero habría que definir éxito, no?? Para nosotras un proyecto exitoso es un proyecto en el que nos sentimos cómodas, en el que todos los agentes, desde los más grandes o importantes (como la institución, el comisario, los artistas, o el público) hasta los más pequeños (los proveedores, las empresas que colaboran, etc.,.) están orgullosos de haber participado, porque saben que se ha hecho todo lo posible, que todos hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano, para dar un justo sitio a todo el mundo, para conseguir unos objetivos no solo cuantitativos (número de público, etc.) sino cualitativos (calidad cultural, innovación social, etc.).

 

¿Cómo debe financiarse un proyecto cultural? 

De muchas formas y (casi) todas válidas! Lo público es muy importante, está claro. Los poderes públicos, que tienen las competencias en materia de cultura (administración central, autonómicas, locales, etc.) deben apoyar y promocionar la cultura, y eso muchas veces significa financiarla. Apoyos públicos hay en multitud de sectores, desde el automovilístico (con ayudas para la adquisición de vehículos, etc. ) hasta educativos (financiando parte de la educación privada) hasta el turístico (con viajes subvencionados para un tipo concreto de público) así que, ¿Por qué el debate este de que la cultura no debería financiarse por lo  público? ¿Por qué se considera que si está financiada por lo público ya es menos independiente o menos libre?

 

¿Cómo valoráis el contexto cultural actual en Madrid? ¿Qué funciona bien y que es lo que debe mejorarse? Al igual que comentábamos antes del caso de España, en Madrid, ese ecosistema o tejido cultural escondido es muy claro y muy rico. Pasa en otras zonas del país, no es algo exclusivo de Madrid, pero es cierto que aquí se están haciendo algunos de los proyectos culturales más interesantes de los últimos años. Creo que funciona muy bien proyectos que fomentan el acceso o la apertura a nuevos públicos, como los ARCO Gallery Walks. 

Y por supuesto siempre hay cosas que mejorar, por ejemplo, se sabe que mucha gente mayor no asiste a actividades porque no tiene con quien, jóvenes que pese a estar ultra conectados, no conseguimos llegar a ellos, etc. así que un primer paso sería abordar estos problemas y diseñar programas en consecuencia. 

 

¿Qué políticas culturales creéis que serían necesarias para dinamizar el sector?

Dinamizaría mucho el sector que hubiera una política cultural. La verdad, de momento no la ha habido, y casi en ningún nivel, ni estatal, ni autonómico, ni local. Que hubiera algo, ya sería un avance. Aunque por otro lado, dinamizar, no se si es la palabra, ¿tal vez el sector se dinamiza más solo sin la injerencia de la política?

Pero bueno, siendo propositivas, apostaríamos por políticas públicas culturales catalizadoras, es decir, que faciliten que se puedan hacer cosas. 

 

Contadnos un proyecto que hayáis hecho que os haya gustado concretamente y por qué…

Puff! Difícil elegir porque hemos tenido mucha suerte con los proyectos que hemos realizado. En todos hay algo que destacar, y en todos también hay un pero…. Si  tuviéramos que elegir uno, tal vez aquellos que incluyen agentes culturales internacionales. Por ejemplo, el pasado noviembre colaboramos con el British Council de Kiev, en Ucrania, para la organización de una visita de estudio a Madrid por parte de agentes culturales ucranianos. Este tipo de proyectos son, tanto en lo profesional como en lo personal, muy  gratificantes, porque conoces otras realidades culturales, hay un verdadero intercambio de opiniones y búsqueda de puntos comunes, hay discusiones y diferencias, pero se debaten con respeto y criterio. 

Hay otro proyecto del que han pasado unos años y nos sigue quedando un buen sabor de boca, y es el de Argentina como país invitado en ARCO Madrid. Por un lado, por la dimensión del mismo, tocaba todas las disciplina, se colaboraba con muchas organizaciones españoles etc. Pero sin duda lo más importan fue el equipo que reunimos con el que a día de hoy seguimos colaborando. 

 

¿Qué consideráis clave para el funcionamiento de vuestro equipo? 

La relación personal es clave. La confianza ciega también, por supuesto. El saber sin ningún tipo de duda que,  lo que cada una hace es por el bien de una más una, es pensando en una colectividad, no en una individualidad. 

Es clave también cómo construimos la relación con los proyectos con las organizaciones, con el equipo involucrado…Cómo intentamos que cambios pequeños que aplicamos ene nuestra empresa, por ejemplo, romper estructuras, jerarquías,  y aunque parezca una obviedad, también respetar los tiempos y espacios de la vida personal, provoquen una reflexiones a otros niveles. 

 

¿Qué libros estáis leyendo estos días? 

B. Yo personalmente suelo leer dos libros simulaténamente, uno “ligero”, ahora mismo; Bosque Oscuro de Cixin Liu. Es la segunda parte de una trilogía de ciencia ficción que me tiene un poco descolocada…. Y otro “espeso”, ahora mismo es  Reinos Desaparecidos, de Norman Davies, un repaso por varios países o estados que actualmente no existen, cómo llegaron a esa desaparición, etc. 

I. En mi caso, con muy poco tiempo libre para mí (una más una, Universidad, crianzas…) me he obligado a leer poesía, que la tenía olvidada, ahora estoy con Ecosistema de Josep M.Rodríguez y Un vaso de agua de Lola Mascarell. 

M. Pues yo estoy completando mi biblioteca feminista, y estoy leyendo Los hombres me explican cosas de Rebecca Solnit, y leyendo y releyendo una y otr vez porque me ha encantado, la novela gráfica Estamos todas bien de Ana Penyas, por cierto, la primera mujer ganadora del Premio Nacional de Cómic. 

17 abril 2019 by MARTA ECHAVES

Prácticas artísticas feministas y cuir (Parte uno)



01 abril 2019 by NICOLA MARIANI

Entre lo visible y lo invisible


Entrevista a Maya Watanabe, premio de videoarte de la fundación holandesa Han Nefkens.


26 marzo 2019 by IRENE CALVO

Madriz Curator: Violeta Janeiro


Violeta Janeiro Alfageme entiende el comisariado como una práctica expansiva donde poder prestar atención a los procesos abiertos y colaborativos que dan lugar a espacios de improvisación



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *