“Ilusión”, una ¿comedia? de Dani Castro

Entrevista con Dani Castro, director de Ilusión, la mejor ¿comedia? del año. Y tiene lugar en Madrid.
Por Jesús Llorente


27 octubre 2013

 

Ilusión” es una película de Dani Castro sobre alguien que se parece mucho a Dani Castro, pero que no es él. O es él, pero también es otro. Y él es nosotros. Es una película sobre una persona que quiere ganarse a los demás y los va perdiendo poco a poco, hasta que deja que la vida le lleve por caminos que no espera y se da cuenta que casi nada está en su mano. En ella un guionista y director de cine trata de insuflarle al país parte de la ilusión que parece haber perdido en los últimos tiempos. Su idea es hacer un filme sobre los pactos de la Moncloa. Eso sí, quiere que sea un musical. Y va muy en serio.

 

Miren, nada más empezar la proyección se me puso una sonrisa de ojera a ojera y no pude parar de reír (a veces, de reír por no llorar) hasta el segundo final. Es una película que habla de cosas que nos importan a todos, o al menos que deberían importarnos. Y lo hace usando recursos que van desde la referencia cinéfila al humor blanco, pasando por herramientas como la primera persona, Internet, la parodia, la sinceridad (a veces tan brutal que duele). En “Ilusión” participan Bárbara Santa-Cruz, David Trueba, César Sánchez, Víctor García León, Félix Viscarret, Miguel Rellán, Y, por supuesto, además de Dani Castro, claro.

 

 

“Ilusión” no es una película comercial, pero no conozco a ninguna persona a la que valore de verdad a quien no le guste o le pueda gustar si la llega a ver. Y no es fácil verla. Se está proyectando de forma selecta (sin querer serlo), y está formando parte de programaciones de postín, de festivales pequeños, y cosechando sus primeros éxitos fuera de nuestro querido país. Y no es una modernez. Nadie se desnuda, nadie quiere de mentira. No hay drogas ni se habla por hablar. Nadie necesita subtítulos. Se entiende todo perfectamente.

 

Si consideran, como yo, que las personas que sienten con el corazón son las mismas desde el comienzo de los tiempos (o desde que existen los trovadores), usen Facebook para encontrar al amor de su vida o sean la muchacha de “La Carta” de Vermeer, esta película es para ustedes. Búsquela y encuéntrenla, que me darán las gracias. Ah, y es una película también sobre Madrid. Podría pasar en muchas ciudades del mundo, pero todo acontece en Madrid y cuando termina quieres hacer un tour turístico por esta ciudad nuestra que es como alguien que te da una primera impresión regular tirando a mal, pero que cuando descubres de verdad te enamora para siempre. Hay que dejarse llevar, ¿no creen?

 

¿Hasta que punto tu película es una meta-película, el guión un meta-guión, etc?

Como es lógico, el personaje que lleva mi nombre tiene mucho de mí: muchas de sus opiniones, su profesión y algunas de las cosas que le pasan las tenemos en común. Pero, en general, Ilusión es una obra de ficción que pretende entretener.

 

Cuando fui al cine con una amiga nos entregaste las entradas en la puerta. Luego ofreciste una mini-charla antes de la proyección. Finalmente te vimos a la salida abrazándote a fans y colegas…Era como seguir dentro de la pantalla…

Sí, la verdad es que los pases han sido muy especiales: con un montón de amigos viniendo a ver la peli, un montón de cañas tomadas después de la proyección… He tenido la suerte de que esos amigos hayan sido los mejores publicistas. Y además, algunos periodistas que la veían se convertían casi en amigos, y hacían todo lo posible por ayudar a Ilusión, dedicándole espacio en sus medios, recomendándome salas o festivales….Lo más curioso ha sido la reacción de los espectadores que no habían visto mis cortos o no me conocían de nada. Para ellos ha sido todo más desconcertante. Muchos se han quedado algo descolocados.

 

¿”Ilusión” rezuma cinefilia o cinefobia?
Se menciona en alguna crítica que la peli “logra cuajar alguna imagen memorable (el protagonista durmiendo en un banco en la calle, arropado con un póster de Annie Hall)”. Pero es que no es un póster, sino un cartel enmarcado, algo incomodísimo bajo lo que descansar.
Bueno, creo que en la peli el protagonista es cinéfilo y, como casi todo el mundo que ama algo, aborrece otras cosas con la misma intensidad. En su caso, parece adorar el cine de Woody Allen y odiar el de Haneke.

 

Continuamente haces lo que se llama romper con la cuarta pared. ¿Tienes miedo de que la interacción con el público, el formato email, etc. se quede obsoleto cuando se vayan desarrollando otras formas de comunicación? Al fin y al cabo se trata de gente expresándose…

La verdad es que la idea de mostrar a los personajes hablando a cámara leyendo sus mails (en lugar de usar la voz en off o cualquiera de los recursos más clásicos) no es, ni mucho menos mía. En “Todas las canciones hablan de mí”, de Jonás Trueba, ya se usaba un recurso parecido. Y antes, en películas de Truffaut, Desplechin y otros. Me encanta esta manera de mostrar los mensajes (en mi caso de correo electrónico) aunque tal vez quite cierto realismo a la escena. En mi vida me relaciono con bastante gente solo por email, así que me apetecía mucho mostrar las relaciones del personaje, especialmente con su familia, a través de este medio.

 

Sin tener que hablar de la inteligencia media del cinéfilo medio o del espectador medio, ¿por qué crees que tu película no tiene éxito y distribución como por ejemplo, “Pagafantas”? Gracias por mencionar “Pagafantas”, es una película que me gusta mucho. Para mi, demostró que se puede hacer comedia divertida pero a la vez con calidad y respeto al espectador. La verdad es que no tengo muchas penurias que contar, lo siento. Desde el principio los que nos metimos a hacer “Ilusión” teníamos muy claro lo improbable de que la peli se estrenara de manera comercial: ¿quién va a querer estrenar la historia de un tipo bastante odioso, interpretado por mí (un auténtico don nadie) que incluye menciones a Haneke y Thoreau? Nuestra idea era hacer una peli muy pequeña, en la que no arriesgáramos mucho dinero ni tiempo, que pudiera ir a festivales, proyectarse en salas “selectas” (es decir, cines fuera del circuito convencional) y, más tarde, estar disponible online. Y todo eso va camino de cumplirse. Hemos estado en festivales, ganado premios, las críticas han sido increíbles… A partir de este otoño vamos a estar en más festivales (dos en Francia, alguno en Alemania e Inglaterra). Ni siquiera sé si es conveniente una distribución convencional (exige una inversión en publicidad, copias, etc que es difícil recuperar en tiempos actuales , tratándose de  una película pequeña).

 

Tu personaje produce la misma incomodidad que Larry David en “Curb your enthusiasm”. ¿Te encuentras gente que llegue a identificarse con ese soñador al que tanto se malinterpreta, ese leproso social?
También te agradezco la comparación con Larry David. Obviamente, es una de las series que veo y uno de los personajes que más me gustan. Me encanta que haya algo de su mezquindad (pero también de su autenticidad) en “Ilusión”. Sí, la verdad es que bastante gente se siente identificada con el protagonista, mucha más de la que esperaba. Reconozco que muchas de las cosas que hace el personaje las hago o pienso yo (casi siempre con una cierta dosis de realismo mayor). Creo que el elemento de cierto (desquiciado) idealismo del personaje de Ilusión es más mío, Larry David se mueve por motivaciones más ruines (casi siempre el dinero).

 

Y ya que estamos en ello, ¿Crees muy enraizada la idea de que el autor (masculino, casi siempre) es un soñador al que intentan poner en su sitio novias y familia?
En eso “Ilusión” es bastante clásica: la relación con los padres y con la novia (personajes mucho más cuerdos que el protagonista) es la que uno esperaría: con diferentes grados de delicadeza, intentan hacerle desistir de sus estúpidos planes y tomar contacto con la realidad. Según mi experiencia los papeles suelen repartirse de esta forma habitualmente, pero, por supuesto, no siempre es así.

 

Fotograma de "Ilusión"

 

De entre tu amigo Baldomero, que vive en una buhardilla cochambrosa, y Félix, que se vende a los productores de televisión pero vive una vida personal satisfactoria (aunque sin sentirse realizado)… de entre esos dos infiernos… ¿tu personaje elige el purgatorio?
Sí, la verdad es que quería hacer que en unas pocas horas el personaje viera los dos extremos a los que podía abocarse su vida: en el caso del personaje de Félix: una vida acomodada a cambio de renunciar a sus pretensiones artísticas (viviendo una cierta insatisfacción íntima) o, en el de Baldomero (personaje de Víctor García León) una coherencia radical con sus principios que le lleva a vivir en una cochambrosa buhardilla, al margen del mundo. El protagonista acaba haciendo un poco lo que hacemos casi todos: intentar nadar en la dirección que queremos, aunque la corriente nos arrastre en la contraria.

 

El Gervais de “The Office”, Nanni Moretti en “Caro Diario”, El Quijote, Ignatius reilly… ¿Te interesa la desconexión social? ¿El vivir la inocencia (a veces impúdica) en todas sus consecuencias?
Sí, uno de los temas que más me interesan es la desconexión entre el individuo y su entorno. Y, algo que tiene mucho que ver, la desconexión entre la realidad y la forma en que algunos individuos la perciben. Todas las referencias que mencionas son acertadas: me gustan esos personajes o y esas obras. Me siento identificado con ellos, así que imagino que mucho de eso se puede ver en “Ilusión”. Respecto a la inocencia o a cierto estúpido idealismo, sí, también me declaro culpable de eso. Pero creo que, incluso los más cínicos deben de tener en su interior cierta inocencia, cierta insensata esperanza de que las cosas pueden ser mejores, porque, si no, no seguirían adelante.

 

¿Ha visto Haneke tu película? ¿Y ha escuchado Nacho Vegas tus canciones?
Jajaja… no, no creo que Haneke haya visto la peli, no hemos tenido tanto impacto internacional. No sé qué pensaría de ella. Me intriga. En cuanto a Nacho Vegas, tampoco la ha visto, que yo sepa. De todos modos, si lo dices por la última canción… fui consciente muy tarde, con la canción ya grabada y montada, de que había algunos parecidos con canciones de Nacho. Pero en este caso no hubo ninguna voluntad de parodia. Me gusta su música y supongo que algo de su estilo se me quedó a la hora de escribir la canción.

 

¿Es “Ilusión “más personal en cuanto exprime más de tus recursos (como actor, director, cantante)?
Sí, evidentemente la peli es muy personal. Sé que en muchas de las disciplinas en las que me meto (actor, director, músico) no doy la altura de calidad técnica que se suele exigir a los profesionales pero espero que esto se contrarreste con la autenticidad y espontaneidad que esto le da a la película. Para mí estar en una escena como actor es una manera de dirigirla, de marcar el tono, el ritmo y de introducir en ella modificaciones sobre la marcha.

 

¿Has pensado en editar la banda sonora?
Me encantaría. He pensado en subir algunas canciones y las músicas originales, compuestas por mi amigo Jaime Cristóbal, de Souvenir, a Spotify, pero aún tengo que hacer algunos trámites.

 

¿De hacerse un musical sobre la transición española, quienes serían los protagonistas ideales en el papel de los padres de nuestra Constitución?
Pues no lo sé, la verdad, habría que buscar a actores con aspecto parecido a los políticos de los 70 y 80. Así, instintivamente, yo creo que Eduard Fernández, Manolo Solo, Manuel Morón y Miguel Rellán darían el perfil de políticos de esa época.

 

¿Te has visto en situaciones parecidas a las de los primeros minutos de “Ilusión”?
Si te refieres a cantar un rap ridículo frente a un prestigioso productor de cine, no, nunca me he arrastrado tanto por el fango. Pero sí, evidentemente me ha tocado intentar vender proyectos a productores escépticos, intentar convencerles de que mi idea es gloriosa. Evidentemente, casi nunca lo he logrado.

18 mayo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Contactos


La Pantalla recuerda el Mayo del 68 con “Contactos” (1970), dirigida por Paulino Viota, una de las primeras películas indies del cine español.


17 abril 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Duerme, duerme mi amor


La Pantalla cierra su homenaje al director Francisco Regueiro con una de sus comedias negras más críticas y arriesgadas: “Duerme, duerme mi amor”.


14 marzo 2018 by GRACE MORALES

La Pantalla de Madrid: Entierro de un funcionario en primavera


Una comedia negra de los cincuenta de serie B, tirando a Z, dirigida por José María Zabalza realizada con la premura de un presupuesto escaso.



Comentarios:

Añadir comentario
Abel Fernández says:

La vi en el pasado Rizoma, y pensé… ¡¡¡Qué película más tristemente divertida y divertidamente triste!!!! Y pensé que, siendo tan madrileña, podría caber en esta revista. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *