Hackity, proyectos ciudadanos de hackeo urbano

Hackity es un estudio de diseño social que utiliza esta disciplina para idear iniciativas que mejoren la sociedad. Por Rocío Zarzalejos


04 marzo 2016

hackity-app-4

 

En 2050, más del 70% de la población mundial vivirá en las grandes ciudades, unas urbes que no han cambiado su diseño en los últimos doscientos años y que, por tanto, no están del todo adaptadas a las personas de hoy en día. La solución para conseguir que las ciudades sean lugares más habitables, podría alejarse de las administraciones públicas y estar en manos de los ciudadanos a través de proyectos de “hackeo” en los barrios, precisamente como los que propone Hackity.

 

Hace un año que vivo en Chamberí, en el barrio de Arapiles. Un barrio bastante normal, tranquilo y soso en el que aparentemente nunca pasa nada, o al menos, eso podría parecerle a todas las personas que están de paso. Al otro lado estamos los que vivimos ahí, que somos los que conocemos realmente lo que le falta y lo que le sobra al barrio a base de rutina. Por ejemplo: sería capaz de describiros perfectamente a qué altura se encuentra esa baldosa rota y levantada con la que tropiezo cada día de camino al trabajo, en qué punto se encuentran esos contenedores de cartón rodeados de vidrios desde hace un par de días, o en qué calle está esa farola rota que ya no alumbra. Seguro que a ti también te ocurre lo mismo en tu barrio y conoces de memoria las cicatrices que esconden sus calles, pero… ¿y si pudieses contarlas en voz alta con el objetivo de mejorar tu zona y con ello ganar calidad de vida?

 

La democratización de Internet, unida al auge de las tecnologías de la información y a la apertura de datos por parte de las administraciones, ha hecho que vivamos en ciudades optimizadas, tecnológicamente hablando: en “ciudades inteligentes”. En una ciudad hiperconectada, que diariamente genera datos e información a nuestro alrededor, resulta que el ciudadano de a pie apenas cuenta con mecanismos de decisión y participación en iniciativas de mejora urbana (a excepción de algunas recientes como Decide Madrid).

 

Al menos, así es como veían la situación los miembros de Hackity, un estudio de diseño social que utiliza esta disciplina para crear productos que mejoren la sociedad, como Hackity App. “Con el boom de las smart cities nos preguntamos dónde quedaban las personas. Hicimos una investigación de guerrilla y nos dimos cuenta de que no había mecanismos para introducir la voz del ciudadano en los espacios a la hora de crear el diseño de las ciudades. Las ciudades no han cambiado su diseño [diseño entendido como herramienta para conseguir una mejor convivencia en los barrios y que ayude a resolver los problemas del día a día] tal y como están hechas en los últimos doscientos años y para 2050, más del 70% de la población mundial va a vivir en ellas. Ciudades que no están adaptadas a las personas”, afirma María Isla, Chief Marketing Officer (CMO) de Hackity.

 

baldosa

 

Hackity App, mejorando la ciudad desde casa

 

Tras esta investigación, el equipo de Hackity imaginó en sus cabezas hace un par de años una solución: una app cívica que permitiese a sus ciudadanos reimaginar las ciudades y mejorar los barrios desde casa o desde la oficina. Presentaron el proyecto a un concurso en Dublín del que aprovecharon su nombre: “Hack the city” (Hackity App), pusieron la iniciativa en marcha y, hoy en día, esta aplicación es una realidad que cuenta con más de 360 usuarios en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Nueva Zelanda, Australia o México, que deciden cómo quieren intervenir su ciudad.

 

A través de esta Web App, una aplicación a la que puede acceder cualquier usuario previo registro desde su móvil u ordenador, los ciudadanos pueden compartir tanto las cosas que le gusten de su barrio como las que no. Hackity App se convierte así en un gran punto de encuentro en el que vecinos, ayuntamientos, empresas públicas o privadas, asociaciones, colectivos, grupos, etc. deciden cómo quieren implicarse en diferentes proyectos que ayuden al barrio o a la ciudad; si solo quieren opinar o si deciden también pasar a la acción “hackeando” (un poco más abajo explicamos en qué consiste esto): desde detectar un desperfecto como una farola rota hasta proponer tutoriales para arreglar alcorques. Toda mejora encuentra su sitio en esta plataforma gratuita.

 

Para los chicos de Hackity, los hackeos urbanos son mejoras cívicas del espacio público. Se puede entender el concepto a través de esta comparación tan bien explicada por María: “¿Recuerdas las cintas de cassette? ¿Cómo se rebobinaban hace unos años? Con el boli Bic. Pues el hackeo es ese uso de un objeto o de un espacio para el cual no había sido pensado. Como es el boli Bic, que no había sido pensado para rebobinar”.

 

Baldosa_Lavapies_Hackity

 

Si hablamos sobre iniciativas de éxito de “hackeo ciudadano” en Madrid a través de esta plataforma, María cuenta el caso reciente de un vecino de la calle Santa Isabel (en el distrito centro) que, “quejándose a través de la app, consiguió que retirasen unos escombros abandonados en mitad de la calle durante dos días” y otras soluciones más creativas, como un tutorial para arreglar baldosas y otro arreglo de baldosas distinto, cerca del Circo Price, con piezas de Lego sugerido por un usuario cuando otro se quejaba de que se tropezaba todos los días con una baldosa rota de camino al trabajo.

 

Madrid es la ciudad española más activa de Hackity App, con más de 100 propuestas abiertas. Y si hay que seguir acotando y nos pica la curiosidad por saber cuáles son los madrileños más activos, los vecinos de Lavapiés en el distrito centro, se llevan la palma con 58 iniciativas, entre las que destacan: avisos de escombros abandonados sin recoger, alcorqueras sin tapar, papeleras insuficientes, baldosas rotas, árboles caídos o rejillas de alcantarillado rotas.

 

El uso de esta app tiene coste cero para el ciudadano (pronto podría estar disponible además para dispositivos iOS y Android) y su modelo de negocio está orientado a la creación de informes para ayuntamientos o empresas; estudios que ayuden a la toma de decisiones de una forma optimizada para mejorar la ciudad como por ejemplo “los 5 problemas del barrio de Lavapiés” o transmitir “los servicios que más demanda la gente como por ejemplo, la limpieza”.

 

Fuera del móvil: de la creación de bibliotecas populares a la recuperación de alcorques

Además de la app, desde 2012 este equipo fomenta todo tipo de hackeos urbanos a través de otros proyectos como las ‘hackity dinners’ que buscan hacer de Madrid un lugar un poquito mejor y de paso, compartirlo con sus habitantes. En este sentido, hicieron un experimento y crearon bibliotecas populares gestionadas por vecinos. ¿Cómo? Pues fue tan simple como ‘hackear’ una caja de fruta, que no está pensada para ser una biblioteca (asociamos el concepto a un edificio), y sin embargo, se puede convertir en un punto de intercambio de libros. Vamos: en una biblioteca en toda regla.

 

dejar coger

 

“Con materiales tan fáciles de encontrar y reciclar, se pueden coger libros que ya no usas y, en vez de tirarlos, qué mejor que compartirlos con la gente, sacarlos a la calle y dejarlos en un punto de tu barrio”. Y eso es lo que hizo Hackity el verano pasado: “El caso de la primera biblioteca que hicimos en Lavapiés fue muy curioso, porque cuando lo probamos, fue un poco experimento, y al minuto había un señor mayor cogiendo libros. Luego íbamos pasando todas las semanas y veíamos como la biblioteca evolucionaba y encontrábamos desde apuntes de la carrera de cine ¡hasta libros dedicados!”, comenta María emocionada.

 

En estas reuniones informales que organizan de vez en cuando en la capital han enseñado a recuperar los alcorques del Medialab Prado y de la Calle Embajadores, dándoles otro uso y convirtiéndolos en jardines urbanos, o también a arreglar bolardos rotos.

 

antes-despues

 

En la actualidad, Hackity se encuentra mejorando aspectos de la app, como su rendimiento y escalabilidad y además, siguen con las hackity dinners y otras intervenciones de investigación social bastante llamativas, como “El salón de tu barrio”, una acción en la que replican un salón en mitad de la calle y donde los vecinos pueden compartir sus problemas de barrio con un cafecito.

 

Echando mano de la tecnología, como en el caso de la Hackity App o saliendo a la calle con otros vecinos para ponerla bonita. La filosofía de los proyectos impulsados por Hackity se basa en pequeñas intervenciones, un tanto efímeras, eso sí, que buscan generar un impacto positivo en los espacios públicos y que pueden ser replicadas por cualquier ciudadano en cualquier ciudad porque, “al final, cuando la gente empieza a ver ese tipo de acciones empieza a compartir. Y es ahí donde comienza la magia”, concluye María.

26 agosto 2016 by JARA BLANCO

El cómic se mueve con la MicroTBOteca


  Es martes al mediodía y en el número 24 de la calle Doctor Fourquet –donde se ubica el jardín comunitario Esta es una Plaza– nos encontramos con una biblioteca móvil repleta de novelas gráficas. De acceso libre, la MicroTBOteca se …


30 junio 2016 by DAVID ARIAS

Madrid a través de sus placas


¿Qué historias nos cuentan las placas conmemorativas más curiosas de Madrid?


13 abril 2016 by IRENE CALVO

¡Pinta Malasaña! Arte a pie de calle


Una galería de arte al aire libre.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *