Hermanos Valdivieso

Por fin comida de calidad y no pura estética. Por Ángela Cantalejo


12 enero 2016

H_Valdivieso 1

 

Ser adulto es un soberano rollazo. La costumbre hace que tus días sean más parecidos unos a otros y que casi ninguna experiencia te sorprenda.

 

Sí, amigos, cuando uno pasa esa inevitable barrera y se hace mayor, cada vez hay menos “primeras veces”, asumámoslo. Y la vida va perdiendo frescura, romanticismo y, por qué no decirlo, interés. Sientes que siempre conoces al mismo tipo de persona, que paseas por el mismo tipo de ciudad vayas a donde vayas, que escuchas las mismas bobadas dichas por bocas distintas y que, cenes donde cenes, siempre acabas en sitios que son todo glamour pero con la misma puñetera carta calcada: que si aroma de trufa por aquí, que si pulpo a la brasa por allá, que si tartar de algo bien insulso… Todo aderezado con un ataque al corazón al ver la cuenta. Sí, comida prefabricada y con poca sustancia es el precio por cenar en el place-to-be para ver y ser vistos. La comida, las sensaciones, la calidad y el tratamiento del producto, son secundarias.

 

Y la alternativa es disfrutar del pincho de tortilla del bar de abajo con los paisanos de siempre, que está muy bien y es muy castizo, pero, al final, no deja de ser “lo bueno conocido”.

 

¿Realmente no hay nada en la capital que sorprenda, excite y revolucione un poco el paladar y nuestra inteligencia sensitiva? Pues, estimados lectores, una servidora había ya tirado la toalla, harta de creer estar viviendo el día de la marmota culinaria cuando, de pronto, me topé con Hermanos Valdivieso, un pequeñísimo restaurante entre los lindes de Lavapiés con Palos de la Frontera. Y, de pronto, me vi completamente imbuida por detalles de algo distinto y de verdad: comida con alma, cuyos responsables son dos hermanos (normales, sin delirios de hipsters motivados, alabado sea Dios) que decidieron montárselo por su cuenta cuando se cansaron de las bobadas.

 

Níscalos en el pinar.

Níscalos en el pinar.

 

El visitante puede disfrutar, en este pequeño rincón, de platos fuera de carta que varían cada día, pero también de los platos estrella como las croquetas de chipirones o de buey, las cocochas, el arroz negro o unas suculentas hamburguesas de excelente carne, sin necesidad de florituras. Lo mejor: que el precio es totalmente asequible, las raciones correctísimas y el ambiente de barrio y no de pasarela. ¡Viva!

 

¿Quiénes son los Hermanos Valdivieso?

 

Somos Carlos, de 31 años (sala) y José Miguel, de 26, (cocina), dos hermanos que después de llevar varios años trabajando en este mundo loco, que es la hostelería, deciden que es el momento de abrir un pequeño negocio donde plasmar nuestra filosofía de trabajo.

 

¿De dónde venís?

 

Venimos de un pequeño pueblo del norte de la provincia de Granada, Huéscar. Pero sobre todo, venimos de una familia donde nuestro padre se dedicó muchos años a la hostelería de la buena, y de una abuela, ¡que hoy todavía cocina a leña!

 

¡Vaya! Pues habladnos entonces de esa filosofía de trabajo.

 

Nuestro lema reza “Cocina con alma”, y es así como lo sentimos. Para nosotros la hostelería es algo más que una profesión y hace que intentemos trasmitir nuestro amor al producto a cada uno de nuestros comensales. Nuestro objetivo es convertir Hermanos Valdivieso en un sitio de encuentro de los amantes de la buena comida y de un buen producto. Esta filosofía también es fundamental para crear el equipo que actualmente somos.

 

Maki de pastela de cordero en tempura con salsa teriyaki.

Maki de pastela de cordero en tempura con salsa teriyaki.ela

 

¿Cuándo decidís montar el restaurante y cómo lo conseguís?

 

El sueño de tener algo propio llevaba con nosotros mucho tiempo. Pero fue hace algo más de hace un año cuando decidimos que era el momento de hacerlo. Cada uno trabajaba en otros restaurantes, pero sin compartir de verdad su manera de trabajar. El sitio en el que estamos (c/ Fray Luis de León esquina con c/ Sebastián el Cano) llegó por pura casualidad, ¡casi por destino! y gracias a un pequeño préstamo que solicitamos y con la ayuda de amigos y familia, pudimos convertir ese pequeño espacio en nuestro sueño.

 

¿Cuál ha sido el balance hasta ahora en este año y poco de apertura? 

 

Si te somos sinceros, nunca creímos que en nuestro primer año tuviéramos la acogida que estamos teniendo, estamos muy contentos, no sólo porque estamos trabajando bien, sino porque hemos creado un gran equipo que es casi una familia. Para nosotros es toda una satisfacción poder diseñar una carta tanto de comida como de vinos basada en nuestros conocimientos y en el respeto al producto: disponer de tiempo para investigar, probar, y también tener algo de tiempo libre, es un lujo que hasta ahora no habíamos tenido.

 

arroz negro

Arroz negro de chipirones con almejas.

 

¿Por qué hay que venir hasta aquí, un sitio atípico e incluso algo apartado de los sitios de moda, ni reseñas de blogueros, ni una decoración fashion ni…?

 

Ponernos etiquetas es un poco complicado, y más ahora que uno ya no sabe. Nuestra carta es una mezcla de la cocina tradicional con la que nos hemos criado (rissotto de boletus, paletilla de cordero…) con toques de lo que hemos aprendido: asiáticos, árabes (cocochas de bacalao, la cebolla a la sal con aroma al Mediterráneo…). Queremos que nuestros comensales viajen hacia diferentes sabores y recuerdos con cada bocado, esto lo conseguimos con una cocina donde los fondos son a fuego lento y la materia prima de calidad. Obviamente, para distinguirnos de otros sitios en apariencia más “recurrentes”, durante el año ofrecemos a nuestros clientes catas, tanto de vino como de cerveza artesanal, con maridaje (tenemos una buena selección de vino y de cervezas artesanales nacionales), además de sugerencias los fines de semana fuera de carta. Además, contamos con un producto muy típico de nuestra zona que es el jamón de cordero: un sabor diferente pero espectacular. Queremos caracterizarnos no solo por disponer de una buena carta, sino también ofrecer un excelente servicio con trato familiar. Para nosotros es importante ofrecer un trato cercano y profesional.

 

¿Qué planes futuros tenéis? ¿Se os va quedando pequeño este lugar?

 

Como viste nuestro local es pequeñito, por lo que no podemos ofrecer todo lo que nos gustaría, una experiencia más completa: más platos, más servicios, nuevos sabores… Estamos buscando un espacio más grande y poder ampliar plantilla. Nos encantaría quedarnos por la zona, la verdad.

 

Y a nosotros que lo consigan.

05 julio 2016 by SABINA URRACA

Llegan a Madrid los bares de leche con cereales


  Una octogenaria pasa junto al puesto de Cereal Lovers, en el corazón del Mercado de Antón Martín, y lanza un:   “Ya no saben qué inventar…”.   Para una señora cuasicentenaria, más familiarizada con las sopas de pan con …


18 mayo 2016 by DAVID ARIAS

Comer con arte


Abre en Chueca un nuevo restaurante que combina un renovado concepto de gastronomía castiza con arte urbano. Así es Mitte.


11 marzo 2016 by DAVID ARIAS

Mapa de la cerveza artesanal en Madrid


Artesanía birrera made in Madrid.



Comentarios:

Añadir comentario
José Lasagra says:

Vaya unos cracks !!! Estuvimos allí cenando unos amigos y se portaron genial. Que gran noticia que les vaya tan bien!!!! Muy recomendables, volveremos pronto seguro !!!!

Noemí says:

Soy asidua a esta casa, y digo casa porque así es como me siento cada vez que vengo. El ambiente relajado y familiar, mezclado con los toques fusión de su cocina de materia prima de gran calidad y los grandes vinos (no por caros sino por buenos) son los puntos más característicos de Valdivieso. Es uno de estos lugares que quieres mantenerlo en secreto para que no te quiten el sitio a la hora de comer pero es imposible no recomendarlo. Enhorabuena por el éxito !!! Pondré mi granito de arena para que seas todavía más grandes.

Carlos sanoni says:

Sitio genial … He estado varias veces y se come fenomenal !! Y el servicio impecable !!!
Enhorabuena hermanos Valdivieso

Juan Antonio Rodríguez says:

Desde su inaguración suelo ir por su casa. El trato combinado con la excelente cocina, hace que te sientas como en casa. Comida de calidad con ese toque de “cariño” que la hace distinta y especial. Sus platos elaborados y servidos con “alma” son exquisitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *