Kandinsky en Madrid

CentroCentro organiza una completa retrospectiva del pintor ruso que repasa su trayectoria y su exploración artística hasta llegar a la abstracción. Por María Arranz


20 octubre 2015

03_Gelb-Rot-Blau

Wassily Kandinsky. Gelb-Rot-Blau (Amarillo-rojo-azul), 1925, Weimar, marzo-mayo. Óleo sobre lienzo 128 x 201,5 cm. Donación de Nina Kandinsky, en 1976. N.° inv.: AM 1976-856.

 

El color es el teclado. El ojo es el martillo, mientras que el alma es un piano de muchas cuerdas. El artista es la mano a través de la cual hace vibrar el alma humana“.

 

Esto escribía Wassily Kandinsky en 1912 en la que sería su obra más célebre, “De lo espiritual en el arte”, una frase que bien podría resumir la esencia de su obra y las bases teóricas de lo que acabaría siendo el movimiento abstracto. Desde hoy y hasta el 28 de febrero de 2016, CentroCentro organiza –junto al Centre Pompidou de París y el Arthemisia Group– una de las mayores muestras monográficas que se han hecho en España sobre el artista.

 

Kandinsky, nacido en Rusia a mediados del siglo XIX, comenzó sus estudios en derecho y económicas, aún sin saber que la vida le llevaría por derroteros completamente diferentes. Una exposición de pintores impresionistas que vio en Moscú en 1895 cambió para siempre su vida, quedando especialmente impresionado por las obras de Claude Monet. El impacto emocional que le provocaron estas pinturas, hizo que decidiera dedicarse totalmente al arte, para lo que se fue a estudiar a Múnich –que por aquel entonces era uno de los centros artísticos com mayor reputación– donde comenzó pintando paisajes que, en comparación con sus obras posteriores, resultan bastante sombríos. No sólo las pinturas de Monet marcaron decisivamente la trayectoria de Kandinsky. La música de Wagner y las ideas de la teósofa y ocultista Helena Blavatsky también serían determinantes en su carrera.

 

01_Senza_titolo_1906

Wassily Kandinsky. Park von Saint-Cloud, Waldlichtung (Parque de Saint-Cloud, claro) [1906 -1907]. Óleo sobre cartón, 24 x 33 cm. Legado de Nina Kandinsky, 1981N.° inv.: AM 81-65-29.

 

En 1901 fundó, junto a otros artistas, el grupo Phalanx, que se oponía a la conservadora visión del arte de la época y pretendía introducir las vanguardistas ideas francesas en Munich. Más adelante, después de viajar por el mundo, acabó por instalarse en París, donde comenzó a interesarse por la abstracción y dio rienda suelta a su fascinación por el color. Tras leer a William Worringer –con sus teorías sobre el contenido espiritual de la obra de arte– y escuchar las composiciones atonales de Arnold Schönberg, Kandinsky inició un camino sin retorno al universo de la abstracción, que él entendía como una vía liberadora para el hombre.

 

Wassily Kandinsky. Improvisation III (Improvisación III), 1909. Óleo sobre lienzo, 94 x 130 cm. S.D.B.DR.: KANDINSKY i909.Donación de Nina Kandinsky, en 1976N.° inv.: AM 1976-850.

Wassily Kandinsky. Improvisation III (Improvisación III), 1909. Óleo sobre lienzo, 94 x 130 cm. S.D.B.DR.: KANDINSKY i909.Donación de Nina Kandinsky, en 1976N.° inv.: AM 1976-850.

 

En 1911 comenzaría a publicar, junto a Franz Marc, el almanaque Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), una publicación totalmente avanzada a su tiempo en la que el arte de vanguardia convivía con el arte primitivo, el oriental o incluso el infantil. Fue aquí donde los escritos de Kandinsky sobre la mística del arte empezaron a cobrar fuerza, una teoría que acabaría cristalizando al año siguiente, en 1912, con la publicación de “De lo espiritual en el arte“. En esta obra, el pintor ruso criticaba duramente el tradicionalismo de las instituciones académicas y del arte en general, además de sentar las bases teóricas del movimiento abstracto y de las contribuciones de la pintura a la espiritualidad.

 

Wassily KandinskyIm Grau (En el gris), 1919. Óleo sobre lienzo, 129 x 176 cm. Legado de Nina Kandinsky, 1981N.° inv.: AM 81-65-43.

Wassily KandinskyIm Grau (En el gris), 1919. Óleo sobre lienzo, 129 x 176 cm. Legado de Nina Kandinsky, 1981N.° inv.: AM 81-65-43.

 

Para Kandisnky, el arte nuevo debía basarse en el lenguaje del color, que él enlazaba, a partir de sus propias investigaciones científicas, con las diferentes formas geométricas. Cada color tenía unas propiedades emocionales que buscaban provocar una respuesta en el alma del espectador. No deja de resultar un tanto paradójico que fuera a partir de un profundo desarrollo teórico, basado en la lógica y la objetividad, que Kandinsky lograra generar estas emociones.

 

En 1922 se convirtió en profesor de la escuela experimental de la Bauhaus en Weimar, donde impartió clases de teoría y se convirtió en uno de sus colaboradores fundamentales. Su pintura no fue ajena a esta colaboración, acusando la tendencia geométrica que imperaba en la escuela. En 1926 publicó su “Punto y línea sobre el plano“, continuación de las tesis que ya expuso en”De lo espiritual en el arte”. Cuando la Bauhaus cerró en 1933 con la llegada de los nazis al poder en Alemania, Kandinsky se instaló a las afueras de París, donde volvió a su pintura más abstracta y donde finalizaría sus días en 1944.

 

Wassily Kandinsky. Auf Weiss II (En blanco II), 1923. Óleo sobre lienzo, 105 x 98 cm. Donación de Nina Kandinsky, en 1976N.° inv.: AM 1976-855.

Wassily Kandinsky. Auf Weiss II (En blanco II), 1923. Óleo sobre lienzo, 105 x 98 cm. Donación de Nina Kandinsky, en 1976N.° inv.: AM 1976-855.

 

La muestra que ahora podemos ver en CentroCentro se desarrolla en orden cronológico a través de ocho salas, ambientadas de forma sobria para que las obras de Kandinsky destaquen al máximo. La retrospectiva comienza con su etapa en Munich (1896–1914), sigue con su vuelta a Rusia cuando estalló la Primera Guerra Mundial (1914–1921), después con su período como profesor en la Bauhaus (1921–1933) y termina con su establecimiento definitivo en París (1933–1944). A lo largo del recorrido, que reúne 100 piezas maestras de su obra —entre lienzos, acuarelas y grabados, procedentes de la colección del Centre Pompidou—, se pueden ver obras fundamentales de Kandinsky, como Alte Stadt II (1902), Lied (1906), Improvisation III (1909), Im Grau ( 1919), Gelb-Rot-Blau (1925) y Bleu de ciel (1940).

 

Wassily Kandinsky. Bleu de ciel (Cielo azul), 1940. Óleo sobre lienzo, 100 x 73 cm. Donación de Nina Kandinsky, en 1976N.° inv.: AM 1976-862.

Wassily Kandinsky. Bleu de ciel (Cielo azul), 1940. Óleo sobre lienzo, 100 x 73 cm. Donación de Nina Kandinsky, en 1976N.° inv.: AM 1976-862.

 

* La exposición “Kandinsky. Una retrospectiva” puede verse en CentroCentro Cibeles del 20 de octubre al 28 de febrero, de lunes a domingo de 10h a 20h. Las entradas anticipadas se pueden adquirir aquí.

13 agosto 2018 by IGNACIO TEJEDOR

Más que una galería, más que una escuela


Programa de estudios de Espositivo.


07 agosto 2018 by IRENE CALVO, ANGELA LOSA

En el estudio de Micol Talso


La autora de la cartelería de Veranos de la Villa habla sobre su trabajo.


25 julio 2018 by NICOLA MARIANI

Pensar en gestos


Marlon de Azambuja desarrolla desde varias disciplinas su práctica artística, basada en un lenguaje gestual que pone de manifiesto la estrecha relación entre arte y vida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *