Hetaira, 20 años de lucha por los derechos de las prostitutas

El colectivo Hetaira lleva dos décadas luchando por la defensa de los derechos de las prostitutas, por la normalización de su trabajo y por acabar con la estigmatización que supone dedicarse a ello. Repasamos con ellas estos 20 años de trayectoria. Por María Arranz


27 noviembre 2015

placa Hetaira

 

Hetaira es el nombre que se les daba en la antigua Grecia a las mujeres libres, independientes, que ejercían la prostitución y que disponían de una esmerada educación y, algunas, también gran influencia y prestigio social, ya que eran acompañantes de dirigentes de la polis. Pero Hetaira es también uno de los colectivos madrileños que más tiempo llevan luchando por la defensa de los derechos de las prostitutas. El pasado mes de octubre celebraron, con una “Lumigala solidaria” sus 20 años de resistencia.

 

Hablamos con ellas para repasar estas dos décadas de vida y de lucha, los logros, los retos y los temas que aún quedan pendientes de resolver.

 

Hetaira mani 1

 

¿Cómo y por qué se creó Hetaira?

 

Hetaira se creó como un espacio de encuentro entre las malas y las buenas mujeres. En esos momentos se daba respuesta a la necesidad de organizarse para combatir el estigma social que recae sobre las prostitutas. También se percibía la necesidad de defender sus derechos: a trabajar tranquilas, a organizarse, a sindicarse, a cotizar; trabajar entre todas la denuncia de las agresiones físicas, los chantajes, los abusos de poder… En general, se buscaba favorecer su organización en defensa de sus intereses como trabajadoras.

 

¿Qué os movió a crear el colectivo y quiénes empezasteis con ello?

 

El Colectivo Hetaira nació en 1995 a iniciativa de un grupo de mujeres, entre las cuales algunas ejercían la prostitución y otras tenían otro tipo de trabajo. Por entonces, y esa ha sido la piedra angular de nuestro trabajo, pretendían acercarse a la realidad diversa de las prostitutas desde una mirada libre de prejuicios y sin juzgar a las mujeres.

 

¿Qué actividades venís realizando durante todo este tiempo?

 

Nuestro trabajo se basa en la defensa de los derechos de las trabajadoras del sexo y en la normalización de su trabajo. Esto pasa por reducir la estigmatización social hacia las trabajadoras del sexo y defender la no criminalización de la prostitución. Estos grandes objetivos los intentamos llevar a cabo fomentando la organización de las prostitutas, promoviendo la solidaridad entre mujeres, fomentando el debate en la sociedad y acercando la realidad de la prostitución y su entorno; también detectando y apoyando a víctimas de trata con fines de prostitución forzada, ya que al trabajar en los espacios donde se ejerce la prostitución, tenemos un papel privilegiado para poder realizar esta detección.

 

cartel

 

En estos 20 años, ¿qué ha cambiado y qué sigue igual en lo referente a la prostitución en nuestro país?

 

La prostitución y las prostitutas siguen estando muy estigmatizadas, unido a que continúan sin el reconocimiento de derechos, no ha habido en ese sentido ningún avance, la prostitución sigue sin ser reconocida como un trabajo, por tanto, quienes ejercen continúan desprotegidas. Y lo que ha cambiado, para peor, es que ha aumentado su criminalización mediante ordenanzas municipales que se han puesto en vigor en muchas ciudades españolas y por tanto, se las penaliza, a ellas o/y a sus clientes. También ha aumentado la confusión del fenómeno con esta mezcla sistemática entre prostitución voluntaria y trata, que no ayuda a dar respuestas efectivas a cada realidad, es necesario matizar y dar a cada problemática soluciones específicas. En cambio, como punto positivo, podemos afirmar que cada vez son más las trabajadoras del sexo autoafirmadas, que se atreven a dar la cara y a reivindicar sus derechos.

 

¿Cómo se puede luchar contra el estigma de la prostitución? 

 

Pensamos que una manera efectiva de luchar contra el estigma es empoderando a las trabajadoras del sexo por un lado, y también, por otro, mediante la sensibilización social de la población general. No es un reto fácil y es un objetivo de largo recorrido, pero trabajamos en ese sentido. Cuanto más empoderada esté una mujer, va a visibilizarse y ser capaz de reclamar sus derechos sin sentir vergüenza por el trabajo que realiza.

 

¿Qué papel juegan en esta lucha los organismos políticos? ¿Qué medidas podrían llevar a cabo para luchar contra ella?

 

Los organismos políticos y las instituciones podrían tener un papel clave para reducir el estigma hacia las trabajadoras del sexo, mediante campañas de sensibilización hacia la población general, limpiando de estereotipos la figura de la prostituta y su entorno. Y también tratando a quienes ejercen como ciudadanas de pleno derecho, no como ciudadanas de segunda o tercera categoría, que es lo que suele ocurrir, que la mayoría de las veces no se las reconoce como un actor social activo en igualdad de condiciones. Y obviamente, sería vital que el Estado reconociese la prostitución como un trabajo, con los derechos laborales y sociales asociados, eso ayudaría mucho al proceso de normalización.

 

Hetaira mani

 

¿En qué estado se encuentra la legislación de la prostitución en España?

 

Cada vez que se acercan unas elecciones escuchamos propuestas de todo tipo, algunas hablan de una supuesta “legalización”, teniendo en cuenta que la prostitución no es ilegal en nuestro país. Pero esas “legalizaciones” o “regularizaciones” de las que oímos hablar no conllevan el reconocimiento de derechos para las trabajadoras del sexo, solo dejan entrever que las trabajadoras podrían ser autónomas, pero necesitamos que se tengan en cuenta la diversidad de situaciones de las mujeres. Y las otras opciones que solemos escuchar de vez en cuando son abolicionistas, y hablan sobre todo de penalizar al cliente en las calles, cosa que va en detrimento de las mujeres que ejercen la prostitución. Penalizar al cliente les afecta directamente a ellas, ya que la clientela es su medio de vida, necesitan negociar con tranquilidad antes de mantener un servicio sexual, no ayuda en absoluto clandestinizar la actividad ya que pierden poder de negociación, tienen que irse a lugares más alejados, con lo que aumenta su vulnerabilidad. Y encima, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado no son un instrumento de protección, sino que las persigue a ellas y a sus clientes.

 

En el caso de Madrid, ¿os habéis encontrado con una mayor disposición para dialogar con las instituciones tras el cambio de gobierno?

 

De momento es pronto para decir si este nuevo gobierno municipal va a escuchar a las trabajadoras del sexo sus propuestas y llegar a negociar espacios en la ciudad, nosotras estamos trabajando para que se den las condiciones.

 

Uno de vuestros objetivos era fomentar la organización de las prostitutas. ¿Qué habéis conseguido en este sentido?

 

Es uno de los objetivos más complicados, pero después de 20 años de experiencia, a veces han germinado algunas semillas. Hubo un intento entre las mujeres que captaban su clientela en la calle de la Montera, allá por el año 2001, y ahora , desde este verano, se ha creado la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (AFEMTRAS), conformada por trabajadoras del sexo del Polígono de Villaverde. Se trata de un grupo autónomo que se ha organizado para reclamar sus derechos y para negociar espacios en el propio polígono o en otro lugar de la ciudad. Quieren llegar a acuerdos con el resto de la ciudadanía, saben que ni ellas ni nadie pueden hacer en la calle lo que les dé la gana, por eso han establecido una declaración de compromisos entre las compañeras y esperan que eso sirva para iniciar una negociación con el empresariado de la zona y el vecindario.

 

afemtras

 

Aparte de defender los derechos de aquellas personas que ejercen la prostitución por decisión propia, también detectáis a mujeres que son víctimas de trata. ¿Cómo es el trabajo con ellas?

 

La detección de posibles víctimas de trata es un proceso largo y complejo, que requiere de una recogida de información mediante indicadores establecidos. Aún así, contiene sus dificultades ya que las posibles víctimas no pueden decidir sobre sus vidas y, por tanto, es muy complicado el acceso a las mujeres. Contra lo que se pueda imaginar, no se llega a un espacio y se detecta ipso facto, sino que la detección responde a un trabajo dilatado de confianza entre las mujeres, de observación participante, también se necesitan informadoras en los espacios, y en ocasiones esa información relevante nos ha llegado a través de clientes.

 

¿Cuáles diríais que son las victorias que habéis logrado en estos 20 años? ¿Y cuáles son los temas quedan pendientes?

 

Mantener con vida un colectivo durante 20 años y saber que gozamos de buena salud es ya toda una victoria. Pero es que además hemos cumplido 20 años el mismo año de la creación de la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (AFEMTRAS); seguimos realizando incidencia política para que se conozca mejor la realidad de la prostitución y no se legisle mediante ideas preconcebidas y confusiones interesadas; Además, cuando empezamos lo hicimos en soledad y ahora hay otras organizaciones en otras partes del Estado que trabajan en la misma línea que nosotras, al igual que, cada vez, hay más trabajadoras del sexo dispuestas a visibilizarse y defender sus derechos, que están escribiendo sus historias de vida, por ejemplo. Para trabajar todos los temas pendientes necesitamos como mínimo otros 20 años, ya que como decíamos anteriormente, las mujeres siguen sin tener reconocidos sus derechos laborales y sociales, se siguen vulnerando derechos fundamentales de las trabajadoras del sexo… Nosotras seguiremos existiendo mientras las mujeres necesiten nuestro apoyo y denunciando los abusos, la criminalización y la vulneración de derechos.

 

¿Cómo fue la fiesta de vuestro 20 aniversario?

 

El día 22 de octubre (jueves) celebramos en la Sala Caracol nuestro 20 aniversario, queríamos un evento lúdico-reivindicativo y lo conseguimos, arropadas por muchas amigas y amigos. Repasamos nuestra historia mediante un video, tuvimos la nota de humor con dos presentadoras de excepción como fueron Nacha la Macha y una colaboradora del colectivo cuyo nombre artístico es Analía Minelli. Hubo mucha música de grupos y artistas feministas como Criaturas del Aire, Alicia Ramos, La Otra, Viruta FTM, Gerderlexx y Ashabá percusión de mujeres. También hubo rifas de proyectos y empresas feministas, colaboraron con nosotras Píkara Magazine, Desmontando a la Pili, Unaluna Camisetas o Los Placeres de Lola, entre otras, y nos acompañaron personas tan importantes para nosotras como Rosa Montero, Eduardo Mendicutti y Fernando León.

 

Nacha la Macha y Analía Minelli en la Lumigala solidaria. Foto: Carlos Rubio Recio.

Nacha la Macha y Analía Minelli en la Lumigala solidaria. Foto: Carlos Rubio Recio.

13 octubre 2017 by REDACCIÓN

Movistar Likes, experiencias exclusivas para personas únicas


Descubre todo lo que tiene preparado para ti Movistar Likes.


13 septiembre 2017 by redacción

El diseño más contemporáneo en MINIHub


Jorge Penadés habla en MiniHub sobre el diseño más contemporáneo.


09 junio 2017 by GERARD VOLTÀ, YOS PIÑA NARVÁEZ (ERCHXS)

Re-volver: anarchivo-radical, delirios LSD y La Lupe


Dos personas dialogan en una sola voz expresando pensamientos, vivencias, opresiones y activismos en torno a lo queer y al VIH.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *