Gran Fuerza

Indisciplinadas es un proyecto que se desarrolla en un piso del centro de Madrid, donde tienen lugar exposiciones, charlas, presentaciones y talleres. Hablamos con los responsables de una de las iniciativas más excitantes de los últimos tiempos. Por Neme Arranz


13 noviembre 2014

foto casa soft cover revolution

 

Coincidí con Eva, Yuji y Camilo hace dos años en el Máster de Arte Contemporáneo y Cultura Visual que estudiábamos juntos en el Museo Reina Sofía. Conozco su proyecto Indisciplinadas desde que nació hará un año. Primero organizaron los encuentros Mientras vamos pensando, en los que nuestros compañeros de clase presentaban sus trabajos de investigación en un ambiente más benigno que el académico; luego llegaron las exposiciones. La primera la comisarió Yuji Kawasima (brasileño de ascendencia japonesa, por si os intriga) y tenía como objeto la alucinante colección de fanzines y publicaciones independientes de Eva y Camilo. Yuji encontró entre el abundante material un relato, una narrativa, y entre los tres montaron una interesante y cuidadísima muestra con su catálogo-zine y todo. Desde entonces se han sucedido las expos, las charlas, las presentaciones y los talleres. Todo, en el Espacio Indisciplinadas, que no es sino la casa de Eva y Camilo en Chueca (desde su balcón se ve el famoso restaurante de setas El cisne azul). A pesar de su aspecto pulcro y amable, Indisciplinadas son muy punk. Su independencia, su Do It Yourself de alta fidelidad, la urgencia por hacer sin pedir permiso, con los medios disponibles… convierte la suya en una de las iniciativas más excitantes de los últimos tiempos. Y no soy objetiva, ni lo quiero ser. Pero hacedme caso.

 

El próximo domingo inauguran su próxima pop-up, En casa un proyecto del artista Ignacio Tejedor comisariado por Manuela Pedrón Nicolau. Hemos charlado con ellos.

 

montaje_14

 

¿Cómo decidís montar Indisciplinadas?

Camilo_ La verdad es que no fue algo premeditado. Simplemente ocurrió. Indisciplinadas es más el resultado de las prácticas que hemos realizado que una iniciativa como tal.
Eva_ En octubre de 2013 Yuji buscaba un piso y mientras tanto le invitamos a quedarse con nosotros en casa. Ya veníamos organizando algunos eventos entre amigos que eran como charlas, pero que siempre terminaban en merienda. Con Yuji, esa merienda se alargó por dos meses y en ese tiempo fue donde surgió Indisciplinadas. A cambio del hospedaje le pedimos comisariar una exposición a partir de nuestra colección de fanzines.

Yuji_ La exposición, “soft [cover] revolution”, tuvo un éxito inesperado y todo esto contribuyó a que siguiéramos trabajando juntos aunque ya tenga mi propio piso.

 

Sois una chica y dos chicos, y os llamáis Indisciplinadas. ¿Se refiere a vosotras ese nombre, en plan post-género/queer? ¿O es otra cosa?
¡Nos encanta la ambigüedad del nombre! Nos hace mucha gracia que, sin conocernos, mucha gente se imagine que somos todas chicas con una agenda estrictamente feminista. O cuando nos conocen personalmente, que piensen que la elección de llamar a un grupo mixto en modo femenino es un deliberado gesto político queer. Más bien, Indisciplinadas viene de prácticas indisciplinadas, se refiere a una carta de intención del colectivo y no tanto a nosotros mismos. Tal vez como un “happy mistake“, tal vez como poesía o quizá como una parodia crítica, nos gusta que Indisciplinadas establezca una confusión entre valores como la indignación, la revuelta, los géneros, la juventud, el DIY, muy de nuestro tiempo y muy comunes entre distintos colectivos de Madrid. Aunque sepamos que el hecho de que nos llamemos Indisciplinadas puede poner los pelos de punta a los colectivos asumidamente disidentes. Pero, ¡ojo! ¡Las prácticas y las teorías feminista y queer son y serán siempre bienvenidas en Indisciplinadas y que sigan siendo indisciplinadas las feministas y las queer!

 

¿Cuáles son vuestros intereses e inquietudes? ¿Seguís una línea editorial de algún tipo, o es más espontánea la cosa?
Hacemos las cosas casi por accidente. Trabajamos de forma muy espontánea, desde la intuición y calibrando nuestros gustos y deseos. Difícil es cerrar un calendario de actividades, por ejemplo. Siempre van surgiendo nuevas ideas o propuestas que se van solapando y pensamos lo posible (¡y lo imposible!) para hacerlas todas. ¡Igual es un poco kamikaze todo! Como no somos una galería o una empresa de gestión cultural, y tampoco Indisciplinadas es nuestro medio de vida, sabemos que tenemos un espacio de acción y libertad privilegiado y queremos siempre ir hasta el límite de esa posibilidad. Después de un año de actividad, podemos decir que hay algunos temas que nos interesan especialmente: la práctica editorial, la cultura visual, el espacio doméstico, la gestión de afectos y el pensamiento por imágenes. Dentro de estos intereses, vamos navegando y dando forma a nuestros proyectos, reivindicando mucho el hacer colectivo, el ensayo/error y el valor de la experiencia. Porque todo esto del colectivo no deja de ser una afición. Y, claro, como pasa con toda afición, en primer lugar, ¡queremos pasarlo pipa!

 

Sé qué estáis haciendo el doctorado, ¿es vuestra carrera académica complementaria a vuestra práctica comisarial o todo lo contrario (la segunda una evasión de la primera, por ejemplo)?

Obviamente nuestras trayectorias académicas responden a la intención de abordar desde la teoría determinados temas, que pueden estar relacionados o no a lo que hacemos como colectivo. Pero para nosotros, que provenimos de distintos ámbitos, pensar y hacer son facetas de una misma cosa. La verdad es que al final todo se contamina, las investigaciones personales con las del grupo. También es verdad que cuando actuamos como un colectivo comisarial no desactivamos nuestra faceta de investigadores, de igual manera que no desactivamos nuestras facetas de hacedores. No sabemos muy bien dónde llegaremos con esto, ¡pero no sabemos hacerlo de otra manera! Está genial que nos preguntes sobre nuestra práctica comisarial porque nos genera una especie de extrañamiento, al final, nos cuesta entendernos como comisarios co-mi-sa-rios. Para nosotros, comisariar puede ser acoger a un amigo en casa, ofrecer una merienda seguida de una conferencia sobre arte y turismo, reunir a la gente para una sesión de costura o incluso hacer una playlist en Youtube.

 

la foto 3

 

¿Hay división de tareas? ¿Roles? ¿Especialidades? ¿Quién hace qué?

¡Todos a todo! Hemos encontrado de forma natural una buena forma de trabajar. Hay un volumen asustador de cosas que hacer pero la convivencia genera una dinámica de trabajo espontánea y equilibrada. Sabemos que tenemos capacidades y preferencias distintas, pero dentro de este laboratorio que queremos que sea Indisciplinadas nos lanzamos a hacer cosas desde la ignorancia. ¡Y viva lo amateur! Pero ahí entra también todo un trabajo de gestión de afectos, porque se mezclan amistades y relaciones profesionales, espacio doméstico y espacio de trabajo… y es preciso estar siempre atento a esto. Además, siempre contamos con innumerables colaboradores y amigos en cada uno de nuestros proyectos. No habría Indisciplinadas sin esta red de gente brillante y dispuesta a hacer algo guay.

 

¿Cómo decidís las expos, cuál es el proceso?

Algunas exposiciones parten de nosotros, como “soft [cover] revolution”, pensada desde nosotros. Otras exposiciones son trabajos en colaboración con otros artistas y comisarios con los que tenemos una relación de admiración e intereses en común, como fue el caso de la última exposición “Hoy”, de Ángela Losa. Pero también abrimos el espacio a propuestas externas que desean ocupar nuestro salón, como pasó en el último Madrid Open Views, por ejemplo, con la exposición “Buried Alive”, comisariada por María Collado.

 

¿Cuál ha sido la respuesta de los artistas hasta ahora? ¿Les interesa vuestro proyecto? ¿Y del público?

Hasta el momento todas han sido buenas experiencias. Ha habido un espacio de intercambio muy rico y creemos que hay mucho interés del público y de los artistas. Creemos que esto es así porque la escala más humana de nuestras actividades generan otras formas de acercarse a las prácticas artísticas y permiten comportamientos más desenfadados frente a lo que está expuesto. No es algo tan original como pueda parecer, sino algo necesario, algo que vemos que está pasando en Madrid, con iniciativas como el Salón de Ángela Cuadra. La gente que frecuenta nuestras actividades nos dice que es guay timbrar, subir en el ascensor abrir la puerta y encontrarse con algo inesperado.

 

Algunos artistas con los que habéis trabajado están en el circuito, pero por los pelos. ¿Cómo hacéis para conocer a tan nuevos novísimos? ¿Dónde se esconden los jóvenes artistas?

¡Los artistas están por todas las partes! Pero para decir algo, hemos conocido a mucha gente a través de los fanzines. Son un medio súper accesible y de intensa circulación que muchos artistas jóvenes utilizan. Nos gusta mucho coleccionar fanzines y después de ver algunos, hemos empezado a contactarles para tomar un café o charlar un rato via skype. El hecho de que seamos de sitios distintos (Colombia, Brasil y España) también favorece que conozcamos a muchos artistas de diferentes lugares, porque siempre tienes un amigo que te recomienda, o un amigo de un amigo que conoce a alguien que está haciendo algo total, lo más.

 

Como decís, estáis muy vinculados a la escena de edición independiente y fanzinera. ¿Nos podéis contar un poco sobre esta otra faceta?

Nos molan mucho los libros, nos encanta leer, somos adictos al papel. Nos intriga mucho el formato editorial y lo utilizamos para dejar constancia de todas las actividades que realizamos. Para nosotros publicar es una forma de investigación, que consiste en saber contar lo que haces y piensas, comunicárselo a otras personas. Por esto nos gusta encontrar formatos específicos para cada proyecto, pueden ser fanzines, blogs, posters, objetos, etc… Es así cómo y porqué surge la colección Cuadernos Domésticos, nuestro proyecto editorial. Ojalá alguien se encuentre alguna vez con uno de nuestros fanzines y nos escriba para que tomemos un café.

 

¿Con quién habéis colaborado?

Con muchísima gente, sería imposible nombrarlos a todos. En nuestra página se puede ver toda la gente con la que hemos compartido. Los más estrechos colaboradores son Alex Zeta, nuestro diseñador de cabecera, y Mario Olloqui, nuestro fotógrafo de guardia. Bueno, vamos intentar a hacer una lista:

 

turning-pages (3)

 

¿Qué lección habéis aprendido con esta experiencia, por el momento? Puede ser algo tonto, algo práctico, o algo profundo y patafísico.

Hemos aprendido muchas cosas. Pero la más importante es que “solo no puedes, con amigos sí”. Hemos aprendido el valor de hacer las cosas con lo que tienes, que lo amateur y lo doméstico no es sinónimo de cutre. Y esto cambia la manera de ver las cosas, dejas de preguntarte si algo es posible para plantearte “¿cómo lo hacemos?”.

 

la foto

 

¿Cuál es vuestro presupuesto, con qué financiación contáis?

Intentamos que los proyectos se sostengan. A veces lo logramos y otras veces no. No solemos contar con presupuesto, pero sí tenemos mucho entusiasmo para buscar los medios. No tenemos dinero pero tenemos un montón de cosas. Vivimos en un piso en el centro de Madrid y utilizamos el salón como lugar de exposición. Las estanterías y mesas que empleamos como display son las mismas en las que comemos y guardamos nuestros libros normalmente. Aun así, intentamos hacer una publicación en cada evento para que la gente contribuya y así poder sostenernos. Somos conscientes de que esto no es un modelo empresarial. Aquí estamos probando, teníamos ganas de hacer cosas y hemos construido un laboratorio en casa.

 

¿Creéis en las instituciones? ¿Os apetece trabajar con ellas? ¿Dónde os gustaría exponer fuera del espacio (doméstico) de Indisciplinadas?

Nosotros nos conocimos en una institución, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (¡¡¡el de las cerillas!!!), y en cierto modo el germen de todo esto reside en habernos encontrado en el museo, así que sí, no solo creemos en las instituciones, ¡sino que también las hemos visto! Por ejemplo, ahora estamos trabajando con el IED-Madrid en la exposición “No room for books” para diciembre. Nos gusta trabajar en diferentes espacios y con diversas políticas, cada lugar tiene sus particularidades y presenta debates y desafíos diferentes. Creemos que es una buena idea salir de tu zona de confort, trabajar con situaciones que no controlas y personas desconocidas, esto te obliga a establecer relaciones de negociación constante de lo que se puede o no hacer y enfrentarte a situaciones en las que tú no controlas todo el proceso, los tiempos, la temática. En definitiva, pensamos que es importante salir de casa. Sin embargo, ahora mismo estamos concentrándonos en hacer cosas dentro casa, ya que sólo será nuestra hasta final de año. “Nos mudamos” es la frase que más hemos repetido en las últimas semanas y también el título del último proyecto que realizaremos este año en Madrid y en este espacio. Es una colaboración con la comisaria Beatriz Alonso, en el que vamos a invitar a una serie de artistas a trabajar sobre la idea de mudanza, una práctica con la que seguro cualquiera se puede sentir identificado.

 

¿Qué es “Cuarto de invitados”?

Es básicamente lo que su nombre indica. Es un programa de residencias en las que hemos acogido a comisarios, artistas, investigadores… y a través de las cuales intentamos generar proyectos o actividades, que intenten pensar sobre el espacio doméstico, la convivencia y la colaboración. Por aquí han pasado: Yuji Kawasima, cuya estancia dio origen a la creación del colectivo, Alexander Ríos, que activó el espacio con su propuesta Nómada; el colectivo Werker Magazine que nos puso a pensar sobre el trabajo doméstico, y Magui Dávila y sus Lindas pobres. La última residencia la hará el artista chileno Martin La Roche, que investigará con nosotros nuevos modos de publicar en la era post-digital.

 

¿En qué consiste vuestra próxima pop-up “En casa”? El teaser es muy misterioso…

Es un proyecto del artista Ignacio Tejedor, con quien hemos colaborado desde el inicio, comisariado por Manuela Pedrón, otra asidua a nuestra programación. Como conocen muy bien nuestro recorrido y el espacio, nos han propuesto ocupar la casa de manera muy diferente. No queremos adelantar mucho más que esto, incluso para mantener el misterio del video. Pero atención, es apenas este domingo 16 en dos sesiones, de las 12h a las 14h y de las 18h a las 20h.

 

¿Sospechan vuestros vecinos lo que hacéis? ¿Les invitáis a vuestras soirées?

Sí:

 

timbre 3

 

timbre 2

 

timbre 1

06 septiembre 2018 by IRENE CALVO

Expos imprescindibles del mes de septiembre


Este mes se inaugura la nueva temporada de exposiciones y hemos seleccionado las cinco que no te puedes perder.


13 agosto 2018 by IGNACIO TEJEDOR

Más que una galería, más que una escuela


Programa de estudios de Espositivo.


07 agosto 2018 by IRENE CALVO, ANGELA LOSA

En el estudio de Micol Talso


La autora de la cartelería de Veranos de la Villa habla sobre su trabajo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *